El domingo 27 de octubre todos a la Pl. de Colón en Madrid

 

 

 

Las Asociaciones "Victimas del Terrorismo" y "Voces contra el Terrorismo", han hecho un llamamiento a toda la ciudadanía para acudir el próximo domingo 27 de octubre a las 12,30 horas para  participar en la concentración convocada en la Plaza de Colón de Madrid, para pedir Justicia para las víctimas del terrorismo.

El tribunal Europeo de Derechos Humanos ha confirmado que España violó los derechos de la asesina Inés del Río al aplicarse la «doctrina Parot».

De los 3.000 años de cárcel a los que fue condenada, por múltiples asesinatos en los que perdieron la vida 24 personas, 2.232 correspondieron la acción de la plaza de la República Dominicana. Tras cumplir 20 años en prisión -10 menos del máximo establecido gracias a los beneficios penitenciarios del Código Penal de 1973- su puesta en libertad estaba prevista para el 2 de julio de 2008. Un mes y medio antes de su excarcelación, la Audiencia Nacional le aplicó la doctrina Parot y fijó su salida de prisión para el 27 de julio de 2017.
Del Río ha cumplido condena en el centro penitenciario de Teixeiro (A Coruña).
En 2012, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos atendió su recurso contra la 'doctrina Parot'. Hoy, libre por cortesía de Estrasburgo.

Inés del Río Prada, alias 'Nieves' o 'Pequeña', nacida en Tafalla (Navarra) el 2 de septiembre de 1958, formó parte del histórico comando Madrid de ETA a mediados de los años 80, liderado por José Ignacio de Juana Chaos e integrado por otros destacados miembros de la banda como Antonio Troitiño, Soares Gamboa o Belén González. Este sanguinario comando es responsable, entre otros, del atentado con coche bomba en julio de 1986 contra un convoy de la Guardia Civil en la madrileña plaza de la República Dominicana. Esta acción costó la vida a 12 guardias civiles y provocó numerosos heridos.

Entre los atentados cometidos por Inés del Río Prada destaca el de la Plaza de la República Dominicana en Madrid, el 14 de julio de 1986, en el que Del Río se encargó de trasladar una furgoneta cargada de explosivos y metralla.
Con un mando a distancia, accionó el detonador al paso de un microbús de la Guardia Civil, en el que viajaban 73 agentes, seguido por un Land-Rover también del Instituto Armado

La detonación de la furgoneta provocó la muerte de 12 agentes de la Guardia Civil y lesiones de diferente consideración a otros 43, así como a 17 civiles.
Tres meses antes, el 25 de abril de 1986, Del Río participó en un atentado en la calle Juan Bravo de Madrid y también con un mando a distancia, explosionó un vehículo al paso de un Land-Rover de la Guardia Civil, que provocó la muerte de cinco guardias civiles y en el que resultaron heridos de gravedad otros cinco agentes, así como siete civiles.

El 17 de julio de ese año, el comando Madrid asesinó en la capital española al teniente coronel Carlos Besteiro Pérez, al comandante Ricardo Sainz de Ynestrillas y al soldado conductor Francisco Carillas Martín.

Un año antes, el 12 de junio de 1985, Del Río y otros miembros de la banda terrorista asesinaron a tiros al coronel auditor del Ejército Vicente Romero González Calatayud y a su conductor. Instantes después abandonaron el lugar del atentado no sin antes abandonar el vehículo con varios kilos de explosivos en un aparcamiento subterráneo ubicado en la Avenida de Felipe II de Madrid.
Mientras que los Tedax realizaban su trabajo, el vehículo hizo explosión y provocó la muerte del agente de la Policía Nacional Esteban del Amo García, mientras que otros cuatro miembros del equipo de desactivación resultaron heridos.

En septiembre de 1986, Idoia López Riaño, Soares Gamboa e Inés del Río abandonaron el comando. Esteban Nieto e Inmaculada Noble pasaron al grupo operativo y Cristina Arrizabalaga y María Teresa Rojo se incorporaron para labores de información.

El 16 de enero de 1987 la Policía detuvo a los seis miembros del "comando Madrid" en la calle Río Ulla. Fue el mayor golpe policial asestado a ETA en la capital de España en toda su historia.

La terrorista fue finalmente capturada en Zaragoza el 7 de junio de 1987. Acababa de cruzar la frontera francesa y se dirigía a Torremolinos (Málaga) en un vehículo con 35 kilogramos de amonal para organizar una campaña de atentados en la Costa del Sol con la que ETA pretendía reactivar el comando Andalucía.