Diccionario de la Falange

R

 

 

radio, cadenas de república
racismo requeté
ramiro ledesma ramos revolución
reacción revolución de asturias
realizaciones sindicales rigor
recompensas y distinciones río del, cisneros, agustín
redondo ortega, onésimo riqueza
reforma social española rubio garcía mina, jesús
regeneración robles piquer, carlos
régimen político romero gómez, emilio
reivindicaciones romojaro sánchez. tomás
reforma ros, félix
regidoras ros, samuel
régimen rosales, luis
religión robsy, arturo
renovación española rubio cordón, josé luis
repoblación ganadera y forestal rubio garcía mina, jesús
represión de la falange rudel, christian
renunciar ruiz de alda, julio
reorganización ruiz ayucar, ángel
represión rosseau, juan jacobo
   

sugerencias y colaboraciones: diccionario@plataforma2003.org

 

 

radio, cadenas de

La Falange, desde el principio concedió gran importancia a la radio. Bajo su dependencia, se creó Radio Nacional de España durante la guerra en Burgos, bajo al dirección de Antonio Tovar. Al terminar la guerra se fueron creando sucesivamente varias cadenas, la primera de ellas, fue Radio SEU, con Escuela de formación de personal de radio en todos los sentidos, que dirigió Anibal Arias. De ella salieron los profesionales más destacados del medio: José Luis Pecker, Matias Prats, Vicente Prat.....Sucesivamente, fueron apareciendo la Cadena Azul de Radio (CAR), creada por la Delegación Nacional del Frente de Juventudes por toda la geografía española, así como la Cadena Sindical. Con todas ellas, se forma finalmente la Red de Emisoras del Movimiento que fusionó a todas las estaciones emisoras, creando el grupo más implantado, junto con la Ser y la COPE, en toda España, que en la transición se integró en el grupo de cadenas de Radio Nacional de España. Miles de profesionales del medio: escritores, redactores, actores, técnicos y publicitarios se formaron en sus aulas y estudios, muchos de los cuales participaron activamente en la formación de los cuadros de la Televisión Española.

. . .

"El papel de la radio en la guerra civil fue muy importante. La radio se convirtió en un medio de comunicación primordial y tendría un protagonismo esencial en esta época. Así, el dia 18 de julio, Onésimo Redondo, uno de los los lideres de la Falange, habló a los españoles del Alzamiento por Radio Valladolid. Franco hablaría a través de una pequeña emisora de radio, que era gestionada por la guardia civil en Tetuán. Radio Castilla de Burgos se convirtió en la emisora oficial de la sublevación Hasta que se creó Radio Nacional de España, por la que se emitían los partes diarios del Cuartel General. Queipo de Llano utilizado la radio mediante sus charlas diarias, como un arma de propaganda muy eficaz.

En 1937 se creo en la zona nacional el cuerpo de "locutores de trincheras", que fueron los propagandistas de la causa a través de sus intervenciones en el frente dirigidas a las filas enemigas. Formaron parte destacada de este servicio entre otros muchos Sánchez Bella, Muñoz Alonso, Sánchez Merlo, etc.

racismo

"La Falange no es, ni puede ser, racista, si antes no traiciona su doctrina y vacía de sentido su concepción del hombre, de Patria, de Imperio. Urgía declarar y recordar el pensamiento de José Antonio. Luego, con más calma, acaso intente sacar todas las consecuencias. Baste, hoy, para los que nos acechan enfrente y nos motejan de copistas el ver en esta cuestión del racismo, otra de las distinciones esenciales de la Falange con el Fascismo y el Nacionalsocialismo. Y que mediten en esta última razón, que yo vengo propugnando desde el principio, y sin descanso. Porque la Falange, espiritualista y católica, es la expresión más racional, completa y perfecta de los Estados totalitarios. De nuestro Nacionalsindicalismo, apoyado en Dios y en el César" (Fray Justo Pérez de Urbel "Arriba España" 14/VIII/38),

ramiro ledesma ramos

"Algunos camaradas han tratado de interpretar ciertos aspectos de la vida íntima de Ramiro, de sus crisis principalmente. Claro que no con ánimo de disección, ni de frío psicoanálisis, sino con el cariño y la estimación hacia quien es algo vivo para nosotros. Así, en opinión de Juan Aparicio, que vivió junto a Ramiro la vida política, las tareas universitarias fueron sólo "un sedante contemplativo y un acicate intelectual a sus turbulentas desazones de político en paro forzoso". Para Emiliano Aguado, que fue también compañero de Ledesma en los anhelos por comprender la filosofía de Kant, de Hegel o de Heidegger, nos descubre en su magnífico libro "Ramiro Ledesma en la crisis de España" la gran pasión con que se afanaba en el mundo de la cultura. Aguado nos hace notar también cómo pervive el intelectual en Ramiro hasta en su más agitada etapa política, si bien esa actitud se oculta sobre todo en los escritos de la revista J.O.N.S. bajo el velo del seudónimo, el de Roberto Lanza. Es el intelectual quien reflexiona entonces sobre la violencia política, quien examina la ruta seguida, quien medita las características peculiares de nuestra época, etc. Hay, por tanto, un "ensimismamiento" en Ramiro antes de entregarse a la acción. No menos precedida de meditación fue la obra de José Antonio Primo de Rivera. Ya propósito de la lectura de un recién librito de Ortega y Gasset, nos conducen estas consideraciones a pedirle al maestro del ensimismamiento un poco de comprensión cuando discurre desde la tranquila orilla del plata sobre los estremecimientos de esta Europa cuyas angustias dolorosas ha sufrido y está sufriendo España. Un poco d e comprensión, sobre todo, para los que, como Ramiro y José Antonio, no se movieron por una mera "alteración" sino que hasta el más grave gesto de la vida, el gesto ante la muerte, fue presentido y aceptado con la conciencia y la decisión de los que obedecen a eternas e inapreciables razones, más firmes desde luego que la filosofía del siglo" (Nota de Antonio Macipe López, al prólogo de la Antología, Ediciones F.E. 1942) (Ver Ledesma Ramos).

. . .

"Sin duda el impacto intelectual y político de Ramiro fue mayor de lo que el mismo creía y porque ya a mediados de 1935 José Antonio había adoptado cuatro actitudes y propuestas formuladas antes por el severo dirigente de las J.O.N.S.:

  • Se percataba cada vez más de los problemas que causaba el mimetismo al utilizar el término "fascista".

  • Se mostraba cada vez más crítico con los compromisos conservadores del sistema mussoliniano en Italia.

  • Se orientaba cada vez más hacia una posición social y económica más revolucionaria.

  • Se interesaba cada vez más en la planificación de un golpe de Estado o una insurreción.
    (Stanley. Payne, "José Antonio...", ob. cit. pag. 222).

. . .


"De entrada, Ledesma y los jonsistas menospreciaron la fundación de Falange; la consideraban superficial, romántica, imitadora y de derechas. Y tenían razón en cada una de sus críticas; el problema para las J.O.N.S., sin embargo, era que los líderes de la Falange obtuvieron más financiación, lo cual, a su vez, les dio mayor capacidad propagandística y les permitió poner en marcha una gama más amplia de actividades". (Stanley. G. Payne, ibidem. P. 174).

" Uno de los mayores errores de Falange en sus comienzos fue la publicación de su semanario. Cuando amplios sectores de España esperaban un periódico que les orientara políticamente con eficaces consignas, se encuentran ante un semanario retórico, afectado, en el que se distinguía el propósito de conseguir una sintaxis académica y mantener un cierto nivel intelectual. El semanario "FE" era controlado personalmente por Primo de Rivera. (...) Ahora bien lo que la Falange necesitaba, como en algún otro movimiento revolucionario, no era un periódico educativo, de formación, sino una publicación de agitación, de combate. Estas características aterraba a Primo de Rivera porque pensaba que agitar y combatir hacían necesario una campaña violenta, personal e injuriosa contra tal o cual partido. Y esto le irritaba." (Ramiro Ledesma Ramos "Fascismo en España", Ed. Ariel, Madrid, pag. 146-147).

reacción

Término que en sentido político ha sido adoptado por la izquierda - la cual asume para si misma el progresismo, la revolución y el reformismo - por entender una contraposición a la revolución o a las reformas, que seria extrínsecamente del "progreso"; contraposición ejercitada por las fuerzas adversas a estas y resistentes a su anulación. Reaccionaria por antonomasia seria la derecha.

El término presuponme nociones esquemáticas y unilaterales de progreso, revolución, reformas y una mecánica yuxtaposición, e implican una maniquea división de las fuerzas políticas.

Las concepciones revolucionarias del N.S. desmienten tal esquemática y mecánica construcción.

realizaciones sindicales

"La lista de las realizaciones sindicales sería inacabable. ¿Podríamos silenciar que la inversión para fines asistenciales se elevó en 1967 a 2.500 millones de pesetas y que a esto destinamos la mitad de nuestros ingresos anuales? Pocos recursos teníamos hace cerca de treinta años, cuando habíamos de trabajar en edificios incómodos, inadecuados y casi siempre alquilados, pero hoy contamos en todo el país con 349 casas sindicales, 124 centros de formación, 62 hogares del productor, cinco ciudades residenciales para trabajadores con mas de 600 chalets familiares, 67 instalaciones deportivas... ¡para qué continuar! la estadística tendría que cansaros por ser abrumadora con la realidad de sus cifras y de sus datos"(...) "tenemos en nuestro hacer y en treinta años, mas realizaciones, mas efectividades y más beneficios para el trabajo que todo el sindicalismo de un siglo"(...) "¿Quién nos puede ahora de tratar de aleccionar con autoridad que no haya estado a nuestro ,ado? ¿Qué han hecho los supervivientes de otro tiempo o sus herederos? Más vale que callen, por su hoja de servicios les cubre de ridículo. Lo que nos admita es que todo lo que postulan en estos momentos, esta realizado o programado por nosotros...? (Solís Ruiz, ob. cit. p. 62).


recompensas y distinciones

En los difíciles y esperanzados días fundacionales, la Falange Española articuló un Reglamento de Recompensas y Distinciones. José Antonio quería distinguir a aquellos camaradas que con mas denuedo, sacrificio y ejemplaridad sobresalieron en el servicio de España en aquellas históricas del rescate de la Patria.

Integradas por el Decreto de Unificación Falange Española de las JONS y la Comunión Tradicionalista, se precisó un entendimiento de méritos y servicios que, a la par que sirviera de estímulo, señalase el sentido religioso y militar del Movimiento.
El articulo primero del reglamento de 2 de agosto de 1943, establecía las recompensas siguientes:

  1. Angulo verde.

  2. Aspa verde.

  3. Palma verde.

  4. Angulo rojo.

  5. Aspa roja.

  6. Palma roma.

  7. Angulo de plata.

  8. Aspa de plata.

  9. Palma de plata.

  10. Palma de oro.

El color verde simboliza el mérito político en las actuaciones de los militantes.

  1. El Angulo verde recompensará cualquier acción destacada en el desempeño del servicio encomendado.
  2. El Aspa verde simboliza el mérito contraído en los mandos al frente de sus servicio.
  3. La Palma verde recompensará la actuación muy destacada y constante de los camaradas que desempeñen puestos de mando durante un mínimo de seis años, sean o no consecutivos.

El color rojo simboliza los sufrimientos padecidos por los militantes al servicio de Falange Española Tradicionalista y de las JONS o de algunos de los partidos en ellas unificados.

Angulo rojo será la recompensada que se obtenga por estar comprendido en cualquiera de los siguientes apartados:

  1. Por haber sufrido con dignidad destierro de seis meses o prisión de tres meses antes del 18 de julio de 1936
  2. Por persecución grave.
  3. Por haber sufrido con dignidad prisión en zona roja durante un año.

El Aspa roja se concederá a todos los que sufrieron heridas sin menoscabo del honor falangista perteneciendo al tiempo de sufrirlas a Falange Española Tradicionalista y de las JONS o a alguno de los partidos en ella unificados.

La Palma roja será el distintivo enaltecedor de haber sido condenado a muerte con la subsiguiente comunicación de la sentencia. Se exceptúan los casos de aquellos condenados que lo hayan sido en rebeldía. Caso de que la sentencia hubiese sido cumplida, la esposa, hija, hijo, madre o padre del camarada caído podrán recibirla por este orden de sucesión, como recuerdo simbólico y glorioso, pero sin derecho a ostentar la misma.

Los emblemas de plata tradicionales en la Falange distinguirán los actos heroicos en sus diversos grados.

  1. El Angulo de plata recompensará a los afiliados que en defensa del Movimiento hayan actuado con valor, brillantez y disciplina, que sean dignos de ejemplo para los demás camaradas.
  2. El Aspa de plata será el emblema de recompensas destinado a quienes realicen hechos heroicos.
  3. La Palma de plata premiará los hechos heroicos que por ser verdaderamente extraordinarios lleven consigo gran honor para la Organización. Los afiliados en posesión de la misma, ocuparán en las solemnidades actos oficiales, lugar preferente entre los camaradas de su misma jerarquía.

La Palma de oro será otorgada únicamente a los hubiesen ocupado el cargo de Jefe Nacional por un tiempo no inferior a tres años y veintidós días, en recuerdo del tiempo que duró el mando del Fundador.

Los emblemas de las recompensas enumeradas serán de la forma y medidas siguientes:

Los Ángulos estarán compuestos por dos trazos de cuatro centímetros de largo y ocho milímetros de ancho, que se unirán en ángulo recto abierto hacia el codo.

Las Aspas estarán compuestas por dos trazos de seis centímetros de largo y ocho de milímetros d ancho, cruzándose en ángulo recto.

Las Palmas serán de cuatro centímetros de largo colocadas horizontalmente, abiertas hacia abajo, y extendidas de izquierda a derecha.

Estas recompensas se llevarán bordadas sobre la manga izquierda del uniforme a igual distancia entre el hombre y el codo.
 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


redondo ortega, onésimo

Nace en Quintanilla de Abajo (Valladolid), el 16 de Febrero de 1905 y muere en Labajos, Segovia, en un choque con milicianos infiltrados en la zona nacional. Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, fue lector de español en la Universidad de Mannheim, Alemania. La humildad de su cuna da a su niñez y juventud días laboriosos, angostos, fecundos. Fundó el sindicato remolachero en Valladolid y en junio de 1931 fundo el periodico "Libertad" y poco después las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica, que al fusionarse con "La Conquista del Estado" de Ramiro Ledesma, surgieron las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalistas (JONS), que mas tarde se fundirían con Falange Española.

En España se convierte en apóstol de Castilla, caudillo de juventudes, con el objetivo de formar hombres para servir a España. Dinámico, infatigable, escribe la teoría constitucional del Nuevo Estado, habla a multitudes, organiza milicias, despierta a Castilla de su letargo secular. Tuvo que exilarse a Portugal en 1932 con ocasión del golpe de Estado de Sanjurjo. Fue detenido el 14 de marzo de 1936, tras el triunfo electoral del Frente Popular, como a toda la dirección de F.E. El 19 de julio de 1936 sale de la cárcel para ponerse al frente de la Revolución Nacional en armas. No puede gozar del triunfo porque cae asesinado en Labajos (Segovia) el día 24 de Julio de 1936. Patriota ardiente, político genial, fue el primero que en España supo conciliar su fe católica con el mas sincero espíritu revolucionario. Fue el primer Jefe Territorial de Castilla de Falange Española de las J.O.N.S.

. . .
 

"Onésimo Redondo perteneció a la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (su confesor era el hermano del luego Cardenal Herrera Oria) y fue el único jerarca falangista que visitó al doctor Albiñana (líder del Partido Nacionalista Español) en su destierro en las Hurdes, frente a Ledesma, que despreciaba al reaccionario político, o a Primo de Rivera, que tampoco simpatizaba con él, Redondo confesó que le agradaba el ideario de Albiñana." (Dionisio Ridruejo, "Casi unas memorias", Planeta, Barcelona, 1976, pág. 345).

. . .

Onésimo Redondo saltó a la escena política al fundar el movimiento J.C.A.H. y el periódico "Libertad". Su lema es "Disciplina y Audacia", concretado en "España Grande, por España verdaderamente libre, a la lucha". Onésimo estuvo encarcelado desde el 14 de marzo de 1936 por el gobierno republicano, que ordenó la detención de todos los dirigentes de Falange, estando varios meses en la prisión de Ávila, y quedando en libertad la noche del 18-19 de Julio de 1938.

Onésimo realizó una gran campaña en el diario "Libertad", contra el régimen republicano, lo que le valió tener que exilarse en Portugal desde agosto de 1932 hasta noviembre de 1933. Toda la ofensiva que se llevo a cabo en el Alto de los Leones de Castilla, fue apoyada decididamente por Onésimo, que organizó tres centurias de Falange Española, que se desplazaron el día 22 de julio a los diversos frentes abiertos en el alzamiento: a Benavente, para detener el avance de los mineros de Asturias, que intentaba caer sobre Castilla, controlo la situación en diversos pueblos, como Tudela de Duero, Quintanilla de Abajo, Cigales, etc.. También organizó las fuerzas de choque y se ocupó de la movilización general. Poco antes de morir el día 24 de Julio escribió estas líneas:

"A todas las tierras de Castilla y León.- 24 de julio de 1936.- "La Patria resucita, como siempre que se crearon los imperios, entre el ruido victorioso de las armas.- Castilla asiste con júbilo frenético a esta explosión inesperada de grandeza y de justicia. Sentimos que el ser de la España envejecida se renueva con su mejor estilo: España se hizo combatiendo y pisando a la barbarie, con Castilla como región capitana.

Esos puertos de Guadarrama que se estremecen con el avance duro de los infantes y artilleros castellanos lanzan sobre Madrid el aviso histórico de que su perversión y sus errores van a terminar.

Rendiremos a Madrid de sus enemigos de dentro y de nuestra tierra de una pesadilla antigua. Ya no será Madrid la ciudad incomprensiva y alejada de los intereses de Castilla.

Labradores castellanos, en estos días se ventila y se asegura vuestro porvenir. Asistidnos con vuestro tesón y vuestra fe.
¡Arriba España! JONS de Valladolid."

. . .

"Onésimo Redondo permaneció encarcelado desde el 14 de marzo de 1936, por el gobierno republicano, que ordenó la detención de todos los dirigentes de la Falange, estando varios meses en la prisión provincial de Ávila, quedando en libertad en la noche del 18 al 19 de julio de 1936.

Organizó tres centurias de falangistas de Valladolid, mandadas por González Vicen y Castro, a contener a los mineros de Asturias que intentaban caer sobre Castilla.

Comisiono a José Antonio Girón el mando de una centuria y como jefe de unidades inferiores a José Sainz de Miera y a Francisco Sabugo" (Vicente de Lucas Linacero, "La Nación" 26 de julio/15 de agosto, 2000).

. . .

"El estaba hecho de la madera de los jueces, de los letrados, de los Caudillos de Castilla, de su capitanes, de sus Condes y de sus justicias. Parecía hecho de encina y de roca y de tierra; y aún su aliento sopla en nuestras almas como un tibio viento que hincha las velas del espíritu y nos obliga a navegar irrevocablemente en una dirección. En él se conjuntaban todas las voces de la madre Castilla, las voces antiguas que subían de los sepulcros y las voces nuevas que venían de las entrañas de la tierra y hasta de las generaciones que todavía no han sido engendradas, como si Dios soplara sobre su mente y le dotara con los carismas del profeta. Murió como los Césares, a traición, cuando le estallaba el corazón de esperanzas para su Patria y cuando le zumbaban sobre su amplia frente constelaciones de pensamientos nobles, de magistrales pensamientos. Murió como un escuadrista, murió como un hidalgo que gana un Condado, en cualquier siglo de aquellos en que valía la pena de ser Conde Castilla, como él ha llegado a serlo; regando los surcos ásperos y nobles de la propia sangre, por un ideal". (José A. Giron "La España de ayer". Ed. Doncel. Madrid, 1973).
(Consultar Onésimo Redondo).

. . .

"Al frente de este periódico ("Libertad"), y acaudillado al grupo de Valladolid, estaba Onésimo Redondo, un joven nada desprovisto de talento, antiguo discípulo de los jesuitas - con los seguía en íntimo contacto -, buen orador, lleno de ambiciosos hispanos y con verdadera inquietud social por los destinos y los intereses del pueblo" (Ramiro Ledesma Ramos, ob cit.".


En Valladolid, la sección jonsista logró un amplio desarrollo y merecido prestigio entre los demás centros del Partido. Onésimo Redondo, después de catorce meses de exilio en Portugal, regresó a España en octubre, publicando de nuevo el semanario "Libertad" e incrementando de modo considerable la acción jonsista. Los afiliados eran, en su mayor parte, estudiantes de la Universidad y pequeños grupos de obreros huidos del marxismo. Además se extendían las JONS por los pueblos de la provincia, en busca del pequeño labrador tenía en Valladolid dos auxiliares magníficos: el estudiante Javier Martínez de Bedoya, buen periodista, político y orador, y Gutiérrez Palma, proletario, de gran capacidad para la agitación y la lucha. La sección de Valladolid y su periódico "Libertad", aun representando en el jonsismo una marcada tendencia hacia las formas del catolicismo político, prestaron grandes servicios al movimiento, logrando en Castilla adeptos fervorosos para la bandera nacional-sindicalista" (Ramiro Ledesma Ramos ob. cit.).

"El día 24 de julio de 1936, en un choque contra un destacamento de la columna Mangada, muere en el pueblo de Labajos (Segovia), Onésimo Redondo, cuando éste se dirigía al frente de Guadarrama. Ya empezaba a hablarse de frentes en la guerra de España. El 30 de julio, José Antonio Girón y un grupo de Falange caen prisioneros, pero al día siguiente capturan a sus guardianes y regresan a las posiciones propias. Asi ganó Girón una de las 43 medallas militares individuales conseguidas en los primeros quince días de combate en el Alto de los Leones". (Ricardo de la Cierva "Historia actual de España". Ed. Fénix. Madrid, 2003, p. ) (Consultar el descriptor Girón de Velasco, J.A.).

reforma social española

Manuel Cantarero del Castillo, abogado, periodista y escritor, partiendo del falangismo, fundó un partido, Reforma Social Española, que quería presentarse como socialista y reclamaba ahora la inmediata proclamación de Juan Carlos I como rey de España. (...) Reforma Social Española se constituyó como asociación política, con base en las agrupaciones de antiguos miembros del Frente de Juventudes, con el propósito de crear un puente que enlazara la Falange con el partido socialista. A pesar de los intentos que a tal efecto se realizaron, no se alcanzó acuerdo alguno. R.S.E. careció desde un principio no sólo del reconocimiento de la izquierda sino también del propio régimen, lo que provocó un apartamiento de la vida política de gran parte de la generación intermedia de la Falange.

regeneración

Entre las originales opiniones que sobre José Antonio y la Falange se ha emitido sin orden ni concierto, en medio de la confusión no corregida que padecen la mayor parte de los historiadores extranjeros, hay que incluir la ignorancia máxima de que hace gala Preston en el siguiente texto: "Otra línea de conexión entre regeneracionismo y la Falange, y concretamente su énfasis imperialista, venía de Ortega y Gasset, tamizada por su entusiasta vulgarizador, Ernesto Giménez Caballero, al hijo del dictador, José Antonio Primo de Rivera". (Paul Preston, "La política de la venganza", Editorial Península, Barcelona, 2004, P. 46).

régimen político

El 7 de julio de 1942, Dionisio Ridruejo describe con evidente desenfoque la realidad global del Régimen de Franco, en cuyo análisis se perciben concomitancias con la realidad planteada en el 2005; descarta el lado positivo del sistema, ignora la prosperidad alcanzada y lo que constituyó el mayor orgullo de la herencia de Franco: la potente "clase media" que estabilizó y consolidó la realidad española. La visión de Ridruejo, tan negativa como injusta en muchas de sus apreciaciones, se resume en los siguientes puntos:

  1. Fracaso del plan del gobierno y de la autoridad en materia económica. Triunfo del estraperlo. Hambre popular desproporcionada.

  2. Debilidad del Estado, que sufre las intromisiones más intolerables en materias que afectan a su propia contextura política, mientras se enajena el apoyo popular con una política excluyente de estilo conservador.

  3. Abandono de una política militar evidentes y en cambio permanencia del ejercito como vigilante activo de la vida política, lo que justifica por la inestabilidad del Régimen, en tradición intervensionista, no superada, procedente de un siglo de guerras civiles.

  4. Confusión y arbitrariedad en el problema de la justicia, con agudización del encono rojo en extras zonas del pueblo.

  5. Conspiración incesante de los sectores reaccionarios anglófilos de ocasión, que invita a la intriga a las gentes que defienden privilegios y toman posiciones enfrentadas del Régimen y mas concretamente contra la Falange.

  6. Olvido total de la verdad fundamental falangista. El Movimiento merma y sin programas. Los mandos poco auténticos y sobradamente vulgares. La masas a expensas de la demagogia.

(Dionisio Ridruejo, "Casi unas memorias", Destino, Barcelona, 1976, pp. 236-240).


reivindicaciones

Uno de los temas dormidos en España era, sin duda, la cuestión imperialista, pese a que se aludía al ideal del Imperio en un tiempo fundacional sin precisar sus contornos. La decandencia imperial que sufre España hasta la "derrota" de 1898 había producido un rechazo en el pueblo a esta idea. Sin embargo, para no pocos, la aparición en abril de 1941 del libro "Reivindicaciones de España", del que fueron autores José María de Areilza y Fernando María Castiella (I. Estudios Políticos), suscitó una gran expectación, debido a su coincidencia con la disputa de fondo que, en buena parte, se libraba en la Segunda Guerra Mundial entre las grandes potencias europeas.
Esta obra recibió el Premio Nacional "Francisco Franco" en diciembre de este año (1941), que en el diario "Arriba" se comentó del siguiente modo:

"Un libro fundamental en la definición de nuestros objetivos internacionales acaba de aparecer en nuestras librerías: "Reivindicaciones de España", de J. Mª de Areilza y Fernando M. Castiella, prologado por Valdecasas, en el cual se reclama la reparación a la ofensa de restitución de nuestro dominio en el Oranesado de Africa Occidental, la ampliación de nuestros dominios saharianos y el Protectorado total en Marruecos, Tánger incluido".
 

Se añadía en esta recensión en el periódico falangista que el libro no estaba escrito contra Inglaterra, ni contra Francia ni contra nadie. Se añadía la cautela de advertir de que se trataba de un alegado a favor de los derechos históricos de España, despreciados, heridos de muerte durante más de cien años por la política exterior de Londres y de París

reforma

"Hay que transformar este absurdo de economía capitalista, donde el que no produce nada se lo lleva todo, y el obrero que trabaja o crea riqueza, no alcanza la más pequeña participación". (O.C. pag. 883).

regidoras

" ... en la terminología de la SF, el término (regidor/a) gozaba de una autonomía considerable y carecía de equivalente masculino. A comienzos de la década de le 1950, las regidurías nacionales de la jerarquía de servicio eran las siguientes: Administración (presupuesto y salarios de la FF, mantenimiento y mobiliario), Formación (educación política, cátedras ambulantes); Personal (asuntos de afiliación); Juventudes (afiliadas jóvenes, campamentos de verano);Cultura (escuelas de hogar y de alfabetización, bibliotecas, música, Coros y Danzas); Educación Física (gimnasia, deportes y juegos, danza); Asistencia sanitario - social (formación de enfermeras, formación sanitaria y asistencia, centros de salud , campañas de vacunación, estaciones preventoriales); Hermandad de la Ciudad y del Campo (escuelas agrarias, sindicatos de trabajadoras, promoción de la artesanía) ;Servicio Social (gestión del plan de servicio social) ;Servicio exterior (vínculos culturales y políticos con países extranjeros, en especial con América latina, becas para estudiantes extranjeros, Círculos culturales "Medina") Prensa y propaganda (publicaciones periódicas, editorial "Almena", material de promoción y aprendizaje); SEU femenino (educación política y doméstica para universitarias, residencias, colegios menores para alumnas de secundaria) (FET y de las JONS "Sección Femenina..." ob cit.).

régimen

"Casi ningún analista riguroso afirma que el régimen de Franco (o el de Salazar) fueran jamás plena ni siquiera intrínsicamente fascistas, y algunos niegan que tuviera en absoluto que ver con el fascismo. Sin embargo parece claro que en el primer decenio del régimen de Franco existió un importante componente de tipo fascista, lo cual indica que el caso español es complicado" (Stanley G. Payne "El fascismo". Alianza Editorial. Madrid 1982)

Fascismo, Franco, España.

religión

El Nacionalsindicalismo como comunidad de creyentes en lo trascendente, respeta la religión, como comunidad política de creyentes no es confesional ni clerical.

El Nacionalsindicalismo, positivamente, esta convencido de que la religión es siempre un medio sublime de elevación de los hombres y que el catolicismo es uno de los elementos espirituales característicos de la identidad nacional española.

Su norma, respeto a la conciencia, es no imponer y de no impedir, cuanto a las relaciones entre el Estado y la Iglesia, se remite a lo pactado en el Concordato entre ambas instituciones.

"Ahora me interesa, sobre todo, dar una interpretación concreta y personal - a la vez católica y falangista - de esta afirmación cardinal: "Nuestro Movimiento incorpora el sentido católico... a la reconstrucción nacional"; en cuya letra se formula la posición nacionalsindicalista respecto al acuciante y perenne problema de infundir los "los valores eternos" en la vida política.
Por mi parte, me atrevería a expresar los términos de la mencionada hermenéutica en los siguientes apartados:
Principio de la autónoma soberanía de Iglesia y Estado.
Deberes que de sus propias definiciones le vienen al Estado.
Deberes de la Iglesia y de los católicos consecutivos a la dignidad nacional del Estado y a su voluntad de "incorporación" religiosa.

(Pedro Laín Entralgo "Los valores morales del nacionalsindicalismo". Págs. 87-95). Editora Nacional. Madrid, 1941).

. . .

"Según ellos, ya no es católico ningún español y España ha dejado de ser creyente y, por tanto, si España no fuese católica tendría que ser satánica, porque no puede hablarse de pueblos laicos... España ya no es una. Pronto tendremos que recorrerla con intérpretes, si es que nos queda dinero para pagarle, pues todo se lo está llevando Macia con los traspasos de servicios. España, pues, ya no es una, es una República cantonal" (José Antonio, Jerez de la Frontera, 17- XI - 1933.O.C. p.43).

. . .

"Después fuimos a pasear, y en el transcurso de la conversación peripatética dije algo mas o menos racista. Me extraño mucho la repulsa joseantoniana que me valió, y recuerdo que, con este motivo, expuso su radical oposición doctrinal al nazismo por motivos religiosos" (José María Fontana "Los catalanes en la guerra de España" Ediciones Samarán, Madrid, 1944.p. 35).

. . .

"... la actitud de la España republicana en materia religiosa es una verdadera paradoja (...) Explicaba: "¡Qué espectáculo!... desde hace cerca de dos años y después de afrentosas masacres en masa de miembros del clero, las iglesias siguen devastadas, vacías, abiertas a todo los vientos. Ningún cuidado, ningún culto... Nadie se atreve a aproximarse a ellas. En medio de las calles bulliciosas o de pasajes desiertos, los edificios religiosos parecen lugares pestíferos. Temor, desprecio o indiferencia, las miradas se desvían. Las Casas de Cristo y sus heridas permanecen como símbolos de venganza y de odio. En las calles, ningún hábito religioso, ni secular ni regular. Todos los conventos han sufrido la misma suerte. Monjes, hermanos, frailes todos han desaparecido. Muchos murieron de muerte violenta. Muchos pudieron pasar a Francia gracias a los meritorios esfuerzos de nuestros cónsules, puertos de gracia y aspiración de refugio para tantos españoles desde los primeros días de la tormenta" ( Eric Pierre Labone, Embajador de Francia en Barcelona, desde el 11 de septiembre de 1937,

"La Nación (13/26 de febrero de 2002).

. . .

"Lo religioso y lo militar son las dos únicos modos enteros y serios de entender la vida" (José Antonio, Punto 25 de la Norma Programática).

(Nota: a este respecto, José Antonio nunca pronuncio la celebre fase: "Mitad monje, mitad soldado", que procede del coordinador de la edición del discurso fundacional, según José Luis Alcocer, "Radiografía de un fraude", Planeta, Barcelona, 1978, p. 114).

renovación española

Partido Monárquico Español de escasa implantación en España durante la República, con el que José Antonio mantuvo relaciones de colaboración, solo explicadas por la gravedad de las circunstancias en que vivió la sociedad española en aquel periodo, pero que nunca comprometieron el ideario revolucionario de la Falange. Renovación participó con unidades combatientes en el Alzamiento y la guerra civil.

repoblación ganadera y forestal

"Emprenderemos una campaña infatigable de repoblación ganadera y forestal sancionando con severas medidas a quienes entorpezcan e incluso acudiendo a la forzosa movilización temporal de toda la juventud española para esta histórica tarea de reconstruir la riqueza patria" (Punto XX de la Norma Programática)

represión de la Falange

"La otra cara de la moneda, desde luego, fue que en la zona republicana los falangistas fueron el primer objetivo de la represión. Virtualmente, todos los centros de falangistas retenidos en la cárcel en aquellas provincias al comienzo de la guerra fueron ejecutados. Con el personal militar, los falangistas formaron una de las dos primeras categorías de los que fueron asesinados en las ejecuciones masivas de Paracuellos de Jarama - el Katin español-, detrás del frente de Madrid en noviembre de 1936, la mayor atrocidad por separado cometida en cualquiera de los dos bandos. Ningún otro movimiento fascista europeo perdió una proporción tan grande de sus altos jefes o de sus miembros iniciales en su lucha por el poder. Otra singularidad más en el caso del fascismo en España" (Stanley. G,. Payne, ob. cit. P. 392).

renunciar

"Renunciar. En todo habréis de renunciar a las cosas y las palabra superfluas. El gran estilo está hecho de renuncias. Toda disciplina, todo orden perfecto supone renuncias de las partes que las componen. De lo que cada uno de vosotros renuncia se hace grande el futuro de España" (Rafael Sánchez Mazas op. cit p. 89).


reorganización

Un Decreto de 28 de noviembre de 1941 dispuso una reorganización a fondo de la Secretaría General de FET y de las JONS, que establecía que las Delegaciones Nacionales de la Sección Femenina y del Frente de Juventudes, del Exterior y de Provincias, quedaban agrupadas bajo el mando del Vicesecretario, que tendrá categoría de Vicesecretario General del Movimiento y que sustituirá al Secretario General en sus ausencias y enfermedades. Una segunda Vicesecretaria, que se denominará de Obras Sociales, tendrá a su cargo las Delegaciones Nacionales de Sindicatos, Auxilio Social, Excombatientes y Excautivos. Las Delegaciones Nacionales de Justicia y Derecho, Información e Investigación, Tesorería y Administración, Comunicaciones y Transportes, Sanidad, Deportes y Personal, quedarán encuadradas en la Vicesecretaria General de Servicios.

represión

"Es difícil conocer el alcance real de la represión llevada a cabo por la Falange en los primeros momentos de la guerra en la zona en la que consiguieron vencer las tropas que se levantaron contra la República. Lo cierto es que se utilizó a la Falange en no pocas ocasiones como "gendarmes del capitalismo", tal como sucedió con toros fascismos. Muchos de los que más se caracterizaron en estos momentos eran hombres recién llegados a la Falange, algunos incluso con antecedentes políticos dudosos, que deseaban "hacer méritos" para ganarse la confianza de los triunfadores.
Ante la situación, en las Navidades de 1936, a través de los micrófonos de Radio Salamanca, se dirigió Hedilla a los afiliados. "Me dirijo a los falangistas que cuidan de las investigaciones policiales y políticas en las ciudades y sobre todo, en los pueblos. Vuestra misión ha de ser la depuración contra los jefes y asesinos. Pero impedir con toda energía que nadie sacie odios y que nadie castigue y humilles a quien por hambre o desesperación haya votado a las izquierdas". (Eduardo Álvarez Puga, Diccionario de la Falange, Dopesa, Barcelona,1977).

. . .

"Una vez finalizada la guerra no creo que hubieras más represión, más fusilamientos que en otras contiendas de este tipo. En eso hubo mucha deformación y mucha propaganda por parte de las izquierdas. La propaganda de la izquierda siempre ha sido mucho más hábil, siempre ha sabido sacar más jugo a los acontecimientos que la derecha. Cuando finalizó la guerra hubo una represión fuerte, qué cabe duda que la hubo, pero esta represión sólo alcanzó a loa auténticos criminales, con ellos la justicia fue inflexible. Pero los que fueron condenados por motivos exclusivamente políticos, tarde o temprano salieron a la calle. A la Falange nos han acusado de ser un grupo violento, de ser quienes cometíamos las mayores barbaridades. Creo que en aquellos años caímos en la trampa porque siempre hacíamos el trabajo sucio, como era el de llevar a cabo los fusilamientos, no todos, pero si la mayoría. Siempre eran los falangistas los que teníamos que fusilar a la gente en lugar de ser los demás. Por eso digo que entonces caímos en la trampa, porque la Falange jamás ha sido cruel, la Falange siempre ha tenido un gran afán de armonía y una solidaridad humana extraordinaria". (Confesiones de Raimundo Fernández Cuesta, recogidas por Eduardo Pons Prados en "Realidades de la Guerra Civil" Ed. "La Esfera", Madrid, 2005, pp. 286-487)

. . .

"Fui yo el que abrió el fuego para pedirle información sobre la represión de que habían sido objeto en 1936-1937, los socialistas y libertarios de Valladolid, donde él había sido delegado provincial de Falange. Me especificó que en los primeros tiempos de la guerra el delegado provincial era José Antonio Girón de Velasco, el que más tarde sería Ministro de Trabajo de Franco. Fue Dionisio el que le sustituyó. Más tarde, gracias a Pedro Laín Entralgo, también falangista, supe que la sustitución había sido bastante crispada, ya que Dionisio llegó a decirle a Girón que si quería matar rojos que se marchase a las trincheras. Y Laín me precisó que en cuanto Dionisio llegó a Valladolid se terminaron las "ejecuciones por libre".

(Eduardo Pons Prads "ob cit. p. 437)

 

república

Sistema de gobierno dirigido por un Presidente elegido según determina la Constitución de cada país por un tiempo limitado y con poderes compartidos con el Parlamento y sometido al control del Poder Judicial.

. . .

"Lo que José Antonio no podía perdonarle a Azaña -para personificar en él a las izquierdas republicanas - era el haber frustrado la revolución española, llevando a la Nación hacia una calleja turbia, de la cual solo pudo salir al precio de una guerra. La política azañista, en vez de juntar en un haz de voluntades a los españoles, les enfrentó a unos contra otros dejando al país al borde de la locura. Las masas, antes alegres, volviéronse torvas, y si el 14 de abril habían saludado a la iniciación de la segunda república en medio de vidas, ahora, al término del bienio de las izquierdas iban a ser empujadas hacia una guerra que teñiría de sangre el suelo hispánico" (Vicente Gonzalo Massot "José Antonio, un estilo español de pensamiento" Moenia, Buenos Aires, 1982)

"El 6 de octubre representó el fracaso del 14 de abril y la inexorable necesidad del 18 de julio de 1936. Las Constitución que nació el 9 de diciembre de 1931 no murió - como escribe Madariaga - el 18 de julio de 1936, al quedar suspendida hasta la independencia de España. La constitución murió, como mueren las constituciones, el 7 de octubre de 1934, y el acto de defunción para redactarse con los testimonios ofrecidos por el propio Madariaga en su obra. A Madariaga corresponden estas frases: "Con la rebelión de 1934, la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936. No se puede argumentar contra el Alzamiento del 18 de julio aduciendo la fecha del 14 de abril, porque guarda relación alguna de oposición o contraste". (A. Muñoz Alonso, ob. cit. p. 83).

requeté

Militante de la Comunión Tradicionalista, enrolado en las milicias carlistas que tuvieron un papel muy destacado y heroico durante la guerra, que fueron unificadas con las de Falange Española de las JONS el 19 de Abril de 1937 por el Decreto de Unificación dispuesto por el General Franco.

revolución

"Falange Española de las J.O.N.S quiere un orden nuevo, enunciado en los anteriores principios. Para implantarlo, en pugna con las resistencias del orden vigente aspira a la revolución nacional.

"Su estilo preferirá lo directo, ardiente y combativo. La vida es milicia y ha de vivirse con espíritu acendrado de servicio y sacrificio" (Punto XXVI de la Norma Programática).

. . .

"Nos afanaremos por triunfar en la lucha con sólo las fuerzas sujetas a nuestra disciplina. Pactaremos muy poco. Sólo en el empuje final por la conquista del Estado gestionará el mando las colaboraciones necesarias, siempre que esté asegurado nuestro predominio. (Punto XXVII de la Norma Programática).

. . .

"Una política que no hable de revolución - o, lo que es peor, que no la haga hablando de ella - está condenada a la ineficacia o a la catástrofe: y rondar con distingos escolásticos en torno a este hecho vivo y flagrante, equivale a cantar coplas de Calaínos o ignorar política e intelectualmente la Historia (La existencia de revoluciones puede y a veces debe justificar, frente a lo que los contrarrevolucionarios piensan, en una comprensión cristiana de la Historia, lo cual no excluye una actitud duramente adversa frente a ciertas revoluciones) Sin embargo, la acción mítica de la revolución como consigna no se agota en esta ocasional virtud musical órfica suya. El contenido mismo de lo que una actitud revolucionaria sea (y sin contar con los motivos justos e incitadores que "cada" revolución concreta pueda aportar como verdadero contenido suyo), tiene en sí varios ingredientes que por su naturaleza misma arrastran al hombre de estos tiempos y tal vez de todos. Entre los más esenciales me parece aislar el mecanismo de grupo, la brevedad en el plazo y la violencia". (Pedro Laín Entralgo "Los valores morales del nacionalsindicalismo". Editora Nacional. Madrid, 1941. pp. 36-27).

. . .

"Cuando nosotros hablábamos de la revolución y de la marcha sobre Madrid - días de Somosierra y entre dos luces, a kilómetros, la esperanza de la corte, iluminada para recibirnos a lo sumo con fuegos de artificio marxista, huelga de sindicatos y los tranvías amarillos esperando las banderolas - , ellos decían la guerra. Y entonces no era la guerra: era la revolución que siempre se parece más al triunfo. Pues bien, estos mismos señores que querían animarnos, ya pretenden al hábil escamoteo de una consigna; y lo hacen descaradamente con la estupenda ingenuidad que suponen en los jóvenes volviendo al juego eterno de la poca experiencia de los años. Son dos vocablos en pugna; guerra y revolución. Parece ser que la revolución se hace del otro lado exclusivamente y que del nuestro - oídlo, combatientes nacionalsindicalistas - sólo se hace la guerra. Y la cosa ya está clara para todos menos, naturalmente, para ellos. En la España Nueva, la que se incorporó a las armas en julio y la que luego se ganó limpiamente, con estilo de reconquista, se hace la guerra. Pero una guerra por la revolución. Sería preciso declarar solemnemente que los rojos españoles sólo son unos malos aficionados que creen al crimen esencias de la revolución. Para los marxistas, la revolución se reduce a dos litografías de almanaque: la toma de la Bastilla y el fusilamiento de la familia rusa. Una revolución es algo mas serio, con más sentido de permanencia. Una revolución se hace siempre buscando un orden; pero no ese orden burgués que se mantiene sobre la amenaza. Queremos para después de la guerra una España campesina y fabril donde el estudiante conozca el trabajo bajo el sol, como conoció la guardia en el parapeto. Queremos un orden. El de la camaradería de todos los españoles alzando por encima de menudencias liberales, la Patria revolucionaria de las camisas azules." (Rafael García Serrano "Descubrimiento de la revolución" "Arriba España 7/II/38).

. . .

Es entre los conceptos mas confusos y opinables, en términos políticos. Se identifica con cualquiera perturbación política: se le vincula indisolublemente al carácter violento; se le limita a la actuación de los principios ideológicos de izquierda, para los cuales otras agitaciones, aunque sean totales, sería contrarrevolución; o se le confunde con insurrecciones o golpes de Estado, que pueden ser instrumento de una revolución, pero que de por si no son revoluciones; es mas, puede ser medios para reforzar los principios constitutivos o puede ser meros vehículos de desestabilización., Sin embargo, no hay nada mas indiferente a las palabras que una revolución. Se tiene una revolución cuando a un orden - entendido como sistemas jurídico o de valores o social - se sustituye por otro.

. . .

La revolución de la cual es portador el N.S. es política, social y moral. Ella postula el consenso y se realiza sólo con la fuerza de las ideas y del compromiso civil de sus militantes

. . .

"La revolución hemos de hacerla todos juntos, y así nos traerá la libertad de todos, no la de la clase o la del partido triunfante; nos hará libres a todos al hacer libre y grande y fuerte a España. Nos hará hermanos al repartir entre todos la prosperidad y las adversidades, porque no estaremos unidos en la misma hermandad mientras unos cuantos tengan el privilegio de poder desentenderse de los padecimientos de los otros". (O.C. pag. 177).

. . .

"La revolución es necesaria, no precisamente cuando el pueblo está corrompido, sino cuando sus instituciones, sus ideas, sus gustos, han llegado a la esterilidad o están próximos a alcanzarla. En estos momentos se produce la degeneración histórica. No la muerte por catástrofe, sino el encharcamiento en una existencia sin gracia ni esperanza. Todas las actitudes colectivas nacen enclenques, como producto de parejas reproductoras casi agotadas. La vida de la comunidad se achata, se entontece, se hunde en mal gusto y mediocridad. Aquello no tiene remedio sino mediante un corte y un nuevo principio. Los surcos necesitan simiente nueva, simiente histórica, porque la antigua ha apurado ya su fecundidad". (O.C. pag. 661).

. . .

" Calculo que a nadie se le pasará por la cabeza el supuesto de que la "revolución", apetecida por mi es la "revuelta", el motín desordenado y callejero, la satisfacción de ese impuso a echar los pies por alto que siente, a veces, tanto los pueblos como los individuos. Nada mas lejos de mis inclinaciones estéticas. Pero más aún de mi sentido de la política". (O.C. pag 229).

. . .

" Nos guste o no, la época es revolucionaria. La situación de España, agudamente revolucionaria. No es cuestión de voluntad. Como tampoco es cuestión de voluntad el que haga bueno o mal tiempo". (O.C. pag. 468).

. . .

"Queremos recobrar, inseparable, una unidad de destino nacional y una justicia social profunda. Y como para lograrlo tropezamos con resistencia, somos resueltamente revolucionarios para destruirla!" (O.C. pag. 395).

. . .

" Hay que evitar que multitudes españolas sigan llevando una vida miserable, algunas habitando bajo tierra, igual que alimañas " (O.C. pag. 582).

. . .

"Nuestra revolución.- Porque somos revolucionarios, profundamente revolucionarios. Y al escuchar estas palabras, nadie se rasgue las vestiduras ni se apresure a incluirnos en la casilla de sus recelos o de su odiosidad, porque lo somos, o el vulgar concepto del dinamitero de la mirada torva o corazón reseco, que quiere destruir todo sin construir nada, sino en el sentido de hombres conscientes que entienden que la tarea de la generación actual no es sólo la de impedir que en España impere el comunismo, pero también la de implantar un orden nuevo; en el de hombres que, hartos ya de tantas vacilaciones, verbalismos y formulas políticas, que en teoría son toda magníficas, ansían realidades, decisión de ser mandados con energía, a la par que con ímpetu arrollador, pero siempre al se4vbicio de una norma, calar hasta la raíz de la vida española e implantar un régimen que no sea burgués, ni proletario, ni aristócrata, sino para todos los españoles siempre que todos cumplan con los deberes que su posición en la vida y el interés público exijan. Un régimen en el cual el Estado sea el pueblo h el pueblo el Estado a través de la escala intermedia del Partido, un régimen en el cual las tradiciones históricas de nuestro pasado se armonicen con las exigencias económicas del tiempo en que vivimos; y en el que los grandes núcleos de obreros españoles, antes abandonados, mejoren su condición de vida pero mediante obras de caridad o beneficencia, graciosamente concedida, sino por el impero de estricta justicias, un régimen en el cual- y esto si que es importante -. Todos esos grandes núcleos de obreros españoles se sientan realmente incorporados dentro de la vida nacional" (Raimundo Fernández Cuesta "Nueva lección de la Falange" . Revista FE, 1938, Pamplona.)

. . .

"Una revolución puesta en marcha sólo tiene dos salidas: o lo anega todo o se la encauza. Lo que no se puede hacer es eludirla: hacer como si se le ignorase". (O.C. pag. 96).

. . .

" En las invasiones de los bárbaros se han salvado siempre las larvas de aquellos valores permanentes que ya se contenían en la edad clásica anterior. Los bárbaros hundieron el mundo romano, pero he aquí que con su sangre fecundaron otra vez las ideas del mundo clásico" (O.C. pag.711).

. . .


"Los que hoy, ante un nuevo sistema capitalista que cruje, sacrificamos comodidades y ventajas para lograr un reajuste del mundo, sin que naufrague lo espiritual, somos la negación del bolchevismo. Quizá por nuestro esfuerzo, no tan vituperado, logremos consolidar unos siglos de vida, menos lujosa, para los elegidos; pero que no transcurra bajo el signo de la ferocidad y la blasfemia. En cambio, los que se aferran al goce sin término de opulencias gratuitas, los que reputan más y más urgente la satisfacción de sus últimas superficialidades que el socorro del hambre de un pueblo, ésos, intérpretes materialistas del mundo, son los verdaderos bolcheviques. Y con un bolchevismo de espantoso refinamiento: el bolchevismo de los privilegiados". (O.C. pag. 644).

. . .

"España tiene su revolución pendiente y hay que llevarla a cabo. Pero hay que llevarla a cabo - aquí está el punto decisivo - con el alma ofrecida por entero al destino total de España, no al rencor de ninguna bandería" (O.C. pag. 897).



"Nos guste o no, la época es revolucionaria. La situación de España, agudamente revolucionaria. No es cuestión de voluntad. Como tampoco es cuestión de voluntad el que haga buen o mal tiempo." (O.C. pag. 468).


" Si el rencor es la consigna del frente revolucionario, simplemente el terror es la consigna del frente contrarrevolucionario. Al rencor se opone el terror, y nada más que esto". (O.C. pag. 869).


" Porque si os decía que un régimen revolucionario no puede nunca defender su legitimidad con arreglo a la legislación del régimen anterior, si os decía que un régimen revolucionario no se justifica nunca por su partida de nacimiento, os tengo que reconocer que un régimen revolucionario se justifica siempre por su hoja de servicios, y esta hoja de servicios, considerada bajo especie de historia, no bajo especie de anécdota; esta hoja de servicios, considerada precisamente por un cotejo entre lo que se propuso el régimen revolucionario al romper con el sistema anterior y lo que dejó tras sí al terminar su ciclo" (O.C. pág. 243).


"Nosotros, frente a la defraudación del 14 de Abril, frente al escamoteo del 14 de Abril, no podemos estar en ningún grupo que tenga, más o menos oculto, un propósito reaccionario, un propósito contrarrevolucionario, porque nosotros, precisamente, alegamos contra el 14 de Abril, no el que fue violento, no el que fue incómodo, sino el que fuese estéril, el que frustrase una vez más la revolución pendiente española". (O.C. ´ag. 568).


" Los hombres del 14 de Abril pareció que llegaban de vuelta al patriotismo y llegaban por el camino mejor: por el amargo camino de la crítica. Esta era su promesa de fecundidad; porque yo os digo que no hay patriotismo fecundo si no llega a través del camino de la crítica. A nosotros no nos emociona ni poco ni mucho esa patriotería zarzuelera con las mediocridades, con las mezquindades presentes de España y con las interpretaciones gruesas del pasado. Nosotros amamos a España porque no nos gusta". (O.C. pág. 559).



" El que echa de menos una revolución suele tener prefigurada en su espíritu una arquitectura nueva, y precisamente para implantarla necesita ser dueño en cada instante, sin la menor concesión a la historia o a la embriaguez, de todos los instrumentos de edificar. Es decir: que la revolución bien hecha, la que de veras subvierte duramente las cosas, tiene como característica formal "el orden" (O.C. pág. 229).


"No hay más que una manera, profunda, y sincera, de evitar que el comunismo llegue: tener el valor de desmontar el capitalismo, desmontarlo por aquellos mismos a quienes favorece, si es que de veras quieren evitar que la revolución comunista se lleve por delante los valores religiosos, espirituales y nacionales de la tradición. Si lo quieren, que nos ayuden a desmontar el capitalismo, a implantar el orden nuevo". (O.C. pág. 876).

. . .

Hacen falta dos cosas:

a) Una reforma crediticia que llegue incluso a la nacionalización del servicio de crédito, en beneficio de la economía total.

b) Una reforma agraria que determine, en primer lugar, las áreas cultivables de España (las actuales y las posibles, mediante una preparación técnica), entregue al bosque o al pasto todo lo que quede fuera de esas áreas cultivables e instale en ellas revolucionariamente (es decir, indemnizando o no) a la población campesina de España, bien en unidades familiares de cultivo, bien en grandes cultivos de régimen sindical, según lo exija la naturaleza de las tierras.

Lo que no sea la aceptación sincera y austera de un programa así, con todo lo que implica de sacrificio, no tendrá nada de una verdadera posición contraria al bolchevismo –que descansa, sobre todo, en una interpretación materialista del mundo–, sino que será un intento igualmente materialista, y además inútil, por conservar un orden social, económico e histórico, ya herido de muerte.

. . .


" La revolución nacional la haremos nosotros, sólo nosotros, camaradas de las camisas azules, y la haremos por un móvil espiritual, que es por lo único que se muere". (O.C. pág. 582).

. . .

"No habrá nación mientras la mayor parte del pueblo viva encharcada en la miseria y en la ignorancia". (O.C. pág. 891).
 

. . .

"La España que nosotros propugnamos no será de la clase más fuerte. Y en ella no se podrá ir a los jornales de hambre ni a la holganza". (O.C. pág. 205).

. . .

"España necesita con urgencia una elevación en la media intelectual: estudiar es ya servir a España" (O.C. pág. 697).

. . .


"Seamos buenos universitarios, pero seamos también partícipes en la tragedia de nuestro pueblo" (O.C. Pag. 398).

. . .

"Que José Antonio no pretendió ninguna revolución es también sabido y sobre lo que no hay razón para volver en el desarrollo de un texto que no le hace referencia. ¿Qué propuso Falange, la revolución falangista exactamente, frente a unas reformas o insuficientes o que significaban en su opinión la colectivización del campo proletarizando al jornalero como al obrero industrial?" (Raúl Martín , Ed. Ruedo Ibérico, París, 1971, pág.146).

. . .

"Es cierto que nos hicimos falangistas porque algunos puntos programáticos nos sedujeron. En particular los que se referían a la justicia social. Pero a los que procedíamos del campo universitario lo que nos sedujo más que fue la recia personalidad de José Antonio. Era inteligente, generoso, nada engreído y muy resuelto. Y estaba siempre en primera línea. Apenas estalló la guerra nos dimos cuenta enseguida de que lo de hacer una reforma agraria en serio, lo de nacionalizar la banca y las restante medidas eran demasiado revolucionarias en aquellos momentos. Como lo que de la cancelación de las rentas abusivas. No nos quedó otra salida que la de confiar en que cuando llegase la paz... Luego, a los pocos meses del fin de la guerra, empezaría la Segunda Guerra Mundial y, algún modo, se abrió otro compás de espera, lo que nos permitió poner en pie los sindicatos verticales. Por ellos pensábamos poder canalizar la sensibilidad social de la clase trabajadora española y así equilibrar la previsiblemente fuerte presión del poder económico. La verdad es que seguíamos soñando despiertos...
Así que poco a poco todas las fuerzas conservadoras del pais se fueron coaligando contra nosotros, relegándonos al mero papel de comparsas, bien uniformados y con derecho al pataleo, eso si. Lo que no se puede negar, a pesar de todo, es que la División Azul se alistaron los falangistas mas revolucionar ios, con el General Muños Grandes a la cabeza. De haber tomado Moscú, Franco tenia los días contados, pues Muñoz Grandes habría capitaneado a los que, dentro y fuera del ejército, estábamos dispuestos a ampliar el programa de Falange sin concesiones de ningún tipo. Pero...".

(Recogido por Eduardo Pons Prados, ob. cit. pp. 439-440).

revolución de Asturias

"Con la rebelión de 1934, la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936" (Salvador de Madariaga, "España", Ed. Espasa Calpe, Madrid 1978, pág. 470).

. . .

"La revolución del octubre de 1934 acabó con la República, con el Estado y a punto estuvo de acabar con España. En rigor la sublevación de julio de 1936 no habría sido ni deseado ni posible si los hombres del gobierno de la II República española hubieran conservado el respeto debido a la conciencia histórica de España y de los españoles todos"

(Adolfo Muñoz Alonso, ob. cit. pag. 80).

"El 6 de octubre representa el fracaso trágico del 14 de abril y la inexorable necesidad del 18 de julio de 1936."

(A.M.A. ibidem, pag. 83)

Doctrina, Nacionalsindicalismo, Ideario.

ridruejo, dionisio

(1919-1975) Nació en Burgo de Osma, Soria, Político, escritor y poeta, que tuvo una parte destacada y muy importante en la dirección de Falange Española, de la que fue uno de sus lideres culturales mas significados. Licenciado en Derecho por la Universidad de El Escorial, En 1933 se afilió a F.E. en Madrid donde estudio Periodismo en la Escuela del "Debate". Conoció a José Antonio, quien le invitó a participar en el grupo que escribe la letra del himno "Cara al Sol" (Veáse los descriptores "Cara al Sol", "Cuaderno de Poesía falangista").Durante la guerra desempeñó la jefatura provincial de F.E. en Segovia y posteriormente en Valladolid. Al producirse la Unificación, se mantuvo fiel al grupo "legitimista" de Hedilla. Posteriormente, formó parte en Valladolid de la Junta de Mando Provisional y miembro de la Junta Política de F.E. Fue nombrado jefe de Prensa y Propaganda, reuniendo en torno suyo a un buen número de intelectuales y escritores, como Tovar, Laín, Torrente Ballester, Rosales...Acompañó a Serrano Suñer a Alemania en su viaje para visitar a Hitler, y en 1941 se integró entre los voluntarios de la División Azul. A su regreso dimitió de todos sus cargos y afirma en carta a Franco que "esta no es la Falange que quisimos ni la España que necesitamos. Y yo no puedo exponerme a que ud. Me tenga por un incondicional. No lo soy". Desde entonces vivió en una situación de exilio interior y elabora su teoría sobre la "Falange hipotética" y "La Falange institucionalizada". Se dio de baja de FET y de las JONS. Sobre la Unificación señaló que "No estábamos contentos, eso era la verdad, y sabíamos que el falangismo perdía su autonomía". Fue nombrado corresponsal de la Agencia Pyresa, de Prensa del Movimiento, corresponsal en Roma, donde permaneció hasta 1947. A su regreso, deslumbrado por el espantoso final del régimen fascista en Italia, pidió a Franco que disolviera la Falange y convocara elecciones generales, antes de que se produjera el ataque de los aliados, que le parecía inminente. A partir de este regresó comenzó a colaborar con los grupos inconformistas del régimen, por lo que fue desterrado a Ronda donde permaneció hasta 1943, cumpliendo sucesivamente destierro en LLAVANERAS Y Sant Cugat del Vallés. En junio de 1944 contrajo matrimonio, pero su viaje de bodas se vio interrumpido por la policía al circular el rumor de que Ridruejo pensaba entrevistarse con Hedilla en Mallorca. En Cataluña tomo contato con la revista "Destino", especialmente con José Ramon Masoliver, que le acompañó y ayudó. En 1950 recibió el Premio Nacional de Literatura y en 1954, el "Mariano de Cavia", de ABC. En una conferencia a los excombatientes de la División Azul, dijo: "Mi solidaridad de hoy es tan absoluta como la de ayer". En 1957 fundó el Partido Social de Acción Democrática. Tomo parte en el llamado "contubernio" de Munich, con todas las fuerzas políticas españolas antifranquistas, lo que supuso el embargo de sus bienes y la entrada en la cárcel. Se exilió a Francia, donde rinde ante la Ejecutiva del PSOE una petición de perdón, y después, en Estados Unidos, ejerce como profesor universitario durante unos años. Murió en Madrid en 1975, pocos meses antes que Franco. Escribió "Escrito en España", donde manifiesta su proceso de autoexclusión política; Sus obras principales fueron "Poesía en armas", "Sonetos a la piedra", "Poesía en armas", "Fábula de la doncella y el rio", "Casi unas memorias" y "Cuadernos de Rusia".

Entre sus poemas destaca el que Ridruejo dedica a José Antonio, en ocasión del traslado de los restos del fundador de Alicante a El Escorial al finalizar la guerra;

DE PROFUNDIS

"Señor, haz el milagro.
Detén, Señor, el fúnebre cortejo.
Da a mis camaradas viejos
que están en tu Paraíso
las espadas de fuego de tus Angeles.

Y, a un lado de las Tinieblas
y a otros las Falanges,
que José Antonio, alzándose, nos diga
quién lo mató, quién lo mato,
que no se sabe..."

. . .

El rastro de la Patria fugitivo
en el aire sin sales ni aventura,
fue arrebatado, en fuego, por la altura
de su ágil corazón libre y cautivo.

De la costra del polvo primitivo
alzó la vela de su sangre pura
trenzando con el verbo su atadura
de historia y esperanza, en pulso vivo.

Enamoró la luz de las espadas,
armó las almas, sin albergue, frías,
volvió la sed a las aguas olvidadas.

Dio raíz a la espiga y a la estrella,
y, por salvar la tierra con sus días
murió rindiendo su hermosura en ella".

(Soneto de la Corona dedicada a José Antonio, publicada por "Jerarquía, Barcelona, 1939)

 

"¡Si, Dionisio!. Comenzaste con los maristas de Segovia, seguiste con los jesuitas de Valladolid, luego con los de Chamartín. Más tarde, los agustinos de El Escorial. Y en 1936 ya en la Falange, con la escuela de "El Debate". Y en la Falange sentiste (como yo) el Misterio cristiano de José Antonio (como un agnus Dei qui tollis peccata Hispaniae). Por eso, un alma religiosa como la de Ramón Serrano te descubrió. Como también Pilar y todas su camaradas que te adoraban y tantos muchachos... Tuviste el fervor de juventudes y poetas. Porque sufrías. Cárceles, destierros, incomprensiones... Yo quise decírtelo ante tus ojos de iluminado y tu sonrisa dolorosa. La socialdemocracia es poca cosa, vulgar poca cosa para ti. Con ella quizá un día te pusieran una lápida en la casa donde naciste como precursor de un barullo político. Frente al imperio otra vez histórico que dejó perder Franco, tu misión era de otro orden mas vasto, regresado de Rusia y de ver sufrir aquel pueblo radicalmente cristiano y por ello comunista. Y enlazarlo al nuevo y a los demás del mundo. Porque tu sólo tenias corazón que te iluminaba los ojos y te encendía la Palabra. Y te impedía escarnecer al enemigo y sí: abrazarle.
Y por eso un día te estalló el pecho. Aquel 29 de junio, 1975".

Ernesto Giménez Caballero

. . .

"Capaz de integrar las incompatibilidades del genio nacional.- He venerado siempre la memoria de José Antonio, un español, si los ha habido, capaz de integrar en su alma las incompatibilidades del banderizo genio nacional.

. . .

¿Nadie se acuerda ya de la generosa y tardía tentativa de José Antonio para salvar a España de la guerra civil, tratando de juntar en una Dictadura Nacional de emergencia a los mejores hombres de la izquierda y la derecha ¿Nadie quiere hablar de su siempre silenciada tentativa de mediación cuando la catástrofe se puso en marcha?" ("Casi unas memorias". Planeta. Barcelona, pp. 344-345) (Consultar la voz Dionisio y Cuaderno de Poesía).

. . .


Ridruejo también escribió una carta de despedida a Arrese, Ministro Secretario General del Movimiento, ratificándose en cuanto había señalado en la enviada a Franco. En esta añadía:

"A este efecto, no quiero dejar de añadir que aunque mi decisión es sinceramente, inocentemente, anterior al hecho, la salida de mi camarada Ramón Serrano Suñer, con quien he vivido - y viviré - en amistad muy exigente, viene a añadirse siquiera accidentalmente a las otras - más radicales y profundas - razones que existen para mi" ("Casi unas memorias..." , pág 242).

. . .

"Tanto en publicaciones europeas como americanas, el que más actividad desplegó censurando al régimen franquista certeramente - como sólo podía hacerlo alguien que lo conociese a fondo como él - fue Dionisio. Y se llegó a temer por su vida, en el mismo Paris, tras la información recibida de un infiltrado en la Segunda Bis. En los famosos incidentes de 1956, en los medios universitarios españoles, - en los que Dionisio desempeñó un papel preponderante - , Laín Entralgo me contó que al programas los franquistas las represalias contra los perturbadores del orden establecido se habían previsto que los cadáveres de algunos enemigos serían expuestos en la vía pública, con un cartel colgado del cuello: "Ejecutado por traidor". El de Dionisio debía estar entre ellos". (Eduardo Pons Prados, ob cit. p. 439).

rigor

Entre las enseñanzas de José Antonio, sobre salen dos especialmente decisivas para comprender la grandeza de su vida y su obra. Estas son: el rigor y el estilo. Posiblemente sea esta primera, el rigor, una de las ideas mas esclarecedoras de su entendimiento de la política. Un riguroso planteamiento de la política - rigurosa en lo intelectual, que subraya certeramente Lago Carballo ("Alférez, Nov, 1947) - resulta esencial; de lo contrario incurre en lo superficial y en lo mediocre. "¿En qué medida es necesario este riguroso planteamiento? - añade el comentarista citado - ¿Aun más: esperar en una política previamente delineada, con existencia y rigor, ¿no será intentar poner puertas al campo? Fijadas quedan en estas dos preguntas dos posibles objeciones. Aun queda otra, ésta de los más papistas: toda política estará siempre afectada por cada circunstancia, como arte de lo posible que es. Vayamos por partes. Y empecemos por repetir que hay que seguir dándole vueltas a la idea de José Antonio. En la primera vuelta tropezamos con la sencilla verdad de que "el planteamiento" es algo renovado ante cada problema. Luego no se trata de echar buena fama sobre el programa inicial y echarse a dormir. Por el contrario, hay que continuar con el rigor a cuestas para aplicarlo ante cada nueva situación. Y aplicarlo con claridad intelectual, sin confiar, bobaliconamente, en que donde debía haber exigencia y crítica con tal de que haya una buena voluntad o una probidad funcional ya está bien.

río del, cisneros, agustín

(1909 - 1992) Recopilador de los escritos de José Antonio. Al frente de la Editorial del Movimiento, realizó una formidable labor, que salvó de la incuria y el abandono la doctrina, el pensamiento, el estilo y la historia de la Falange. A Del Río se deben las diversas ediciones de las Obras Completas del fundador, así como una serie de libros y publicaciones que han permitido conocer la importancia que para España ha tenido y tiene una figura impar como la de José Antonio Primo de Rivera y un conocimiento cabal de la doctrina de la Falange.

"Su obra reclama culminación.- En la evolución del pensamiento de José Antonio es preciso distinguir dos etapas claramente diferenciadas: una, anterior a la creación de la Falange, que va desde los inicios formativos de su personalidad hasta octubre de 1933, y otra etapa, especialmente definida y decisiva, que comprende desde el 29 de Octubre de 1933, en que se funda públicamente Falange Española, con el acto del teatro de la Comedia de Madrid, hasta el 18 de noviembre de 1936 en que escribe José Antonio su testamente en Alicante, en vísperas de su muerte.

Las ideas esenciales y permanente de su doctrina son:

  • El concepto del hombre, como portador de valores eternos.
  • La consideración de España como unidad de destino en lo universal.
  • La exigencia de la justicia social, como base inexorable de la existencia.
  • La implantación del sindicalismo nacional, como sistema de ordenación económica y vía de representación política, junto a la familiar y municipal.
  • Y la concepción del Estado, como instrumento - medio y no fin -al servicio del hombre y de la Patria.

Al fusionarse Falange Española con las Juntas de Ofensiva Nacional- Sindicalista, José Antonio radicaliza su pensamiento y sus posiciones políticas. Su acción es más enérgica y su estilo más acerado, de mayor profundidades y exigencia social. El sentido de la revolución penetra las ideas y las conductas.

Si, al principio, José Antonio había insistido preferentemente en defender la unidad nacional frente a los separatismos, en afirmar el espíritu español frente a las deformaciones de la escéptica ironía izquierdistas y de la vacua grandielocuencia derechistas, en comprender la Patria por encima de las lucha de partidos y exaltar la soberanía frente a todos los internacionalismos, en este segundo de fusión con las JONS acentúa fuertemente, el sentido de la política social, proclamando una moderna concesión económica-social como respuesta capaz de superar el duelo antagónico de ce capitalismo y comunismo.

La vida de José Antonio se nos ofrece como estilo ejemplar de humanidad; su doctrina, como fuente de inspiración y legado de inspiración irrenunciable, su obra, como empresa incitante que reclama culminación, su alma, como inefable presencia que estimula, aconseja y vela los mas nobles afanes de la comunidad española; y su abnegación, al entregar su vida por España, le dio el registro máximo de autenticidad y de trascendente significación". ("Evolución del pensamiento de José Antonio", "Arriba" (diario), 21 de noviembre de 1973).


riqueza

"La riqueza tiene como primer destino - y así lo afirmará nuestro Estado -mejorar las condiciones de vida de cuantos integran el pueblo. No es tolerable que masas enormes vivan miserablemente mientras unos cuantos disfrutan de todos los lujos" (Punto XII de la Norma Programática).

rubio garcía mina, jesús

(1908, Pamplona - 1976, Madrid) Catedrático, ex ministro y abogado. Catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Madrid, fue Ministro de Educación Nacional, donde realizó una importante obra con un programa de construcción de 25.000 escuelas durante su mandato. Había sido colaborador directo de José Antonio, militante de Falange Española, de la que al terminar la guerra fue Secretario General. A su cese como Ministro, fue nombrado Presidente del Tribunal de la Competencia.

robles piquer, carlos

(1925) Ministro, Embajador de España y escritor. Robles Piquer ha sido una de las figuras más importantes y menos conocidas de la vida política española , a cuyo servicio atestiguó con pruebas de honestidad y rigor, que dan cuenta de su talla como hombre de Estado. Dotado de una gran capacidad de trabajo, valor personal y espíritu de sacrificio, Carlos Robles, en los sucesivos puestos que ha desempeñado dentro de la Administración y el Gobierno, así como en cuantos lugares participó, dio muestras de talento, capacidad y compromiso leal. Su opinión sobre José Antonio se recoge en las siguientes líneas:

"La Revolución de la esperanza.-Las grandes líneas de la Revolución de la esperanza las marcó siempre José Antonio: unidad de los hombres y de las tierras de España, frente a la división excitada por los separatismos, por los partidos y por la lucha de clases; transformación de un país pobre en cuerpo y espíritu en una nación moderna y vigorosa; realización implacable de la justicia social, frente a la codicia de los poderosos. En este esfuerzo había de emplearse la energía política y social de una Revolución Nacional que no se puede construir en un año, ni siquiera en treinta, ni aún en una sola generación.

Todos lo sabemos, aunque nos queme las entrañas a menudo la ilusión de ver la obra terminada; lo saben quienes cavaron los cimientos, a menudo al precio de su vida; lo sabemos quienes conservamos el recuerdo vivo de una guerra en la que no pudimos empuñar las armas; y lo sabéis también vosotros, la juventud más joven, que recibe un legado de trabajo y de reposo, de guerra y de paz, de dolor y de alegría, con el compromiso y la carga, con el honor y la pesadumbre de edificar un futuro mejor para España, para vosotros y para vuestros hijos". ("Cartas a las juventudes de España", en "Arriba" (diario), 29 de octubre de 1966)

romero gomez, emilio

Escritor y periodista, nació en Arévalo en 1917. Terminada la guerra dirigió varios diarios de la prensa del Movimiento y terminó su currículo profesional dirigiendo el periódico "Pueblo", de la Organización Sindical, que alcanzó una de las mayores tiradas y expansión de la prensa española. Un diario que sirvió de verdadera escuela de periodismo para numerosos profesionales de la prensa española. Fue asimismo Director de la Escuela Oficial de Periodismo y, como Procurador en Cortes, promovió la adscripción de estos estudios a la Universidad, creando la Facultad de Ciencias de la Información, cuyo decano-fundador fue Adolfo Muñoz Alonso. Romero fue un gran polemista político, novelista, autor teatral y ensayista.

. . .

"No sé si en estos "Cabos sueltos" apareció alguna vez Emilio Romero, uno de los críticos más agudos y audaces del Opus Dei, institución que andaba por estos años en su apogeo. Con un instrumento en sus manos tan poderoso como el diario "Pueblo", azuzaba cotidianamente a los representantes de lo que llamábase con la retórica de entonces, la "mafia blanca". Romero disponía y dispone de la capacidad de escribir bien, con agilidad y dotes persuasorias poco frecuentes. Tiene la sabiduría de poner el dedo en la llega y la de conocer hasta donde se puede hurgar en ella sin producir reacciones demasiado violentas. Quizá haya empleado respecto del Opus la mayor dureza y cólera. En otros casos la ironía templaba la mordedura del ingenio. Así ocurrió en el caso de Palomares, por cuyo motivo cenamos juntos en el Casino de Madrid.
Pude confirmar que su actitud frente al Opus era sincera y que realmente creía que este sector de la Iglesia militante resultaba peligroso para los intereses del Estado., no en cuanto Estado falangista o Estado franquista, sino en cuanto Estado y, por consiguiente en cuanto detentador del poder soberano de una comunidad. En esto, Emilio Romero era absolutamente sincero".

(Enrique Tierno ob. cit. p. 143)

romojaro sánchez, tomás

Abogado, secretario primero de las Cortes Españolas, nació en Santander en 1907. Desempeñó numerosos cargos en el Movimiento, como Jefe Provincial y Gobernador Civil de Santander, Valladolid Zaragoza, y Delgado Nacional de Provincias, Vicesecretario General del Movimiento, Ministro del Tribunal de Cuentas del Reino. De José Antonio, escribió: "En José Antonio, se distinguen con claridad lo que es meramente adjetivo de lo que es doctrina propiamente dicha, esto es, pensamiento ordenado a unos fines. Qué es el hombre, cuáles han de ser las relaciones de éste con los demás hombres en un encuadramiento natural para el mejor servicio a la comunidad y a su fin último. He aquí una constante en el pensamiento de José Antonio que no perderá nunca vigencia" ("José Antonio, hoy", encuesta de la Agencia Pyresa, en "Arriba España" (diario) Pamplona, 29 de octubre de 1967)


ros, félix

(1912-1974) Periodista.

Tu voz no llega como antaño

"La voz que urdió al gentil de las Españas
tambores de hermandad, santiaga tropa,
y se escanció, ya sangre, en cada copa
asaltando los dientes vuelta entrañas;

aquella que alanceó ínsulas extrañas
-eres tu, ¡oh, Patria!, en taparrabos u hopa
marca africana y no arrabal de Europa -,
duerme hoy bajo un poniente de guadañas.

José Antonio: va a reír la primavera
y sólo tu faltas en la risa;
pero tu voz nos llega como antaño.

Convertida en colérica bandera
Restalla sus mensajes todo el año
Y el vuelo de tus flechas nos avisa."

(De "La Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera", Jerarquía, Barcelona, 1939)

ros, samuel

(Valencia, 1904 - Madrid, 1945) Poeta, escritor y periodista.

Autor de libros importantes como "Bazar", "Marcha atrás", "Cuentos de humor", "Cuentas y cuentos", "Con el alma aparte" (Premio Nacional de Literatura en 1944), "Los vivos y los muertos", etc. Fue considerado como humorista, del que dejo muestras en su sección "Arriba y abajo" en el diario "Arriba". Ridruejo consideraba que Ros fue un vanguardista, que fraguó su personalidad a través de experiencias muy diversas. Fue objeto de admiración y respeto en los medios literarios. Colaboró como periodista activo en ABC, Blanco y Negro, El Sol, El Debate y fue director de la revista falangista Vértice.


rosales, luis

(1928 -1993) Militante procedente de la Falange de Granada, amigo personal de Federico García Lorca, fue quien defendió y ocultó en su propia casa al poeta, lo que le supuso severas sanciones por parte de mando militar al comienzo de la guerra civil. Fue duramente sancionado por su enfrentamiento con la autoridad por su defensa de Lorca. Grande como poeta y escritor, llegó a la Academia por méritos propios. Llevo en secreto hasta la muerte cuanto ocurrió en Granada en aquellos terribles días. Solos e ha conocido la verdad a través del libro que ha publicado su sobrino recientemente. Había estudiando Estudio Filosofía y Letras y Derecho en la Universidad de Granada. Conoció a Lorca, a Cesar Vallejo y en 1935 aparece su primera obra fundamental, titulada "Abril". En el mes de agosto de 1936, a poco de estallar la guerra, acoge en su casa a Rafael García Lorca, por lo que es detenido. Sus gestiones y las de sus hermanos - jefe y secretario local de Falange Española- , no consiguieron impedir el fusilamiento de Lorca y le ocasionaron amenazas y una fuerte multa, así como la expulsión del partido. Colaboró con Dionisio Ridruejo, Torrente Ballester, Laín Entralgo y Luis Felipe Vivanco en la revista "Jerarquía". Con Vivanco publicó la antología "Poesia Heroica del Imperio". También apareció su "Retablo sacro del nacimiento del Señor". Fue secretario de la revista "Escorial", dirigida por Dionisio Ridruejo. Escribió importantes trabajos sobre el Siglo de Oro español como la "Antología poética de Juan de Tassis",autor al que le dedicará su discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua en 1964. Otras obras suyas son "La casa encendida", por la que recibió el Premio Nacional de Poesía de 1949. Y en 1960, prologado por Menéndez Pidal, publica su ensayo "Cervantes y la libertad". Escribió, entre otras obras, "Piensa mal y acertarás", "Segundo Abril", "Lírica española y teoría de la libertad","Canciones" y "Como el corte hace sangre". Poco antes de fallecer, confió el secreto guardado durante toda su vida sobre la verdad del asesinato de García Lorca, que recogió su sobrino Gerardo Rosales, en su obra "El silencio de los Rosales" (Ultima huella de Federico García Lorca) Ed. Planeta -Fábula - Barcelona, 2002)

La verdad de la España duradera

"Tu amaste el ser de la España misionera
frente al peligro y por la luz unida
el ser de la evidencia enaltecida
del mar latino en la ribera entera.

tú la verdad de España duradera
de la esperanza y del dolor nacida
verdad de salvación al tiempo asida
verdad que hace el destino verdadera;

tú la unidad que salva del pecado
la unidad que nos logra y nos descubre
en los ojos de Dios como alabanza

¡ya no tiene la vida que has salvado!
la tierra te defiende y no te cubre
como el vivir defiende la esperanza."

(De "La Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera", Jerarquía, Barcelona, 1939)

rosby, arturo

Escritor y periodista

Es autor de diversas obras de ficción, pensamiento e historia. Por su libro "Por el amor al joven César" ha sido catalogado como uno de los escritores mas fecundos y penetrantes en las esencias doctrinales y poéticas de la Falange. Comprometido en el servicio a España, ha colaborado y colabora en periódicos y revistas, en las que hace gala de una gran independencia crítica en la que exalta los valores de la cultura española. En el libro citado el autor señala que está dictado por la admiración a la figura de José Antonio Primo de Rivera. En él ha tratado de expresar su forma de pensar y de ser, a través de anécdotas verdaderas o creadas que señalan un camino de autenticidad y sentido moral.


rubio cordón, josé luis

(Fregenal de la Sierra, Badajoz, 1922) Catedrático de Universidad y escritor.
 

"Lo vigente y lo periclitado en su pensamiento.- Aquí y ahora -España 1976 - lo más vigente del pensamiento de José Antonio Primo de Rivera es, evidentemente, lo que más le puede diferenciar de lo que ha sido el "franquismo" (su anticapitalismo, su propuesta de una socialización revolucionaria por vía sindicalista y no estatizadora - la "autogestión en nuestros días -, su talante cultural liberal y anti-inquisitorial, su concepción de España como suma de regiones varias y no como uniformidad y centralismo...), así como lo más periclitado es lo que más le puede acercar a la dictadura (su antidemocratismo táctico, su forzada exaltación de la violencia, la propia Falange...) En resumen: tiene actualidad el discurso del cine Madrid y no lo tiene el de la Comedia". ("Arriba", Madrid, 29 de octubre de 1976)

rubio garcía mina, jesús

En la reorganización del gobierno de 10 de agosto de 1940 fue nombrado Subsecretario del Ministerio de Educación Nacional, Jesús García Mina, que había compartido despacho de abogado con José Antonio, así como el sueño y la ambición de esta España renacida. Como profesor de la Universidad sirvió siempre a la Falange (...) "El nuevo subsecretario figura en la redacción de "Arriba", y es, por tanto, doblemente entrañable camarada nuestro"(...) Jesús Rubio García Mina era Letrado de las Cortes y anteriormente había obtenido la Cátedra de Derecho Mercantil. Estaba casado con una hija del coronel Linies, de la Legión. Es posible que esta relación familiar influyera en Franco para su designación como Subsecretario y, sucesivamente, Ministro de Educación Nacional en 1956. Rubio García Mina había desempañado durante un periodo breve el puesto de Secretario General de Falange Española.

rudel, christian

Historiador francés

"El programa más revolucionario.- José Antonio tiene perfecta conciencia de que su programa radical de reforma agraria, de redistribución de la población, de propiedad sindical, de nacionalización de la Banca es, con mucho, el más revolucionario de los que fueron propuestos a España en 1936. Está a cien codos por encima del programa del Frente Popular."

("La Phalange", Edition Speciale. Breteuil sur Iton (Eure), 1972. p. 103)

ruiz de alda, julio

(Estella, 1987 - Madrid, 1936) Militar, fundador de FE y político

Comandante de Artillería al que su pasión por la aviación le llevó a convertirse en piloto militar de aviación, que se convirtió en famoso por su participación en 1926 en el vuelo del avión "Plus Ultra" (junto con Ramón Franco y el mecánico Rueda) que cruzó el Atlántico sin escalas hasta Buenos Aires. En 1928 fue nombrado jefe del grupo de aviación. Junto con los hermanos Ansaldo creó la empresa "Armamentos para la Aviación". Fue cofundador de la Falange Española participando con un discurso en el acto de fundación de F.E. con un discursos en el acto de fundación de F.E. en el Teatro de la Comedia de Madrid, el 29 de Octubre de 1933. Formó parte del triunvirato que por un tiempo rigió la FE de las JONS. Fue miembro del Consejo Nacional y de la Junta Política de la Falange. En 1936 fue encarcelado por los republicanos y en el asalto de milicianos republicanos a la Cárcel Modelo de 23 de agosto de 1936 asesinado por pertenecer a Falange.

. . .

Desde antes de iniciarse el Alzamiento, Ruiz de Alda se encontraba preso, junto a otros muchos falangistas y personas de derechas, en la Cárcel Modelo de Madrid.
"El día 23 de agosto se declaró un incendio en la cárcel. ¿Tuvo por causa la rebelión llevada a cabo por los tres mil presos políticos armados con sus colchones a los que habían prendido fuego?¿O bien fue obra de criminales de derecho común, estimulados por milicianos de la C.N.T. que acababan de registrar la prisión? El origen exacto de este incendio probablemente nunca será descubierto. Pero es cierto que la noticia del motín se extendió por la ciudad al mismo tiempo que la de la matanza de Badajoz empezaba a circular, a pesar de la censura. Una masa, con milicianos de permiso a su frente, se encontró y pidió invadir la prisión para matar en ella a los detenidos. Algunos políticos socialistas llegaron a predicar la moderación; pero los milicianos se negaron a escucharles. Cuarenta detenidos fueron muertos y arrojados al patio, y sus cadáveres paseados por la prisión para horrorizar a los supervivientes.
Después de haber amenazado con matarlos a todos en masa, los milicianos escogieron cierto número de prisioneros entre los mas destacados, y en la mañana siguiente dieron muerte a otros treinta. Entre ellos se encontraban Melquíades Alvarez y Martínez de Velasco, dos políticos de derecha bien conocidos; Fernando Primo de Rivera, hermano de José Antonio, y Ruiz de Alda, su amigo más íntimo, el doctor Albiñana, jefe del partido Nacionalista, y el general Villegas, que había estado al frente de la rebelión en el Cuartel de la Montaña" (Hug.Thomas "La guerra civil española" Ed.

ruiz ayúcar, angel

(Salamanca,1919) Coronel de la Guardia Civil y escritor. Periodista y colaborador de la prensa del Movimiento

"Un reto para el futuro.- La vigencia de la doctrina de José Antonio está en la obra lograda. Pero sería una visión chata de la misma. Porque la vigencia de la doctrina de José Antonio no está en lo que se ha hecho, sino en lo que falta por hacer para desarrollarla en toda su extensión. No es una etapa cumplida, sino un reto para el futuro. Un reto que, como una estrella, lleva cuarenta años señalando el camino de España" ("Impresionante actualidad", en el diario "El Alcázar", Madrid, 29 de octubre de 1973).

. . .

"Revolucionar a un pueblo es ponerle en marcha hacia un ideal nuevo, es proporcionarle una cultura mejor, cuando ya la cultura vieja se ha desmoronado y amenaza con hundirnos entre los escombros; y cuando ese pueblo es España, revolucionar a España es conseguir estas tres cosas: rescatar, lo espiritual, del materialismo y de la indiferencia; rescatar, lo nacional, del nacionalismo y del internacionalismo; y rescatar, lo social, del privilegio y de la demagogia" (J.L. Arrese "Nuevos escritos y discursos". Ediciones de la Vicesecretaria de Educación. Madrid, 1945. pág 79).

rousseau, juán jacobo

"En su critica al Estado liberal, José Antonio niega virtualidad a la doctrina de uno de sus fundadores, Juan Jacobo Rousseau. "El motivo fundante de la agresión política de José Antonio a Rousseau, presenta, sin embargo raíces intelectuales. La observación es importante, ya que deshace cualquier interpretación faccioso de rango inferior o de oportunismo político. Para José Antonio, el "Contrato Social" de Rousseau relativiza la verdad, pero no sólo la política, sino la verdad en cuanto categoría permanente de razón. José Antonio extiende el ácido corrosivo de las ideas de J. J. Rousseau también a la justicia. Esta ampliación apenas si merece detenimiento como nota apreciable, ya que está implícita en la idea de verdad, relativizada por Rousseau. Si José Antonio la mienta es porque la voluntariedad de la justicia, como una de las verdades relativizadas, va a ser la que opera negativamente de forma directa en la concepción política del Estado liberal". (A. Muñoz Alonso. Ob. cit. p. 58)