Proemio

No sólo fue un sueño

 

 


La necesidad de recoger en un diccionario todos los materiales documentales, lexicográficos, doctrinales e históricos de un movimiento de las características de la Falange, representa una ingente empresa de búsqueda y selección. Supone, en primer lugar, acopiar antes de que se pierdan definitivamente las referencias esenciales de ese gran corpus de doctrina, cultura e historia que llegó a fraguar este ideario a lo largo de casi un siglo de existencia. Para ello han sido recogidos los intangibles básicos de esta cultura, los presupuestos ideológicos de un pensamiento que rescatar, los nombres de los protagonistas de vida y muerte que dejaron su rastro en la historia, y con todo ello hemos tratado de elaborar una síntesis, con la forma de un diccionario clásico, que nos facilite la ordenación de cuanto ha cristalizado en torno a un tema metapolítico y polémico como ha sido - y lo es todavía - el tema de la Falange.

Esta idea no supone un mero recordatorio necrológico ni mucho menos un simple rescate de la memoria histórica para llenar los anaqueles de curiosos o nostálgicos. Tampoco de un simple servicio al recuerdo de aniversarios y conmemoraciones. Se pretende facilitar una respuesta a los que, de buena o mala fe, han ignorado lo que ha supuesto para España este movimiento, que pervive en la mente y el corazón de no pocos españoles, y forma parte del imaginario colectivo de la patria.
También se pretende realizar con este Diccionario un homenaje a cuantos, ya olvidados por los espoliadores de la cultura establecida, dejaron su vida y su esperanza en la ilusión de encontrar un camino, que todavía, después de tanto, no ha llegado a ser un proyecto histórico consolidado.
Nos dirigimos desde aquí sin rencor alguno, de un modo especial a las juventudes de España, en cuyas manos se habrá de fraguar el destino de nuestro pueblo, la radical voluntad de unidad y progreso, y el afán por encontrar la paz, el pan, la patria y la justicia. La Falange no fue un simple sueño. Aquí están sus señas de identidad, y lo que es más importante, su estela en la historia. Este imperativo moral es el que ha movido a configurar en un texto de carácter progresivo, al que se añadirán cuanto de inédito o disperso aún no ha sido recuperado en sus sucesivas comparecencias editoriales.

Nos impulsa además y sobretodo, salvar la verdad de qué ha representado y representa la Falange para España, y qué tendrán de positivo sus aportaciones a la fase posdemocrática que está a punto de llegar a la configuración de la moderna sociedad globalizada.

 

Carlos Campoy García