Oración al Ángel Custodio de José Antonio

 

 

Te suplicamos, Santo Ángel Custodio de José Antonio, que intercedas ante el Señor para que todos nuestros afanes y trabajos se conduzcan en insobornable y único servicio de la Verdad, la Bondad y la Belleza, triple estrella polar de nuestro estilo. Y ello, con energía y sosiego, decoro y alegría, ímpetu y paciencia, rigor y gallardía, generosidad y disciplina. Tú, a quien Dios encomendó la guarda de José Antonio en su peregrinación terrenal hacia la Jerusalén celeste, fuiste testigo de que él, víctima del odio, no cayó por odio sino por amor. También, de que ni él, ni los que ya le habían precedido, ni los muchos que después le siguieron en el enorme holocausto de su Falange, jamás se entristecieron de rencor ni odiaron a sus enemigos. Antes bien, dieron su vida para cimentar con su sangre joven la reedificación de una Patria libre, fuerte y entera; de una España total, sin exclusivas ni exclusiones de clase, partido o secta. De una Patria común para todos los españoles que superara, por fin, la fratricida dialéctica de las dos Españas y terminara, de una vez, con la secular disyuntiva para cada español de tener que optar entre la Patria o el Pan o la Justicia. Santo Ángel Custodio, protégenos y eleva a Dios nuestro ruego de que nos dé, ante José Antonio y los demás hermanos muertos por España, nuestros y no nuestros, de unas y otras trincheras, fidelidad en su amor y perseverancia en su valor para mantenernos, incluso en el fracaso, inasequibles al desaliento. Consérvanos en paz y en santa hermandad, siempre dispuestos cada día, a su mera invocación, a deponer toda diferencia.
Santo Ángel Custodio, ayúdanos a conseguir que tanto sacrificio no resulte inútil y a lograr que su sangre, que el deseó fuera la última derramada por los españoles en discordias civiles, sea fecunda para la redención de España, en la unidad nacional de sus tierras, en la unidad social de sus clases, en la unidad espiritual en el hombre y entre los hombres. Amén