Conócenos

 

¿Dónde estamos?

Asóciate

 
 

Hemos leído/

 

 

Madrid. 5.07.1941. Salida de los Voluntarios

de la División Azul de la Estación del Norte
Dionisio Ridruejo

Los Cuadernos de Rusia. Diario
 

 

14 de julio. El viaje. El vagón que nos transporta, España arriba, hacia el Pirineo, es un simple vagón sin asientos, de los que se destinan al transporte de ganado. No parece a primera vista halagador. Pero si han de pasarse en él dos días enteros, pronto se comprueba que es más cómodo –por ejmplo- que un vagón común de los de tercera clase. Aquí, en la plataforma desnuda y usando una manta como tenue colchón y un macuto como cabezal, es posible tenderse a pierna suelta, y aunque el traqueteo es horrible y los huesos queden molidos, se puede dormir.

(…) En fín, vamos marchando. Tierra de Segovia, Valladolid y Burgos, de la Rioja y Álava, y luego la verde y húmeda, un poco opresora dulzura de Guipúzcoa. En muchas estaciones hay “manifestaciones” copiosas, con banderas, músicas, muchachas que reparten obsequios y todo lo demás. Nunca tan innumerables y conmovedoras como las de Madrid a nuestra partida, teorías de ojos queridos preñados de mensajes, velados de lágrimas que se reprimen tensando las gargantas mientras nosotros cantábamos hasta enroquecer y desagarrando el alma las sílabas simples y entonces perfectamente vivas: te dicen que caí. Y al fondo la multitud ensordecedora. Cosas todas estas de la guerra para hacer muy mala literatura, pero cosas estas de la muerte, siquiera sea sólo posible que no se debilitan con literatura alguna.

 
 
Descargar archivo pdf