1. El silencio del Rey

24 de marzo de 2005; Jueves Santo
 

¿Y que dice el Rey de todo esto? Hasta ahora no sabemos que haya dicho nada. Lo que esta claro es que el gobierno, con el conocimiento de la Corona o sin el, con su previo consentimiento o sin el, ya ha ido demasiado lejos y todo lo que puede hacer ya es seguir su huida hacia delante, entre los aplausos y aquiesciencia  de quienes ven, -hoy, sesenta y seis años después- que han ganado la guerra civil, que en 1939 habían perdido. La escena de la acera de los Nuevos Ministerios en Madrid es patética: la estatua de Franco desmontada y las de Indalecio Prieto y Largo Caballero indemnes, responsables del PSOE que desencadenaron  en 1934 la revolución de Octubre contra el Gobierno legítimo de la II República, coincidiendo con la subversión separatista de ERC, con Companys , en Barcelona. Todo ello, como primer acto de la guerra civil de 1936-1939. Todos creíamos que la transición pactada consistía en haber puesto fin a las dos Españas. ¿Quién las ha resucitado? No hay duda. Tampoco de la alta responsabilidad del PSOE y de ERC, otra vez, ante la historia. Según parece, el papel asignado a la Corona, todavía, es el de garantizar la convivencia entre todos los españoles. Pues, que lo cumpla y que los asistentes a la cena-homenaje a Carrillo, al que felicitó el Rey por telegrama leído en el acto, interrumpan, aunque sólo sea por un momento, tantos aplausos.

Jaime Suárez