Conócenos

 

¿Dónde estamos?

Asóciate

 
 

Noticias/

 

 

"Y desde aquí hacemos memoria de todos. No memorias selectivas,
no memorias parciales no memorias de unos contra otros"...

Extracto de la homilía pronunciada por Mons. Blázquez,
Presidente de la Conferencia Episcopal Española, el 11 de julio de 2017

 

 … La fiesta de San Benito, este hombre de Dios bendito.  Bendito por su mismo nombre. Y bendito por el sentido, que para la historia de la Iglesia y de la humanidad tiene.  De nosotros en concreto. Permitidme solo, y con esto termino porque nadie tiene derecho a cansar a nadie.

Aquí tenemos un Crucifijo que nos preside y sobre el monte hay una Cruz, nosotros  en la Eucaristía hacemos memoria, de la muerte y la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, esta es nuestra suprema memoria, el memorial de la entrega del Señor, memorial, que celebramos, el servicio de los vivos y de los difuntos, de los que presiden la comunidad cristiana y de los que también con respeto y afecto son presididos. La Cruz de Nuestro Señor Jesucristo; sobre este monte hay una Cruz, que nunca podemos olvidar que en si mismo ya es un discurso.

 

La Cruz desde la cual nuestro Señor Jesucristo pidió perdón al padre por todos nosotros. La Cruz que culmino el amor de Dios hasta el extremo manifestado en nuestro Señor Jesucristo. La prueba del amor de Dios es justamente, Jesús entregado hasta la cruz, que el padre entrego y que el mismo se entrego por nosotros.

Y desde aquí hacemos memoria de todos. No memorias selectivas, no memorias parciales no memorias de unos contra otros, Jesús que es nuestra paz, desde la Cruz nos ha reconciliado. Esta Abadía tiene una misión preciosa, ser un fermento de paz, de pacificación, en nuestra vida en nuestra historia en nuestras familias, en todos nosotros, a la sombra de la Cruz estamos todos, la Cruz de nuestro señor Jesucristo. 

 

Yo recuerdo en varias conversaciones, con uno de los hijos del escultor del Crucificado, decirme “mi padre esculpía  el rostro de Jesús, rezando” y cuando la oración inspira una obra artística, esta obra artística habla también el lenguaje de la fe, no solo el lenguaje de la belleza. Aquí venimos también para  encontrar los resortes de nuestra vida en común, de nuestro presente, de nuestro futuro, poniéndonos todos confiadamente bajo la cruz del Señor. Queridos hermanos, me alegro mucho de poder hoy celebrar la eucaristía en esta fiesta de san Benito, este hombre de Dios bendito. Como dice su mismo nombre  y bendito para todos nosotros.

Una bendición de Dios para la humanidad, para la Iglesia y para todos, para nosotros particularmente hoy, que celebramos su memoria, en este lugar, aquí bajo la Cruz del Señor, a la sombra de la cruz de Señor. Yo felicito a la comunidad monástica en el día de su fundador, un poco fundador de todos nosotros también... Queridos monjes, necesitamos vuestra presencia, vuestra ayuda, vuestra palabra, en medio de nuestro mundo...