"La labor que estáis haciendo en Plataforma 2003
es muy importante, continuad con ella, yo rezo por vosotros"

 

Mosén Josep Comas Gros, el ultimo capellán de la División Azul murió el pasado 29 de abril. Era gran amigo de Plataforma 2003 y solo unos meses antes de su muerte nos decía "La labor que estáis haciendo es muy importante, continuad con ella, yo rezo por vosotros".

Nacido en Barcelona, el 4 de mayo de 1915, era el mayor de los hermanos. Estudió con los hermanos Maristas y siendo adolescente recibió la llamada del Señor para hacerse sacerdote, ingresando en el seminario de Barcelona. En el verano de 1936 tuvo que abandonar el seminario al ser movilizado, incorporándose al ejército republicano viviendo el resto de la guerra en la provincia de Cuenca en servicios auxiliares. Una vez finalizada la guerra y en 1940, se ordenó sacerdote. Fue destinado al Regimiento de Infantería num. 72 de guarnición en Santiago de Compostela, ejerció su ministerio varios meses, hasta que en febrero de 1942 marchó como capellán de la División Azul. En marzo de ese año marchó a Rusia vía Alemania. Al llegar al frente del Volchov, fue destinado al batallón III/262º que en ese momento, desde Pobderesje, daba comienzo a las operaciones en la Bolsa. En el “Infierno Verde” de aquellos bosques ejerció su ministerio celebrando la Eucaristía y administrando los sacramentos de la Penitencia y la Extremaunción. En septiembre de 1942, cambió de frente y de unidad ya que se incorporó al I/263º sustituyendo al Alférez Capellán Ramón Marcellán Mayayo al que una mina le había hecho volar por los aires dejándole ciego y mutilado.

Con este batallón participó en la batalla de Krasny-Bor realizando su labor en primera línea bajo fuego enemigo constante. Aquella jornada y las subsiguientes fueron terribles y se le grabó a fuego la cantidad de caídos a su alrededor. Cuando su unidad pasó a la reserva aún estuvo un tiempo en línea con el II/269º que en ese momento no tenía capellán -Victoriano Freixa Marsall había muerto en la batalla de Posselok-. Repatriado en junio de 1943, regresó a su diócesis de Barcelona y allí siguió como sacerdote hasta que se jubiló en 1990, con 75 años. Estuvo en las parroquias de Molins de Rey, en las Franquesas y en Santa Coloma de Marata, y en Granollers. A los 75 años, en 1990, le obligaron a retirarse cuando ejercía de canónigo en la Catedral. A partir de entonces se fue vivir a la Residencia diocesana sacerdotal, allí seguía confesando y celebrando Misa. El Señor se lo llevó a los 98 años.

Era un sacerdote lleno de Dios, humilde y contemplativo, que oraba incesantemente. Ahora, desde los luceros, junto a tantos amigos y camaradas nuestros, sigue velando por España y por nosotros.