Declaraciones de Luys Santa Marina a la Causa General

 


Declaraciones de Luis Gutiérrez Santa Marina a la Causa General, en Barcelona, a 31 de enero de 1941 ante el Sr. Fiscal de la Causa General de Barcelona, compareció el testigo anotado al margen, de 43 años de edad, de estado casado, natural de Colindres (Santander) de profesión escritor y Consejero Nacional, que no ha sido procesado, con domicilio en Conde de Salvatierra, 8 y después de prestar juramento de decir verdad y enterado de las penas por falso testimonio, fue interrogado y dice:

“Que el declarante, el dia 18 de julio de 1936 por ausencia del jefe territorial y siguiendo órdenes escritas de José Antonio, asumió el mando de Jefe Española de las JONS en Barcelona. Que como tal, fue al cuartel de Pedralbes, de donde salió al frente de la Falange y a las órdenes directas del Comandante D. José Lopez Amor, formando parte de la Compañía del Capitán López Belda, sección del Teniente Manrique, los tres muertos por los rojos.

La fuerza con la que iba el declarante, pasó por la calle de Urgel y al llegar al Mercado San Antonio la Compañía del capitán López Belda siguió por la Ronda de San Pablo hasta llegar al Paralelo, donde hubo un encuentro de suma violencia con elementos de la F.A.I. parapetados en las casas de la calle del Rosal. Vencida esta resistencia, seguimos por la calle de Abad Safont, hasta el Puerto, próximos al paseo de Colón, nos enfrentamos con tres camionetas de Guardias de Asalto. La sección que iba en vanguardia, constituida en su totalidad por falangistas, desplegó en los jardines de debajo del monumento a Colón, haciendo frente los once hombres que aproximadamente la formaban, a dicha fuerza de Asalto, causándoles un capitán y dos tenientes muertos y ocho muertos más de tropa, dando lugar con esta resistencia a que el resto de la Compañía mandada por el Capitán López Belda, llegase a Capitanía General, como era su objetivo. Terminado el combate por huida de los Guardias de Asalto, nos llamó un capitán del edificio de Dependencias Militares para que le defendiésemos puesto que carecían apenas de fuerza en dicho edificio. En él, permanecimos hasta mediodía del lunes, en que se trató la capitulación con las fuerzas de asalto y paisanaje, con los jefes militares.

El mismo día 20 fue detenido en la calle de la Boquería de esta ciudad, llevando en aquel momento el uniforme de Infantería. Fue conducido a los calabozos de la Jefatura, donde permaneció hasta el día 4 de agosto, en cuya fecha fue trasladado a la prisión flotante del “Uruguay”. Permaneció en el “Uruguay” hasta el 8 de noviembre en cuya fecha fueron trasladados todos los presos al Castillo de Montjuich. El dicente permaneció en dicho Castillo hasta el 18 de mayo de 1937, en cuyo día pasó a la Cárcel Modelo donde permaneció hasta mediados de octubre del mismo año, en cuya época fue trasladado a la cárcel de castigo de Sabadell, a causa de haber cantado en la cárcel el himno de la Falange, junto con otros camaradas. En la Cárcel de Sabadell estuvo hasta el 6 de diciembre siguiente, en cuya fecha fue trasladado a la Cárcel de Figueras, donde permaneció hasta el 26 del mismo mes. Dicho día fue trasladado el declarante, junto con otros camaradas a la Prisión de Inadaptados de Vich, por haber organizado dos plantes de rancho. En la prisión de Vich permaneció hasta el día 6 de abril de 1938, pasando en dicha fecha al Penal de Chinchilla, donde permaneció hasta el 8 de junio, en cuya fecha reclamado por la Audiencia de Barcelona, y en viaje a esta Capital, tuvo que detenerse en la Prisión Provincial de Valencia, por no existir ya en aquella fecha comunicaciones entre Valencia y Barcelona. En la Cárcel de Valencia permaneció el declarante hasta el 26 de marzo de 1939, en que por imposición de la Falange fue trasladado el dicente al Hospital Provincial de Valencia, de donde se fugó el declarante junto con otros tres camaradas, intimando aquel mismo día a la rendición a un miembro de la Junta de mando roja, llamado José Sánchez Requena. El día 29 a primeras horas de la mañana junto con un grupo de camaradas de Falange, penetramos en el Gobierno Civil de Valencia, en donde estaba reunida la Junta de Mando roja fugitiva de Madrid, recordando entre ellos al Comandante Casado y a Carrillo. Les intimamos a la entrega de la Ciudad, que desde la noche anterior estaba ya ocupada por 20 Centurias de Falange y después de algunas dudas, accedieron a ello, trasladándose el declarante junto con el Comandante Casado y el Coronel nacional D. Jacobo de Armijo, refugiado en Valencia y jefe militar de Falange, a la Radio, desde donde el Coronel Casado hizo pública su rendición, hablando a continuación el declarante, indultado el 13 de enero de 1937, fue de nuevo condenado a muerte el declarante el 14 de abril por el Tribunal Popular número 5, presidido por Eduardo Sanjuán, ante cuyo Tribunal actuaba de fiscal un tal Viñuales, que también pidió la última para el declarante. Indultado el 7 de septiembre, fue de nuevo condenado a muerte el 31 de mayo de 1938 por el Tribunal de Espionaje y Alta traición de Cataluña, dándose la particularidad de que fue condenado en rebeldía, a pesar de estar preso en el Penal de Chinchilla y por lo tanto dicha condena tuvo lugar sin ser oído en juicio el que declara. De dicha condena no llegó a ser indultado el declarante.

Entre los carceleros que tuvo el declarante, recuerda en este momento a uno que llamaban “el camarada Fernando”, que era el “responsable” del vapor “Uruguay” y que según noticias que tiene el declarante, se halla detenido en la prisión de San Fernando; también recuerda a Román Gutiérrez que prestaba servicios en el “Uruguay” y que fue causante del fusilamiento del camarada Félix García Teresa. Que no recuerda los nombres de ningún otro de sus carceleros, salvo el de un tal Hormigos, natural de Cádiz, que prestaba sus servicios en la prisión de Vich y se distinguió por su crueldad con los presos.

Que no tiene más que decir y que lo dicho es la verdad.

Leída que le fue y encontrada conforme, se afirma y ratifica, firmándola después de S.S. Yo, el Secretario, doy fe.