Diccionario de la Falange

X

 

 

xenofobia

ximénez de sandoval y tapia, felipe

sugerencias y colaboraciones: diccionario@plataforma2003.org

xenofobia


Xenofobia significa etimológicamente "odio al extranjero", y procede del temor a cuanto se desconoce. Tiene relación directa con la vida política actual en la cuestión de la emigración, a lo que Toynbee calificaba como "la presión del proletariado externo", una de las causas de la crisis de las civilizaciones. Por xenofobia se imputa al extranjero parte de la delincuencia que pervive en una sociedad, víctima de los prejuicios y prevenciones. España tiene en el mundo americano la oportunidad de atraer a cuantos hermanos necesiten del trabajo y asentamiento, en condiciones dignas, como contrapartida a la acogida histórica que a lo largo de la historia tuvieron con los españoles desplazados por pasados y actuales exilios políticos.

ximénez de sandoval y tapia, felipe

(1903-1978) Diplomático y escritor, nació en Madrid, perteneció a la Junta Directiva del Cineclub de "La Gaceta Literaria". En 1933 ingresó en la carrera diplomática. Sus primeros destinos fueron en el Ministerio de Estado y en la delegación española en la Sociedad de Naciones de Ginebra. Desde 1934 perteneció a la Falange, dirigiendo la sección internacional del periódico "Arriba". Tras el Alzamiento, se integró en la Junta de Mando que presidió Hedilla. Durante la guerra prestó su servicio como jefe de la Segunda Sección del Estado Mayor de la 18ª División en el sector de Madrid y fue miembro de la Junta Política de FET.

Tras la guerra fue destinado como secretario a la Embajada de España en Bruselas, donde asistió a la invasión nazi. Luego fue destinado a Estocolmo y finalmente regresó a Madrid para ocupar sucesivamente la Delegación Nacional del Servicio Exterior de Falange (Falange Exterior) y en 1941 la Jefatura del Gabinete Diplomático del Ministerio de Asuntos Exteriores. Al caer Serrano Suñer, fue cesado en sus cargos y expulsado del partido por sus opiniones políticas, abandonando definitivamente la política activa.

Entre sus obras figuran "Don Juan de Austria" (Madrid, Atlas, 1943) "La piel de toro. Cumbres y simas de la Historia de España" (Barcelona, Juventud, 1944), "Don Enrique de Villena" (Madrid,. Atlas, 1944), "Diálogos de la Diplomacia" (Barcelona, Juventud, 1946), "Antonio Alcalá Galiano. El que no llegó" (Madrid, Espasa, 1948). Muy importante, por su influencia en las generaciones de la posguerra, su "Biografía apasionada de José Antonio"(Barcelona,. Juventud, 1941) y las conferencias sobre "Las horas más humanas de José Antonio" (Jerez de la Frontera. Circulo Doctrinal José Antonio, 1964) y "Los Caídos de la Falange", la gran donación del movimiento a la Historia de España.


Otras obras que merecen citarse "Tres mujeres más equis"(1930). "Los nueve puñales" (1936), "Camisa azul" (1939) "El hombre y el loro (1951) "Manuela Limón" (1952) "Las patillas rojas" (1954). "(1948) "Un mundo en una celda, Sor Maria de Agreda" (1951); una biografia de los cistercienses titulada "La comunidad errante" (1958) y "Cadalso, vida y muerte de un soldado"(1967). Entre sus ensayos, "Historia de un cotilleo" (1967). En colaboración con Pedro Sánchez De Neyra ha escrito las obras teatrales: "Orestes" (1930), "Mercedes la gaditana" (1932) "Abanico japonés" (1934) "El pájaro pinto" (¡935) "Hierro y orgullo" (¡936), etc. y en solitario "Dafnis, Cloe y compañía", "Paulita Bonaparte" y Vuelo nocturno"

. . .

Su autorizada opinión sobre José Antonio quedó fijada en este texto:;

"Pocos hombres nacidos para ocupar un alto puesto en la Historia hablaron menos de sí que José Antonio. Un pudor especial en el que confluían, de un lado, la timidez y la modestia y, de otro, un sentimiento de orgullo totalmente al margen de la vanidad y el exhibicionismo, impedían a José Antonio - salvo en contadas y excepcionales ocasiones- emplear los pronombres personal o posesivo "yo" y "mi" de los que tanto abusan los innumerables oficiantes del "yoismo", esa monstruosa religión de nuestro tiempo por la que creen convertirse en dioses supremos de la humanidad tantas personas insignificantes o deleznables"("Lo autobiográfico en José Antonio", en el diario "Arriba", 20 de noviembre de 1956)

"Biografía.- Yo lo conocí personalmente, pero todo lo que cuento lo sé por referencias directas. Como persona, le admiraba por su talento, su cultura y su preparación, pero en el choque con José Antonio yo me temía que poner de parte de José Antonio, naturalmente., Por otra parte, nadie me ha rebatido lo que dije sobre él, ni los consistas ni nadie. De cuanto conté en el libro solamente se ofendió conmigo una persona d ela que era muy amigo: Joaquín Calvo Sotelo. Y no sé por qué, pues le había propuesto que revisaras lo que escribí sobre su hermano, pero no quiso. La verdad es que la biografía no oculta ni falsea nada. Hubo falangistas que me reprocharon hasta que publicase el expediente con suspensos de José Antonio. Y yo digo: ¿por qué lo iba a ocultar? Luego dicen que hemos mitificado su figura, pero no creo que mi libro lo mitifique" (Ana María Carbonaro, "Los treinta y un libros de Ximénez de Sandoval", en "El Alcázar" (diario), Madrid, 10 de mayo de 1972) .

"Siempre es el mismo.- Puedo ver al José Antonio, que hoy sería sesentón, muy parecido físicamente a su padre. Más esbelto quizá, pues ya en la cárcel Modelo le preocupaba la tendencia a heredar también una cierta obesidad paterna. Las profundas entradas de su frente habrían aumentado convirtiéndose tal vez en descarada calvicie; los ojos, apagada un tanto la luminosidad de la juventud por la presbicia del ávido lector, necesitarían para la lectura el uso de las gafas. El color del rostro seguiría siendo el mismo, pues nunca hubiera perdido el gusto por el mar, el aire y algunos nobles ejercicios deportivos.
Para mi José Antonio es como el mar; nunca se desgasta porque nunca se repite y, siendo distinto cada hora, es siempre el mismo. Así que no penséis en eso y esforzaos en verlo como yo le veo, acercándose con alegría al cumplimiento del deber sagrado del hombre: el de imprimir gracia patriarcal a su vejez." ("Los 60 años de JOSÉ Antonio", en"Arriba" (diario), Madrid, 24 de abril de 1963)