1. También el P.P.: Santander


21 de marzo de 2005; Lunes Santo

La ciudad mártir con el holocausto  de miles de víctimas del comunismo. Pero aquí no gobiernan las izquierdas ni los separatistas. ¿Qué pasa con el P.P.? ¿Hasta donde llegará por su falta de gallardía? Desde 1978, con distintas siglas, lo ha consentido todo: el demostrado disparate  constitucional de las autonomías, la pensión de Carrillo, las condenas parlamentarias del 18 de julio, los homenajes a los brigadistas internacionales... sin olvidar sus pactos de gobierno con los separatistas. Jamás se ha plantado. Pujó siempre por el poder y la concordia y se olvidó de la dignidad. Y, ahora, que ya tiene perdido el decoro contempla como también ha desaparecido la convivencia. Y, ahora, treinta años después, lanzada al Dictador muerto. Y este Longinos se llama P.P.

Jaime Suárez