1. Zaragoza: honor o disciplina

22 de marzo de 2005; Martes Santo

 

En la Academia General Militar de Zaragoza -de la que fue su primer director cuando era el general más joven de Europa,- y, presidiendo su entrada, existe una estatua ecuestre de Franco, condenada también a desaparecer. No es posible. Esta está en un recinto militar y los militares no lo consentirán. ¿Seguro? A la familia castrense se le va a someter a la prueba más dura para un militar: tener que optar  entre la disciplina y el honor. Los responsables de esta gravísima torpeza ignoran el resentimiento que van a crear quiénes, por obedecer, van a estimar lesionado su honor. El desgobierno de España da otro paso de gigante hacia atrás, hacia 1936. En todo caso, llueve sobre mojado, ya el 20 de diciembre del año pasado, el Ministro, socialista Sr. Bono, al que tantos bobalicones consideran un patriota, ordenó borrar el lema: "España: servir hasta morir" de un emplazamiento militar en la provincia de Lérida porque molestaba a unos paisanos. Y, naturalmente se le obedeció. ¿Será cierta la secular maldición sobre España, condenada a perpetuo borrador, incapaz de pacífica convivencia, libre y apacible?

Jaime Suárez