Ramiro, versus José Antonio

El fascismo español, partido por gala en dos

Primo de Rivera y Ledesma Ramos se han colocado frente a frente

Ledesma dice que Primo tiene una mentalidad feudal y que Falange Española
queda desmantelada con la escisión de las J.O.N.S.


¿Terminará con esta separación el fascismo en España?

-¡Jons! ¡Jons! ¡Jons!...

El grito se expandía por la llanura castellana. Los paseantes, los curiosos vecinos de Carabanchel, miraban sorprendidos, boquiabiertos aquella demostración fascista de una cuarentena de jóvenes, capitaneados por José Antonio Primo de Rivera.

-¡Jons! ¡Jons! ¡Jons!...

El grito se repetía unánime y rotundo. Los ciudadanos de la República no salían de su asombro. Al pie mismo de Madrid, a plena luz del día, sin tapujos ni pretextos se llevaba a cabo una “gran” parada fascista. El asunto dio juego. Se ocuparon de él los periódicos. Primo de Rivera apechó con la responsabilidad de todo y….

Pero aquel grito de guerra, desafiante y altanero, llevaba dentro el bacilo del descontento. El mismo día de la “parada” ya se habían señalado dos direcciones opuestas en las manos de Ledesma Ramos y Nicasio Álvarez de Sotomayor, lugartenientes del jefe, mostrándose fríos con él y con su segundo, “el marquesito”. Pasaron unos meses y el bacilo del descontento arraigó en las “milicias”. Primo de Rivera era amigo del parlamentarismo. Primo de Rivera mantenía continúas conversaciones con D. Fernando de los Ríos. Primo de Rivera utilizaba frases llenas de demagogia que no creían sinceras los que le conocen bien. Y surgió la ruptura. El “marquesito” se fue de las filas de Falange el primero … Ahora la escisión ha sido terrible para las huestes de José Antonio. “El marquesito no le importaba gran cosa. ¡Un voto menos en la Cámara! ¡Bah!... Lo que si entraña sin duda, para él una gran importancia es esta decisión de las Jons y la nota que la Prensa ha publicado, firmada por los dirigentes…

Y como la cuestión es periodística, interesante y de actualidad, el reportero -¡tantas veces amenazado por los fascistas!- no ha reparado en ponerse en contacto con el sector más importante de los descontentos para dar a los lectores una información exacta, veraz, de lo que constituye este “frente a frente” en el seno del fascismo.

He aquí, pues sin quitar una sola palabra, la conversación mantenida entre dos enemigos: el redactor de Heraldo y el directivo de Jons Ledesma Ramos:

- Ante todo, Ledesma, ¿por qué han intentado ustedes varios asaltos a mi redacción?

- Nosotros no.
- Ustedes si.
- Le digo que no.
- Y yo le digo que sí

Ledesma Ramos que está sentado junto a Álvarez de Sotomayor, cambia con este una mirada. Luego los dos se echan a reír.

-¡Esas son cosas de otros! Nosotros vamos a la acción directa, pero no de esa forma. Si había “algo” contra ustedes los del Heraldo, era porque les tomaban mucho el pelo… y porque son ustedes foribundos antinacionalistas.

-¡Ya!... ¿Quiere usted decirme por qué se han separado de Falange?

- Verá usted. Primo de Rivera tiene una mentalidad feudal, que opera en política con unas docenas de mercenarios y un grupo reducido de amigos equivocados, aunque sinceros, que tienen un espíritu pretoriano incompatible con nuestro sentido hondo de la dignidad humana…

-Pero ustedes… ¿Qué son?

-Nosotros somos nacionalistas, preocupados con el destino de España; y creemos que corresponde sólo al pueblo laborioso la defensa y la exaltación de España, no a grupos oligárquicos de privilegiados de la fortuna heredada…

-Nosotros somos antimarxistas y revolucionarios por creer precisamente al marxismo en una posición fracasada que escamotea la revolución nacional española.

-¿Cuáles son sus deseos?
- Queremos la nacionalización de los Bancos, así como la de todos los medios de cambio. Admitimos sin embargo, la propiedad privada, las economías particulares, con las limitaciones que había de ponerles la existencia como organismos públicos de las corporaciones y de los sindicatos.

-¿Cómo queda ahora la fuerza de Primo de Rivera?
- Queda Falange desmantelada, pues la escisión de las Jons equivale a desprender de aquélla de una parte, el grupo intelectual, teórico, que ha creado la doctrina, como Giménez Caballero, Juan Aparicio, Bedoya… Y de otra, el grupo de organizadores y agitadores, Ledesma Ramos, Redondo Ortega y Álvarez de Sotomayor; es decir, los intelectuales y toda la base popular, revolucionaria, obrera del partido.

Ledesma Ramos hizo una pausa y antes de que yo preguntara otra cosa continuó:

- Primo de Rivera utiliza una palabrería demagógica; pero son notorias sus relaciones con la alta banca y los grandes terratenientes andaluces. A la vez que dice querer la revolución nacionalsindicalista pide dinero a los directores de los Bancos y a los grandes terratenientes.

- Todo esto que usted dice, Ledesma, es grave.
- Pues lo digo una vez y mil… Nosotros tenemos fe en el pueblo. A él acudirá la Jons, propagando la desconfianza en el sistema parlamentario y en las libertades de la democracia burguesa, que sólo favorecen a las clases ricas.

- Intervino Sotomayor:

- Y diremos a los obreros que sus enemigos no son siempre los patronos, y que los verdaderos beneficiarios de la actual economía son los especuladores y grandes prestamistas, enemigos de patronos y obreros juntamente. Nuestros sindicatos nacionalsindicalistas, organizados por mí, antiguo dirigente de la C.N.T., tienen hoy sólo en Madrid unos 1.500 obreros trabajando y unos 2.000 parados.

Volvió a tomar la palabra Ledesma Ramos:

- Primo de Rivera se ha quedado con unos 12.000 afiliados en toda España y con unos doscientos en Madrid.

- Irán ustedes a la lucha en las próximas elecciones?
- Sí, claro, somos enemigos del parlamentarismo; pero tenemos que hacer oír nuestra voz en la Cámara… Somos jóvenes y frente al apocamiento de las izquierdas y la impotencia manifiesta de las derechas queremos ser la esperanza del pueblo español.
 

***

El fascismo, lo que unos cuantos señores llaman fascismo, ha quedado partido por gala en dos. Primo de Rivera y Ledesma Ramos se han colocado frente a frente. Ahora solo falta que en esos dos campos haya nuevas escisiones para que respiremos libres los que tenemos las ventanas del alma abiertas a otros aires de renovación.
 

Criado y Romero