1.  ¡No es esto, no es esto!

26 de marzo de 2005; Sábado Santo
 

Como conclusión de todo, resulta que la fecha del 6 de diciembre de 1978, origen de nuestro actual régimen político democrático, está a punto de convertirse, en otra ocasión más perdida de nuestra historia para conseguir “una vida en común no sujeta a tiranía, pacífica, feliz y virtuosa... vida democrática, libre y apacible...” (José Antonio, 16 enero de 1931). Y no denuncio el actual régimen político español por ser democrático, desde la nostalgia por el anterior régimen autoritario, sino precisamente por no ser democrático. Y no lo es por limitarse a mantener un régimen de democracia formal sin aspirar a lograr una verdadera democracia de contenido. Por haber resucitado la confrontación entre las dos Españas y ser incapaz de llegar a formular un proyecto común sugestivo para todos los españoles. Por haber llegado a poner en gravísimo riesgo de pérdida de su unidad a las tierras de España cuando tampoco ha conseguido, ni lo ha intentado siquiera, la unidad de sus hombres ni de sus clases. Por su ineficacia en el mantenimiento de nuestras señas de identidad como Nación. Porque al partido en el poder, el PSOE, no sólo le sobra la E sino que la considera sin fundamento. (Palabras de su secretario general y jefe de gobierno en el Senado). Por todo ello tenemos que decir, como de la ocasión, también perdida, del 14 de abril de 1931, dejó dicho un egregio filósofo español: “¡No es esto, no es esto!".

Jaime Suárez