Diccionario de la Falange

V

 

 

vaca de osma, josé antonio vértice
valdés larrañaga, manuel vía crucis
valores vida cotidiana durante con la falange
valores eternos vieja guardia
valores morales del nacionalsindicalismo vigencia de la falange
Valle, adriano del vigil álvarez, francisco
valle de los caídos vigón, jorge
vanguardia vilar, pierre
van-halen, juan villarcorta, juan carlos
vasallo, jesús viñolas, manuel augusto
vascongadas veintisiete puntos de la falange
vencedores y vencidos violencia
veinte de noviembre vivanco luis felipe
velarde fuertes, juan vocación
verticalidad  

sugerencias y colaboraciones: diccionario@plataforma2003.org

 

 

vaca de osma, josé antonio

(1921) Diplomático, escritor, historiador y falangista. Fue jefe Provincial del Movimiento y Gobernador Civil de Ávila y desempeñó otros puestos políticos. Escribió numerosas obras de carácter político e histórico. Sobre la obra y la figura de José Antonio, escribió:

"Enemigo de dogmatismos.- A José Antonio, sobre todo, hay que volverle a mirar con ánimo de adivinación. Debe tenerse en cuenta lo que hay en su doctrina de circunstancial y lo que hay de permanente. ¿Cómo enfocaría con su extraordinaria claridad mental y penetración cada uno de los problemas de hoy?
No demos por axiomas, por dogmas, lo que José Antonio dijo frente a situaciones de hecho que han cambiado totalmente. El, más que nadie, fue siempre enemigo de dogmatismo, salvo los de la Religión Católica. Y enemigo de todo lo que fuera anquilosante. Por eso creó un movimiento, no un partido. Y fue alegre, elegante y señor, que no taciturno ni desgalichado, ni fariseo de "obrerito consciente" y otras músicas." (Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit. p. 493.)

valdés larrañaga , manuel

(1909 - 2002) Arquitecto, fundador de F.E., Vicesecretario General del Movimiento, Miembro de la Junta Política, Consejero Nacional. Embajador de España.

"Antes de la plena implantación del SIPM (Servicio de Información Político Militar) en la capital, Falange Española era la organización clandestina más importante. Su jefe indiscutible era Manuel Valdés Larrañaga, miembro de la Junta Política joseantoniana, preso en varias cárceles en las que dejó organizados núcleos falangistas muy activos: Porlier, Duque de Sexto y el hospital prisión (antiguo Niño Jesús), cuyo director era miembro de Falange, donde Valdés tenia instalado su cuartel general. Organizó la Falange clandestina en cinco legiones con tres banderas cada una; cada bandera agrupaba a tres centurias. Eran núcleos, muy pronto conectados con los falangistas evadidos del cuartel de la Montaña, crearon el Auxilio Azul, que fue aniquilado; y contribuyeron al Socorro Blanco - de origen tradicionalista - , que perduró hasta el final de la guerra. Valdés montó núcleos de Falange entre los refugiados de las embajadas, coordinados por una jefatura especial de milicias. En el Madrid clandestino, Manuel Valdés actuaba como una verdadera autoridad, cuando en 1939, el mayor de los hijos del embajador USA en el Reino Unido, Joseph Patrick Kennedy (partidario de la causa de Franco), hizo una visita profunda a la España republicana, no paró hasta entrevistarse en Madrid con el jefe de la Falange oculta" (Ricardo de la Cierva ""La Victoria y el caos". Ed. Fénix. Madrid, 1999 p. 123.)

 

En la cena homenaje que le ofrecieron al ser relevado de la Vicesecretaria General del Movimiento sus colaboradores en aquel puesto, entre otras anécdotas, contó su entrevista con Besteiro al rendir este Madrid a Franco. Besteiro como jefe de la Junta de Defensa, preguntó a Antonio Luna, compañero suyo en la Universidad, quien podría ponerle en contacto con Franco para proceder al traspasó de la capital de España. Luna le indicó a Valdés, que estaba preso en la cárcel, como lo estuvo durante toda la guerra. Quedó encargado de ir a Burgos en un avión especial para negociar la rendición. Así se hizo, tras avisar a Burgos del intento, con el fin de que dispusiera el avión de un pasillo seguro de tráfico, y llegó a Burgos, donde entregó toda la documentación pertinente. Al volver, nuevamente se entrevistó con Besteiro, quien entre otras cuestiones le preguntó qué era el Sindicato Vertical. Valdés dio todas las explicaciones sobre la cuestión. Y al final, Besteiro le confesó : - " Sr. Valdés, ¿sabe qué le digo?, que no creo ni en el Sindicato Vertical ni en el Sindicato Horizontal". Y ordenó que Valdés fuera acompañado de nuevo a la cárcel.

 . . .

"Me manifestó su deseo de disolver la Falange.- José Antonio, paseando por Santiago de Compostela, después del acto fundacional de la Falange gallega, en Villagarcía de Arosa, descorazonado por las pretensiones, siempre electorales, de los gallegos, me manifestó su deseo de disolver la Falange, como organización política, y dedicarse a exponer, exclusivamente, la idea de la Falange, como un profesor de la Universidad que explica su pensamiento político, porque había llegado a la conclusión de que "los que nos 493quieren no nos comprenden y los que nos comprenden no nos quieren". (Citado por Aguinaga y G. Navarro op .cit p. 493.)

valores

El fondo doctrinal de la Falange gira en torno a unos valores y principios, que le otorgan una calidad axiológica determinante, en su tiempo y en su aplicación, diferente de otros movimientos políticos. Así, dice Álvaro de Diego ("Arrese...", pag. 71): "José Antonio Primo de Rivera había acertado a descubrir cómo las raíces del nazismo se asentaban en el idealismo alemán del XIX (Fichte, Hegel, Schiller, etc.) No podía compartir, en ningún caso, un romanticismo exacerbado que dejaba todo al arbitrio de la voluntad, sin referencia a un sistema de valores que protegiese y promoviese, en último término, la dignidad y la libertad humanas. (...) Por el contrario, Javier Conde si había acertado a adivinar la recta intención de José Antonio y, aunque crípticamente (se entiende por la temperatura política del momento), no dejó de achacar a su maestro Schmitt la ruptura del cordón umbilical con la moral que ha de respetar todo gobernante digno. La idea de destino representa un anclaje a un orden de raíz cristiana que pone coto a los personalismo, en favor de una política informada por la virtud y la consecución del bien comunitario.

. . .

"Enrique Gómez Arboleya desvelaba adecuadamente el hilo conductor, el espíritu radicalmente antipanteista y antitotalitario de la obra de Conde en la reseña que desde la páginas de Arriba acometía. Para Gómez Arboleya la situación del hombre moderno se caracterizaría por la "importancia sustantiva" de la noción de lucha, una vez perdida la fe en los más altos valores. Este fenómeno, operado por traslación del "oscuro concepto" de la biología al de la historia, y haría desaparecer al Estado como instrumento de perfeccionamiento del hombre, para dejar paso a una pura y formal construcción jurídica. (bajo la que laten conceptos naturalistas) o un mero instrumento de poder. Esta construcción era puramente joseantoniana en el aspecto de su antivoluntarismo, es decir, en el de la crítica a la sustitución de la sujeción a un sistema de valores por una actuación regida unicamente al arbitrio de la voluntad. Así se contextualizaba la crítica de Conde (creo yo con pervivencias liberales o, en todo caso, católicas) al decisionismo puro de Schmitt, al que el español echa en cara que el acto de voluntad no esté informado por una moral, por la referencia a un sistema de valores. Es esto sobre lo que Arboleya alertaba, circunstancia que hace dudar intelectualmente del presunto totalitarismo español. El peligro, a su juicio, residía en que "la desaparición del Estado como concepto moral, su conversión en pura técnica, lleva a la posibilidad límite, donde los hombres oscilantes entre el ser y la nada oyen la invocación del polvo de donde salieron. Resuena la augusta voz: Donec reverteris in terram, de qua sumptus es, quia pulvis es et in pulverem reverteris (Gen. III, 19) (hasta que vuelvas a la tierra de la que fuiste formado, puesto que polvo eres y a ser polvos tornarás)("Arriba, 10.1.1943). Esta reseña crítica para con los teóricos del nacionalsocialismo, aparecía en vísperas del viaje de Arrese a Alemania" (Álvaro de Diego, "Arrese, " ob cit. p.72)

valores eternos

"¿Qué elementos incorpora este José Antonio político a la empresa de la revolución nacional, del Nacionalsindicalismo, ya proclamada por las JONS? A mi juicio tres. Uno, el más importante, su propia presencia personal, su mando: frente a este hecho patente, el más decisivo siempre en el orden del acontecer histórico, había de ser inútil que cualquier jonsista disidente y nostálgico hiciese cuestión de la prioridad. José Antonio era ya, y había de ser hasta su muerte, el jefe natural del movimiento revolucionario nacional español, y a través de él cobraban nueva vida las viejas consignas de las JONS precursoras. La segunda aportación fue la de un estilo en la expresión política. La tercera la constituyen dos fecundas ideas política, que su muerte deja sin elaborar en la teoría y sin realización propia en la vida nacional; la visión del hombre como "portador de valores eternos", no solo desde un punto de vista religioso o filosófico, sino - y aquí esta su originalidad en el tiempo nuevo - desde una intención política; y la consideración de la nación como "una unidad de destino en lo universal" y de España como una entidad, a la vez que histórica, metafísica". (Pedro Laín Entralgo "Los valores morales del nacionalsindicalismo". Editora Nacional. Madrid 1941 p.46 y s. )

valores morales del nacionalsindicalismo

Este libro (Laín Entralgo), tras un breve prólogo (Notas iniciales, pág. 79), incluía en primer lugar la conferencia que, con el título llevaba ahora el libro, había dictado en noviembre pasado. Pedro Laín en el Primer Congreso Sindical de FET y de las JONS (pág. 11-108) Seguían más o menos recientes trabajos: Diálogo sobre el heroísmo (junio 1938. págs. 108-115); El sentido religioso de las nuevas generaciones (julio de 1940, págs. 117-131); Catolicismo e Historia (junio de 1940, págs. 133-138); Sobre el retorno de la creencia (diciembre de 1940, artículo publicado en el primer número de Vértice (págs. 139-145) y "Oportes Haereses Esse" (págs. 147-155).



"He escrito cuanto sigue como falangista y como católico, y con el evidente propósito de ser a la vez a una y a otra causa" (Laín.ob.ci.p.8)

"Incorporar el sentido católico, fundir los religioso con lo nacional y lo social, - sin asumir peligrosamente el titulo de confesionalismo para toda empresa histórica - , este sería el gran tributo de originalidades con que España podrá terciar en el porvenir universal; esta su voz última y vigorosa al mundo" (Dionisio Ridruejo, diario "Arriba", Madrid, 26 . IV. 1941).

  . . .

"La cuestión abordada por Pedro Laín en las breves y densas páginas de su nuevo ensayo era una de las mas perentorias. De forma escueta buscaba resolver uno de los viejos problemas de la Humanidad: cómo constituir una sociedad; cuáles debían ser los valores morales que permitieran a los hombres vivir unidos sin pugnas internas constantes. No era asunto fácil. Bastaría considerar la considerable cantidad de hombres que, a lo largo de los tiempos, desde las perspectivas mas distintas, había intentado su adecuada resolución. Quizá el problema estaba en reconocer con sencillez que, antes esta cuestión, no caben utopías ni ensoñaciones, sino la decisión sobria de hacer a diario lo que se pueda. Si la sociedad es la consecuencia de la libre acción de los hombres, no cabe pensar en que la sociedad se constituya sino a partir del juego de la libertad de la persona, del reconocimiento con todas las consecuencias de que la persona - toda persona - es libre, y, en consecuencia, que la sociedad deberá estar constituyéndose inestablemente día tras día. Todos los hombres han de participar en sus gestación y en la plasmación de su estructura, pues en eso -en dicha tarea - reside en buena parte la consolidación de la propia personalidad. El decisionismo tradicionalista y romántico de crear una sociedad única y para siempre no pasa de ser amable divertimento de salón - quien tal tarea se propone - de los resortes todopoderosos del Estado. Esta fue la empresa que Laín quiso acometer con sus "valores morales". Por fortuna, su poder era, incluso en aquel momento, escaso; pronto, ninguno". (Gonzalo Redondo, "La cultura...", pág. 393).

 . . .

"En armonizar la revolución nacional de la Falange y la idea cristiana del hombre veía Laín la empresa española por excelencia y a ello se puso, pero con el único resultado de sustituir la subordinación típicamente derechista de lo nacional a lo religioso por otra subordinación a la inversa. (...) ¡Para eso valía mas, por supuesto, la separación defendida por Ramiro Ledesma!" (J.M. G. Escudero, "Historia de las dos Españas", Ed. Nacional, pág. 1215).

. . .

"La respuesta de Laín llegaría en una nota de "Descargo de conciencia", Planeta, 1980., pág. 309-310) "¿Que en "Los valores morales...", yo postulo una subordinación de lo religioso a lo nacacional?". No es eso, lo que yo realmente sostenía..., pero ¿vale la pena polemizar sobre agua tan pasada?" (Quizá si valga la pena, pues, por desgracia, en modo alguno es "agua pasada" "Quod escripsi, scripsi)" (G. Redondo, ob. cit. pág. 394).

valle, adriano del

(1895-1958) Poeta de las vanguardias, en su juventud se vinculó al ultraismo. Fundó en 1918 la revista "Grecia". Evoluciono posteriormente hacia una poesía de carácter eminentemente popular. Sus obras principales fueron "Primavera portátil" (1934), publicada en París (1941); "Por Judá quiebran albores" /1949), y "Fortaleza del Peñón de Ifach", (póstuma, 1957). Durante muchos años mantuvo en el Teatro Lara de Madrid los encuentros de la poesía, en la que participaron numerosos escritores españoles.

Sobre José Antonio escribió el siguiente poema:

"Cisne fue"

"Cisne fue. Cisne esbelto que agoniza
y mueve estrellas conmoviendo el aire,
derrumbado las alas de los pájaros
y en la ceniza derrumbando el fuego.

Vivió, clamó y murió verticalmente,
Cambiando con el plomo la sonrisa.
Y conmovió en lágrimas la noche,
El alba lo encontró, muerto, a sus plantas.

Su sangre ya salpica las estrellas.
Su sangre enturbia el rumbo de los peces.
Donde su cuerpo, fulminado, yace.

Su fuente es acueducto de la Patria
Con la cal destilada de sus huesos
Fundadores de rosas y laureles.

(De "La Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera". "Jerarquía". Barcelona, 1939.

valle de los caídos

Monumento levantado en Cuelgamuros, Sierra de Guadarrama de Madrid, a los caídos de ambos bandos en la guerra de España. Es una de las obras mas fastuosas y colosales de España, equiparadas por algunos especialistas a la obra del Monasterio de El Escorial. Dotada de una configuración original, bajo una de las montañas de la sierra, con una altísima cruz que se divisa por todo el contorno del valle, es de una belleza impresionante, no sólo por su grandiosidad sino por la belleza de sus estatuas y símbolos, algunos de ellos obtenidos del ideario de la Falange, como los "ángeles con espadas" y los caídos reflejados en la bóveda del templo. Es un lugar de peregrinación nacional y de culto religioso, visitado cada año por medio millón de españoles y extranjeros.

. . .

Su historia es esta: El lunes 1 de abril de 1942, y en igual fecha en el Boletín Oficial del Estado, se encargaba a Pedro Muguruza, Director General de Arquitectura, la realización de las obras de lo que habría de ser el Valle de los Caídos, en Cuelgamuros, en la sierra madrileña. Al retirarse Muguruza en 1949 por enfermedad, las obras las continuó y terminó Diego Méndez

Sobre el costo de estas obras, escribe Paul Preston ("Ob. cit. pág 439), desde su habitual desconocimiento de la bibliografía española reciente: "A España le costo tanto como le habría costado a El Escorial a Felipe II", en una época más próspera".

Méndez precisa que el costo total del Valle de los Caídos, según el Consejo de las Obras, fue de 1.559.505,75 ptas, conforme: "(...) la liquidación final del Interventor General de la Administración del Estado y del Consejo de Obras, reunido en mayo de 1961, (pág. 286) mientras que las obras del monasterio de El Escorial hubieran alcanzado "(...) en 1960 la cifra de 4.500 millones de pesetas". (pág. 288).

. . .

En el año 2005, el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero ha nombrado una comisión para estudiar la "depuración" de este monumento, orientado su configuración hacia la creación de un parque temático o centro de interpretación turística, despojándole de su identidad por representar de modo exclusivo a los vencedores de la contienda, lo que supone una tergiversación tendenciosa de la historia y la verdad sobre su construcción.

Al parecer, alguien de este gobierno, ha propuesto convertir el Valle de los Caídos en un polígono de tiro deportivo, tal como se ha conocido en las celebraciones del 1 de mayo de 2005 . Otras iniciativas han sido: creación de un parque natural, un centro de interpretación turística, etc.

. . .

El Valle de los Caídos es una empresa gigantesca y, como tal, discutida., Todos los detalles, incluyendo los temas de las figuras creadas por el escultor Juan de Ávalos, de sombría grandeza, había sido examinados por Franco, o sugeridos por él. Era su obra para el futuro y en ella quiso poner toda su atención. Muchos, también entre sus colaboradores, discutieron su utilidad, pero eso ha sucedido con todos los grandes monumentos, como las Pirámides, el Escorial, la Torre de Eiffel, que constituyen el orgullo de la Humanidad. Suele dar la medida de los grandes hombres y no de las sumas invertidas por ellos, porque la rentabilidad cultural y económica sigue teniendo eso mucho tiempo más tarde. De todas formas, sabemos que cuando rindió cuentas finales el arquitecto Diego Méndez, la suma total era de 1.033 millones de ptas.

Año tras año, cada 20 de noviembre, fecha de la muerte de José Antonio Primo de Rivera, a menudo bajo una lluvia helada, se vería a Franco ascender hasta el Valle, mientras la basílica se abarrotaba de fieles y de autoridades, para presidir el solemne funeral. Lo mismo hacia el 28 de febrero en El Escorial, honrando a los reyes de España. Hasta que llegó el 20 de noviembre que señaló su propia muerte, y el pueblo le condujo, emocionalmente, al lugar que el mismo señaló para su sepultura, por los mismos caminos que recorriera año tras año, como queriendo simbolizar que sólo por la vía de la fe seria posible lograr una verdadera concordia entre los españoles" (Luis Suárez, ob. cit. p., 539)

. . .

"Fue recibido con satisfacción por los monárquicos la noticia de que los restos de José Antonio iban a ser trasladados desde El Escorial al Valle de los Caídos, en Cuelgamuros. Franco había considerado siempre aquel enterramiento en la basílica escurialense como provisional. El enorme panteón del Valle, que había dado origen a numerosos reportajes, a veces fantásticos, se concluyó finalmente el 7 de marzo. Precisemos: Franco le había concebido como un monumento que fuera expresión de una definitiva reconciliación entre los creyentes que cayeron en ambos bandos; las cenizas de todos serían la ofrenda permanente en el sacrificio diario de la Santa Misa, como prenda de una paz duradera. Y entre esos muertos por España, él mismo tendría un puesto, junto al altar, cuando le llegara la hora de entregar su alma. (...) Franco pidió permiso a Pilar y Miguel Primo de Rivera para trasladar los restos de su hermano. Se hizo el 30 de marzo en medio de un impresionante ventisca que azotaba las agujas de hielo el rostro de los asistentes. El 1 de abril, con mejor tiempo, tuvo lugar la inauguración del monumento. Franco pronunció unas palabras, en tono de alerta. "No es época en que se puede desmovilizar los espíritus, después de la batalla, ya que el enemigo no descansa y gasta sumas ingentes para minar y destruir nuestros objetivos." (Luis Suárez, ob. cit. 538-539).

vanguardia

"Nosotros no aspiramos a nada. No aspiramos si no es, acaso, a ser los primeros en el peligro. Lo que queremos es que España, otra vez, se vuelva a sí misma, y con honor, justicia social, juventud y entusiasmo patrio". (O.C. pag. 197).

van - halen, Juan

(1944) Escritor y político. Diputado de la Comunidad Autónoma de Madrid, ex - Presidente del Parlamento comunitario y senador. Es autor de diversos libros de poesía. Fue director de Editorial Doncel y de diversas revistas. Colaborador de prensa y enviado especial a numerosos países por parte de diarios de Madrid. Sobre José Antonio, su opinión se condensa en estas líneas:

"No serviría a ningún "bunker" ideológico.- ¿Dónde estaría ahora José Antonio Primo de Rivera? ¿Qué respuesta daría a los problemas de hoy? Se trata, claro, de una suerte de adivinaciones. Sin embargo, no es aventurado pensar que su postura no sería inmovilista ni intransigente. Aquel hombre joven que, en medio del "boom" del fascismo, se apresuró a afirmar que no era fascista y que, en una época de enfrentamientos, reiteró que ser "antialgo" le parecía poner tapones a las ideas, no estaría en las filas "ultras" ni serviría a ningún "bunker" ideológico. Alguna vez se ha hablado de un socialismo integrador como línea continuadora de aquella doctrina alzada en 1933. Acaso en ese socialismo humanista, de raíz occidental, integrador y no totalitario, descubriríamos al José Antonio de 1975" (Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit.p.497 y s.)

vasallo, jesús

(1919 -1994) Periodista. Director de "La Prensa", de Barcelona, "Libertad", de Valladolid y Director Técnico de la Prensa del Movimiento.

"Le mataron los dos bandos en lucha.- Un 20 de noviembre mataron a José Antonio. El hecho es ya historia. Lo asesinó la incomprensión de su tiempo. De un lado, las derechas con su inercia y por su conveniencia. Del otro, el odio y el sectarismo de la izquierda. Luego, todos se lamentarían. Desde Madariaga a Zuazagoitia e Indalecio Prieto. Como siempre, ya es tarde.

Hubo tres cosas en el fundador de la Falange, de cara a la muerte y ya camino de ella, muy significativas. "Si me conocierais, no seríais mis enemigos", decía a quienes le iban a ejecutar. Murió - símbolo de unión - entre dos falangistas y dos tradicionalistas. Y dejó escritos ese testamente ejemplar que a lo largo del tiempo hemos repetido mecánicamente, con un mandato imperioso que debemos cumplir a toda costa: no derramar más sangre entre españoles. ¿Seremos capaces de lograrlo?

Por lo demás, hoy podemos comprobar que no sólo le mataron los dos bandos en lucha. Después fue secuestrado a conciencia. Se divulgó su pensamiento y no se traducía a las realidades. Es lo que se ha dado en llamar la revolución pendiente. Ahora se quiere terminar con su memoria" (Citado por Aguinaga y G. Navarro op.cit p.499).


vascongadas

"No quieren al pueblo vasco los que le quieren encerrar en sus bailes y en sus músicas. Toda su grandeza está en su unión a España y, por tanto, camaradas, convoquemos al pueblo vasco a esta gran empresa española de todos nuestros anhelos, y que las clásicas caras aguileñas de los hombres del Norte asomen por la borda de los gloriosos navíos españoles" (José Antonio íntimo. Pág. 362)

Vascongadas. Nacionalismo.

vencedores y vencidos

"Ni en la derecha ni en la izquierda está el remedio. La victoria de cualquiera de las dos implica la derrota y la humillación de la otra. No puede haber vida nacional en una Patria escindida en dos mitades inconciliables; la de los vencidos, rencorosos en su derrota, y la de los vencedores, embriagados en su triunfo. No cabe convivencia fecunda a la sombra de una política que son se debe a ningún partido ni a ninguna clase; que sirva únicamente al destino integrador y supremo de España; que resuelva los problemas entre los españoles sin que otra mira que la justicia y la conveniencia patria". (O.C. pág 319).

Derechas e izquierdas. Democracia.

veinte de noviembre

Condenado a muerte por un tribunal popular, el 20 de Noviembre de 1936 fue fusilado José Antonio Primo de Rivera, acusado de inspirar el levantamiento militar del 18 de Julio. José Antonio estaba detenido desde el 15 de marzo de ese año, imputado de tenencia ilícita de armas. Fue trasladado a Alicante el 5 de Junio, donde debía cumplir cinco meses de pena. Tras sucesivos intentos de liberación y gestiones internacionales estériles, el jefe del gobierno, Largo Caballero, sin consultar al Consejo de Ministros, dio el "enterado", preceptivo para perpetrar el magnicidio. Tras la guerra, los restos de José Antonio fueron trasladados y enterrados en el Monasterio del Escorial y sucesivamente al Valle de los Caídos, donde se encuentran en lugar destacado, como símbolo para todos los españoles, a los que pidió que "¡Ojalá fuera mi sangre la última que vertieran los españoles en discordias civiles!". (Véase el descriptor "Testamento".

. . .

Otro veinte de noviembre, éste el de 1975, murió Francisco Franco, jefe del Estado y del Movimiento Nacional, en una sencilla habitación del Hospital de "La Paz", de la Seguridad Social. Tras una costosa victoria en la contienda de 1936 - 1939, una no menos difícil posguerra y una arriesgada singladura para sortear la II Guerra Mundial, que pudo eludir gracias a su talento y perspicacia estratégica, rindió su vida dejando una España diferente, convertida en una gran potencia económica, con una extensa y sólida clase media, y habiendo ganado el respeto del mundo. No pudo con él el odio de los vencidos, el hostigamiento del exterior, la irritación de los traidores, el desdén de los frustrados. Gobernó para todos elevando el nivel de bienestar de los españoles, el pleno empleo, la industrialización, la extensión universitaria, la vivienda social, la seguridad social ... En la impunidad del olvido, se trata de destruir su obra con un esfuerzo suicida de recuperar el fracasado 14 de abril, el 7 de Asturias, el 16 de febrero..., las fechas de la destrucción sistemática tanto de la Patria como de la Justicia. Un retorno inútil porque el futuro empieza a situar cada cosa en su sitio.

velarde fuertes, juan

Nació en 1927, en Oviedo. Economista y Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid. Economista Sindical, tuvo una importante participación en la dirección y elaboración en los estudios de base sobre los planes de desarrollo económico y social, que llevó a cabo el Consejo Económico Sindical Nacional y su aplicación a cada una de las cincuenta provincias españolas. Es actualmente uno de los principales economistas españoles, que se inició a lo largo de sus trabajos en el diario "Arriba", conjuntamente con Enrique Fuentes Quintana, Manuel Fuentes Irurozqui, etc. Es autor de numerosas obras de la especialidad, entre las que destaca un esclarecedor examen titulado "El Nacionalsindicalismo cuarenta años después" (Editora Nacional, Madrid, 1972,) Sobre José Antonio ha escrito:

"Preocupación social.- Pocas cosas resplandecen tanto en el pensamiento de José Antonio como la preocupación social. Cuando el 29 de Octubre de 1933 decía en el teatro de la Comedia que "queremos que no se canten derechos individuales de los que no pueden cumplirse nunca en casa de los famélicos, sino que se de a todo hombre, a todo miembro de la comunidad, por el hecho de serlo, la manera de ganarse con su trabajo una vida humana, justa y digna", marcaba desde el instante fundacional, para su Movimiento, una directriz del más audaz tono, que se puede abandonar sin desvirtuar totalmente el contenido y el sentido del mismo.

En España, en 1833, como en nuestros días, un amplísimo programa de redistribución de la propiedad y de la renta puede fundarse en aquellas palabras pronunciadas por José Antonio. Sus derivaciones programáticas y en el terreno de las realizaciones están en la mente de todos. Es ocioso insistir. Pero sí, en cambio, creo merecen una corta glosa dos cuestiones.

La primera, que José Antonio comprendió que para alcanzar tal objetivo era preciso una profunda alternación de las estructuras social y económica del momento. Es decir, llevar a cabo una revolución en el aspecto económico y social. Nada de poner en marcha simples proyectos de reformas superpuestos a las estructuras existentes - tesis por aquella época de raíz cedista -, capaces de entorpecer y desarticular la vida material de toda nación.

La segunda, que marcó José Antonio de manera definida dos puntos para alcanzar esta nueva estructuración de la economía española: la reforma agraria y al nacionalización de la Banca. En el discurso del teatro Madrid del 17 de noviembre de 1935 declaraba:

"Dos cosas positivas habrán, pues, de declarar quienes vengan a alistarse en los campamentos de nuestra generación: primera, la decisión de ir, progresiva, pero activamente, a la nacionalización del servicio de Banca; la segunda, el propósito resuelto de llevar a cabo una verdadera ley de Reforma Agraria". La línea joseantoniana es en este aspecto de imposible disfraz". ("El nacionalsindicalismo cuarenta años después". Editora Nacional. Madrid, 1972. pp. 261-262).

. . .

"El gran preludio del pensamiento joseantoniano se articula sobre la crisis trágica de la verdad como categoría del orden político y como pauta del repertorio de actividades ideológicas" (Jesús Fueyo Alvarez, citado por E. Aguinaga y G.Navarro, ob. cirt. p. 188).

. . .

"Se negó a ser fascista.- Las viejas ideas corporativas que procedían del upetismo, las adherencias anarco-sindicalistas que, vía Nicasio Alvarez de Sotomayor y las JONS, el corporativismo ligado a la Quadragesimo Anno de Onésimo Redondo, el gremialismo inglés, la influencia del nacionalismo de la Acción Francesa, el fascismo que flotaba en el ambiente europeo, son, en el corto periodo que va desde 1933 a 1935, decantados por José Antonio. El resultado fue la comprensión de lo ridículo del anticomunismo, de la trampa del fascismo. En 1935 formula un cuádruple planteamiento: reforma agraria, lucha contra los monopolios, reforma fiscal y estatificación de la Banca. El golpe era duro, y tal extravagancia decidió aplastarla la gran burguesía española. Repásese la Prensa de finales de 1935 y principios de 1936 y se verá de dónde y cómo surge el aislamiento de José Antonio. Se negó a ser fascista. Por eso la firme resolución de que fueran borrados del mapa él y su organización. Es el profeta que va a ser destruido." ("José Antonio patrimonio nacional de los españoles", en "Arriba" (diario), 20 de noviembre de 1970)

verticalidad

"La verticalidad propugnada por José Antonio no es un requisito técnico de organización o de estructura, sino una formula flexible en un Estado ideal. El asalto ideológico a la verticalidad de los sindicatos procede de los cuarteles del sindicalismo primigenio y de los campos de operaciones del liberalismo económico. En expresión más rigurosa podríamos escribir que la verticalidad sindical es una idea-fuerza frente a la subversión economicista del hombre y a favor de la conversión comunitaria que ha de presidir la actividad laboral. Cierto que los sindicatos nacieron como sociedades obreras de resistencia y de reivindicaciones, al reóforo del maquinismo y de una industrialización que discriminaba a los obreros en distancia insufrible de los empresarios capitalistas y los infravaloraba ante las máquinas con el fantasma obsesivo del desempleo; y en España, por contaminación internacional, entre los obreros de la industria; y por anhelos emancipadores, individualistas y colectivos, de la privatización de la tierra, en los campesinos; pero el hecho sociológico pone de manifiesto que en la España de la II República, los sindicatos constituían un factor ideológico parasitario de las fuerzas políticas en pugna, subordinados a los intereses de clase o de partido, desarraigados del bien común nacional. La verticalidad sindical no es una concepción viable en un régimen de empresa liberal capitalista - quede bien claro -; sino que opera para su desarticulación, y resulta adecuada para el desarrollo de la economía en un régimen de empresa comunitaria. El verticalismo no es en José Antonio un dogma, es una solución; no es una teoría, es una praxis; no es una lucubración intelectual, es una concreción social; no es un ensueño idealista, es una forma plástica y realista con efectividad revolucionaria y con vigencia prospectiva. La verticalidad no entorpece la formación de planos horizontales en el asociacionismo" (A.M. Alonso ob. cit 257 y s..).

. . .

Norma Programática, Doctrina, Sindicalismo, Sindicatos.


vértice

Revista falangista que contó con la colaboración de las más prestigiosas figuras de la inteligencia española, que surgió en la posguerra. "Vértice" fue sin la menor duda la más importante revista de la Falange. Apareció por primera vez en abril de 1937 y finalizó, tras la edición de 83 números, en 1946. "Vértice" fue una revista de lujo (costaba tres ptas.). Recogía grandes reportajes sobre actualidad, arte, cine, cultura... Ilustraron Teodoro y Álvaro Delgado, José Caballero, J.J, Acha, J. Olasagasti y, sobre todo, Carlos Sainz de Tejada, que captó en sus creaciones el estilo y heroísmo falangista.

Colaboraron en "Vértice" todos los escritores de la época: Ramón Menéndez Pidal, Fernández Almagro, Emilio García Gómez, Xavier Zubiri, y se tradujeron textos de Edmund Spranger, Romano Guardini, Wartburg, Martín Heidegger, Alfred North Hitehad y otros. colaboraron Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Panero, Luis Rosales, Ridruejo, Muñoz Rosas, Germán Bleiberg, José Luis Cano, José García Nieto, etc. Y se recogieron también escritos de Rilke, Keats, Ungaretti y Quasimodo. La crítica estuvo a cargo de Ricardo Gullón, Carlos Clavería, J. A. Maravall, Enrique Azcoaga, M Cardenal Iracheta y Manuel Muñoz Cortés.

Escribieron además Caballero, Mourlane , A. De la Serna, Ros (que fue su primer director), Halcón (segundo director), Alfaro (tercer y último director). Tambien colaboraron Neville, Miquelarena, Montes, Cunqueiro, Castroviejo, Aznar, "Tebib Arrumi", Juan Deportista, etc

 

, , ,

"Una primera revistas de importancia fue "Vértice", órgano de propaganda, de aspecto lujoso, publicado por el grupo falangista de Pamplona entre 1937 y 1946, estudiado, hace ya bastante tiempo, por José Carlos Mainer. Contando con colaboradores de estirpe falangista pura, como Caballero, Ros, José María Pemán, Ridruejo y conservadores en un sentido plural como Foxá, Manuel Halcón, José María Pemán, Eugenio D'Ors -, fue pasando de la estética falangista hacia, una vez terminada la guerra, a posiciones nostálgicas de burgués. (Mainer "Falange" 42-45; "Literatura y pequeña burguesía" 213-240) La tendencia más radical y belicosa se continuaría en revistas como "Haz", órgano del Sindicato Español Universitario, que dependía de la Delegación Nacional de Prensa y Propaganda. Esta última, que gracias a su significado clave para la historia de la poesía en el primer franquismo está analizada en distintos trabajos sobre las literatura de la época, era el más agresivo, como de su nombre se deduce, de una poesía formalmente clasicista y políticamente militante, que en la revistas convivía con otras mas esteticistas (De la Concha "La poesía" 356-392); Rubia 108-121). Juan Aparicio, a la sazón Director General de Prensa, declararía más tarde al diario "Pueblo", "Gracilaso" era una "revista política" que salió de su despacho oficial; la revista se financió veladamente por la Delegación a través de la subvención de los pagos que José García Nieto recibía por su trabajo en el semanario "El Español" (De la Concha "La poesía 366) y desapareció, en consecuencia, con el cese de Aparicio. Resulta significativo que las tres revistas mencionadas compartan la circunstancia de contar con censores entre sus colaboradores dirigentes: aparte del ya citado Ridruejo, Director General de Propaganda durante la guerra, el redactor-jefe de la revista era Camilo José Cela y el director de , Pedro de Lorenzo" (Jeroen Oskam "Las revistas literarias y política en la cultura del franquismo" Letras peninsulares" 5.3. (1992).

. . .

"Vértice" publicó en sus doce números de 1940 una colección llamada "Las novelas de Vértice", en la que se recogen obras de Concha Espina, J. A. Zunzunegui, J.M. Salaverría, G. Torrente Ballester, Alvaro Cunqueiro, Rafael Sánchez Mazas, E. Jiménez Caballero y otros. También fueron llamadas "Novelas de la Victoria", en las que se explicaba la guerra, se valoraba el Régimen y se exaltaban los mitos literarios del valor y el heroísmo.

vía crucis

"Vía Crucis de España" es un texto escrito por Jaime Suárez, entre el 19 de marzo y el 1º de abril de 2005, editado por Plataforma 2003, en relación con la revisión de signos, símbolos y memoria del régimen anterior, iniciada con la eliminación de la estatua de Franco de la plaza Juan de la Cruz, de Madrid, del que recogemos la segunda estación titulada Doble Infamia:

"Ahora ha sido en Guadalajara por partida doble y también de noche. Aquel ha sido el teniente alcalde, Jorge Badel, comunista, quien ha ordenado retirar las estatuas de Franco y José Antonio. Esta, para mayor escarnio, situada en el Parque de la Concordia. Ya sólo quedan las estatuas de Franco en Santander, Melilla y en la Academia General Militar de Zaragoza. Después le tocará el turno al Valle de los Caídos. La transición, el consenso, la reconciliación entre todos los españoles presidida por la Corona; todo ha sido mentira. Y, según parece, lo podrán seguir haciendo. Entre la acción de unos y la omisión de otros, no cabe mayor vergüenza humana que la de ser todavía español"

-------------------------------------------------------------------------------------

LA VIDA COTIDIANA DURANTE CON LA FALANGE


Desde que aparece la Falange en la vida pública hasta su desaparición oficial con la muerte de Francisco Franco, la vida cotidiana en España experimento hondas transformaciones. La sociedad española, durante la Republica, con sus convulsiones políticas, sufrió mutaciones importantes, derivadas de las orientaciones políticas que los sucesivos gobiernos imprimieron a su actuación. La guerra civil de tres años profundamente en la población, alterando sus comportamientos y manifestando actitudes ante la vida y la muerte que se diferenciaban de la que habían mantenido tradicionalmente. La posguerra, con sus crudeza, fue una de las mas duras pruebas sufridas por los españoles, que tuvieron que adaptar su vida a las restricciones que sobrevinieron al terminar la contienda. A continuación, la Segunda Guerra Mundial acentuó y alargó la penuria de medios de recuperación para reintegrarse en los niveles de vida y bienestar perdidos en anteriores periodos. Y, finalmente, el desarrollo que poco a poco fue devolviendo al pueblo a la normalidad, obteniendo al mismo tiempo una prosperidad que fue en aumento hasta situarse en una posición comparable a la de otros países del entorno internacional español. Todo eso se fue manifestando en conductas y situaciones que han sido recogidos por autores como Rafael García Serrano, Fernando Diaz Plaja, Rafael Abella, etc., así como por la memoria que sobre cuanto sucedió a lo largo de todo este periodo (1933 -1975) ha mantenido el pueblo español sobre los pequeños retazos de vida colectiva, amargos y alegres, tranquilos y azarosos, fecundos y restrictivos, que formó durante ese medio siglo la cotidianidad siempre esperanzada de los españoles.

La vida cotidiana durante la II República en España - a partir del año en que se funda Falange Española - se caracterizó por una liberalización de las costumbres, como consecuencia de una parte de la política de secularización religiosa emprendida por el gobierno - con la expulsión de los jesuitas, la supresión de la enseñanza religiosa, la persecución del clero, la quema de iglesias y conventos, etc. - y, de otra, por el sentido de la libertad entendida sectariamente como un derecho ilimitado sólo de los grupos de la izquierda, que se concretaba en el divorcio, el ideal del "amor libre", la educación laica, etc.


El triunfo electoral de la derecha y la formación del gobierno entre radicales y la CEDA produjo un cambio de rumbo en la política de costumbres de la vida española, lo que supuso una radicalización de la relación entre las fuerzas políticas, que culminó con el golpe de Estado de la llamada "revolución de Asturias", organizada por socialistas, comunistas, anarquistas y sindicatos de izquierda, que determinó una ruptura en el arco constitucional, debido a los desmanes del la rebelión y la represión subsiguiente, con el encarcelamiento de los principales lideres de la izquierda española.


La extralimitación producida en las costumbres españolas, a partir del gobierno de centroderecha fueron poco moderándose, si bien la debilidad del régimen, tras la fracasada revuelta de la izquierda en Asturias - Sánchez Albornoz declaró que aquella revuelta supuso la muerte de la II República y el comienzo de la guerra civil en España - había cancelado toda posibilidad de recuperación de una convivencia en paz entre los españoles. Se preparaba, por ambos lados, la revolución que se inicio el 18 de julio de 1936.

Las elecciones del 16 de febrero de 1936 certificó la suerte de España con un carácter pre-marxista que aventuraba una carrera frenética hacia la revolución, preconizada tanto por comunistas como por socialistas, constituidos con los anarquistas en lo que se llamó Frente Popular. Su repercusión en la vida social española fue de inmediato muy profunda, pues aumentó la violencia, la persecución y el crimen hacia los grupos de la derecha, como fue el encarcelamiento sin proceso de los líderes falangistas, el asesinato de Calvo Sotelo, líder de la oposición política y la preparación del alzamiento militar, que sobrevino el 18 de julio, dirigido por Francisco Franco, capitán General de Canarias.

. . .

El reflejo en la vida cultural de la nueva situación política se percibe a partir de las reacciones que tuvo la muerte de Ramón del Valle Inclán, el primero de los grandes monstruos del 98 que desaparece, y del que se aprovechan de su obra sus "cuadros esperpénticos", refiriéndolos a la España tradicional.

. . .

Miguel de Unamuno, una de las cumbres del pensamiento español de todos los tiempos, se acerca a la Falange, que hace patente en un encuentro con José Antonio en Salamanca, y que se refuerza con su adhesión al alzamiento del 18 de Julio. (Ver Anecdotario)

. . .

Jardiel Poncela brilla con su teatro, especialmente con la obra "Morirse es un error" y abre una línea de humor nuevo en el marco la literatura española, que va a consolidarse en los grupos que escriben en "La Ametralladora" y posteriormente en su continuadora "La Codorniz", en la que van a brillar las plumas de Mihura, Herreros, Tono, etc.

. . .

Quintero y Guillén triunfan con un teatro folklórico en "Mi hermana Concha". Y en teatro de "revista" triunfan Celia Gámez, Laura Pinillos, etc. El cine recoge la tradición folklórica de la canción andaluza, con "Morena Clara" y otras del género flamenco de la "copla".



Los toros en España se abrían a los diestros mejicanos mediante un acuerdo bilateral mutuamente provechoso, lo que permitió admirar a figuras como Armillita, Garza, el Soldado, que alternaban corridas con Marcial Lalanda,, Bienvenida, Ortega... Este último abucheado por su adscripción política a la derecha, pero admirado por su arte y su valor inigualable.


. . .

El fútbol encabeza el gran despegue del deporte en España, a partir de los grandes mitos internacionales como Zamora, Quincoces, Regueiro, Alcántara, etc. que dotan de popularidad mundial a equipos como el Real Madrid, C. Barcelona, Valencia, Atlético de Bilbao, etc.

. . .

Barcelona convoca y celebra la "Olimpiada roja" en respuesta a la "Olimpiada fascista" de Berlín. Política y Deporte comenzaban a encontrarse en una pugna que todavía hoy, lamentablemente, no ha desaparecido.

. . .

La vida era fácil y barata, según para quienes, sobre todo en las ciudades. En Madrid se podía comer - en lugares elegantes como Lhardy y el Buffet italiano por diez pesetas , y en Barcelona, en el Glaciar y en el Pinalado, por la misma cifra, mas o menos -.

. . .

Con un sueldo de 300 pesetas se podía pagar un piso de 50 pts al mes. Comprar un traje por 80 pesetas. Y la cesta de la compra no sobrepasada las cuatro pesetas diarias de una familia media.

 

Los jornales industriales estaban a unas 200 pesetas al mes y algo mas , los de los obreros especializados, si bien habían miles de braceros con sueldos de hambre, pues en el campo el salario mínimo estaba en cuatro pesetas al día aunque en muchas zonas solamente se pagaba una pesetas. El paro era, según las estadísticas mas fiables en unos 700.000 personas.

. . .

Comenzaba la guerra de siglas, como las de la CNT, UGT, FAI, UHP, FE, JSU, JAP, SEU, FUE, PSUC, UME, POUM...Otras escondían significados políticos diversos, como VERDE (Viva el rey de España) o CAFÉ (Camaradas, Arriba Falange Española)

. . .

La vida cotidiana durante los días del Alzamiento tuvo que plegarse, en ambas zonas, a los resultados que en cada lugar tuvo la insurgencia. En general, se produjo un aire de fiesta bélica, un cierto clima de euforia, sobre todo en donde triunfo , como en Sevilla, Marruecos, todo el norte nacionalista, especialmente en las ciudades de Sevilla, Burgos, Pamplona, Valladolid, Salamanca... y Galicia, Canarias, Aragón, Baleares, etc.

. . .

Los altavoces hacían sonar marchas triunfales como "Los voluntarios", "El novio de la muerte", "Ardor guerrero", etc. y la gente lucía en su atuendo emblemas, escapularios, banderas y siglas de su grupo de pertenencia.

. . .

En el Norte, se popularizaron enseguida el himno de la Comunión Tradicionalista, el "Oriamendi", y el Centro y al Sur, el "Cara al Sol", himno de la Falange, que sirvieron de pórtico a las constantes manifestaciones y ceremoniales organizados en la retaguardia para conmemorar victoria o rendir honores.

. . .

En la zona nacional se organizaron suscripciones y encuestas de recogida de dinero, alimentos, joyas, medicinas y ayudas diversas para los combatientes y necesitados. En cada provincia se pretendía adquirir un avión para la causa nacional que llevara el nombre de la misma.

. . .

En los primeros meses de la contienda una de las frases mas repetida en ambas zonas era la de que "la pelota estaba todavía en el tejado", para significar que aun no se sabía quien podía triunfar aquella contienda. Una frase que naturalmente sólo se hacia entre gente de confianza y en lugar apartado, para "evitar complicaciones."

. . .

Una de las medidas mas espectaculares fue la requisa de todos los automóviles y vehículos de todo tipo para el Ejército, lo que posibilitó dotar de gran movilidad a las unidades combatientes.

. . .

Fue notoria la auto-extinción de asociaciones y entrega de sus remanentes de caja al gobierno antes de que se decretara la supresión de todos los partidos y asociaciones que no colaboraran con la causa nacional. Entre ellas, se cerraron asociaciones como las de conductores de automóviles, de socorros mutuos, etc. que nada tenían que ver con la política o la contienda.

. . .

La entrega de oro, especialmente las arras y alianzas especialmente, joyas, dinero, etc. que llegó a formar una masa de capital que superaba las 30.000 libras esterlinas de la época.

La donaciones de todo tipo se mantuvieron durante toda la guerra, lo que contribuyó a financiar el gasto de la contienda y con el sobrante - lo que se conoce como el "tesoro de la Falange", en su mayor procedente de donativos de las Falanges de Hispanoamérica y Filipinas - se utilizó para construir el Valle de los Caídos.

. . .

Los cines funcionaron normalmente durante todo el tiempo de la guerra en ambas zonas. En la zona nacional, destacaban las de carácter costumbristas y cómicas, como "Nobleza baturra", "Mares de China", "La hija de Juan Simón" y otras en línea con las de exaltación de la copla española, como "Morena Clara". Un gran éxito tuvo en zona nacional "La bandera", de Divivier, y , en zona republicana, "El acorazado Potenkin", de S. Eisenstein.

. . .

Fleta y Sagi Vela ofrecieron conciertos en zona nacional, auténticos festivales de la canción a favor de la causa en marcha, que atrajeron concurrencias multitudinarias.

. . .

Se produjo en todos los partidos de ambas zonas afiliaciones masivas y el uso de distintivos y atributos de identificación política, como consecuencia de la atmósfera y también del interés de muchos de mostrar su adscripción por uno u otro bando.

. . .

Muy curioso el "Decálogo sanitario del falangista", que recoge Abella en su "La vida cotidiana durante la guerra civil (Planeta, Barcelona, 1976), que indicaba:

Come lo que tus jefes te proporcionen porque es sano y conveniente.
Si puedes hacerlo, no bebas otra agua que aquella de cuya higiénica procedencia tengas seguridad.
Abstente de mariscos, escabeche, helados y otros alimentos que por su calidad, alteración fácil por el calor en horas intempestivas de tomarlo, puedan perjudicarte.
Prefiere las bebidas calientes a las frías. Aun cuando haga calor calmará mejor tu sed y no te hará daño.
Cuida tu boca enjuagándote y gargarizando tres veces al día con agua y unas gotas de Licor del Polo o Listerine.
Introduce en tu nariz mañana y noche un poco de pomada antiséptica o gomenolada.
Si tu médico o tu jefe te ordenan toma un sello de quinina antes de comer, obedécelo.
Lávate todos los días y si el servicio que prestas no te lo impide, toma una ducha o báñate.
Cuídate la cabeza friccionándola todos los días y lleva el pelo corto.
Para estar fuerte dedica al reposo con preferencia todo lo demás las horas que no tengas servicio. España te necesita.

. . .

Al estallar el Alzamiento, a cuantos se adscriben a las milicias de la izquierda se les abonaba un sueldo de 10 pesetas diarias mas manutención y ropa, lo que correspondía en la zona nacional al sueldo del capitán del ejército. (A los brigadistas internacionales, el estipendio era de doce ptas.) Este fue uno de los motivos del éxito en el reclutamiento de milicianos, y el número de desocupados que no tenían otra salida que alistarse para combatir. En la zona nacional, por todo concepto, (alimentación, ropa y "sobras"), la asignación era de tres ptas.).

. . .

El saludo brazo en alto era una obligación impuesta en multitud de ocasiones: al comenzar los partidos de fútbol, en las sesiones de cine, al pasar la bandera. Existía una gama de saludos, desde el que formaba un ángulo recto con el cuerpo, el brazo encogido, la mano extendida sin levantar el brazo... la mayor o menos rigidez que se diera a este saludo, dependía de identificación con el régimen.

. . .

Rafael Abella recoge en su libro el siguiente slogan: "Jóvenes de España: o castrenses o castrados", cuando se necesitaban combatientes y no se conseguían por los medios de la propaganda, ni las marchas militares ni los uniformes.

. . .

La ética pública era una constante en la retaguardia, y así se fustigó a las recomendaciones, las subidas de los precios y, especialmente, el enchufismo, que era una forma de eludir ir al frente. Se persiguieron estas prácticas hasta donde se pudo con multas y sanciones, sin poderse evitar que se produjeran a un lado y a otro.

. . .

Una de las disposiciones mas curiosas fue la del "plato único", con el fin de ahorrar alimentos que pudieran destinarse a los combatientes o a los más necesitados - por lo general, las viudas y huérfanos producidos por la misma guerra, para lo que se creo el Auxilio Social - y que, naturalmente, solamente pudo llevarse a cabo en los establecimientos públicos.

. . .

"El día sin postre", "El día sin cigarro" y otras disposiciones buscaban, como otras tantas medidas, economizar el consumo con el objetivo de poder extender a toda la población los bienes mas necesarios. Incluso, en algunas ocasiones de "bombardeó" con panes a la población de Madrid y de algunas otras poblaciones.

. . .

El cambio de los nombres de calles y plazas fue, como lo ha sido posteriormente, una práctica común en casi todas las ciudades, en las que se suprimieron los nombres de Constitución, Libertad, República, 14 de Abril, etc., para dar paso a los nombres de Franco, José Antonio, Alcázar, 18 de Julio, Onésimo Redondo, Mola, etc.

. . .

El cierre de cabarets y cafés cantantes fue decretado en ciertas zonas, preferentemente en el Norte y el Centro. Sin embargo, en el Sur, no solo no fueron suprimidos, sino impulsados como un factor de alegría para la retaguardia y signo de confianza en la victoria.

. . .

Unamuno, tras los incidentes que se produjeron con Millán Astray en la Universidad de Salamanca fue cesado como rector de la misma. Anteriormente lo había sido por decreto de la Republica. Fue seguramente el único español que fue cesado por los dos bandos. Tanto Unamuno como Millan Astray salieron amigos de la universidad aquel día, quedando en volver a ver en otro momento.

. . .

Al definir al turista, García Serrano, en su "Diccionario para un macuto", cuenta que alguien una vez le dijo: -"Ahora estoy de turista en un Cuartel General, y es una maravilla. Veo la guerra como un cuadro, igual que en la galería de las batallas de El Escorial, como el cajón de arena. El hecho de que nos ase la artillería o nos defequen los bueyes, es lo de menos. La trinchera es peor".

. . .

En relación con los corresponsales de la prensa extranjera, García Serrano dice: "En una guerra se quema mucha pólvora y se derrama mucha sangre, pero también se consumen ríos de tinta y de celuloide emulsionado. Desde el famoso Reynolds Packard a Ebba Münck, desde Barcini a Monelli, desde Sandro Sandri a Correia Marues, la flor y nata del periodismo universal cayó sobre Burgos, Salamanca y Sevilla. Al otro lado también fue gente muy buena. Un sujeto que estuvo en ambos bandos, Arthur Koestler, cuyo camino de Damasco, si es que lo hay, pasa por España, destaca en zona roja a dos periodistas extraordinarios:Malraux y Hemmingway. Malraux es ahora una pobre especie de ministro de derechas, para cuyo viaje no necesitaba alforjas. Hemmingway, que en la paz del Señor espera la resurrección de la carne seguro para volver a las riberas del Iratí. También comprendió buena parte de sus errores. El tercer grande se llamaba Miguel Koltsov, corresponsal de Pravda. En 1942, Stalin le aplicó la máxima censura. Esto es, le purgó de un tiro en la nuca que, entre comunistas, es una especie de ejercicio crítico. Koltsov cuenta en su "Diario de guerra" su participación activa en el asedio del Alcázar".

. . .

Una de las instituciones más célebres de la retaguardia era las madrinas de guerra. "Las mejores madrinas - escribe G.S. - se encontraba en los alrededores de las novias de los amigos y también en las extranjeras entusiastas. Uno podía pedir madrina a través de cualquier periódico, pero hubo un semanario que fue como el Boletín Oficial de los madrinazgos: Domingo, que entonces se editaba en San Sebastián. Tomar madrina de las listas de "La Ametralladora", un semanario de humor que dirigía Miguel Mihura y en el que Tono era la estrella, era correr el riesgo de mantener una activa correspondencia con un guasón de alguna unidad vecina o con un barbado humorista de la retaguardia".

. . .

Durante la II República se instituye el divorcio y la familia sufre una de las mayores agresiones, a través de la propaganda y la información permanentemente centradas sobre la institución familiar, mayoritariamente rurales y tradicionales.

. . .

Muchos de los divorcios fueron posteriormente anulados en la zona nacional, creando situaciones familiares terribles, al tener que celebrarse nuevas bodas entre divorciados, con lo que tuvieron que legalizar todas las parejas desarticuladas anteriormente.

. . .

La religión fue reemplazada en la zona republicana por un laicado violento, con manifestaciones violentas, como quema de iglesias y conventos, persecución, supresión de la enseñanza religiosa, expulsión de la Compañía de Jesús, etc.

. . .

La familia supeditaba el papel de la mujer a la preponderancia de la función del hombre, a pesar de los esfuerzos de la República por conseguir la igualdad entre los sexos, aunque la libertad de prensa se concreto en la libertad de la pornografía, con lo que el papel de la mujer quedó profundamente degradada.

. . .


vieja guardia

Expresión napoleónica referida a la corte de vanguardia del emperador, que se aplicó a los fundadores con José Antonio de la primitiva Falange. Tuvieron siempre el reconocimiento de todo el colectivo azul y, al principio, de toda la zona nacional combatiente. Pero pronto empezaron a considerarse un peso muerto, a la hora de confiarles el protagonismo político que merecían por su sacrificio y aportación al Alzamiento. Es el historiador Payne quien señala con acierto esa preterición de los, también llamados "camisas viejas", al referirse a su posición en la escena política:

"La Vieja Guardia de la Falange, aunque disponía de algunos puestos en el Consejo Nacional, fue prácticamente eliminada de sus puestos de responsabilidad. De los nueve miembros de la Junta Política, solo Ridruejo era un autentico "vieja guardia", los ocho puestos restantes se distribuían así: 2 monárquicos (Areilza y Mayalde); dos renegados (¿) del carlismo (Estaban Bilbao y Oriol); dos falangistas (Alfaro y Miguel Primo de Rivera) y dos oportunistas" ( Carceller y Blas Pérez)" (Sanley Payne, "Falange...", pág. 169).

vigencia de la Falange

"Falange Española no se ha consolidado en cosa duradera.- No se ha consolidado en cosa duradera, pero ha calado tan hondo en la conciencia del pueblo que Miguel Primo de Rivera y Urquijo ha podido escribir con verdad no inspirada por el color de la sangre, sino exigida por la auscultación sociológica, que:

"La Falange, el espíritu de José Antonio, la levadura de las verdades, está en el pueblo, está en la conciencia popular, ha calado en el subsuelo de España de una manera profunda y estremecedora".

La gasificación de la Falange es una comprobación jurídica que pugna con la compenetración exigencial de su ideario en el sufrido y paciente pueblo español. Lo cual - dicho sea de paso - es una de las pruebas mas convincentes de su perdurabilidad en la conciencia y en la reviviscencia política. Y es que, como ha escrito G. Volpe, "Lo esencial es que el espíritu de la Falange se transfunda a las nuevas generaciones y las incite hacia la obra bien hecha". (B Nellessen, "La revoluzione proibita", pág 111).

vigil álvarez, francisco

(1932-1994) Abogado y economista. Fue jefe del SEU de Barcelona y Jefe del Departamento Nacional de Formación Política de Juventudes y primer director del Foro Nacional de la Juventud celebrado en la Universidad Maria Cristina de El Escorial. Fundador de la publicación "Andamios para las ideas". Director de diversas empresas privadas. Sobre José Antonio dejo estas palabras:

"Sentido de la anticipación.- Realmente, el pensamiento de José Antonio ha evolucionado muy poco en su esencia filosófica. Pese a ello, no se puede negar que hay en él, todavía, mucho de válido, debido más que a una evolución, al auténtico sentido de anticipación que le caracterizó. La doctrina de José Antonio ha tenido más exégetas y apologistas que verdaderos discípulos capaces de continuar, recreando, su obra, en una tarea de adecuación a los nuevos tiempos.

El mayor peligro que corre la Falange para su pervivencias es el inmovilismos ideológico. José Antonio fundó la Falange como una ideología abierta y cambiante - bástenos ver su evolución entre los años 35 y 36 -fundamentada en una creencia -respeto a los valores innegables del hombre, entrega al servicio de la Patria como tarea colectiva y lucha ardorosa por la implantación de la justicia - y proyectada a una realidad histórica - nuestro tiempo acelerado -. El nos lo señaló claramente, al dejarnos dicho que cada pueblo, cada época, necesita de la palabra exacta, capaz de movilizarlo en un momento dado". (Citado por Aguinaga y G. Navarro op.cit.p. 507)


vigón, jorge

(1893 -1978) ex - Ministro de Obras Públicas.

"Su muerte significó un cambio total para la política española.- Era un hombre extraordinariamente atractivo, que era el secreto de su personalidad. A los chicos les atraía. Hablaba muy bien. Y decía cosas. Era amable, benévolo. De extraordinarias condiciones humanos.
Muy lanzado y reflexivo. Hacia las cosas con medida y tino. Esas cosas espectaculares de los entierros las medía al milímetro. Y en las Cortes, cuando tuvo alguna de esas grescas fenomenales, creo que a Indalecio Prieto le tiró un vaso y saltó por encima de los bancos a buscarlo. Tenía mas temperamento militar que todos sus familiares.

Creo que, en la vida política española, su muerte significó un cambio total. Probablemente, José Antonio, viviendo, le hubiera dado al Movimiento un sentido mucho más, digamos, europeo." (Citado por Aguinaga y G. Navarro op .cit. p. 508.).

vilar, pierre

Frontignan, Hérault, Francia, 1906. Historiador y escritor.

"El joven jefe tiene prestigio.- La "Falange" de José Antonio Primo de Rivera…nació entre pequeños grupos monárquicos, convencido por la critica de la dictadura de 1923, hecha por el propio hijo del dictador. Este expuso su doctrina el 29 de octubre de 1933, en el teatro de la Comedia, de Madrid. "Ni derecha ni izquierda; ni capitalismo, ni socialismo; revolución en la manera de vivir, llamamiento al héroe. España se ha negado al capitalismo, a la Reforma, al liberalismo, y es capaz de dirigir la "revolución del siglo XX".

El llamamiento final es lírico y el joven jefe tiene prestigio; su recurso a la violencia está dentro de la tradición. No obstante, los republicanos se inquietan poco, puesto que el grupo es aún reducido y mirado con recelo por la derecha tradicional" (Historia de España". Librerie Espagnole. París, 1971, pp. 131-132)

villarcorta, juan carlos

(1914) Periodista

"Humanidad auténtica.- Hay en su testamente una ratificación de fe en la vieja doctrina; pero hay también en él una sustancia personal e íntima que revela una humanidad auténtica. José Antonio escribe con dolor, pero es el suyo un dolor decoroso, espiritual. Se exacerba en ese concreto momento de la vida de José Antonio una fidelidad casi mística a las personas y a las cosas que le son próximas y su consuelo se nutre de resignación cristiana". (Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit.p. 510)

viñolas, manuel augusto

Poeta, escritor y político. Director del Departamento de Guerra de la Dirección General de Prensa y Propaganda. Fue director a su vez de numerosos documentales durante la guerra (Consultar descriptor "Cine de la Falange").

A José Antonio Primo de Rivera

"Este que veis en piedra recogido,
precoz halago de una tierra fría,
prolongó por banderas de alegría
la recia forma que ganó al olvido.

Su amorosa señal cifró el sentido
que ordena la dispersa valentía
y El ocupó la muerte que venía
sobre su patria con el sueño herido.

No le niega la noche, que aventura
más alta luz al reino de su altura,
ésta, inflamada voz que la convierte.

Y, rendida en el aire la frontera,
triunfe, Señor, del llanto, su bandera
que nos da la distancia de la muerte".

(De "La Corona de sonetos en honor de José Antonio". Fuerza Nueva Editorial, Granada, 1975)


veintisiete Puntos

Síntesis doctrinal de la Falange Española de las JONS, formulada poco después de la fusión de FE con JONS. Los 27 Puntos eran una respuesta - propuesta al escenario creado por la pseudodemocracia de la II República, que falseó todos los postulados de su Constitución desde el propio 14 de Abril de 1931, fecha de su proclamación. Efectivamente, aquella fue una ocasión malograda mas de la historia de España, en la que se sucedieron toda clases de desmanes y violencias, que culminó con el golpe de estado de 1934, la Revolución de Asturias, perpetrado por las izquierdas marxistas y anarquistas, tratando de emular a la revolución de octubre en Rusia, y que tuvo como colofón el levantamiento nacional del 18 de julio de 1936.

(Esta Norma Programática de la Falange se recoge en cada uno de los epígrafes correspondientes a su contenido a lo largo de esta obra, para facilitar su relación contextual)

violencia

Se entiende por violencia la agresión al adversario, en forma de instinto que invade la conducta de un grupo o un individuo, que en política se emplea para conquistar el poder. No hay que confundir la violencia con la legitima defensa, que es cuando se repele la violencia del contrario para poder ejercer los derechos fundamentales.

La violencia es justa cuando se legitima por el Estado democrático, a través de la policía y el ejercito en defensa del orden, la seguridad y la paz. Es injusta cuando se ejerce por grupos extralegales y en defensa de intereses privados o de una parte. El terrorismo como medio para alcanzar el poder representa el retorno a la barbarie en la sociedad civilizada. La Historia esta llena de personajes y grupos que han utilizado la violencia sin limite ni justificación alguna, de forma indiscriminada.

Algunos autores consideran que existe una violencia estructural, no física, que determina una opresión ilegitima, en forma de supresión de derechos, o de violencia moral, en forma de censura; violencia laboral, con presión o supresión de los derechos de los trabajadores, etc.

. . .

"José Antonio plantea ante Luca de Tena la necesaria diferencia que debe establecerse entre lo puramente accidental o táctico, de lo esencial, y si bien está dispuesto a aceptar que en algún momento de su parábola el fascismo ha utilizado la violencia, no por eso deja de reconocer que la apelación a la violencia - en cuya factura tanto tuvo que ver el genio de Sorel - fue una exigencia histórica" (Vicente Gonzalo Massot ob. cit. p. 99).

. . .

El Nacionalsindicalismo condena la violencia como instrumento de lucha política. Con mayor razón condena totalmente el terrorismo.

El Nacionalsindicalismo. reivindica para si para los demás la autodefensa contra loa violencia despiadada de los demás, cuando constituye un grave peligro inmediato, según los principios universales del hombre.

El Nacionalsindicalismo con viril firmeza y realística conciencia, funda su lucha sobre la fuerza de las ideas, sobre la fe y la tenacidad de los militantes.

. . .


"La violencia es el elemento esencial de la guerra, de la sedición, de la subversión, de la insurrección y de la guerra civil. Lo que sucede es que en la guerra entre naciones la violencia es de distinto carácter que en la sedición, aunque la intensidad no admita esos grados. En la moderna terminología, la guerra es considerada como una violencia interna. Si la hipótesis futurista de los soñadores se cumpliera y la sociedad internacional adquiriera algún día los caracteres y notas que competen a una sociedad perfecta, la guerra entre naciones sería entonces una verdadera sedición". (...) "Que la violencia no constituía una nota temperamental de José Antonio, o una norma programática de su ideal sino un "monumento" de la dialéctica política, pienso que no merece detenimiento argumental. La irritabilidad de que se acusa a las cartas de despedida, nada tiene que ver con la violencia como actitud meditada o como virtual, sino como reconocimiento de una delicada y profunda autognosía de las horas que preceden a la muerte". (A. Muñoz Alonso op. cit. p. 349).


"Contra lo que puede suponerse, el Marqués de Estella no echó en saco roto la violencia hecha por el fascismo o la libertad de las personas, aunque como precisara en una carta a Julián Pemartín: por qué escandalizarse si la guillotina liberal "del 93 tiene a su cargo muchas más muertes que Mussolini y Hitler juntos". El juicio, expuesto en 1933, contiene parte de verdad. Efectivamente, los revolucionarios franceses harían correr sangre a torrentes, inaugurando el moderno terrorismo de Estado, pero de ahí a tenerlos por liberales media demasiada distancia. Si la enunciación trastabilla en este sentido, en lo que hace al fascismo - que es cuanto más interesa de momento -la aseveración de José Antonio sigue manteniendo plena vigencia. Comparando con las técnicas de destrucción del Estado soviético o camboyano -por citar tan solo dos ejemplos - el aceite de ricino y los apaleamientos callejeros son expedientes infantiles". (V. ob.cit p. 100 - 101.).

. . .

"La violencia como problema y "como solución" es tan antiguo como el género humano y se encuentra ilustrado con ejemplos en los libros sagrados y profanos. Platón - en lo que atañe al mundo griego -d dedicó páginas del "Georgias" y de "La República" (I.I y VIII) al tema y no encuentra descaso en ningún siglo. Por lo común, la cuestión salto siempre suscitado por la probabilidad, legitimidad y hasta forzosidad de defenderse de la tiranía, no ya de la tiranía de la usurpación por carencia de título sino de la de ejercicio, como gobierno despótico y opresivo de los ciudadanos o violador de los más elementales derechos humanos. El Padre Mariana es un clásico en el estudio del tema y la Escolástica española del siglo XVI se complace en la cuestión. Para una introducción elemental sobre el tema y una bibliografía esencial pueden consultarse las voces "Tiranía", "Tiranicidio", "Revolución" y "Violencia", en la Enciclopedia de Gallarate. La cita de Maquiavelo es inevitable, tanto en "El Príncipe" (cap. 6 y 8) como en "Los Discursos" (I.35). Un lúcido resumen del tema en Friedrich "El hombre y el gobierno" cap. XXXIV p. 675 - 698. Veáse los estudios de la XIX Semana de Intelectuales Católicos (Paris, i-7 de febrero de 1967. Son 7 capitulos, con 22 intervenciones. En ninguna de ellas se apuntan soluciones nuevas (Varios "La violence...")". (A. M. Alonso, ob. cit. P. 352).

"Mientras ocurría la huelga, el 10 de junio de 1934, hubo un enfrentamiento en Madrid entre falangistas y socialistas a orillas del Manzanares. Resultó muerto Juan Cuellar, hijo de un policía. Su cadáver irreconocible fue visto por José Antonio, Julio, Ansaldo y Raimundo, que acudieron al lugar de los hechos.

Aquel fue el momento, dice Ximénez de Sandoval, en que J.A. "se resignó" a que la Falange dejara de ser angelical. Ansaldo y Groizart, jefe de milicias, se encargaron de organizar la represalia ese mismo domingo. Al atardecer, en las inmediaciones de la calle Cardenal Cisneros esperan en un automóvil el regreso de los excursionistas socialistas. Disparan y cayeron los hermanos Rico: Juanita Rico murió y dos chicos quedaron heridos en las piernas. La figura de Juanita Rico fue ensalzada en "Mundo obrero" y en "Claridad", además de cantarla plumas como las de Zozaya, Castrovido, Luis Tapia y Alberti". (Carlos Arce op. cit. p.223 - 224)

"La brevedad en el plazo de la acción lleva consigo el tercero de los componentes antes señalados en la actitud revolucionaria: la violencia. No podría darse término rápido a una obra histórica sin vulnerar violentamente las resistencias que se oponen a ella. Esta avidez de acción violenta asienta en los más escondidos entresijos de la instintividad humana: el instinto que Freud llamaba de agresión, por ejemplo. El problema está en aunar este regusto hondo y vital propio de la acción violenta con la norma y con la justicia. Este supuesto, la violencia justa y normativa tiene para el hombre que la ejecuta el valor de una purificación, es casi una "catarsis", en el sentido helénico de la palabra; y el equivalente sobrenatural y modelo último de la violencia justo será siempre la violenta acción de Cristo contra los mercaderes del templo: "Derribó las mesas de los cambistas", dice de una vez para siempre San Marcos. Hay ocasiones - parodias aberrantes de esta violencia justificada y aún santificada - en que la pura violencia, sin contar con su motivo justificador, se le aparece al hombre como una especia de medio salvador, una "vox Dei"; acaso sea este último sentido de "fortiter" de Lutero. Desde luego, en Sorel aparece la violencia como algo valioso en sí, con virtualidad histórica anterior a su concreción bajo especies de lucha de clases. "..." El nacionalsindicalismo, sin caer en derivaciones seudorreligiosas, sabe bien el valor cristiano de la violencia justa, y exige una acción violenta al servicio de la justicia social y de la justicia nacional. Y, en más alto término, de la justicia cristiana". (Pedro Laín Entralgo "Los valores morales del nacionalsindicalismo" Editora Nacional. Madrid, 1941 p. 39).

. . .

"José Antonio anunció a la prensa que la expulsión de Ledesma como la de Ansaldo el verano anterior, y de seguidores había limpiado al partido de quienes mancillaban el nombre del mismo con actividades criminales. Según la cita un reportero: "F.E. está enhorabuena. Yo le aseguro a usted que todas estas acciones punibles que caían de lleno en el plano de la mas vulgar delincuencia, y en las que luego aparecían como afiliados a nuestros organismos, no volverán a repetirse porque en esta última depuración nos hemos limpiado de todos aquellos elementos que pretendían dar a nuestro Movimiento, que debe tener un carácter y un sentido ascético, poético y castrense, un matiz turbio de delincuencia y de hampa". (Stanley G. Payne, ob cit. 215)

. . .

"Iba y venía el señor Largo Caballero anunciando la dictadura del proletariado como un remedio para los males de España, es decir el separatismo de los socialistas. Se descubrían armas en escondites, tan pronto en cuevas fascistas como en guardillas socialistas. El 11 de julio e 1934, en la cueva de una casa donde se había celebrado un mitin fascistas, halló la policía bombas y gases asfixiantes. Se detuvo a don José Antonio Primo de Rivera, y se le sometió a proceso pues de haber obtenido el debido suplicatorio que las Cortes, entiéndase bien las Cortes dominadas por la combinación Lerroux - Gil Robles aprobaron". (Salvador de Madariaga, ob. cit. p. 521).

. . .

"La Glorieta de Cuatro Caminos era una especie de Plaza de Cibeles proletaria. Tenía en el centro una fuente de rocas artificiales y un Sanatorio para obreros al fondo, que recordaba el edificio de Correos. Campaneando, entró una ambulancia de la Cruz Roja. Y se acercó a Pedro, Campillo.
 

- Hoy va a haber "hule".
- Pedro estaba tranquilo.
Empezaron a vocear los periódicos.
- "FE" ¡periódico de Falange Española!
Y era terrible escuchar aquellas voces juveniles, en el silencio hostil de "mono azul" sindicalistas de la Glorieta.
Llegó Jaime Foxá con sus escuadras. Venía de Tetuán de las Victorias, la ciudad sagrada del marxismo.
- Chico, la que hemos armado en las calle Jaén y Dulcinea.
Los obreros de Peña-Labra se decidieron. Vocearon sus periódicos retadores.
- ¡"Mundo Obrero", contra la canalla fascista!
Entonces Pedro Otaño tocó un pito.
- ¡A ellos camaradas!
Brillaron las porras blancas. Se adaptaba, flexibles, al golpear las cabezas, levantando verdugones amoratados. Gritos, carreras, y una desbandada con gorros, bufandas y los paquetes abiertos de los periódicos.
- ¡A ese, que me ha mordido la oreja!
Y Alfredo López enseñaba el lóbulo ensangrentado.
- Ya te puedes poner pendientes. (Agustín de Foxá "Madrid de corte a checa" Librería Internacional. San Sebastián, 1938. p. 175)

. . .

"Miles de miembros de la J.A.P. (Juventud Acción Popular) y de otros partidos de derechas pidieron el ingreso en la Falange. La estrategia de la violencia se imponía y F.E. de las J.O.N.S. contaba con el tipo de estructura paramilitar y de organización adecuadas para protagonizarlas" (Joan María Thomás "Lo que fue la Falange". Ed. Plaza y Janés. Barcelona, 1999. P. 59).

. . .

"Ya en el verano de 1933, la UGT y el ala izquierda del PSOE empezaron a hablar vagamente de una revolución violenta en España, antes aun de que el principal partido fascistas se fundara. Cabe añadir que esta fue, desde un principio, la posición del Partido Comunista español. En 1932 los anarcosindicalistas de la FAI-CNT había hecho dos intentos de insurrección revolucionaria y un tercero en diciembre ce 1933 "todos ellos abortados", apenas un mes después de la creación de la Falange". (Stanley G. Payne. Ob. cit. p. 190)

. . .

Frases sobre la violencia en la España de los años 30:

- "Sí es preciso verter sangre, debe verterse" (Indalecio Prieto)
- "Antes que una República en manos de fascistas o monárquicos, preferimos cualquier catástrofe aunque nos toque derramar sangre (Manuel Azaña)
- "No os diferenciaremos en nada de los comunistas" (Largo Caballero)
- "La dialéctica de los puños y las pistolas" (José Antonio)
(Arnaud Imatz ob. cit. p. 13)

. . .

Informe de Azaña al Parlamento:

"Hoy han quemado en Yecla: 7 iglesias, 6 casas, todos los centros políticos de derecha y el Registro de la Propiedad. A media tarde, incendio en Albacete y Almansa. Ayer, motín y asesinatos en Jumilla. El sábado, Logroño; el viernes, en Madrid queman tres iglesias. El jueves y el miércoles, Vallecas... Han apaleado a un comandante, vestido de uniforme, que no hacía nada. En Ferrol, a dos oficiales de Artilleria; en Logroño acorralan y encierran a un general y cuatro oficiales (...). Creo que van mas de doscientos muertos y heridos desde que se formó el Gobierno, y he perdido la cuenta de las poblaciones en que han quemado iglesias. Solo ha pasado un mes desde las elecciones (16 de febrero de 1936)" (Pio Moa, "Los mitos del a guerra civil". La esfera.... Madrid, 2002, p. 13).

. . .

"... con más veracidad aclara Tagüeña, dirigente juvenil marxista por entonces: "Las calles se ensangrentaban con motivo de la venta de "FE", órgano de Falange Española, ya que grupos armados socialistas estaban dispuestos a impedirlo. Hubo algunas represalias (...) pero los falangistas llevaron, al principio, la peor parte. De esta forma peculiar lo expresa J.L. Rodríguez:"La venta de "FE" condujo a enfrentamientos con las milicias de la izquierda y la debilidad numérica de los fascistas ocasionó a éstos varios muertos" (...) El PSOE "en pie de guerra", incitaba a formar "grupos de choque", y en su prensa abundaban expresiones como "El proletariado marcha a la guerra civil con ánimo firme", "La guerra civil está a punto de estallar sin que nada pueda detenerla", "Los obreros pierden las ilusiones democráticas, no con retórica". (Pío Moa, ob. cit. p.123).

. . .

"La última y convulsa ronda de actos violentos comenzó en Madrid el 2 de julio (1936), cuando un grupo de pistoleros de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) abrió fuego en un bar frecuentado por falangistas, asesinando a dos estudiantes de Falange así como a un tercer cliente. La noche siguiente, los pistoleros falangistas dispararon sobre un grupo de trabajadores a la salida de una Casa del Pueblo próximo, causando la muerte a dos obreros de UGT e hiriendo de gravedad a otros. Dos días más tarde se descubrieron dos cadáveres a las afueras de la ciudad: el primero fue identificado como el de une estudiante de 18 años, hijo de un empresario de la localidad no oficialmente falangista, pero amigo de falangistas, que era evidente había sido mantenido como prisionero varios días y después se le había disparado. El segundo correspondía a un oficial de infantería retirado, de 30 años que o bien era miembro de Falange o bien uno de sus simpatizantes, y a quien se había secuestrado y apuñalado 33 veces. Como era habitual, el gobierno no respondió con una vigorosa búsqueda de los culpables sino arrestando a mas falangistas, como si estos fuera responsables del asesinato de sus propios compañeros y simpatizantes; en los tresdías siguientes se anunció el arresto de 300 falangistas y derechistas tan solo en la provincia de Madrid, aunque, como siempre, no se detuvo a ningún socialista". (Stanley G. Payne" "El colapso de la República"."La Esfera..." , Madrid, 2005, pp 479-480).

. . .

"Una modalidad en el uso de la violencia es el "partisanismo", que encuentra en las guerrillas su forma expresiva. Cualquier concepción partisana de la violencia es radicalmente ajena al pensamiento de José Antonio. La dimensión moral de la violencia suele perderse en las guerrillas estabilizadas, y no es improbable que su exaltación y fomento estén favorecidas por potencias exteriores más poderosas, para inaugurar - Rusia sobre Cuba - o asegurar - Norteamérica sobre Hispanoamérica - su predominio colonizador. ¿no será éste el caso de Hispanoamérica?. Sin caer en las suspicacias mías, el tema ha sido estudiado por Carl Smichdtt en "Teoría del Partisano" (Madrid, 1966) y E. Lussu, ("Teoría della insurrezione", p. 13-20) (Citado como nota por A. M. Alonso, ob. cit. p. 351).

. . .

Advierte Massuh cuando, interpretando una frase del Manifiesto comunista:"La violencia es la partera de toda sociedad vieja preñada de una nueva", otorga a la violencia, en su alcance marxista, los títulos de "apocalíptica", arrasadora de un mundo viejo, "redentora", liberadora y humanizadora del hombre, y "creadora", puesto que engendra un orden nuevo". (Massuh, "La libertad y la violencia", p. 13) Buenos Aires, Ed. Sudamericana, 1968)

Falange, Socialismo, Represión, Dialéctica.

vivanco, luis felipe

(El Escorial, Madrid,1907- Madrid,1975) Arquitecto, escritor y poeta. Estudió la carrera de Arquitectura, que ejerció durante toda su vida. También estudio Filosofía y Letras, formando grupo con Luis Rosales y con los hermanos Juan y Leopoldo Panero. Sus tíos maternos, Rafael y José Bergamín, tuvieron importancia en esta doble dedicación: con el primero colaboró pronto en proyectos de arquitectura, y publicó sus primeros trabajos en la revista Cruz y Raya del segundo. Comenzó a escribir bajo la influencia de Machado, pasó al vanguardismo (hacia 1927, aunque solo publico esos poemas en 1958, con el titulo Memoria de la plata) para terminar en poeta amoroso y trascendente (antes de la guerra) y más religioso e intimista tras ese "tiempo de dolor"; su militancia en la guerra le llevo a una severa ausencia pública (y no sólo política) posterior. Fue crítico de arte, y además conferenciante y ensayista, especialmente con "Introducción a la poesía española contemporánea" (1957) y con "Moratín y la ilustración mágica" (1972). Sus principales obras poéticas: Cantos de Primavera (1936), Tiempo de dolor (1940), "Continuación de la vida! (1949), "El descampado" (1957), "Memoria de la plata" " (1958) Y en prosa: "Lecciones para el hijo" (1966) y "Prosas propicias" (1972) A José Antonio dedicó el siguiente poema:

"Torres de juventud cantan tu gloria..."

Será eterna en nosotros tu memoria
Y puesta en el dorado y alto asiento
Defenderás mejor tu patrio suelo.
Fernando de Herrera.

"José Antonio, mi voz acostumbrada
a renovar la duda en la alegría
tierna y secreta en el umbral del día,
también ha sido fiel a tu llamada.

Para alcanzar la cumbre deseada
quebrada ya su albor mi poesía,
cuando tu aroma coronó la mía
y tuve a España por tu voz ganada.

Privilegiando el cielo en la memoria
la forma de su clara mandamiento
tu abierto corazón cumple en la historia

Y mientras gime mi postrer lamento
torres de juventud cantan tu gloria
sobre la airada majestad del viento"

(De "La Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera". Jerarquía. Barcelona, 1939.)

vocación

"Yo fui de los que aspiraron a vivir en su celda. No sé de privilegio más atractivo que este de haber encontrado la vocación de haberse encontrado uno mismo. La mayor parte de los mortales viven como descaminados, aceptan su destino con resignación, pero no sin la secreta esperanza de eludirlo algún día. He visto a muchos hombres que en medio de las profesiones más apasionantes - como, por ejemplo, la magnífica, total, humana y profunda profesión militar - soñaban con escaparse un día, con hallar un portillo que les condujera a la tranquilidad burocrática o al ajetreo mercantil. Estas son gentes que viven un falsa existencia; una existencia que no era la que les estaba destinada. A veces siento pirandelliana angustia por la suerte de tantas auténticas vidas que sus protagonistas no vivieron, prendidos a una vida falsificada. Por eso miro en lo que vale el haber encontrado la vocación. Y sé que no hay aplausos que valgan, ni de lejos, lo que la pacífica alegría de sentirse acorde con la propia estrella. Sólo son felices los que saben que la luz que entra por su balcón cada mañana viene a iluminar la tarea justa que les está asignada en la armonía del mundo" (O.C. p. 451).

. . .

"Una generación que casi despertó a la inquietud española bajo el signo de Ortega y Gasset se ha impuesto a sí misma, también trágicamente, la misión de vertebrar a España. Muchos de los que se alistaron hubiesen preferido seguir, sin prisas ni arrebatos, .la vocación intelectual... Nuestro tiempo no da cuartel. Nos ha correspondido un destino de guerra en el que hay que dejarse sin regateo la piel y las entrañas. Por fidelidad a nuestro destino andamos de lugar en lugar soportando el rubor de las exhibiciones: y teniendo que proferir a gritos lo que laboramos en la más silenciosa austeridad; padeciendo la deformidad de los que no nos entienden y de los que no nos quieren entender; conquistar la "opinión pública", como si el pueblo, que es capaz de amor y de cólera, pudiera ser colectivamente sujeto de opinión...; todo eso es amargo y difícil, pero no será inútil. Y en esta fecha de plata para don José Ortega y Gasset se le puede ofrecer el regalo de un vaticinio: antes de que se extinga su vida, que todos deseamos larga, y que por ser suya y larga tiene que ser fecunda, llegará un día en que al paso triunfal de esta generación de la que fue lejano maestro, tenga que exclamar complacido:"¡Esto si es!" (O.C. p. 7).