Conócenos

 

¿Dónde estamos?

Asóciate

 
 

Hemos leído/

 

 

José Antonio, aprendió a nadar con "Cintet"
Juan Delmar
 

 

A la noticia, a la información y a la historia y su detalle se llega, muchas veces por los caminos más insospechados. Un matrimonio vilasarense que estuvo de viaje turístico por Italia, con Bellver, de Calella, conoció en el Vaticano al barcelonés padre Romeu, hijo del ex-alcalde de Barcelona, Barón de Viver, de tan grato recuerdo.

El padre Romeu, si no voy equivocado, pertenece a la comunidad escolapia y debe ejercer algún cargo directivo en Roma. Tan pronto descubrió al matrimonio vilasarense (mis amigos Juan Gubau Murtra y señora) les rogó cariñosos saludos para “Cintet” de Vilassar. Cintet fue el propietario de los baños de “Pila y Oleaje” que en la década de los sesenta se convirtieron en “Club Nautico”.

 Con Xampeny de Caldetas, Cintet ha sido uno de los hombres uno de los bañistas mas populares de las playas del Maresme. Con él aprendieron a nadar gran número de muchachos de la Derecha del Ensanche de Barcelona, que fue antes el distrito de la gente adinerada durante las tres primeras décadas del siglo. El padre Romeu de muchacho, frecuentaba las playas vilasarenses. Sus padres residían  en el “Viver” de Argentona, del cual eran propietarios. Todas las tardes, con su “charrete” y sus yeguas al trote, con cascabeles, bajaban al establecimiento de Cintet para gozar de las delicias de la playa. Ya mayor, al jovencito Romeu le acompañaba, en alguna ocasión, José Antonio, el que después sería fundador de la Falange. Tal amistad era de origen familiar, derivada de la relación política de sus padres. Cintet conserva recuerdos curiosos de los dos muchachos a quienes enseñó y perfeccionó los ejercicios natatorios para mantenerse a flote en las azules aguas mediterráneas. “Eran unos muchachos muy serios”, -me dice-, y les explicaba viejas historias de los viejos veleros vilasarenses y de sus capitanes y pilotos que realizan las travesías del Océano y la carrera del “tasajo” por América. Cintet, como lo fue Xampeny, en Caldeas, es una institución vilasarense. Estuvo como encargado, también, de unos astilleros donde por los años dieciocho y diecinueve se construyó un velero de tres palos llamado “Burriach”. Su propietario, el señor Fontanals, que ahora reside en Madrid, estuvo recientemente en El Maresme, en viaje casi de despedida, pues es ya nonagenario, y quiso saludar con un fuerte abrazo a Cintet y lo encontró en la terraza del Club Nautico, desde donde cada día contempla el mar y las playas en las que en el mes de junio levantaba las casetas “quita-y-pon” para los baños veraniegos  de su clientela. En estas mismas playas frente a la terraza del Club Náutico, desde donde cada mañana Cintet da un vistazo a la mar y al horizonte, Darío Romeu, que ahora está al servicio de la Iglesia y José Antonio, recibieron las primeras lecciones de natación, bajo la mirada atenta de Cintet, que entonces era un Tritón vilasarense convertido, como Xampeny de Caldetas, en un salvador de náufragos.