En febrero del año 78, un periodico reprodujo la noticia que transcribimos a continuación:

Madrid, 16. (Logos) Carrillo fue invitado a contemplar Paracuellos desde el avión en que viajaba, según una anécdota que recoge "La Actualidad Española" en su último número.

Al parecer, el dirigente del P.C.E. que volaba de Barcelona a Madrid, pidió a la azafata poco antes de aterrizar que el comandante del aparato le permitiese pasar a la cabina para ver Madrid desde el cielo. Como respuesta a la petición transmitida por la azafata, se escucho por los altavoces el siguiente mensaje:

"Les habla el comandante. Dentro de breves minutos tomaremos tierra en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Mientras tanto, les invito a que observen por la parte derecha del avión el histórico lugar de Paracuellos del Jarama, donde fueron fusilados durante nuestra guerra siete mil personas inocentes. El que les habla es el hijo de una de ellas. El que mandaba el pelotón de ejecución es uno de sus compañeros de vuelo, don Santiago Carrillo. sentado en la butaca 27 B".