1.  Esto es lo que queremos

30 de marzo de 2005; Miércoles de Pascua

 

Como consecuencia de lo afirmado, queremos:

  • Un Estado al servicio de la liberación de la persona:  De lo que se trata es de que todo hombre (varón o mujer) sea digno, íntegro y libre porque pueda realmente llegar a serlo. Y es el Estado el responsable de crear las condiciones que concedan a cada persona esa oportunidad a fin de que ni la ignorancia, ni la salud, ni la clase social, ni el sexo, ni la raza, ni la cuna, ni el lugar de nacimiento limiten, condicionen ni determinen su pleno desarrollo, según decida su propia voluntad y resulte de su esfuerzo. Más allá del azar o de la necesidad, cada uno señor de si mismo e hijo de sus propias obras.

  • Una democracia de contenido mas allá de la meramente formal: Una democracia, de contenido y no solo formal, basada en la eficaz igualdad ante la Ley, sin privilegios ni exenciones; fundada en el efectivo control del ejercicio del Poder, responsable ante la plena soberanía de la Nación y en el respeto a las minorías. Una democracia que permita, y sea la efectiva representación y participación de todos, sin excepción. Una democracia que considere las comunidades intermedias (la familia, la asociación, y la empresa) como el sistema vertebral de toda sociedad civil estructurada y abierta.

  • Una economía solidaria, orientada hacia la justicia social: Una economía solidaria, orientada hacia el interés general y el bien común, comprometida con la protección del ecosistema y la atención al patrimonio cultural; basada en el respeto a la propiedad y a la iniciativa privadas. Una economía en la que la salvaguardia estatal de la libre competencia en el mercado esté al servicio del pleno empleo, del bienestar, de la pacífica convivencia y de la justicia social.

Jaime Suárez