Diccionario de la Falange

M

 

 

machado, antonio miguel amando de
machado, manuel milicias
madrid, (caída de) milicia universitaria
madariaga, salvador militar
maestú, ceferino l. minorías
maeztu, ramiro de miquelarena, jacinto
mainer, josé carlos miranda gonzález, joaquín
majo puig, ricardo metafísica
manera de ser milicias falangistas
manipulación electoral moa, pío
mar mola, emilio
marañón posadillo, gregorio monarquía
maritain jacques montaner, carlos
marques de riscal, 16 montañismo
marañón moya, gregorio montero díaz, santiago
maravall casesnoves, josé antonio montes, eugenio
marías julián mora y mora, marichu
marina nacional moral nacional y moral cristiana
marsillach, adolfo morales delgado, gustavo
martin sanz, dionisio moreno, alfonso
marruecos, la falange de moreno herrero, francisco
marxismo montes alfonso, vicente
márquez horrillo, diego moscardó, josé
marquina, eduardo mota, castillo de la
martín rubio, ángel david mourlane michelena, pedro
martín villa, rodolfo movimiento
martin- sánchez juliá fernando movimiento nacional
martínez barrio, diego movimiento-organizacion
martínez fernández, eduardo movimiento-partido
martínez galán, jose rámon movimiento-disolución
marx carlos, enrique muelas, federico
marxismo mujer, promoción de la
masonería municipio
masoliver martínez, juan ramón muñoz alonso, adolfo
mateo, manuel muñoz grandes, agustín
matías montero murmuración
maura, miguel murillo, manuel
medallas de plata mussolini, benito
menéndez pidal, ramón  
m.e.s  
metafísica de españa, la eterna  
medina cruz, ismael  
 

sugerencias y colaboraciones: diccionario@plataforma2003.org

 

 

machado, antonio

(1875-1939) Poeta, formado en la Institución Libre de Enseñanza. En 1907 publicó su primer libro "Soledades". Catedrático de francés, realizó varios viajes a Paris donde completó su formación. Publicó en 1907 "Soledades, galerías y otros poemas". Colaboró en diversas revistas. En 1911, con una beca marchó a París. A su vuelta ocupó su cátedra en Soria, desde donde realizó su obra sobre Castilla. Ingresó en la Real Academia de la Lengua. Durante la guerra se adhirió a la causa republicana y radicalizó sus posiciones políticas. Exiliado en Francia, murió en Colliure, donde está enterrado.
"Sin descartar el interés que pudo tener todo esto, en el orden de reanudar la normalidad en la vida cultura española, "Escorial" se asignó como objetivos mayores la incorporación - siquiera parcial - del legado de Antonio Machado y la aproximación - no sin reservas - a José Ortega y Gasset. De la operación primera se encargó Dionisio Ridruejo en el mismo cuaderno inicial de la revista, mediante la reproducción del "prólogo a la primera edición de la obra poética de Antonio Machado".
Ridruejo no vacilaba en manifestar la razón fundamental que, a su modo de ver, le capacitaba para llevar adelante la empresa de reintegrar a Machado a la España nueva.
- Yo no escribo este prólogo como poeta joven para el libro de un maestro muy amado. Yo escribo este prólogo como escritor falangista, con jerarquía de gobierno, para el libro de una poeta que sirvió frente a mi en el campo contrario, y que tuvo la desdicha de morir sin poder escribir por sí mismo" (Dionisio Ridruejo, "El poeta..", pag. 94)

machado, manuel

Poeta, dramaturgo y académico. Nació en Sevilla en 1874 y falleció en Madrid en 1947. Hermano de Antonio Machado, se traslada a Madrid, donde estudia el bachillerato. Regresa a Sevilla donde cursa la carrera de Filosofía Y letras. En 1899 trabajó en la editorial Garnier de París. En un segundo viaje conoció a Rubén Darío. Vuelto a Madrid publicó su primer libro de poesía: "Alma" (1900), de tendencia modernista, igual que cuantas composiciones publicó en la revista "Helios" (1903), y el libro "Caprichos" (1905). Un nuevo libro "Alma, museo y cantares" ( 1907) representa una orientación más personal de su poesía. "Alma" se hace más coloquial, menos simbólico, tendencia que se hace patente en otras creaciones del momento. En donde se hace más genuina su poesía es en "Cantares", donde aparece la estampa brillante de la gran Andalucía, manifestada en el cante hondo.
En 1921 empezó a escribir teatro con su hermano Antonio y aparece "Julianillo Valcárcel" (1926), "Juan de Mairena (1927), "Las adelfas" (1928), "La Lola se va a los puertos (º(1929), "La prima Fernanda" (1930) y "La duquesa de Benamejí (1931).
La guerra le sorprende en Burgos y hace un libro en homenaje al general Franco. Ingresa en la Real Academia Española de la Lengua en 1938.
Participó ampliamente en las publicaciones falangistas y dedicó a José Antonio el siguiente soneto:

"Toda belleza fue tu vida clara".

"José Antonio ¡Maestro...¿En qué lucero,
en qué sol, en qué estrella peregrina
montas la guardia? Cuando a la divina
bóveda miro, tu respuesta espero.

Toda belleza fue tu vida clara:
sublime entendimiento, ánimo fuerte...
Y, en pleno ardor triunfal, temprana muerte
porque la juventud no te faltara.

Háblanos tú... De tu perfecta gloria
hoy nos enturbia le lección el llanto
más ya el sagrado nimbo te acompaña.

Y, en la portada de su nueva Historia,
la Patria inscribe ya tu nombre santo:
¡José Antonio! ¡Presente! ¡Arriba España!"

("Oración a José Antonio", en la "Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera". Jerarquía. Barcelona, 1939.)

Cultura. Poesía. Intelectuales.

madrid, (caída de)

"A mediodía del 27 de marzo de 1939 salieron los primeros coches y camiones cargados de escuadristas con camisa azul y banderas nacionales y de Falange. El 28, las calles de Madrid estaban colmadas de una muchedumbre enfervorizada y salían "Informaciones", "Arriba" y "Ya", el primero con este título: "Madrid no espera a los vencedores; va en su busca". Fue el caso de todas las capitales de la zona vencida, ni una sola esperó la llegada del ejército nacional para abrirle las puertas". (José María García Escudero. "Historia de las Dos Españas", Editora Nacional, tomo III, p. 1617)

madariaga, salvador

(1886 - 1978), Figura destacada del pensamiento liberal español, ministro de la República, organizador del llamado "contubernio" de Munich en 1962, emitió este juicio sobre la figura de José Antonio (Miguel Primo de Rivera "Papeles póstumos" Plaza y Janés, Barcelona, 1996).

"Valiente, inteligente e idealista, sobraba a José Antonio para ser dictador un humorismo agudo e irreprimible, pero opinaba que, por ser inevitable el triunfo final del comunismo, convenir ir hacia él por la vía autoritaria del fascismo. Esta opinión, que naturalmente no hacía pública, pero que me consta había sido suya, prueba que, a diferencia de la mayoría de sus secuaces, José Antonio no tenia pelo de tonto, ya que el fascismo ha demostrado fuerte tendencia al comunismo en economía y el comunismo fuerte tendencia al fascismo en política". (Salvador de Madariaga "España. Ensayo de historia contemporánea" 7ª edición, pag., 426 - 427. Buenos Aires, 1964).

. . .

"Sin conocerle (se refiere a José Antonio), tuve hacia él cierta simpatía nacida de esas cartas suyas a la princesa Bibesco; y cuando Eugenio Montes me llamó al teléfono para pedirme que interviniera a fin de salvar a Primo de Rivera mediante un canje con el hijo de Largo Caballero, hice todo lo que estuvo de mi parte cerca de las autoridades británicas, que acogieron mis gestiones con un sentido muy humano. Fue muy de lamentar que fracasáramos todos en salvar a un hombre que quizá hubiera podido hacer cambiar el rumbo de la historia de España si hubiera vivido. Los responsables de su ejecución fueron unos insensatos, Lo digo con la tranquilidad de un ánimo imparcial, porque no sé a quién procede colgarle esa tremenda insensatez." (Fernando Díaz Plaja "Así fue". Ed. Plaza & Janés, Barcelona, 1997, p. 32)

Intelectuales. República. José Antonio.

maestú , ceferino l.

(1920) Sindicalista y escritor. Nació en Vigo en 1920, perteneció a las Falanges Juveniles de Franco, al frente de la Centuria "Iñigo de Loyola", de la que fue capellán el Padre Llanos S.J., y subjefe Jaime Suárez. Reavivó la tertulia "La Ballena Alegre", en el mismo local del café Lyon D'Or de Madrid. Fundó las JONS con de la Sota, Castro Villacañas y Gibello en 1952. Fue redactor de "La Hora". Animador de los grupos falangistas en el Campamento de la I.P.S de La Granja, con los que se concentraba en el albergue del Frente de Juventudes del Puerto de Navacerrada los domingos. Intervino en el ciclo de conferencias del Circulo José Antonio. Postula por una reconstrucción a fondo de la Falange para emprender la revolución nacionalsindicalista y estimula la creación del FES. Fundó la revista "Sindicalismo", prohibida por el Ministerio de Información y Turismo, del que era titular Manuel Fraga. En 1965 es detenido por asociación ilegal y procesado por el Tribunal de Orden Publico y se le desposeyó de su vocalía en el Sindicato de Prensa. Fundador de Comisiones Obreras, que abandonó al ser dominada por el partido comunista, y funda el sindicato independiente CTI del que fue secretario general.
Maestú fue una figura esencial entre los grupos contestatarios de la izquierda falangista, desalentada del primitivo ideal, que se diluyó entre la dispersión producida en la transición política.

Sindicalismo, Historia, Revolución.

. . .

Al expresar su admiración por José Antonio, pensó en la revolución y sus profundo significado para aquella España invertebrada. Maestú vivió su militancia con honestidad. Así explicó su posición:
"La Falange Española de las JONS era un movimiento político concebido para una revolución. Y las revoluciones se logran plenamente o no lo son. José Antonio quería saltar del orden viejo al nuevo. Los que no sabían medir la distancia, no tienen fuerzas para el salto o no quieren, fracasan. Quedarse a medias no es hacer una revolución y aspirar a caer a mitad de camino es más que retrasar el renacimiento de las tensiones trágicas que alumbraron en las minorías de anteguerra la necesidad angustiosa de la Revolución.

Comprendo perfectamente que la unidad del Movimiento Nacional impone un común denominador para todas las fuerzas y tendencias políticas en él reunida. Pero también creo que los falangistas, los que creemos y seguimos las ideas y las consignas de José Antonio Primo de Rivera, estamos obligados en conciencia a sostener en alto nuestras tesis. La cogestión y el accionariado obrero están bien como metas ideales de los partidos de derechas, pero la Falange de José Antonio aspiraba a un nuevo orden, a una empresa sindicalista, sin patronos ni obreros; a una organización autónoma y responsable de la economía nacional; a un sistema de financiación nacionalizado o sindicalizado". ("Empresa sindicalista", en "Arriba" (diario), Madrid 19 de octubre de 1963)

Sindicalismo. Movimiento. Prensa.

maeztu, ramiro de

(1876 - 1936) Escritor. Escritor y diplomático, perteneció a la generación del 98. Fue embajador en Argentina, fundó la revista "Acción Española", en la que publicó diversos artículos recopilados bajo el titulo "Defensa de la Hispanidad", a favor de una España tradicional, católica y monárquica. Fue diputado en 1933 por Guipúzcoa. Representante de la Generación del 98, estuvo influenciado en la primera parte de su obra por Nietzsche, antes de su evolución hacia posiciones conservadoras. Formó parte activa en Renovación Española. Escribió "Defensa de la Hispanidad", como ideal de todos los españoles de ambos lados del Atlántico. Entre sus obras figuran "La crisis del humanismo", "Don Quijote, Don Juan y La Celestina"... Durante la guerra, el 31 de octubre de 1936, fue fusilado por los republicanos, en las "sacas" de la cárcel Modelo, sin juicio previo en Aravaca, Madrid.

. . .

"No Sr. Aguirre. Es que es mucho más difícil entender a Maeztu y a Unamuno que enardecerse en un partido de fútbol, y probablemente los señores Maeztu y Unamuno son las mejores cabezas vascas, mientras no pocos predicadores del Estatuto forman un respetadísimo equipo de futbolistas" (O.C. pag. 182)

Tradición, Acción Española, Monarquía, Hispanidad.

mainer, josé carlos

(Zaragoza, 1944) Catedrático de Universidad. Autor de "Falange y Literatura. Antología". ( Ed. Labor, Barcelona, 1971), "La narrativa falangista". El País (14 de marzo de 1985), etc.

"Rehizo la orteguiana idea de nación.- Todos los historiadores de la época coinciden en que las mayores deudas ideológicas de la Falange se refieren a Ortega. Al pensador madrileño debió la idea de nación "como un dogma nacional, como un proyecto sugestivo de vida en común" y toda una retórica regeneracionista que, comenzada el día 23 de marzo de 1914 en el teatro de la Comedia, con el discurso "Vieja y nueva política", se reharía de nuevo, en el mismo lugar, veinte años más tarde, en la oración fundacional de Falange por José Antonio Primo de Rivera" ("Falange y Literatura. Antología" .Labor. Barcelona, 1971. p. 18)

 

"Nos conmueve profundamente.- Puede que, en rigor, lo más impresionante de este libro ("Papeles póstumos de José Antonio") sea la imagen inolvidable (y siempre nobilísima) del hombre que sufre y que sabe que ha de perder la vida a los treinta y tres años. La dimensión auténticamente humana de esta tragedia nos la proporciona, mejor que los endebles argumentos de su editor, esos borradores de su autodefensa jurídica donde Primo de Rivera apunta que "jamás disculpé ni alenté" el terrorismo fascista (cuando tantos textos acreditan lo contrario), o cuando niega su implicación en la rebelión (pese al hallazgo de dos pistolas en su celda), o cuando sostiene todavía que, al igual que sucedió a su padre, sus peores enemigos estuvieron en las viejas derechas.

Aquel hombre joven quería, sobre todo, salvar su vida pero la honda retórica cristiana de sus expresiones más íntimas, cuando ya estaba sentenciado, nos conmueve profundamente, y quizá más cuando la contratamos con los términos más mundanos de la carta de despedida a Sánchez Mazas, la más emocionante de todas las que escribió en su última noche.

Al fin y al postre, en aquellos días aciagos para él (como para tantos otros que han tenido peor fortuna editorial) lo que quedaba de la vida era el recuerdo de las dos mil pesetas que le había dejado en depósito la anciana clienta Práxedes Merino, los trajes que debía al sastre Cid o las minutas que encarecía a sus pasantes que pasaran al cobro." (Una maleta del 36", en "Saber leer" (revista), num. 109, Madrid, noviembre de 1997)
 

Cultura. Intelectuales. Crítica.

majo puig, ricardo
Framis, Sevilla, 1885 - 1960. Periodista y escritor.

"Belleza y verdad.- El florilegio de los aforismos, apotegmas y algunas cláusulas escogidas de entre la obra mental de José Antonio, es eso, cosa floral, o floración; un amanecer, entiéndase así-. Y entre esas copas o cálices de lanzada belleza, los hay de ternura casi paternal - ternura de amor por España, que bien puede ser "padre de la Patria" a los treinta años-; los hay de rigor heráldico, secos, ásperos, como el águila tensa en un escudo, los hay exasperados de una poesía filosófica, que descubre el sentido eterno de las cosas, con sólo una poesía filosófica, que descubre el sentido eterno de las cosas, con sólo una imagen, con sólo una sutil metáfora, nacidos en función de invariable signo, con lo que capta verdades del mundo mejor que lo harían la exactitud matemática, o el razonamiento.
De este último género es ese aforismo, que parece arrebatado a un hexámetro homérico, o al sueño transparente del mismo Allighiere, y que dice, aproximadamente así: "el camino más corto entre dos puntos es el que pasa por las estrellas". Siempre reposó nuestro gusto en la belleza de este pensamiento. Y quien dice belleza, verdad dice, que en este mundo inescrutable que nos incluye a los hombres, y a lo que fue y será, verdad y belleza son uno y lo mismo" ("Un aforismo de José Antonio", en "ABC" (diario) Madrid, 20 de noviembre de 1941)

manera de ser

El estilo que pedía José Antonio a sus militantes buscaba, más que una manipulación mental al estilo soviético o el conformismo de la burguesía liberal mecánicamente impuesta por las leyes del sistema y el mercado, la adopción de un modo de ser, no solamente una manera de pensar. Y esto se cumplió ampliamente con el balance de mas de veinte mil muertos y cien mil heridos y mutilados, que la Falange ofrendó a España cuando se presento la primera ocasión. Esto no lo han entendido muchos de los que se aventuraron a explicar aquella actitud desde el rencor o la descalificación de la figura del fundador. He aquí una muestra de manipulación, que no nos importa incorporar a este texto:

"Además de sus habituales textos contradictorios y distractivos; además de las también habituales proclamaciones antiliberales y anticapitalistas de los fascismos europeos; además de sus habituales confusiones terminológicas sobre liberalismo y capitalismo; además, en fin, del uso inmoderado de la palabra según las exigencias tácticas de cada momento y el desconocimiento muchas veces de sus significado real, existe a través de los discursos, escritos y actos políticos de José Antonio Primo de Rivera un hilo conductor, que traslada siempre, y de una manera perfectamente verificable, a ese papel aludido en la lucha de clases. Su manera de pensar es consecuencia, dicen sus exégetas, con su manera de pensar. Esa forma parte de la actual consagración del mito, respecto al hombre político que no ha tenido biografía sino hagiografía. Pero lo curioso es que tienen razón en este caso. Y que su manera real de ser condiciona su real manera de pensar" (Sic) (Raúl Martín, "La contrarrevolución falangista", Ruedo Ibérico. París, 1971, p. 236)

manipulación electoral

"A primeros de mayo de 1936 tiene lugar las elecciones en la provincia de Cuenca, provincia históricamente de derechas, puesto que el Congreso había anulado la elección de varios diputados. Con el objeto de sacar a José Antonio de la cárcel, la derecha, a propuesta de Gil Robles y sobre todo de Serrano Suñer, decide presentar su candidatura. Como el intento de una parte de la derecha era presentar al general Franco, finalmente no fructifica, José Antonio se convierte en el único que puede atraer los votos contra el Frente Popular. El gobernador civil decide entonces evitar a toda costa la elección del líder falangista, decidiendo que no se contabilicen los votos de los candidatos que no se hubiesen presentado en la "primera vuelta". Oficialmente ganó el Frente Popular, con lo que la última oportunidad de José Antonio de salir de la cárcel se desvaneció". ( A. Imatz, ob. Cit. pa. 151)

mar

"España volverá a buscar su gloria y su riqueza por las rutas del mar. España ha de aspirar a ser una gran potencia marítima, para el peligro y para el comercio.
Exigimos para la Patria igual jerarquía en las flotas y en los rumbos del aire" (Punto V de la Norma Programática)

Ejercito, España, Milicia.

 

marañón posadillo, gregorio

(1887-1960) Médico, historiador y académico. Médico y escritor de proyección universal, que destacó como clínico y endocrinólogo. Publicó diversos ensayos especialmente histórico-biográficos, como "Amiel", "El conde-duque de Olivares","Ideas biológicas del P. Feijoo", "Ensayo biológico sobre Enrique IV de Castilla" , "Antonio Pérez", "Tres ensayos de la vida sexual", etc. Fue médico de Alfonso XIII, aunque colaboró para el advenimiento de la República. Sobre José Antonio señaló:

"Generosa cordialidad frente a los que no pensaban como él.- Yo recuerdo una larga conversación que, en una casa donde nos reunió el azar, pocos días antes de la revolución, tuve con José Antonio Primo de Rivera, una de cuyas más altas virtudes era su reacción de generosa cordialidad frente a los que no pensaban como él o tenían en el escaparate otra etiqueta que la suya. Me refirió, con verbo entusiasta, sus proyectos - él los llamó "sus sueños" - sobre una reorganización de la vida española; y cuando terminó yo le dije, y bien sabe Dios que como el mayor elogio: "Todo eso a lo que más parece es a la política de Costa". Algún día contaré lo que él me respondió". ("Ensayo sobre la generación del 98", en "Obras Completas", tomo I. Espasa-Calpe. Madrid, 1982. p. 804. Véase "José Antonio. Biografía apasionada", de FELIPE Ximénez de Sandoval. P. 376 y ss.)

. . .

El Dr. Don Gregorio Marañón publica "El Conde Duque de Olivares (La pasión de mandar). Marañón había sido perseguido y encarcelado por la Dictadura, había firmado con Ortega y Gasset y Pérez de Ayala la proclama para la Agrupación al Servicio de la República y había sido diputado en las Constituyentes. Al comenzar 1936, en la cumbre académica está alejado de la política activa. Tiene un hijo afiliado a Falange y tiene en su cátedra de Medicina, como uno de sus discípulos predilectos, a Fernando Primo de Rivera, hermano menor de José Antonio.

Con motivo de la publicación del libro sobre el Conde Duque de Olivares, José Antonio le escribe una carta al doctor Marañón refutando que - contra lo afirmado por algunos -el libro pueda entenderse como una sátira encubierta contra su padre. Entonces, el casero de Marañón - que conoce a ambos - les convida a comer. Era la primera vez que se veían. Es el propio Marañón quien nos ha contado ese encuentro en el que los dos hablan largamente de política y cultura. Añade: "Aquella amistad, que creo puede llamarse fervorosa, nacida de esa entrevistas, no tuvo ningún otro encuentro personal, porque unos meses después José Antonio fue detenido y trasladado a Alicante. Pero hubo entre nosotros una correspondencia que, desdichadamente se perdió durante la guerra. (...) Y otras dos cartas más. Eran admirables, llenas de serenidad, de inteligencia, de generosidad frente a su trance tremendo, de visión valerosa y penetrante del futuro. Cuando Miguel, su hermano, fue a Paris al salir de Alicante, vino a verme con el encargo de abrazarme que le dio José Antonio, en la hora suprema, y lo recibí y lo recuerdo con profunda emoción" (Marino Gómez Santos, "Gregorio Marañón", Plaza y Janés, Barcelona, 2001,p. 68)

Cultura, Reforma, Intelectuales.

marcotte, v.a.
Profesor de la escuela Consular de la Universidad de Lovaina.

"Tolerancia con los demás.- José Antonio Primo de Rivera hijo del que fuera dictador de España nacido en Madrid el 24 de abril de 1903, abofado desde 1923, católico que sufrió crisis de conciencia, era tolerante con los demás. Heredero de un gran apellido, José Antonio, un intelectual de gran clase, dio la espalda a sus estudios para darse por entero a la lucha. Vivirá plenamente para librar esta batalla… Y morirá a causa de esta batalla…" ("L'Espagne Nationale-Sindcialiste", 2ª edición, 1943)

marín pérez, pascual

Catedrático de Universidad. Gobernador Civil de Segovia. Delegado Nacional de Justicia y Derecho de la Secretaria General del Movimiento.

"Rigor intelectual.- A mi juicio, la característica fundamental de José Antonio es la de su rigor intelectual. Y este rigor intelectual parece difuminarse un tanto, si nos fijamos en el fenómeno progresivo de la incorporación a la Falange de los primeros tiempos, en cuanto a la heterogeneidad de sus seguidores. En efecto, junto a una lógica mayoría de estudiantes, son obreros en gran número, empleados, gentes que no contaba en principio con una dosis cultural suficiente para enfrentarse con la exposición doctrinal del pensamiento del Fundador. Y, a pesar de todo, le seguían hasta morir por la doctrina, si se presentaba ocasión para ello". ("El rigor jurídico-intelectual en José Antonio", en "La Nueva España" (diario), Oviedo 29 de octubre de 1958)

maritain, jacques

Filósofo y escritor francés, nacido en 1882. Figura del neoescolaticismo, influido por San Agustín. Fue profesor del Instituto Católico de París y trató de armonizar la ortodoxia de la fe con el sentido de la libertad.

"Yo escapé al odio rojo por permisión divina. No así los más de mis amigos y de mis compañeros, soñadores de una juventud fuerte que ansiaba para España días de gloria y grandeza y que a España ofrendaron su talento y su esfuerzo. Hoy miro en torno mío y advierto la ausencia definitiva de muchos de aquellos compañeros. Se los llevó la muerte, una muerte cobarde que no les hizo cara para arrancarles a jirones la vida, sino que los puso junto a un paredón, en la noche negra de todos los odios, para asesinarlos. Eran bravos y altivos, y cayeron con el nombre de España en los labios, derramando las dulces palabreas de un Credo a compás de su sangre aliente de mártires. Pero allí, en aquellas cacerías odiosas, entre sombras mudas, fue sacrificada estérilmente, con demoníacas complacencias, toda una juventud generosa que pudo honrar a Dios y añadir das de gloria a la maravillosa historia de su Patria. Murieron de aquella forma oscura por católicos, M. Jacques Maritain, como usted confiesa…" (Pedro Gómez Aparicio "Carta abierta a J. Maritain""Hoja del lunes" de Madrid)

Iglesia, Caídos, España.

márquez horrillo, diego

(Peñarroya - Puertollano, 1930) Abogado. Actual Jefe Nacional de Falange Española de las JONS.

"Implacablemente antimarxista y anticapitalista. El pensamiento de José Antonio seguía un proceso concreto que quedó truncado con su muerte. Del discurso del Teatro de la Comedia, en 1933, a los pronunciados en los cines Madrid, Padilla y Europa, en los años 1935 y 1936, y, sobre todo, a las palabras pronunciadas ante el Tribunal de Alicante, en su propia defensa, hay toda una línea ideológica en creciente radicalización. De un José Antonio fundamentalmente patriota y nacionalista, en 1933, se pasa a un José Antonio revolucionario, fuertemente decidido a llevar a cabo un transformación de las estructuras sociales del país, de los convencionalismos económicos de España, a un José Antonio implacablemente antimarxista y anticapitalista, decidido, en definitiva, a llevar a cabo una revolución humanista, social y económica profunda.
La idea maestra del pensamiento joseantoniano va, para entendernos, de la derecha a la izquierda. Ya ser que habrá quien diga que derecha e izquierda son términos que la Falange trato de superar y que, por supuesto, no son posiciones en que se la pueda situar: pero hoy, se quiera o no, existen, para entendernos, repito, su evolución fue radicalizándose hacia lo revolucionario, lo social, lo sindical y lo popular, conceptos que, desde luego, no utiliza mucho la derecha." (Miguel Veyrat y J.L. Navas, "Falange, hoy". G. del Toro. Madrid, 1973. p. 193)

José Antonio. Revolución. Derechas e izquierdas.

marqués de riscal, 16. madrid

Primera sede de Falange Española en Madrid. "El chalet de Marqués de Riscal tenía tres plantas y todo él hervía de "jefes"; todos ellos se disputaban una mesa, en cualquier sitio, tras de la cual afirmar sus facultades, y bastantes de entre ellos cobraban un sueldo, algo para mi increíble, pero que justificaban con el argumento de que "Madrid no es las provincias". Todos se disputaban competencias, todos intrigaban y todos estaban pendientes del momento en el cual pudiese llegar José Antonio al edificio para intentar verle a toda costa (...)

Quienes, durante unos minutos, lograban despachar a solas con José Antonio, se consideraban, en el ambiente de la casa, como unos privilegiados; generalmente cambiaba impresiones con tres o cuatro a la vez, después, cuando se disponía a salir, solía detenerse en la antesala con todos los que allí aguardaban el momento, las pocas veces que lo presencié, resultaba embarazoso por la admiración y el servilismo que allí se concentraban, llegando la adulación y el elogio hasta el piropeo personal, tomando como motivos el traje, la corbata o el estado de su voz, etc. José Antonio solía dar por descontadas, como inevitables, esas miserias de los hombres, que ciertamente no le halagaban. Y cuando decidía a descender por las escaleras ya sabía que el coro de la antesala, rodeándole, le acompañaría hasta la calle, hasta su mismo coche. Y aquí se producía otro instante delicado cuando José Antonio, con frecuencia, invitaba a subir a su coches a un par de personas para ir a comer con él, o seleccionaba cuatro o cinco para , desdeñando el automóvil, dar un corto paseo por la Castellana". (Javier Martinez de Bedoya "La liberación de las JONS", en Patria Libre, de 16 de febrero de 1936 , citado por Ximénez de Sandoval en la Biografía)

Falange Española, José Antonio, Zánganos y convidados.

marañón moya, gregorio
(1914 - 2002)

Abogado, nació en Madrid, hijo del Doctor Marañón. Políticamente se inició en la FUE, cuya revista dirigió en 1934. Poco después pasa a la Falange y al SEU, y tras las elecciones de 1936, con el triunfo del Frente Popular, forma parte de la delegación que trata de pactar con los estudiantes tradicionalistas y católicos, para la creación del "Frente Nacional de Estudiantes". En la guerra, logró huir a Francia con su familia aprovechando las evacuaciones de intelectuales desde valencia. En 1949 desempeñó la Secretaría Política de la Secretaría General del Movimiento. Fue seguidamente presidente de la revista "Selecciones del Reader's Digest". Fue embajador de España y recibió el título de Marqués de Marañón, concedido por Franco.

 

maravall casesnoves, josé antonio

(1911 - 1986) Licenciado en Derecho y profesor universitario, nació en Játiva, Valencia. Colaboró en varias revistas de poesía durante su juventud, asi como en la que dirigía Bergamín "Cruz y Raya" (1933 - 1936) Fue fundador de la misiones pedagógicas y del Frente Español, fundado por García Valdecasas, en el que también participa Maria Zambrano y otros escritores que posteriormente serían falangistas, como Lisarrague, Bouthelier... Durante la guerra se afilió a Falange Española, su firma aparece con frecuencia en las columnas del diario "Arriba". En 1939 forma parte de la dirección del Instituto de Estudios Políticos y colabora en "Escorial", la revista intelectual de la Falange, que patrocina Serrano Suñer. Junto con Ridruejo, Laín, Tovar, Conde... Accede a la adjuntía de la Cátedra de Derecho Político de la Universidad . Evolucionó junto con otros fundadores hacia posiciones políticas distintas, si bien ocupa puestos de responsabilidades como la Dirección General de Universidades. En 1948 fue nombrado Director del Colegio Español en París, cargo que desempeña hasta 1958 . Gana la Cátedra de Historia del Pensamiento Político de la nueva Facultad de Ciencias Políticas y Económicas de Madrid, e ingresa en varias Academias. En los últimos años abandona toda su actividad profesional y política, y muere en Madrid en 1986.

Entre sus obras principales figuran solamente textos de carácter histórico.

. . .

"Esa pretendida solución técnica, esterilizada, neutral, sin alma, no ha resuelto nada y ha hecho perder en definitiva a grandes masas la más elemental tranquilidad ante la vida, el hacerles perder sus vínculos con el mundo espiritual. Con ello no se ha conseguido la paz, ni siquiera esa neutralidad de que nos habla Schmitt (Karl). Es necesario restaurar la primacía de la dirección política que, recogiendo la unidad de destino, concibe y armonice todas sus partes" (J.A. Maravall "Arriba" (4.III. 1941)

Intelectuales, Cultura, Historia.

marquina, eduardo

(Barcelona, 1879 - Nueva York, 1946) Escritor, poeta y dramaturgo. Ingresó en 1939 en la Real Academia Española. Participó en la Corona de Sonetos dedicado a José Antonio, con el siguiente poema:

Su siembra cuaja; grana la cosecha.

En aquel tiempo en que la hispana cría
tomaba el pecho de nodriza extraña,
un hombre mozo a plenitud salía,
cocido a fuego en el dolor de España.

Místico, anuncia; exento, desafía;
aguza en flecha vuelos de su entraña
y espada y lirio, en el azul del día,
clamor de juventudes le acompaña.

Su siembra cuaja; grana la cosecha.
¿Qué es de él? Cielos allá, rígida flecha,
marcó y sobrepujó los derroteros.

De José Antonio dije: trascendido,
que no muerto, hoy es vértice encendido
de una mitología de luceros."

("Soneto a José Antonio, en "Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera", Jerarquía, Barcelona, 1939)

martín, claude
Profesor y escritor.

"Peligroso para la derecha.- Elocuente, valeroso, dotado de un atractivo irresistible, el joven abogado andaluz (sic) había creado una pequeña milicia de audaces voluntarios prestos para la acción violenta, no menos revolucionarios que los de la izquierda, aunque su programa nacional - sindicalista fuese muy distinto del marxista. Este programa había prendido en un electo sector de jóvenes "Fascistas y revolucionarios" para algunos, aparecía peligrosamente demagógico a los ojos de hombres de la derecha, a causa de su sindicalismo y de sus proyectos de reforma agraria. ¿Qué era este movimiento que anunciaba la nacionalización de la Banca y de los servicios públicos (punto 14 del programa), suprimir los latifundios (punto 18), y expropiar sin indemnización las tierras cuya adquisición y disfrute fuese ilegítimo? El joven Primo de Rivera aparecía no menos peligroso que Largo Caballero" ("Franco soldado e capo di statu". Edizioni Agies, de Milán, 1965. Pag. 166)

marías, julián

Filósofo, pensador y escritor con proyección internacional, desde una posición de independencia ha logrado polarizar la atención de la opinión pública española. En su extensa producción literaria y periodística ha tratado de salvar el abismo de las "dos Españas", mediante una efectiva e insistente actuación reconciliadora.

"Desde 1941 (...) se reanudó en España el ejercicio independiente de la actividad intelectual., Por supuesto, con grandes dificultades, pero no era imposible; eran muchos los que decían que era así, para no tener que intentarlo" (J. Marias, "Memorias...", pag. 338)

. . .

"Igualmente en "Escorial", Julián Marías, en el mismo año de 1941 en que se rechazaba su tesis doctoral, publicó "El problema de Dios en la filosofía de nuestro tiempo".Por citar nombres diversos, también colaboró en "Escorial" otro joven profesor, Rafael Calvo Serer, que empezaba por entonces su labor universitaria y política" (Gonzalo Redondo, "cultura...", pag. 358)

martín, isidoro
(Albacete, 1909 -Madrid 1990). Catedrático de la Universidad.

"Fiel a la verdad y a la justicia, hasta la muerte.- En 29 de octubre de 1933, desde el teatro madrileño de la Comedia, convertido en tribuna política, irrumpía en vida pública de nuestra Patria un nuevo movimiento político: Falange Española.
Lo presentaba la voz joven, enardecida y doliente de José Antonio Primo de Rivera.
Quien es capaz de dar su vida por fidelidad a una idea es siempre digno de respeto. Pero quien muere por ser fiel a la verdad y a la justicia, a Dios y a la Patria, es digno de imitación y alabanza.
La pasión política acostumbra a ser tan bárbara que ni siquiera suele ni permite comprender holocausto semejante.
José Antonio Primo de Rivera será siempre un símbolo y un ejemplo de encendido amor patrio, hasta el sacrificio de la propia vida.
Si "un bel morir tutta la vita onora", cuánto más bella es la muerte de quien ha honrado su vida con una dedicación entrañable a procurar la elevación y la hermandad de los hombres y de una Patria decaída y dividida". ("José Antonio, símbolo y ejemplo para los universitarios de hoy", en "Arriba" (diario), Madrid, 29 de octubre de 1954)

José Antonio. Estilo. Patria.


marina nacional

"La Marina nacional quedaría constituida por el Estado Mayor de la Armada, a las ordenes del Almirante Juan Cervera Valderrama, la Flota bajo el mando del capitán de navío Francisco Moreno Fernández, y las bases navales de Cádiz y El Ferrol. En el mes de diciembre de 1936 estas últimas recuperarían su denominación de capitanías generales de departamento marítimo a la vez que se creaban las comandancias de marina dependientes de aquellas y desaparecían las delegaciones marítimas.
La Armada nacional tenía cuadros de mando, pero le faltaban barcos y dotaciones. Lo segundo sería solucionado embarcando fuerzas de infantería de marina y sobretodo personal civil voluntario que en su mayoría serían de procedencia falangista. En este aspecto los nacionales cuidaron mucho más que los republicanos la recluta e instrucción de sus nuevas dotaciones.
Para los más jóvenes crearían la figura del Flecha Naval que formados en las Escuelas de Algeciras, Cádiz, Huelva, Málaga, Palma de Mallorca, Sanlúcar de Barrameda y Sevilla serían destinados a las dotaciones de la Flota." (Juan Narciso Núñez Calvo, "La guerra en el mar", Azul y Rojo, Editorial Almena, Madrid, 1999, p.157)

Ejército. Guerra. Flechas.

martín abril, francisco.

(Valladolid, 1908 - 2002) Escritor, poeta y periodista. Licenciado en Derecho, Magistrado, Director de "Diario Regional" y Radio Valladolid. Autor de diferentes obras poéticas. Premio "Mariano de Cavia", de ABC y columnista de varios diarios y revistas españolas.

"Condenado por amar a España.- Chicos: leed despacio el testamento de José Antonio Primo de Rivera. Puede serviros de lectura no solo patriótica - si, patriótica, no temáis esta caliente palabra - sino, asimismo, de lectura espiritual. Yo, que ya no soy un muchacho como vosotros, siempre que releo el testamento de José Antonio, acabo con un nudo en la garganta. Es el documento que con más fuerza y sinceridad revela la personalidad de José Antonio.
Un hombre joven - treinta y tres años - ha sido condenado a muerte por el delito de amar a España. Es la hora de la verdad y hay que enfrentarse con el sentido eterno. Pudo José Antonio en aquellos instantes adoptar una actitud desgarrada y romántica. ¡Nada de esto, chicos, nada de esto! José Antonio se afirma en su serenidad clásica y, con una prosa elocuente, escribe una de las páginas más cautivadoras del pensamiento español" ("Cartas a las juventudes de España", en "Arriba" (diario), Madrid, 20 de noviembre de 1966)

marsillach, adolfo

Actor, director y autor teatral, fue una de las más importantes figuras del arte escénico y cinematográfico durante la España de la posguerra hasta la transición. Políticamente fue, como tantos otros, una figura equívoca y confusa, como demuestran estos textos:

"...llegando a manifestar el Sr. Zapatero, ante las cámaras de TVE, que dicho actor (Marsillach) había sido siempre de izquierdas y un destacado demócrata. Vivir para ver. Le recordamos al Secretario General del PSOE, y a quienes desde otras tribunas han rendido homenaje a Marsillach, pero inventándole una biografía política que no le corresponde, olvidando que "la verdad os hará libres".

Adolfo Marsillach, allá por febrero de 1939, por tanto, antes de finalizar la Cruzada de Liberación, el joven Marsillach se inscribía como voluntario en la Sección de Flechas de la Falange. Mas tarde, dado su acendrado falangismo, fue seleccionado para formar parte de la Centuria de élite del Frente de Juventudes, quedando encuadrado en la Segunda Falange de la Centuria "Roger de Flor"", Bandera "Mare Nostrum", el 6 de diciembre de 1940. Pasaría luego, ya en 1943, a desarrollar sus actividades falangistas en el Hogar Navarra, en las Falanges Juveniles de Franco". (Miguel Jiménez Marrero "La Nación" , 13-26 de febrero de 2002)

martín sanz, dionisio

(1909 - 2002) Nació en Tudela de Duero, Valladolid. Ingeniero agrónomo de sólida preparación profesional, como demostró en 1934, al obtener el primer premio sobre diseño de silos, que más tarde desarrollaría desde el Ministerio de Agricultura del que ostentó la Subsecretaria. Ingresó en esa misma época en la Falange de Valladolid. En 1937 puso en marcha el Servicio Nacional del Trigo, una de las primeras promesas cumplidas por la Falange, que en pocos años extendió por toda España una tupida red de silos (alrededor de 2000) que ayudaron a terminar con el hambre de muchas zonas y permitieron garantizar a los labradores un precio mínimo regulador y compensador de su trabajo.

En 1938 fue nombrado Subsecretario del Ministerio de Trabajo, en el primer gobierno de Franco, a las órdenes de Fernández Cuesta. Al terminar la guerra fue nombrado consejero nacional y procurador en Cortes (1943 -1976) por el "Tercio Sindical". En 1953 creó la Empresa Nacional de Celulosas; en 1956 CIOHSA; en 1955 llega a presidir el consejo de administración de la empresa MAPFRE MUTUALIDAD. En 1956 fue nombrado Vicepresidente del Consejo de Empresarios de la Organización Sindical y más tarde Presidente, hasta el año 1974. Desde 1967 a 1974, fue Vicepresidente de las Cortes y consejero del Reino.

Durante la transición mantuvo su afiliación a la Falange de Fernández Cuesta, donde fue nombrado consejero nacional. Dimitió con el núcleo directivo por su enfrentamiento con Márquez Horrillo. Promovió una "Coordinadora de Fuerzas Nacionales", formada por el Movimiento Falangista de España, que no tuvo ningún resultado positivo.

Escribió "El problema triguero y el Nacionalsindicalismo" (Valladolid, Afrodisio Aguado, 1937); "Política obrera en el campo: una interpretación sindicalista" (Ministerio de Trabajo, 1944); "El paro estacional campesino" (Sindicato del Olivo, Madrid 1946, en colaboración) "Técnica y política agraria: estudios, artículos y conferencias" (Graficas UGUINA, 1946); "Nueva reforma agraria" (Taller Tipográfico Ferreira, Madrid 1962); "El desarrollo agrícola español para incorporarse al Mercado Común" (Ferreira, 1962) "Bases para la política agraria en el desarrollo económico" (Ferreira, 1963) "En las Cortes Españolas: Crítica del Segundo Plan de Desarrollo" ( Ferreira, 1963) "La planificación española en la olimpiada de las ideologías: "Crítica al lll Plan de Desarrollo" ( A. Aguado, 1972); "Antes la reforma sindical: el movimiento nacional y la democracia sindical" (E.P. Populares. 1978) y otras.

Reforma Agraria, Campo, Sindicalismo.

martín lópez, enrique

(Madrid, 1934) Catedrático de Universidad.

"En las corrientes personalistas.- Comenzó el conferenciante por afirmar, como rasgo destacado de la figura de José Antonio, su decidida vocación intelectual y la necesidad de rescatar su obra de filosofía política y social del conjunto de sus escritos políticos, faltos de un necesario engarce sistemático. Situó, en primer lugar, el pensamiento de José Antonio dentro del marco de las filosofías políticas y sociales de su tiempo, analizando la novedad de su intención y contenido. Seguidamente enjuició la relación del pensamiento joseantoniano con las elaboraciones científicas posteriores, tanto en España como fuera de ellas, y sobre todo con las corrientes personalistas. En la tercera parte, el profesor Martín señaló lo que, a su juicio, sería el camino para proseguir la obra de José Antonio: estudio sistemático de su pensamiento y despliegue de lo que en él es simple sugerencia. Y terminó precisando la importancia de una acción social basada sobre las aportaciones del análisis sociológico, a través de la moderna sociología experimental." (Reseña de la conferencia sobre "El pensamiento joseantoniano a la luz de la sociología moderna", en "Arriba" (diario), Madrid, 5 de febrero de 1960

marruecos, la falange de

La Falange de Marruecos fue una de las organizaciones políticas que coadyuvaron a la victoria del Alzamiento en todo el protectorado. El mensaje joseantoniano prendió en el alma de no pocos hombres que con la mayor generosidad prestaron su ayuda a España. He aquí una muestra significativa y ejemplar de la identificación que experimentó aquel colectivo de combatientes marroquíes, muchos de los cuales dejaron su vida en los frentes de combate.

"Mohamed Ben Ali toma el sol en la plaza de Carabanchel, convaleciente y alegre:

-¿Qué harás ahora, Mohamed?
Dialogamos.
-Yo estar Falange, amigo, mira.
Y me muestra un emblema sobre la guerrera.
-¿Y te vas a Falange?
-Todos los moros estamos Falange y queremos ir con las centurias vuestras. Yo sé que los falangistas estar tan valientes como los moros más valientes y luchan por nosotros también para que nuestro pueblo sea libre del lado del vuestro.
-Para que seáis siempre nuestros amigos.
-Y para que estemos hermanos también.
-¿Tu eres español, Mohamed?
-Yo estar tan español como tu. Todos estamos españoles porque España estar llena de sangre nuestra. Vuestros ríos, vuestros montes y vuestras ciudades han sido bautizados por nosotros. Para que no nos lo quiten los perros infieles, hasta el último moro de Marruecos vendrá a luchar.
-¿Y luego, en la paz, pensarás lo mismo?
-No habrá paz ya para un pueblo como el nuestro que quiere ser grande, amigo. Nosotros tenemos ya siempre que estar soldados. En la paz estaremos soldados también. Ya verás cuánto nos espera.
Mohamed contempla otra vez la golondrina africana que ha venido a hacer su nido en la flora mineral del plateresco. Suspira otra vez y luego se le cuaja una sonrisa picara en los labios al paso de una muchacha.
- ¡Y estar guapas, por Dios, estas cristianas...!
(Victor de la Serna, revista "Fotos", San Sebastián, 27/III/37)

martín rubio, angel david

(1970) Seminarista. Su opinión sobre José Antonio señala la vocación cristiana comprometida del Fundador y de su pensamiento, "Recuperó la dignidad del destino histórico de España.-

"La idea joseantoniana arranca de un concepto cristiano del hombre, de un profundo respeto y reconocimiento de su dignidad, de una afirmación incondicional de sus valores trascendentes y eternos y, como en la base de toda obra constructiva, una fe irrevocable en la capacidad del pueblo español para asumir, con gesto responsable y, si se quiere, altivo, la tarea de reconstruir su porvenir.

En la España de los problemas, de los noventayochismos y de los complejos ante Europa, el fundador de la Falange recuperó la dignidad del destino histórico español y creyó en la capacidad de sus contemporáneos para devolver a la política su doble dimensión moral; ser impulsor capaz de poner en pie a un pueblo y movilizar su capacidad de servicio, decisión y sacrificio." (Aguinaga y G. Navarro op. cit.p 298.)


martín villa, rodolfo

(1934) Ingeniero Industrial, ex - Vicepresidente del Gobierno y ex ministro. Inspector de Finanzas de la Hacienda Publica. Ingresó muy joven en las organizaciones juveniles del Movimiento. Fue Delegado del SEU de la Escuela de Ingenieros Industriales. Jefe Nacional del SEU, Delegado Provincial de Sindicatos de Barcelona, Presidente del Sindicato Nacional Textil, Director General de Industrias Textiles, Secretario General de la Organización Sindical, Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento de Barcelona, ministros de Relaciones Sindicales, Ministro del Interior y Vicepresidente del Gobierno. Fue procurador en Cortes en diversas legislaturas y consejero nacional del Movimiento.

Muy activo e impulsor de importantes reformas, desempeñó un papel esencial en el proceso de la transición, en el gobierno de Adolfo Suarez, como Ministro de Relaciones Sindicales y de Interior. Ha sido Presidente de Endesa y actualmente lo es de Sogecable S.A.

"Fiel a su época.- Ha llegado el tiempo de ofrecer a José Antonio únicamente como hombre fiel a su época. Por eso ha llegado el tiempo de que la admirable juventud, esperanza de España, empiece a dar frutos, a trabajar sin medida, a sacrificarse sin tino, para que España sea prócer, para que España se haga cargo del destino universal que le corresponde. Aceptemos nosotros el reto que los nuevos tiempos nos plantean, con la misma entereza con que José Antonio se encaró a las graves circunstancias de su tiempo". ( "Cartas a las juventudes de España", en "Arriba" (diario), Madrid, 20 de noviembre de 1966)

SEU. Organización Sindical. Juventudes.

martín - sánchez julia, fernando

(1899 -1970) Ingeniero y escritor. Fundador de la ACNP (Asociación Católica Nacional de Propagandistas); con Angel Herrera Oria, impulsó la actuación de la Iglesia en el campo de los medios de comunicación, a través de "El Debate", "YA" ,"Logos", BAC. etc. y la fundación del CEU, (Centros de Estudios Universitarios), que es hoy una floreciente Universidad Católica. Sobre José Antonio, escribió:

"Entró en política para salvar a España.- José Antonio veía, como todos los que éramos jóvenes, que acaudillábamos a otros, a España deshaciéndose. Empequeñecida ya y disminuyendo cada día mas.

José Antonio fue un jurista, un hombre de Derecho. Entró en política para salvar a España, fundando Falange Española. Su discurso del teatro de la Comedia es una magnifica divulgación de lo que el liberalismo clásico tenia de contradictorio y arbitrario.

Luego, aunque seáis muy jóvenes, os habrán contado y recordareis toda la historia. Sin tirar una palabra de las que pronunció en los discursos con que fue divulgando su pensamiento por toda España, hubo de soportar a pesar de su inmunidad parlamentaria y buscando traidoramente las pocas semanas en que aquella le faltó, que el Gobierno le encarcelara y luego repartiese por las prisiones de España a los que fueron en Madrid compañeros de honrosísima cárcel. Fue el Gobierno que cayó a impulsos del Ejército y el pueblo español en armas.· ( "Cartas a las juventudes de España", en "Arriba" (diario), 20 de noviembre de 1966)

ANPC. José Antonio.

martínez barrio, diego

(1883-1962) Presidente de la República en el exilio (1945)"Insistía en que se pusiera término a la contienda.- Una tarde llevaron al Gobierno civil una carta dirigida a mi nombre. La firmaba el organizador e iniciador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. José Antonio Primo de Rivera estaba, por aquel tiempo, preso en la cárcel de Alicante. Esta carta decía lo que voy a leer, y que en el primer momento me produjo perplejidad:

José Antonio Primo de Rivera. Abogado.
Prisión Provincial de Alicante.
9 de Agosto de 1936.

Excmo. Sr. Don Diego Martinez Barrio
Presidente de las Cortes.

Respetado señor Presidente:

Después de una detenida deliberación en conciencia y con la mira en el servicio de la España de todos, tan gravemente amenazada en los presentes días, me decido a solicitar una audiencia de usted. No sería difícil llevarla a cabo; podría trasladárseme una noche al Gobierno civil, como si fuera a ser interrogado por el gobernador y allí se recibido por usted sin que se entérese nadie. La audiencia podría quizás ser útil y en ningún caso seria perjudicial. De todas maneras, usted será quien decida; yo creo que he cumplido con mi deber al escribirle estos renglones.

Le da las agracias anticipadas por la atención que le preste, su respetuoso s.s. y amigo q.e.s.m.

José Antonio Primo de Rivera".

Resolví el estado de incertidumbre de mi ánimo, haciendo lo que cualquier otro hubiera hecho en mi caso, pero que a mí se me presentó inmediatamente como deber ineludible: hablé por teléfono con el jefe del Gobierno, señor Giral, le indiqué, en las palabras veladas, que había recibido un documento que estimaba de importancia y que procedía a enviar una persona de mi absoluta confianza para que le diera cuenta del contenido. Le añadí mi opinión favorable a que se escuchara al señor Primo de Rivera, pero haciendo la salvedad de que no era yo la persona indicada para oírle, por razones múltiples, que inmediatamente pesaron en el ánimo del presidente del Consejo de Ministros. El señor Giral me contestó a seguida, después de haber consultado con sus compañeros de Gobierno, que creía también conveniente oír al señor Primo de Rivera y que pensaba, como yo le había manifestado, que no debía el presidente de las Cortes celebrar esa conferencia. Entonces, de común acuerdo, se designó para que se trasladara a la Prisión provincial de Alicante, el secretario de la Junta Delegada de Levante, Don Leonardo Martín Echevarría.

Conozco en todos sus detalles la entrevista del señor Primo de Rivera con el señor Martín Echevarría, entrevista que, independientemente del objetivo principal que la motivaba, que era una posición concreta del jefe de la Falange Española al Gobierno de la República, podría tener - tiene - a los efectos históricos, unas derivaciones de las cuales luego hablaré. Supe que el señor Primo de Rivera había propuesto al señor Martín Echevarría, para que éste, a su vez, lo trasladara al Gobierno, que se le permitiera salir de la prisión, donde se reintegraría al cabo de cierto tiempo, para lo cual daba su palabra de honor, con el fin de realizar una gestión en el campo rebelde orientada a la terminación de la guerra civil y al sometimiento de los militares y civiles contra la República, al gobierno legítimo. Hablaba también de unas soluciones intermedias que podrían ser base de esa negociación; pero recalcaba, insistía, en la necesidad de que se pudiera término a la contienda que se había iniciado, porque creía él, como español, que la contienda sumiría en el caos y en la ruina a la patria.

El Gobierno conoció esta proposición del señor Primo de Rivera y no la aceptó porque, evidentemente, no era posible aceptarla. Fuere cual fuere el propósito que animara al proponente -. Y yo no tengo por qué sospechar de que la palabra de honor que prometía la dejara incumplida - es lo cierto que en la situación de España por aquel tiempo no había posibilidad de arrancar a la acción de la justicia la persona del jefe de Falange Española. La proposición, por tanto, fue desechada. Añado, justificando que el Gobierno no la tomara en cuenta, que mi convicción de entonces y la de hoy, es la de que el señor Primo de Rivera no hubiera logrado de la gente sublevada en armas que las depusiera, y menos que las rindiera ante el Gobierno legítimo de la Republica." ("Episodio en Alicante sobre José Antonio Primo de Rivera", conferencia pronunciada en el Centro Español de México, 23 de abril de 1941)

José Antonio. Republica. Guerra Civil.

martínez fernández, eduardo

Dirigente sindical, nacido en Orense en 1924. Licenciado en Derecho y Diplomado en Estudios Sindicales. En Valencia fue Inspector Provincial del Movimiento, Subjefe del Seguro de Enfermedad, Director de Seminarios del Movimiento y Director de la Escuela Sindical de Valencia. Fue en Madrid Director Nacional del Centro de Enseñanzas del Instituto de Estudios Sindicales. Delegado Provincial de Sindicatos de Madrid y Presidente del Sindicato Nacional de Actividades Diversas. Fue procurador en Cortes de las Legislaturas IX y X.

martinez galán, josé ramón

Nació en Infiesto, Asturias en 1913. Licenciado en Filosofía y Letras, profesor numerario de Enseñanza Media, y Secretario Técnico Sindical. Fue Presidente del Sindicato Nacional del Combustible, Delegado Provincial de Sindicatos de Asturias y Director de la Escuela Sindical de Madrid.

marx, carlos enrique

(Treviri, 1818 - Londres 1883) Filósofo, político y economista alemán de origen judío, de familia burguesa bien situada (su padre era un abogado israelí convertido al protestantismo). Frecuentó la Universidad de Bonn y de Berlín, donde siguió los cursos de Derecho, que continuó con los de Filosofía, y sufrió la influencia del movimiento "Jóvenes Hegelianos" y entró en relación con Feuerbach. Se doctoró en 1841 en Jena con una tesis sobre Epicurio y se dedicó al periodismo político. Fue suspendido en su puesto por la censura prusiana. Marchó a Paris para entrar en contacto y colaborar en la revista que dirigía Arnold Ruge, que trataba sobre la política alemana. Fue el fundador del socialismo científico y defensor de la revolución proletaria. Mantuvo amistad y relación profesional con Federico Engels. Escribió el Manifiesto comunista y El Capital. Fundó la I Internacional y su desacuerdo con Bakunin provocó la escisión anarquista.

Las teorías de Marx, desde su primera aparición, han obtenido adhesiones incondicionales y provocado críticas y reservas. El leninismo se presentó como un análisis marxista del capitalismo . Las adaptaciones del pensamiento de Marx a las nuevas condiciones, presuntas o reales, de la realidad político - social entran en la amplia categoría histórica del revisionismo.
Tras la caída del "Muro de Berlín" y el fracaso del comunismo en Europa ha certificado la práctica defunción del marxismo como doctrina política practicable, pese a la supervivencia de los intentos que se proponen en algunos países, como China Corea o Cuba, que mantienen la ilusión marxista al amparo de un férreo capitalismo de Estado.

. . .

"Una figura, en parte torva y en parte atrayente, la figura de Carlos Marx, vaticinó todo este espectáculo a que estamos asistiendo, de la crisis del capitalismo. Ahora todos nos hablan por ahí de si son marxistas o si son antimarxistas. Yo os pregunto, con ese rigor de examen de conciencia que estoy comunicando a mis palabras: ¿Qué quiere decir el ser antimarxista? ¿Quiere decir que no apetece el cumplimiento de las previsiones de Marx? Entonces estamos todos de acuerdo. ¿Quiere decir que se equivocó Marx en sus previsiones? Entonces los que se equivocan son los que le achacan ese error.
Las previsiones de Marx vienen cumpliendo más o menos de prisa, pero implacablemente. Se va a la concentración de capitales, se va a la proletarización de las masas, y se va como final de todo, a la revolución social, que tendrá un durísimo periodo de dictadura comunista. Y esta dictadura comunista tienen que horrorizarnos a nosotros, europeos, occidentales, cristianos, porque ésta si que es la terrible negación del hombre; esto si que es la asunción del hombre en una inmensa masa amorfa donde se pierde la individualidad, donde se diluye la vestidura corpórea de cada alma individual y eterna. Notad bien que por eso somos antimarxistas; que somos antimarxistas porque nos horroriza, como horroriza a todo occidental, a todo cristiano, a todo europeo, patrono o proletario, esto de ser como un animal inferior en un hormiguero. Y nos horroriza porque sabemos algo de ello por el capitalismo; también el capitalismo es internacional y materialista. Por eso no queremos ni lo uno ni lo otro; por eso queremos evitar - porque creemos en su aserto - el cumplimiento de las profecías de Carlos Marx. Pero lo queremos resueltamente; no lo queremos como esos partidos antimarxistas que andan por ahí y creen que el cumplimiento inexorable de unas leyes económicas e históricas se atenúa diciendo a los obreros unas buenas palabras y mandándonos unos abriguitos de punto parea sus niños" (O.C. pag. 561)

. . .

"El socialismo era en un principio algo místico, algo sentimental, algo que suponía una especie de renunciación espiritual. Pensaron que estos obreros hambrientos eran sus hermanos; pero... si los primeros socialistas fueron señoritos, casi unos poetas, el socialismo adquirió una negrura horripilante cuando apareció en él la figura de aquel judío que se llamó Carlos Marx; y adquirió esa negrura porque él consideraba postizo toda clase de sentimientos, incluso el amor, la religión y la Patria, no existiendo para él más que la preponderancia de los factores económicos, y así, de este modo, enfrentó al capitalismo con el proletariado, en una fatricida lucha. Así se sitúa Carlos Marx, cuando contempla este tremendo drama y de ahí deduce sus leyes fatales."

"Este Marx, que algunos, ignorantemente, consideran como apóstol, cuando están la intimidad, en las cartas que escribía Engels, hablando del socialismo, dice que los obreros son la chusma y la canalla necesaria para que en los pueblos triunfe la doctrina socialista". (O.C. pag. 152)

marxismo

Doctrina política elaborada por Marx, con la colaboración de Engels, que integra inicialmente la confluencia de tres corrientes de pensamiento: la filosofía clásica alemana, el socialismo "utópico" que floreció en Francia y la economía política inglesa. Con estos ingredientes, elaboró la síntesis de lo que se conoce como "socialismo científico".

"...Nuestro sentido espiritual y nacional repudia también el marxismo. Orientaremos el ímpetu de las clases laboriosas, hoy descarriadas por el marxismo, en el sentido de exigir su participación directa en la gran tarea del Estado nacional" ( Punto X de la Norma Programática)

. . .

El marxismo ha sido entendido como ideología, como filosofía, como ciencia. Aquí no interesa discutir si el marxismo pueda tener dignidad de filosofía o rigor de ciencia (que por otra parte ha sido negado incluso por marxistas) y nos ocuparemos del marxismo como ideología.

Según el filósofo marxista Lucio Colleti ( "Enciclopedia del Novecientos", IV Volumen. Ed, Instituto de la Enciclopedia Italiana , 1979), el "marxismo" teórico del siglo XX es prevalentemente, sino exclusivamente, " materialismo dialéctico", sobrepuesto al materialismo histórico".

"La estructura de la doctrina - dice Colletti - es lo más simple que se pueda imaginar. De la entidad de materia y movimiento (no hay materia sin movimiento, ni movimiento sin materia), se pasa a la afirmación de que el movimiento es unidad de "ser" y "no ser" conjuntamente, o sea contradicción dialéctica (un cuerpo en movimiento "es" y "no es", al mismo tiempo, y en el mismo lugar) En fin, de la tesis de que la materia es movimiento y el movimiento una contradicción, se concluye que la materia es contradicción"

El "materialismo dialéctico" se extiende del campo de las ideas al de los fenómenos naturales e históricos.

El marxismo es una doctrina de clase (proletariado, clase obrera), cuyo núcleo es extremamente mecánico ( de aquí su sugestión sobre las masas). La actividad humanas es movimiento de intereses económicos (determinismo) y la historia es historia de la lucha de clases, más precisamente la historia es producto (materialismo histórico y dialéctico) de las lucha entre dominadores (los detentadores de los medios de producción) y los denominados (los detentadores de la fuerza del trabajo), empresarios y trabajadores. Las clases son a su vez producto de las condiciones "de la producción y del comercio", las cuales determinan también la "superestructura", o sea las instituciones jurídicas y políticas, las religiones ("opio de los pueblos"), las filosofías.

La sociedad burguesa es el último estadio de la evolución de la humanidad, porque contiene en sí los elementos del salto hacia el supercapitalismo, el cual determina condiciones óptimas para el proletariado en lo que será el grito final inevitable, victorioso para el proletariado.

A través de la fase de transición socialista, y mediante la "dictadura del proletariado", la clase obrera realzará la sociedad comunista sin Estado, en la cual habrá felicidad y bienestar, cada uno tendrá "según sus necesidades" y aportará "según su capacidad", porque los trabajadores se apropiaran de la plusvalía procedentemente destinado al capital.

En vista de este objetivo teleológico, los "proletarios de todos el mundo" (Manifiesto comunista", de 1848) deben unirse, tomar conciencia de la propia condición y fuerza de clases, y luchar.

Alcanzado este objetivo, el comunismo, la historia que es movimiento dialéctico, como por encanto, se para. Sin clases, no hay lucha de clase, sin lucha de clase no hay historia o hay una nueva historia.

Pero si la realidad es movimiento dialéctico, ¿cómo podrá estabilizarse?

El comunismo mismo es una "contradicción dialéctica" al mismo tiempo "es" y "no es"; es una utopía y una trágica realidad.

. . .

"Las fuerzas obreras viven hoy con angelical inconsciencia la aventura marxista, por lo cual sirven ingenuamente a los ideales traidores. Hay que propagar entre las filas obreras la rotunda verdad de que una sociedad socialista constituiría para ellas la esclavitud vergonzosa a una burocracia voraz e irresponsable. Nuestro frente no puede tolerar que la ingenuidad de los hijos del pueblo haga e identifique el logro de sus aspiraciones con la destrucción de la voluntad final" (Ramiro Ledesma Ramos, op cit.p. 53)

. . .

"El marxismo es teóricamente falso, en la práctica significa el más gigantesco fraude de que pueden ser objeto las masas. He aquí por qué se impone liberar a las masas de los mitos marxistas" (Ramiro Ledesma Ramos op. cit. 167)

. . .

"Los partidos marxistas - socialismo, comunismo - son algo más grave que una concepción económica más o menos avanzada. Una supuesta crisis de la sociedad capitalista no autoriza a que unas hordas semisalvajes insulten los valores eminentes de un pueblo y atropellen la voluntad nacional. El resentimiento marxista es el máximo enemigo, y hay que aniquilarlo en nombre de la Patria amenazada. No caben pactos con el marxismo. Es increíble que en España no se le haya enfrentado réplicas contundentes. Sólo la desorientación que hoy se extiende por toda el área nacional, nublando los ojos de las gentes, justifica esas victorias electorales, que las provincias otorgan al socialismo" (Ramiro Ledesma Ramos ob cit. p. 55.)

. . .

"Los socialistas, su táctica y su técnica marxistas, son el auténtico peligro, dentro y fuera del Poder. Dentro, porque todos los españoles deben tener la seguridad de que prepararán de un modo frío, implacable y sistemático la revolución socialista. Fuera, porque si dimiten es con la garantía de que serán respetados, guardados y defendidos sus reductos". (Ramiro Ledesma Ramos ob. Cit.p.72)

. . .

"José Antonio se ha enfrentado con el socialismo comunista, en lo que tiene de concepción anticristiana y extraeuropea; interpretación materialista de la vida y de la Historia, sentido de la represalia, proclamación del dogma de la lucha de clases, la Historia como el juego de resortes económicos, suspensión de lo espiritual, desprecio de la Religión, negación de la Patria, odio, separación u olvido de todo vinculo de hermandad y de solidaridad entre los hombres..." (A.M. Alonso, ob. cit. p 185)

Doctrina. Fuentes. Comunismo.

martinez tessier,jesús
(Valladolid,1915 - Madrid,1995) Periodista y escritor.

"Sin uniforme.- ¿Recuerdas alguna foto de José Antonio con capote azul, pantalón de montar, bota, o algo más que la camisa azul mahón? ("Soldado de poca fortuna". Aguilar. Madrid, 2001. p. 171)


martínez val, josé maría
(Agreda,Soria, 1916) Abogado. Catedrático de Universidad. Escritor.

"Una auténtica gloria del foro español.- Pocos saben que, después de terminada la carrera, incluso el doctorado, pidió permiso al eminente civilista Sánchez Román para asistir, durante dos años más, a su cátedra de la Universidad Central, pero con el ruego de ser preguntado en clase, como cualquier alumno.
Supe, además, por habérmelo contado el letrado y cat4edrático de Ciudad Real, don Emilio Bernabeu, que le acompañó en aquella sazón por tierras manchegas, que, cuando fue a Malagón, Fuente el Fresno, Fernán Caballero, Porcuna y los Cortijos, para estudiar "in situ" la posible defensa de los vecindarios y trabajadores de esos pueblos en el espinoso y difícil pleito de "los estados del Duque de Medinaceli", les dijo con modestia y con prudencia: "Ya he quedado informado de los antecedentes. Ahora tengo que estudiarlo despacio. Y, además, consultaré con mi maestro Sánchez Román".

Lo hizo y aceptó el pleito. Y lo ganó, en el Tribunal Supremo, nada menos que contra uno de los grandes del Foro español, don Francisco Bergamín. Fue su primer gran éxito forense. En Ciudad Real se le hizo un homenaje (octubre de 1927) por tan señalado triunfo. Puede dar fe de la dificultad extrema del caso porque, muchos años después, para un dictamen que me pidieron (1970) los mismos Ayuntamientos, tuve que estudiar el documento matriz de donde derivan los derechos de los vecindarios: la Concordia aprobada por el Rey Felipe II, en pleno siglo XVI, entre el Mariscal don Diego Arias de Saavedra, representando a la Casa Ducal de Medinaceli, y los síndicos de esos pueblos.

Bergamín, con gran nobleza, en el trámite de rectificación de su informe, ante la Sala del Tribunal Supremo, reconoció:
"Dije, al saludar al joven letrado, que era una verdadera esperanza. Me rectifico, señores magistrados: afirmo que en la Mañana de hoy hemos escuchado a una auténtica gloria del Foro español. Nada más".

José Antonio tenía veintitrés años. ("José Antonio, abogado", en "El Alcázar" (diario), Madrid, 20 de noviembre de 1986)

Derecho. José Antonio.

martinez de bedoya, javier

(Bilbao, 1914) Abogado y Escritor. Fundador de las JCAH con Enésimo Redondo en Valladolid y subsiguientemente de las JONS y de FE de las JONS.

"Una actitud de vuelta a uno mismo.- En los textos de José Antonio existe la suficiente cantidad de sutiliza para negarse al fabricante de lugares comunes, originalidad bastante para que nadie incurra en las debilidades de servidor o copista de sistemas foráneos, y flexibilidad intelectual para desconcertar a los que de todo pretenden hacer manual para uso diario. Si ha de prevalecer, según la palabra de José Antonio, "una actitud universal de vuelta a uno mismo", el problema al recorrer la recoleta senda marcada, al volvernos hacia nosotros y encontrar a España, radicará en comprender sus eternos impulsos, sin necesidad de antiparras importadas ni respetos a ajenas conveniencias". (Proyección histórica del Fundador", en "ABC" (diario), 20 de noviembre de 1942)

Estilo. Adivinación. España.

masonería

Sociedad secreta de origen medieval inicialmente de tipo gremial, en el área de la construcción, y posteriormente derivó hacia formas filantrópicas y filosóficas y finalmente, política. Sus miembros, tras un periodo de iniciación son agrupados en logias, se ayudan mutuamente, se reconocen mediante signos y emblemas secretos y practican unos ritos misteriosos. Aceptan la obediencia a una autoridad superior, que denominan Gran Oriente o Gran Logia. Durante la primera mitad del siglo XX, sirvió de fundamento a los partidos de izquierda burgueses, enfrentado por la extrema derecha y por la extrema izquierda. En España tuvo influencia en la revolución de 1868 y varios de sus miembros ocuparon puestos importantes en la República y, tras abandonar su carácter secreto, fue autorizada en 1979.

. . .

(Debate en el Parlamento sobre la revolución de Octubre en Cataluña) "...A mi no me interesa, pues porque yo diga estas cosas no se va a fusilar al señor Pérez Farrás, pero no hay más explicación admisible para el indulto de este oficial que una presión demasiado alta, que el Gobierno no debió tolerar, o una presión demasiado misteriosa, que ni el Gobierno debió aceptar ni nosotros podemos sufrir sin afrenta: la presión, simplemente, de la masonería (Muy bien, Rumores) El señor Pérez Farrás es masón y por eso se ha salvado. Es muy lógico, si queréis, aunque nos ofensa, se ha salvado. Es muy lógico, si queréis, aunque nos ofenda, que quienes tienen tradición masónica a su impulso; pero vosotros (dirigiéndose al señor Gil Robles), que representáis, si representáis algo hondo y espiritual, todo lo contrario a la masonería, veremos cómo explicáis en las próximas propagandas electorales, vuestra complicidad con este crimen" (O.C. pág. 334)

masoliver martinez, juan ramón

(1910 -2002) Periodista y escritor, nació en Zaragoza, que es considerado como una figura esencial en "La vanguardia", de la que fue corresponsal de guerra, critico literario y articulista de prestigio. Se traslada a Barcelona, donde compatibiliza sus estudios universitarias con sus colaboraciones literarias en la revista Hélix, donde junto a Buñuel, Dalí, Gómez de la Serna, Arconada..., da entrada a fundadores falangistas como Ramiro Ledesma Ramos y Jiménez Caballero.
Se traslada a Paris donde entra en contacto con Dali, Elouard y Ezra Pound. se hace militante de Falange y colabora con Samuel Ros. Tuvo relación con Luys Santamarina y su revista "Azor". Durante la guerra trabajó en la Delegación de Prensa y Propaganda, funda la revista de la Falange catalana "Destino". Al estallar la segunda guerra mundial es nombrado corresponsal en los Balcanes y Palestina de "La Vanguardia". En 1951 se instala definitivamente en Barcelona, donde da vida a los Premios de la Critica, recibió el premio de traducción y ya desvinculado de sus compromisos políticos, muere en la Ciudad Condal en el año 2002.
Masoliver fue el alma de la prensa y la cultura catalana durante una época floreciente, que el defendió y avaló con su prestigio ante el Ministerio de Fraga Iribarne, la Dirección General de Cultura de Robles Piquer, y en general por los que ostentaban la responsabilidad e la información en un largo periodo del régimen.
Sus principales obras son "Las trescientas. Ocho siglos de lírica castellana" (Yunque, Barcelona, 1941) y la ultima "Perfil de sombras" (Destino, 1994)

Cultura, Prensa, Cataluña.

massot,vicente gonzalo
(Manila, Filipinas,1952) Profesor de la Universidad Católica Argentina. Autor de "José Antonio, un estilo español de pensamiento". Librería Huermul, Buenos Aires, 1982.

"un destino político.- Si hemos de creerle a José Antonio, sui hemos de dar fe plena a sus palabras, tan desprovistas, siempre, de segundas intenciones, su vocación no era precisamente política. Si fue político, en cambio, su destino. Un intelectual que le arrebató, casi sin pedirle permiso, de su enclaustramiento intelectual para lanzarlo al trágico e inclemente campo de la cosa pública. La suya, como la de tantos otros, debió haber sido una vida dedicada "sin prisas ni arrebatos", al estudio sosegado, a la decantación de ideas, al magisterio hecho de paciencia y refinamiento. Pero bien habría de afirmarlo él mismo, dando quizá una explicación anticipada a las preguntas que muchos se harían luego: "Hay coyunturas de conmoción o de la Patria en que puede resultar monstruoso permanecer bajo las lámparas de la propia celda".

Hete aquí que por algún arcano insondable, de esos que el destino se niega a revelar, el pulido intelectual que aspiraba a pasar su vida entre los gruesos volúmenes de su biblioteca, el abogado que había despertado la admiración de amigos y enemigos - dispuestos a reconocer dotes que haría de él una celebridad en el foro español - , el señorito, dicho estro sin sombra de irreverencia, que hacia las delicias de no pocos salones aristocráticos, se ha convertido en jefe de un movimiento nacional sindicalistas. Desde entonces, y hasta su muerte, habría de seducir a amigos e incluso a enemigos, en el sentido que Ortega entendía la seducción; esto es, como presupuesto de la persuasión a través de la prosa y un estilo impecables, reveladores, ambos, de un alma crítica, insatisfecha con la España que comenzaba a dolerle" ("José Antonio. Un estilo español de pensamiento. Ob cit. p. 17 y 29)

Estilo. Pensamiento. Jefatura.

mateo manuel

Líder sindical procedente del marxismo, nació en Corella, Navarra, en 1904, en el seno de una familia con 17 hijos. Estudio en Logroño hasta su traslado en Madrid donde ejerció diversos oficios. Ingresó en el partido comunista con el nombre de López Mateos y comisionado en 1931 para visitar varios países de Europa incluida Rusia. A su regreso fue nombrado miembro del Comité Central y Secretario de Organización, cargos que ostenta hasta 1933, en que tras asistir al acto fundacional del teatro de la Comedia, solicitó su ingreso en Falange Española, donde ejerció como dirigente sindical, al frente de la central sindicalista desde su fundación.

Sindicalismo. CONS.

matías montero

Palabras de José Antonio en el entierro de Matías Montero, primer estudiante falangista asesinado el 9 de febrero de 1934 por los pistoleros marxistas cuando vendía el periódico "FE" en la calle Mendizábal de Madrid:

"Aquí tenemos, ya en tierra, a uno de nuestros mejores camaradas. No se da la lección magnífica de su ejemplo. Otros, cómodamente, nos aconsejarán desde sus casas ser más animosos, más combativos, más duros en las represalias. Es muy fácil aconsejar. Pero Matías Montero no aconsejó ni habló; se limitó a salir a la calle a cumplir con su deber, aun sabiendo que probablemente en la calle le aguardaba la muerte. Lo sabía porque se lo tenían anunciado. Poco antes de morir dijo: "Sé que estoy amenazado de muerte, pero no me importa si es para bien de España y de la causa". No pasó mucho tiempo sin que una bala le diera cabalmente en el corazón, donde se acrisolaban su amor a España y su amor a la Falange.

"¡Hermano y camarada Matías Montero y Rodríguez de Trujillo! Gracias por tu ejemplo.

"Que Dios te dé su descanso eterno y a nosotros nos niegue el descanso hasta que sepamos ganar para España la cosecha que siembra tu muerte.

"Por última vez: Matías Montero Rodríguez de Trujillo, ¡Presente!¡Viva España!"

. . .

José Antonio aceptó la lección magnífica del silencio de uno de sus mejores camaradas. La reacción del fundador de la Falange ante la muerte de Matias Montero no se ha valorado suficientemente. Fue una reacción sorprendente para quienes todo lo confiaban a las represalias, sin advertir que José Antonio represalió en su alma la indignación y la ira, purificando su dolor. Desde ese momento, José Antonio ofreció su rostro a la muerte como un deber de conciencia. El "gracias por tu ejemplo, hermano y camarada Matías Montero y Rodríguez de Trujillo", esconde este profundo significado ascético. Las frases del epitafio fónico: "Que Dios te de su eterno descanso y a nosotros nos niegue el descanso hasta que separamos ganar para España la cosecha que siempre tu muerte"" (...) No fue una despedida; fue un golpe de ataúd, del que José Antonio no quiso apagar jamás ni los ecos ni el significado". (Adolfo Muñoz Alonso, "Un pensador para un pueblo", Ed. Almena, Madrid, 1969)

. . .

" (Matías Montero) regresaba a su casa de vender ejemplares de FE. El autor de su muerte, Francisco Tortajada, detenido poco después, pertenecía al grupo socialista Vindicación. El jefe de las juventudes socialistas no le reconocería como miembro de su movimiento, pero se le encontró encima una lista negra de personas que constituían un peligro para el socialismo. Fue condenado a 23 años de prisión" ("El Sol" (diario), 20.2. 1934)

Caídos, SEU, Violencia, Juventud.

maura miguel
(Madrid,1887 - Barcelona,1971) Ministro de la Gobernación de la República.

Miguel Maura contesta afectuosamente a una carta de José Antonio. La parte más interesante de su contenido está en su diagnóstico sobre el movimiento falangista. Dice: " Ese movimiento, a pesar de su auge rápido y casi vertiginoso, está hoy todavía en embrión. No puede aspirar a prevalecer en la lucha contra el Estado por muy estúpido que éste sea - y lo es mucho - si no utiliza la fuerza del Ejército como apoyo decisivo. Si el Ejército interviene en el asalto, nadie logrará luego apartarle de la función de mando directo o por lo menos de la intervención de los cuartos de banderas, en la marcha y el rumbo del gobierno. La significación de éste sería forzosamente bien distinta de lo que vosotros representáis. (...) Ni vosotros podéis afirmar seriamente que estáis hoy en condiciones de asumir la dirección de la vida nacional, ni los marxistas pueden soñar con la posibilidad de articular otra cosa que la más bárbara anarquía. Ni cuadros de mando, ni preparación técnica, ni hombres capacitados, ni disciplina colectiva,, ni asistencia efectiva y depuradora de masas que os siguen, o quizás os empujan, a los unos y a los otros, nada de eso podéis garantizar para después del triunfo, con lo cual la realidad seria que entrabais en un mundo de responsabilidades sin rumbo inmediato conocido, al azar de mil peripecias, mas que posibles, seguras, El auténtico salto en las tinieblas".

Pasa después a definirle su postura. (...) el Estado republicano actual (...) es inservible e ineficaz para la hora histórica que vivimos (...) pero el Estado republicano (...) tiene la obligación de salvar de la democracia su esencia (...) del liberalismo las libertades (...) y dando por definitivamente muerto el parlamentarismo, tiene que defender su propia existencia. (...) Claro que eso lleva implícito la articulación de un nuevo Estado, porque la medida es sólo transitoria y de urgencia (...) ahí es donde podremos y tú y yo empezar a estar de acuerdo (...) Yo quiero que la base del Estado futuro, sea el Estado republicano, limpio de faramallas arcaicas (...) Tu aspiras a derribar hasta el subsuelo de lo actual para edificar sobre despojos. (...) El sentido que yo doy a la dictadura republicana (es) Dictadura frente al parlamentarismo (...) Republicana porque conserva la esencia de la democracia (...) Y todo ello como tránsito obligado entre el caos actual y el nuevo Estado" (Papeles póstumos, reproducida de Diego Martinez Barrio, "Memorias") (Recogido y comentado por A. Gómez Molina, op. cit. p.231

. . .

El 28 de junio José Antonio escribe una carta a su amigo Miguel Maura Gamazo. Ha leído sus artículos en El Sol y, con ese motivo, ha escrito un artículo titulado "El ruido y el estilo" para el diario Informaciones. Pero la censura lo ha tachado.

En la carta le cuenta el episodio, le manifiesta el interés con que los ha leído y que ha "creído del caso formular a ellos algunas afectuosas objeciones". Maura ha sido ministro de Gobernación en el Gobierno provisional de la República, es diputado por el Partido Conservador y tiene una larga relación con José Antonio.

Este le expresa su gratitud por la referencia que en los artículos ha hecho Maura a "mis camaradas de la Falange". Ahora sigue José Antonio, andas barruntando la verdad en nuevas pesquisas. Lástima que aún no te atrevas a llamarla por su nombre. Cuando analices en frío esto de la "dictadura nacional republicana" verás que lo de republicana, si quieres decir algo más que no monárquico (nota negativa en que todos ahora, menos los insensatos, tienen que estar conformes) ha de aludir a su contenido institucional incompatible con la idea de dictadura. De ahí que para salvar la contradicción tendrás que concluir aspirando a un régimen autoritario nacional capaz de hacer (¿recuerdas?) la revolución desde arriba, que es la única manera decente de hacer revoluciones. ¿Y a qué otra cosa aspiramos nosotros?

Pero ya verás; ya verás cómo la terrible incultura, o mejor aún la pereza mentar de nuestro pueblo (en todas sus capas) acaba por darnos o un ensayo de bolchevismo cruel y sucio o una representación flatulenta de patriotería alicorta a cargo de algún figurón de la derecha. Que Dios nos libre de lo uno y de lo otro". (Gómez Molina, ob cit.p. 228)

Prepublica. Alzamiento. Bolchevismo.

Alzamiento. República.

medallas de plata

Por su actuación heroica en los sucesos revolucionarios en Cangas de Narcea (Asturias), durante el mes de octubre de 1934, se concedió la Medalla de Plata de la Falange a los camaradas asturianos Agustín Uría, José Fernández Cobo, José Rodríguez Claret, Victoriano López, Felipe Rodríguez, Braulio Sánchez Rubio, Victorino Fernández Cobo, Carlos Marcos Villa y Fernando Ron Suárez

medina cruz, ismael

Escritor y periodista, nacido en Cuenca en 1923. Tras el alzamiento se alista en la sección de estudiantes de la CNT de Cuenca. En 1939 se afilia al SEU, se traslada a Jaén donde es nombrado subjefe de Prensa y Propaganda y de la Radio del Frente de Juventudes. Al fundarse el diario "Jaén" entra en la redacción del mismo. Posteriormente se traslada a Madrid para estudiar en la Escuela de Periodismo. En 1943, es redactor del semanario "Juventud" y colabora en "HAZ" y "Arriba". En 1953 se le nombra jefe de la sección de Política Internacional de Radio Nacional de España. Pasó posteriormente a la jefatura de redacción de la Agencia Pyresa. En 1962, jefe de prensa del Ministerio de Trabajo, poco después, corresponsal de Pyresa en Roma. Y en 1970 vuelve a España para dirigir el Telediario de TVE. A la muerte de Franco fue colaborador asiduo de "El Alcázar", donde dejó una estela ejemplar de elaboración crítica en las secciones que mantuvo durante los años duros de la transición política, y fundador de "Plataforma 2003".

Sus principales obras son "Juan Pablo II, testigo de esperanza" (Madrid, DYRSA, 1983, en colaboración), "España indefensa" (Dyrsa, 1986) "Burgos" (Anaya-Touring Club, 1993)

"Un espectáculo fascinante de evolución vital.- José Antonio era en sí mismo una contradicción que requería de una dura vía expiatoria para depurarse. Por línea familiar y por escuela universitaria, poseía un acentuado talante liberal. Pero, al propio tiempo, su ascendencia le había impreso el nacionalismo activo de la milicia y una muy profunda huella religiosa.

Una lectura cronológica y atenta de José Antonio nos sitúa ante un espectáculo fascinante de evolución vital. Y, tanto por celeridad, como por su consecuencia. Acaso por ello se haya dicho con reiteración que el pensamiento falangista de José Antonio solo es sustancialmente válido a partir del mitin del cine Madrid, en 1935". (Aguinaga y Navarro, ob. cit. P. 312)

melgar, luis tomás

(Valladolid, 1938). Fundador del Cine Club del SEU de Valladolid. Director de cine. Licenciado en Ciencias Físicas. Periodista. Guionista.

"Vida y muerte.- José Antonio aquel español que caminaba hacia la muerte sin jactancia, pero sin protesta y sin temor, había sabido explicar el último capítulo. Había sabido explicar el capítulo de la muerte con la misma gallardía y elegancia con que explicara los de la vida y los de los destinos de España" ("La muerte inmortal", en "Arriba" (diario), Madrid, 20 de noviembre de 1959)

menéndez pidal, ramón

En más de una ocasión, don Ramón Menéndez Pidal anotó la ayuda que recibió de los "falangistas", con cierto sector de falangistas, respetuosos con la cultura y abierto hacia una España tolerante, que se agrupaban en torno a la revista "Escorial" y que pugnaban con otra tendencias más cerradas. En noviembre de 1940 publicó dos artículos en "Escorial": un estudio sobre "¿Codicia insaciable?" y "¿Ilustrar hazañas?", primera defensa suya de la obra de España en América. La critica del americanista estadounidense L. Hanke, que por este motivo lo tachó de falangista, disgustó, como es lógico, a don Ramón, pero lo cierto es que según la nota: "cuando entré en España fueron algunos falangistas, como Laín, Castiella, Tovar, los únicos que me tendieron una mano. Tovar, el médico Ercilla y otros, probablemente Ridruejo, vinieron a verme para ofrecerme acogida en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas" (Joaquín Pérez Villanueva, "Ramón Menéndez Pidal", pag. 392-394)

Intelectuales. Cultura.

m.e.s. (Movimiento Español Sindicalista)

Uno de los primeros síntomas de confusión creada entre la Falange y el Fascismo fue la aparición del M.E.S., aproximación sin concretarse a la fundación de Falange Española en 1933. Los fundadores barajaron el nombre del nuevo movimiento, como "Fascio", que fue de inmediato descartada, considerando la constante católica que habría de presidir la ideología de esta formación política. Así lo señala Borrás sin ambages.

"¿Quiénes eran los de la Comedia: políticamente; cuál su nombre de bautismo histórico? Lo recién nacido, primero se llamaba "Movimiento Español Sindicalista", aunque no llegó a estamparse la denominación ni el membrete de las cartas. "Fascio" había sido rechazado, pues los adictos a la nueva política aspiraban a armonizar la libertad individual con la autoridad del Estado, considerando a éste no como un f in sino como instrumento eficaz del bien nacional. Desde 1931 por Madrid se desparramaba un ardido pelotón de jóvenes que bajo el mando de Ramiro Ledesma Ramos, el filósofo universitario, castellano y pobre propugnaba la constitución de los inconformes en "Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista", lo directo; y por Valladolid, Onésimo formaba a los labradores en compañías: "¡Arriba el Campo!". En el aire estaba el olor a cadaverina del liberalismo inorgánico. Pero los creadores no caían en el error del Estado totalitario. El católico no acepta ningún panteísmo" (Tomás Borrás, "Ramiro Ledesma Ramos".Editora Nacional. Madrid, 1973 p.433

Fascismo. JONS. FE.

metafísica de españa, la eterna

La constante católica de la Falange, la explica Laín perfectamente en este párrafo:

"Ahí están la moral nacional y la religiosa. No confundidas, desde luego, porque en el mundo actual, cuando tantas acciones de mero poderío político y económico son necesarias, ni a la misma Iglesia convendría que se mezclasen indistintamente, pero tampoco desligadas entre sí, como dos resortes de la operación humana absolutamente diversos. Uno no es hombre "y" español o español "y" católico, como todavía piensan muchos con mentalidad ochocentista; uno es, o debe ser, hombre español y español católico. Las formas de enlace entre la moral nacional y la religiosa han sido parcialmente señaladas. Pero por debajo de ellas, ¿no habrá un sustrato teológico que dé último sentido religioso a eso que hemos llamado repetidamente moral nacional; algo, en fin, que coloree religiosamente y fuerce la obediencias al imperativo nacional, cristianamente entendido, y otorgue trascendente realidad consoladora a la "eterna metafísica de España" de que nos habló José Antonio?" (Pedro Laín Entralgo "Los valores morales del nacionalsindicalismo. Editora Nacional. Madrid, 1941.p.98 )

Iglesia, Cultura, Intelectuales.

Estilo. Revolución.

miguel, amando de

(1937) Catedrático de Sociología y escritor. Fue miembro del Departamento de Formación Política de la Delegación Nacional de Juventudes y Director Nacional de Seminarios de Formación. Colaboró como sociólogo en las primeras encuestas sobre la juventud española, que inició el Frente de Juventudes en los años sesenta, bajo la dirección de Juan Linz y Arboleya. Es autor de diversas obras de la especialidad, que han contribuido a esclarecer la realidad social de España, como los "Informe Foessa" y otros. Sobre José Antonio dejó dicho:

"Rebosante de dignidad ante la ejecución.- Aquí el epónimo español no es Sancho Panza, sino Don Quijote, un héroe que se nos muere en la cama con la razón recuperada, rebosante de ternura y dignidad. La misma que despliegan tantas figuras reales de nuestra historia ante su ejecución: desde los Comuneros hasta José Antonio Primo de Rivera" (Aguinaga y G. Navarro, op.cit p. 319.)

milicias

"A partir del 17 de julio, otros partidarios de la sublevación, ajenos al carlismo, - especialmente los falangistas - comenzaron a organizarse como milicias. Inicialmente, lo hicieron de forma anárquica, empujados por sus ideales, y con objeto de hacer frente a los peligros que asechaban determinadas zonas - Aragón o Andalucía - , o para fortalecer la acción de los militares en otras - Castilla, Galicia o Navarra - . Los militares especialmente Mola, que ha sido definido como el "impulsor y regulador del proceso de creación de este verdadero ejército popular, allá donde las circunstancias se encontraban más propicias, comenzaron a vislumbrar la importancia de esta riada de voluntarios. Riada que inicialmente fue menor que en la otra zona -entre otras cosas, porque la población de la zona rebelde era más pequeña -, pero que aceptó la disciplina militar sin discusión, a diferencia de los milicianos republicanos. De esta forma, los militares pudieron contar con unos combatientes, -el caso de los requetés carlistas, entrenados y organizados militarmente - o unos auxiliares, que les sirvieron ya como cobertura para defender zonas frente al ataque del enemigo o bien como parte integrante de un núcleo superior, supeditado al mando militar.

Este reconocimiento de la importancia de la nueva masa de voluntarios quedó plasmado en tres órdenes de la Junta Nacional de España - máximo poder de la España Nacional hasta el nombramiento de Franco el 1 de octubre de 1036 - La primera es del 30 de julio de 1936, en el que se dispone un haber de tres pesetas diarias para cada voluntario (diez pesetas diarias recibían los milicianos republicanos y doce, los brigadistas internacionales); la segunda y la tercera, del 20 y del 24 de agosto, establecen la consignación presupuestaria, así como la forma de reclamación de los devengos por medio de los capitanes de compañía, como ocurría en el resto del Ejército.

A partir de octubre, el Mando nacional procedió a militarizarlas, y a estructurarlas de acuerdo con esquemas castrenses. Asi lo explica Casas de la Vega: "En ese sentido se producen una serie de disposiciones, tendentes primero a una militarización de los contingentes de voluntarios y después a la integración de los mismos, como tales unidades militares, dentro del Ejército. Los mandos intermedios, inicialmente integrados por personal de las milicias, a veces formados en centros especiales dependientes de las mismas, pasa a ser desempeñados por Jefes, Oficiales y Suboficiales de la escala profesional o de los llamados provisionales".

Por entonces, el Ejército nacional contaba con 188.581 combatientes. De ellos, 65.168 pertenecían a las milicias. Era por tanto un porcentaje importante, el treinta por ciento. Pero, no todas las organizaciones políticas aportaban el mismo número de combatientes. Falange Española, insignificante en los comienzos de la guerra, se convirtió en la primera fuerza miliciana, con 36.809 combatientes. Por el contrario, el Requeté, que tenían una importante organización anterior a la contienda, aportaba 22.407. Otras organizaciones, Renovación Española o Acción Popular sólo aportaban 6.192 combatientes. Las razones de este hecho hay que buscarla en el atractivo que la organización falangista - jefes jóvenes y dinámicos, ideología moderna...- ejercía sobre la juventud, frente a carlistas, alfonsinos y populares que se consideraban anticuados. Igualmente, no todas las regiones aportaban un porcentaje similar. El territorio de la 6ª División Orgánica, que incluía Navarra y Ávila, aportaba 30.177 hombres. Por el contrario, la 8ª División Orgánica, formada por las cuatro provincias gallegas y León, solo aportaba 4.100 hombres.

No obstante, a pesar de que la masa aportada por el voluntariado, y como muy bien dice Casas de la Vega, Franco, como Generalísimo de los Ejércitos, no pensó en ningún momento en integrar a los voluntarios como soldados en unidades regulares del Ejército. Este fue un gran acierto del Mando nacional, a diferencia de lo que ocurrió en la España republicana. ¿Por qué? Porque de esta forma, tanto la Falange, como el Requeté -las dos principales organizaciones políticas de la España nacional pudieron seguir ejerciendo su poderosa influencia sobre los jóvenes de la zona, atrayéndoles a sus unidades. Dejemos de nuevo a Casas de la Vega, que lo explica:

"Finalmente, lo menos que merece un voluntario es una organización y unos signos externos afines a sus ideas. El Ejército, como tal, excluye tales signos por suponer un cierto desvío de su misión centralizadora. No así una sensata organización miliciana en la que, dentro de la más clara disciplina, pueda darse al voluntariado un ambiente político definido, concordante con la misión común. Esto se logra en la zona nacional y no se intenta siquiera en la zona republicana". (Roberto Muñoz Bolaños, "Rojo y Azul", Ediciones Almena, Madrid, 1999, p. 89).

. . .

""... el 22 de diciembre de 1936, se promulgó un decreto militarizando todas las milicias y concediendo el mando de las mismas al coronel de Caballería José Monasterio. Pero la carencia de jefes y oficiales - carencia que sería resuelta con los "Estampillados" y los alféreces provisionales - impidió que el decreto fuera efectivo.

No obstante, los problemas sobre la independencia o no de estas fuerzas persistieron hasta que, tras la sucesos de Salamanca y el posterior decreto de unificación de todas las fuerzas políticas - 19 de abril dwe 1936 -, por el que se creaba Falange Española Tradicionalista y de las JONS, las milicias quedaron unificadas, y las escuelas militares de la Falange pasaron a manos del Ejército.

En el momento en que tuvo lugar la unificación política, las milicias nacionales constituían una fuerza formidable con 550 unidades tipo compañía, de las cuales, 181 eran Requetés, 309 falangistas y 60 de otras tendencias.

A partir de este momento, se puede decir que a la independencia de las milicias desapareció. Siguieron conservando sus símbolos externos, pero todos los mandos quedaron en manos del Ejército.

De hecho se agruparían en unidades tipo batallón, banderas -Falange -, y Tercios- Requetés-, que quedaron encuadrados en las nuevas divisiones creadas tras la experiencia de Asturias, como ya hemos explicado. Así, tenemos que, en enero de 1938, entre las divisiones que constituyen el Ejército del Norte, existen 42 unidades de milicias tipo batallón, 25 banderas de Falange y 16 Tercios de Requetés. D estas, 19 banderas y 13 tercios forman parte del conjunto de divisiones que constituyen la llamada Masa de Maniobra. Por tanto, y como indica Casas de la Vega, en la batalla de Teruel van a participar estas fuerzas, que van a constituir un tercio de las tropas de la España nacional. En el Ejército del Centro, existen 28 banderas falangistas, un Escuadrón de la misma ideología, y 8 tercios . Sobre un total de 160 batallones, hay un total de 36 pertenecientes a las milicias. Por último, en el Ejército del Sur, el número de unidades de milicias es de 41, sumando una masa de 29.175 jefes, oficiales y tropa, lo que constituía, aproximadamente, el 50 por ciento de los combatientes" (Ibidem, p. 106)

. . .

"Cuando el 1 de abril de 1939, terminada la guerra, el número de voluntarios que han formado parte de la distintas unidades de milicias - fundamentalmente falangista y requeté -, es de 269.7202, repartidos entre 207.933 falangistas y 62.722 requetés" (Ibidem, p. 106,2)

. . .

"El general Rafael Casas de la Vega, el principal historiador de las milicias de Falange, ha descubierto que, para finales de la guerra, todavía figuraban 96.376 voluntarios de milicias en el "Estadillo de fuerzas" del ejército nacional, mientras que unos 32.000 más habían llegado a ser sargentos o alféreces. Un total de 17.013 figuraban como muertos en acción de guerra o por enfermedad - un índice de muertos que, de ser cierto, era el doble de elevado que el del ejército regular - mientras que 26.000 habían resultado mutilados o inválidos, de un total de 172.000. Este total puede haber sido subestimado, pues no incluye todos los voluntarios que después pasaron al ejército regular". (Payne, ob. cit. p. 386)

Guerra Civil. Afiliación. Alzamiento.

milicia universitaria

La Milicia Universitaria fue una creación falangista que encuadraba a los universitarios en los cuadros de la oficialidad en los tres ejércitos (Tierra, Mar y Aire), dirigidos por mandos militares y tiempos compatibles con los estudios de las carreras superiores. Durante toda su vigencia fueron millares los oficiales de complemento que se titularon en sus campamentos y academias (200.000 alféreces y 50.000 sargentos). En mayor de 1942, un decreto gubernativo arrebató a FET la Milicia Universitaria y entregó esta función a la Instrucción Premilitar Superior (I.P.S.) dependiente de los tres ejércitos. Sobre esta obra, Carlos Robles Piquer escribió:

"Terminada la guerra, sólo quedaba estudiar la adaptación de los nuevos universitarios - hermanos de aquellos lanceros que fueron centauros -... - a la vida militar de la paz, para que en la laxitud de la posguerra no se rompiesen las ligaduras que mantenían enhiesta la tensión nacional. Así fue creada esta Milicia Universitaria, por la que creemos haber encontrado nuestro puesto exacto en los cuarteles" (Revista "Alférez",Año II, números 23 y 24, pag. 2-3)

militar

Cuando se comenta la etapa del franquismo, se alude a ella con apelativos no siempre exactos. Unas veces, se remite a la matriz fascista, acarreando así una evocación que, en rigor, nunca se dio en nuestro país, salvo en breves momentos en que el mimetismo cubrió la escenografía política durante la contienda y años posteriores. Otras veces, el autoritarismo se califica de dictadura militar, y esto solo en parte es cierto, dado el soporte que prestaron las Fuerzas Armadas al periodo de referencia. La apelación posiblemente más certera sería la de atribuir a la personalidad de Francisco Franco - una personalidad muy compleja y tantas veces contradictoria - el ejercicio global del poder que durante cuarenta años dominó la escena política española.

En cuanto al concreto sentido militar del poder, Otero Novas, en su libro "Defensa de la nación española", pag, 333, dice:

"El franquismo, bajo una declinante apariencia falangista, tubo de principio a fin, un principal componente militar, de acuerdo con la tradición de pronunciamientos de los dos últimos siglos. Aunque en esos antecedentes, el Ejército prestaba su espada preferentemente a los ideales liberales, bien avanzados - Espartero, O'Donnell, Prim... - , o moderados - Narváez, Martínez Campos... - y al espíritu de la "nación" que desde la Revolución Francesa se consideraba el culmen de la democracia y el progreso; nos se olvide que el Pronunciamiento de Primo de Rivera en 1924 se produjo con el apoyo de todos los políticos, incluidos el socialista bolchevique Largo Caballero"

Es indudable y aciertan en este sentido cuantos han estudiado el fenómeno militar en España; entre otros Jesús Fueyo Alvarez, a la sazón Director del Instituto de Estudios Políticos, que llegó a postular por el modelo de la "dictadura militar, siguiendo el camino emprendido por Nasser en Egipto o Perón en Argentina". Lo cierto es que en el ensayo de democracia, Franco nunca quiso dejar ningún cabo suelto. Tenia que responder con gratitud manifiesta a cuantos le habían ayudado en el Alzamiento, con porciones de poder ajustadas a las prestaciones recibidas. Y así se concreto en el reparto de las carteras ministeriales, empresas nacionales, embajadas, cargos en la Administración Central y Local, etc.

Para Franco, desde esta óptica, lo mas preocupante fue sin duda la Falange, a la que tuvo que tratar de acuerdo con las presiones que, contra ella o a su favor, recibía tanto del interior como del exterior. Lo que no recibió otras ventajas fue la familia militar, a la que dominó sin enmascaramientos. El mejor que nadie sabía que había y era el Ejercito español, cual era su composición, como se había manifestado en el Alzamiento. Un hombre poco sospechoso de parcialidad, como Ricardo de la Cierva, escribió en su libro sobre "Las Brigadas Internacionales", Cap, 4º, lo siguiente:

"Se ha hablado mucho del Alzamiento de Franco como la sublevación de "los Generales" contra el Ejército "Popular". La guerra civil se puede definir como la lucha entre el Ejército - Pueblo, de un lado, y el Ejército - Pueblo, de otro; y se explica, recogiendo no solo los voluntarios populares en ambos bandos, sino también el Generalato, que estaba mucho más en el bando republicano.
De los 21 Generales de División existente el 18 de julio de 1936, sólo 3 acompañaron a Franco en la sublevación. Los restantes permanecieron fieles a la República.
Cita La Cierva el discurso de Palacio Atard en la apertura de curso (69 - 70) de la Universidad Central de Madrid, que abunda en la idea. Y señala que estuvieron con la Republica el 80 % de los Generales de Brigada, el 70 % de los coroneles y más del 50 % de los comandantes. La proporción comenzó a ser favorable a los sublevados entre los mandos jóvenes, de capitanes hacia abajo".

Uno de los factores mayores causantes de la crónica inestabilidad del Régimen de Franco fue la presión obsesiva ejercida por la facción monárquica sobre los militares y la iglesia reivindicando la restauración en la persona de Don Juan. En ningún momento, hasta la misma muerte del General Franco cedió en intensidad esta presión. Presión que tuvo como principal objetivo eliminar a la Falange del poder, lo que, en etapas bien pronunciadas, se consiguió a partir de la Unificación del 19 de abril de 1937 hasta la misma entrega de toda esperanza al ser aprobada en las Cortes, por mayoría falangista, la Ley de Reforma política, que decapitaba al Movimiento de todo futuro, en 1977.

. . .

¡Solo la mitad de las unidades militares se unieron efectivamente a la revuelta, que de hecho comenzó en Marruecos el 17 de julio y lentamente se extendió a las guarniciones de la Península durante los tres días siguientes. No se consiguió que la mayor parte de la Armada y de las Fuerzas Aéreas se uniera a la rebelión que, sin embargo, fue apoyado por casi la mitad de la Guardia Civil y la Guardia de Asalto. Inicialmente sólo tuvo éxito en el Protectorado de Marruecos, las Canarias y aproximadamente en un tercio de la España peninsular (principalmente en el Norte, aunque con algunas cabezas de puente andaluzas en torno a Cádiz, Córdoba, Granada y Sevilla" (Payne, ob. cit. p. 334)

minorías

"Ahora bien, como José Antonio descreyó siempre del número y repugnó de toda concepción vulgar que tendiese a postergar, en beneficio de la cantidad, los valores de la calidad, concibió como medio para acometer esta empresa política a una minoría enérgica, resuelta y congregada en torno a su movimiento" (Vicente Gonzalo Massot ob cit.p. 229)

millán-astray, pilar
(La Coruña,1879) Escritora.

"Exhumación.- Llegamos al camposanto. El sepulturero, un hombre bueno y servicial, al preguntarle con el temor de una respuesta negativa, respondió sencillamente: "No padezcan ustedes, que sé perfectamente dónde está". "La cara de Miguel era de cera, los ojos llenos de lágrimas."."en su fosa hay ocho cadáveres: los fusilados en su compañía, y el resto, del Hospital Provincial. Previendo lo que iba a suceder con nuestro glorioso mártir, lo enterré con mis propias manos, haciendo señales y poniéndolo sobre la tierra el primer de todos, a la izquierda. No tiene caja. Al bajarlo del carro, dentro ya del cementerio, se le cayó el crucifijo, que dicen que su hermana Carmen le entregó en la triste despedida de la memorable noche del 19 de noviembre de 1936. Un "rojo" lo recogió del suelo, yo se lo arrebaté de las manos, diciendo que después de traspasar las puertas del camposanto, los cadáveres son sagrados, otro "rojo" dijo que eso era cierto, y volvió de nuevo a quedar sobre el pecho de José Antonio".

El cuerpo de José Antonio apareció entero y muy bien conservado, la mano derecha la tenia puesta sobre el corazón, postura en la que cayó al ser fusilado, y debajo de su mano, prendidas en la camisa con un imperdible dorado que fue mío, las medallas que le dimos su tía Maria, Carmen, Argot y yo. El crucifijo de Carmen, que conozco perfectamente por haber rezado en la celda ante él muchas veces el Vía Crucis las cuatro prisioneras, estaba colocado exactamente donde nos dijo el sepulturero. ¡Y la frente…! Al levantar mis ojos para hablar con Miguel, aquella despejada y noble frente era exacta a la de su hermano. Reconocí las medallas, la cruz y el escapulario de su tía, que se lo dio por tener las indulgencias de la Virgen del Carmen para la hora de la muerte.

Colocaron el cadáver sobre unas parihuelas cubiertas con la bandera española. Entre mi hijo Javier y tres falangistas más, todos "camisas viejas", metieron al Maestro en una caja de nogal con una hermosa cruz sobre la tapa. En un pañuelo de hilo recogió Miguel con unción las medallas, el escapulario de Carmen y el crucifijo. Lo llevaron sus discípulos en hombros hasta el nicho, se tapió; quedaron haciendo guardia sus fieles falangistas, llenos de emoción y respeto". (Segovia, 20 de abril de 1939).

miquelarena, jacinto

(Bilbao,1891-París,1962) Periodista. Estudió en Bilbao, Burdeos, Liverpool y Londres. Miquelarena Regueiro en su ciudad natal se inició como periodista en el "Pueblo Vasco" y frecuentó las primeras tertulias literarias teniendo como compañeros desde entonces a Pedro Mourlane Michelena y a Rafael Sánchez Mazas. Tras algunos años, en 1930, se estableció en Madrid, como redactor de "ABC" y director del semanario deportivo "Campeón". En 1929 y 1930 publicó sus primeros libros, de breve extensión y ambos dedicados a contar sus viajes a Holanda ("El gusto de Holanda") y "Pero ellos no tienen bananas"(dedicado a Nueva York). Vinculado a la Falange, de cuyo himno es coautor, fue contertulio de La Ballena Alegre y colaboró en todas las publicaciones del momento. Refugiado en la embajada de Argentina en Madrid, logro pasar a zona nacional donde fue nombrado Director de Radio Nacional de España a las órdenes de Antonio Tovar. Fue corresponsal en Londres para cubrir la Segunda Guerra Mundial, alternando esta función con la de agente ocasional a las órdenes de Alcázar de Velasco. Mas tarde fue corresponsal en París, donde su suicidó, arrojándose al Metro, por causa de la depresión que le produjo su despido de "ABC".

Antes de la guerra, el periodista Miquelarena, asiduo concurrente de la tertulia que en "La Ballena Alegre" celebraba desde 1931 un grupo de escritores, recuerda Miquelarena: "Un día se acercó (...) un mozo de frente despejada y ojos azules. Llegó con toda su vehemencia, con una claridad de mediodía, con el amor a España, con el desprecio a todo lo que corrompía en el país, con asco para la derecha y con asco para la izquierda: se llamaba José Antonio Primo de Rivera (...)" y con su llegada "había entrado la Falange en "La Ballena Alegre". Muestra clara de ello fue la composición de su himno, el "Cara al sol", que, en lo que a la letra se refiere, es fruto de la colaboración de varios ingenios, Miquelarena entre ellos, quien se atribuye la paternidad de dos líneas del mismo : "Volverá a reií la primavera" y "que en España empieza a amanecer".

"No sé de nadie que haya renunciado a tanto.- (La Ballena Alegre) era el Conservatorio del estilo de la Falange... José Antonio nos hablaba de una novela que escribía y que no terminó nunca; de sus lecturas más recientes, de Roma y de la vida.
Se sentaba de costado, con la pierna izquierda doblada y apoyada en el diván. Con frecuencia - el único tic nervioso de aquel hombre bañado en serenidad - trataba de acabar a diente con la rebeldía de uña esquirlada.

Tenía en la mirada como un ansia de horizontes. Yo no sé de nadie más dotado, física y espiritualmente, para gozar del mundo. ¡Viajar! Le llamaban todos los paisajes y empezaba por saberse, entero, él, Marco Polo... Cuando se habla ante él de tierras y de mares, era de los que sentían en el corazón la rosa de los vientos. Pero se callaba. Yo no sé de nadie, tampoco, que haya renunciado a tanto como él renunciaba; que se haya dado tan generosamente a una Patria. Porque José Antonio sabía que la vida es buena y alegre. Que hay platos milagrosos en la tierra. Que el primer cock-tail se hizo, hace dos mil años, con Chipre y Falerno. Que las noches pueden ser felices e irremediables" ("José Antonio, hombre", en ABC (diario), Sevilla, 20 de noviembre de 1938)

Prensa, Historia, La Ballena Alegre.

miranda gonzález, joaquín

Cuenta Miguel Argaya Roca ("Historia de los falangistas en el franquismo". Plataforma 2003.Madrid 2003), que Joaquín Miranda, gerente de una empresa de cerámica, fue banderillero en la cuadrilla de El Algabeño. Con Cañadas y Ruiz Arenada, formó parte del primer triunvirato de la Falange sevillana. Sucedió a Sancho Dávila como Jefe Territorial de la Falange andaluza, cuando éste se trasladó a Madrid para ocuparse de las tareas de la Junta de Mando. Miranda tomó contacto con la UME, por lo que es detenido en junio de 1936 y una vez liberado, se pone a las órdenes del general Queipo de Llano. El 30 de agosto organizó una reunión de jefes provinciales de las provincias andaluzas a la que también asisten Andrés Redondo, de Valladolid, hermano de Onésimo, ya caído el 24 de Julio en Labajos, Segovia, y Agustín Aznar, como representantes de la Falange del Norte. En esta reunión se decide celebrar una reunión de todos los mandos falangistas de la zona nacional, reunión que se celebra en Valladolid el 2 de septiembre de 1936, y en la que se determina constituir una Junta de Mando presidida por Manuel Hedilla. Fue detenido tras los sucesos de Salamanca. Aunque es liberado sin cargos. Con Serrano Suñer, se integra en la Junta Política y se hace cargo de la secretaria de la misma tras la baja por enfermedad de su anterior titular López Bassa. Consejero nacional y al finalizar la guerra se le nombra gobernador civil y jefe provincial de Huelva.

metafísica

"Esta empresa eventualmente alcazaba un nivel metafísico gracias a su universalmente amplia dimensión histórica y su duración, y porque se centraba en verdades y valores perdurables. En ese sentido, José Antonio hablaría de lo que llamaba la eterna metafísica de España. Aunque el sistema falangista debía ser revolucionario dentro de las formas del siglo XX, no podía ser del todo original, ya que debía recurrir a los principios perennes de la tradición española. Había que crear un proyecto palingenésico para España, sustentado en verdades y valores tradicionales, combinado con nuevas instituciones y normas adivinadas al mundo moderno. Si bien sería católico en su sentido ortodoxo, constituiría una doctrina moderna que no reviviría la España de la Inquisición. Sus intentos por explicar cómo combinar y expresar lo revolucionario y lo tradicional resultarían siempre imprecisos y esquemáticos". (Stanley G. Payne, ob. Cit. P. 225).

. . .

"El discurso político de José Antonio Primo de Rivera es del todo incomprensible sin "una formulación de eternidades, un ansia metafísica de primer orden, que trasluce, como un goteo, escasa pero constante, en medio de las urgencias de la política, y que termina por constituirse como una trabazón firmísima de seguridades filosóficas. Pocas cosas quedan tan pasmosamente claras en el pensamiento del fundador de la Falange como esa repugnancia a todo subjetivismo, a todo relativismo romántico". En este sentido se entiende su preocupación por situar la verdad y el bien en el marco de las categorías de razón y no cojo decisiones mudables de la voluntad. "La vida, por tanto, se instituye como un compromiso radical, revolucionarios que ha de asumirse de modo "poético", es decir: constructivo, a partir de la sujeción a valores y verdades permanentes. Se trata, en cualquier caso, de un compromiso sin retorno, irrevocable" (Argaya Roca, "Entre lo espontáneo y lo difícil" Ediciones Tarfe, Oviedo,96, p. 29)

milicias falangistas

"El general Rafael Casas de la Vega, el principal historiador de las milicias de la Falange, ha descubierto que, para finales de la guerra, todavía figuraban 97.376 voluntarios de milicias en el "Estadillo de fuerza" del Ejército nacional, mientras que unos 32.000 más habían llegado a ser sargentos o alféreces. Un total de 17.015 figuraban como muertos en acción de guerra o por enfermedad - un índice de muertes que de ser ciertos, era el doble de elevado que el del Ejército regular - mientras que 26.000 mas habían resultado mutilados o inválidos, de un total general de 172.000. Este total puede haber sido subestimado, pues no incluye todos los voluntarios que después pasaron al Ejército regular" (Stanley G. Payne, "Franco y José Antonio", Ed. Planeta. Barcelona, 1997, pag. 386).

. . .

El número de falangistas enrolados en las Milicias, según el estudio del general Rafael Casas de la Vega, y el porcentaje sobre el total movilizado fue el siguiente:

Octubre de 1936.......... 36.809......... 56%
Abril de 1937 .............  37.080......... 36%
Enero de 1939 ............ 72.608......... 75%

(Rafael Casas de la Vega, "Las milicias nacionales, Madrid, 1974)

mito

"El mito José Antonio Primo de Rivera... ¿a qué datos concretos y reales responde? Sus palabras son contradictorias, pero no por azar, hay un hilo conductor que reaparece perfectamente claro. El mito es lo que ha permitido ocultar la función: o, al menor, lo que ha pretendido ocultarlas. Pero cuanto resulta que la historia, los hechos probados de la historia, a lo que acomoda no es al recubrimiento verbal del personaje, que así se transforma en mito sino a lo expresado por ese permanente hilo conductor, al ser retirada la palabrería populista y la fácil combatividad seudo revolucionaria de todos los fascismos, permanece el agente empleado, utilizado y negociado - además de financiado - por las clases oligárquicas, por el poder económico y de siempre. El mito ha operado mediante la insistencia en afirmaciones publicitariamente lanzadas sobre un pueblo español sin capacidad material de respuesta, y ni siquiera de contrastación". (Raúl Martin, op. cit. p. 168)

moa, pio

Historiador. Antiguo militante del Grapo, por lo que sufrió varios años de prisión. Colaborador de prensa y autor de obras sobre "Los mitos de la guerra civil", en la que desenmascara las falsedades acumuladas por buena parte de los advenedizos interpretes de la Historia contemporánea de España. Sus obras sobre la Guerra Civil, la Revolución de Asturias, los Separatismos vasco y catalán han tenido gran resonancia entre la opinión publica y sin que se hayan registrado hasta ahora réplicas responsables ni rigurosas entre sus contradictores en la polémica sobre los temas de nuestro pasado que él ha recibido en su ya extensa producción histórica. Sobre José Antonio

"Sentido del deber.- José Antonio Primo de Rivera era una joven abogado de 30 años, buen prosista, con cierto espíritu poético y un escepticismo intelectual poco adecuados para un líder del fascismo. No muy admirador de Mussolini y menos aún de Hitler, creía que la época liberal tocaba a su fin en el mundo, y que algo parecido al fascismo libraría a España de la revolución bolchevique y le abriría una época de gloria e influencia. Su escasa convicción se mostraba también en su reiterada disposición a ceder el papel de caudillo regenerador del país a Gil Robles o incluso a Prieto o Azaña. A su juicio, el país estaba enfermo y decaído, por falta de espíritu patriótico, y él lanzaba insistentemente su mensaje por un peculiar sentido del deber." ("Los orígenes de la guerra civil", Encuentro. Madrid, 1999. p. 244)

"Carácter franco, abierto e idealista.- Aristócrata madrileño de origen andaluz, hijo del dictador Primo de Rivera, de buen porte y facciones agradables, carácter fresco, abierto e idealista, según muchos testimonios, despertaba simpatía incluso en adversarios como Prieto. Otros le retrataban como el clásico fascista, a un tiempo miembro y esbirro de la oligarquía. Abogado, adicionado a la poesía, fundó Falange, la cual pretendía combinar nacionalismo y obrerismo (nacional-sindicalismo) y cultivar un estilo de vida arriesgado y caballeresco". ("El derrumbe de la segunda Republica". Encuentro. Madrid, 2001, p. 176)

mola, emilio

(1887-1937) General. Ingresó en 1904 en la Academia de Infantería y destacó en las campañas de África. En 1931 era Director General de Seguridad pero fue apartado por la República por sus ideas. En 1936 era Capitán General de Navarra y fue uno de los promotores del Alzamiento nacional. Se unió a Franco a quien reconoció como Jefe de Estado. Murió en accidente de aviación.

. . .

"El 29 de junio de 1936 José Antonio envió una circular reservadísima a las Jefaturas Territoriales y Provinciales, a los cinco días de la circular anterior. En esta expresa claramente su decisión de colaborar con el Ejército. Sus normas concretas y, a diferencia, de la circular del día 24, no menciona su desconfianza en los proyectos políticos de los militares ni, lo más importante, prohíbe los pactos de los jefes territoriales y provinciales para el movimiento.

En esta hora se ordena: "1. Cada jefe territorial o provincial se entenderá exclusivamente con el jefe superior del movimiento militar en el territorio o provincia, y no con ninguna otra persona (...) 2. La Falange intervendrá en el movimiento formando sus unidades propias, con sus mandos naturales y sus distintivos (...) (Pero) 3. Si el jefe territorial o provincial y del movimiento militar lo estimaran, de acuerdo, indispensable, parte de la fuerza de la Falange, que no podrá pasar nunca de la tercera parte de los militantes de primera línea, podría ser puesta a disposición de los jefes militares para engrosar las unidades a sus órdenes. El punto 4 se refiere a la entrega de armamento. El 5, al compromiso de los militares de no entregar el mando a los civiles hasta pasados, por lo menos, tres días. 6. Desde el mismo instante en que reciba estas instrucciones, cada jefe territorial o provincial dará órdenes precisas a toda las jefaturas locales para que mantengan enlaces constantes, al objeto de poder disponer, en plazo de cuatro horas, de todas sus fuerzas en primera línea (...) De no ser renovadas por órden expresa, las presentes instrucciones quedarán completamente sin efecto el día 10 del próximo julio, a las doce del día " (O.C. pag. 1016)

Con la reserva - parcial - de que la Falange intervendrá formando unidades propias y la validez de las órdenes hasta las 12 horas del 10 de julio, estas instrucciones demuestran que José Antonio ha aceptado los planes de Mola, que entra como un coadyuvante del golpe militar, que acepta las órdenes de los militares.

El mismo día, dirige otro mensaje "A la Primera Línea de Madrid" en la que les envía un saludo "desde esta nueva cárcel donde se cree encerrar el espíritu de la Falange teniéndome encerrado" y les incita al adiestramiento "para una misión no lejana y decisiva (...) acrecentad vuestra preparación en menesteres de lucha y redoblad vuestra fe en el mando".

. . .

"Un grupo de españoles, soldados unos y otros hombres civiles, no quieren asistir a la total disolución de la Patria. Se alza hoy contra el Gobierno traidor, inepto, cruel e injusto que la conduce a la ruina. Llevamos soportando cinco meses de oprobio. Una especie de banda facciosa se ha adueñado del Poder. Desde su advenimiento no hay una hora tranquila, ni hogar respetado, ni trabajo seguro, ni vida resguardada. Mientras una colección de energúmenos vociferan - incapaz de trabajar - en el Congreso, las casas son profanadas por la Policía (cuando no incendiadas por las turbas), las iglesias entregadas al saqueo, las gentes de bien encarceladas a capricho por tiempo ilimitado;: la ley usa dos pesos desiguales: uno para los del Frente Popular, otro para los que no militan en él; el Ejército, la Armada, la Policía, son minados por agentes de Moscú, enemigos jurados de la civilización española; una prensa indigna envenena la conciencia popular y cultiva todas las peores pasiones, desde el odio hasta el impudor; no hay pueblo ni casa que no se hallen convertidos en un infierno de rencores; se estimulan los movimientos separatistas; aumenta el hambre y, por si algo faltara para que espectáculo alcanzase su última calidad tenebrosa, unos agentes del Gobierno han asesinado en Madrid a un ilustres español, confiado al honor y a la función pública de quienes le conducían. La canallesca ferocidad de esta última hazaña no halla par en Europa moderna y admite cotejo con las más negras páginas de la Checa rusa.

Este es el espectáculo de nuestra Patria en la hora justa en que las circunstancias del mundo la llaman otra vez a cumplir un gran destino. Los valores fundamentales de la civilización española recobran, tras siglos de eclipse, su autoridad antigua, mientras otros pueblos que pusieron su fe en un ficticio progreso material ven por minutos declinar su estrella; ante nuestra vieja España misionera y militar, labradora y marinera, se abren caminos esplendorosos. De nosotros, los españoles, depende que los recorramos. De que estemos unidos y en paz, con nuestras almas y nuestros cuerpos tensos en el esfuerzo común de hacer una gran Patria. Una gran Patria para todos, no para un grupo de privilegiados. Una Patria grande, unida, libre, respetada y próspera. Para luchar por ella rompemos hoy abiertamente contra las fuerzas enemigas que la tienen secuestrada. Nuestra rebeldía es un acto de servicio a la causa española.

Si aspirásemos a reemplazar un partido por otro, una tiranía por otra, nos faltaría el valor - prenda de almas limpias- para lanzarnos al riesgo de esta decisión suprema. No habría tampoco entre nosotros hombres que visten uniformes gloriosos del Ejército, de la Aviación, de la Marina, de la Guardia Civil. Ellos saben que sus armas no pueden emplearse al servicio de un bando, sino al de las permanencia de España, que es lo que está en peligro. Nuestro triunfo no será el de un grupo reaccionario ni representara para el pueblo la pérdida de ninguna ventaja. Al contrario, nuestra obra será una obra nacional, que sabrá elevar las condiciones de vida del pueblo - verdaderamente espantosa en algunas regiones - y le hará participar en el orgullo de un gran destino recobrado.

¡Trabajadores, labradores, intelectuales, soldados, marinos de nuestra Patria: sacudid la resignación ante el cuadro de su hundimiento y venid con nosotros por España una, grande y libre. Que Dios nos ayuda. ¡Arriba España!.

Alicante, 17 de julio de 1936. José Antonio Primo de Rivera. (O.C. pa.g 1021)

monarquía

"El problema de la monarquía no existía como tal para la Falange, pues la institución abrogada el 14 de abril era apenas un pobre remedo de aquel instrumento del cual se valiera España a fin de cumplir una de las misiones más trascendentes que conociera el mundo. En realidad, según José Antonio, el 14 de abril no cayó la institución gloriosa que había fundado un Imperio, y, a través de la unidad de mando - su virtud principal - lo había sostenido hasta convertirlo en el más poderoso de la tierra. Ese día se terminó una fantasía que venía prolongándose demasiado tiempo, porque lo cierto es que desde Felipe III - de acuerdo con el fundador de la Falange - España pierde el sentido de su misión en el mundo, y su voluntad imperial, para terminar perdiendo, más tarde, el instrumento de esa voluntad. Si la frase se entiende rectamente os atreveríamos a sostener que el monarquismo de José Antonio - afirmación polémica sin duda - no se compadecía con el monarquismo de los monárquicos contemporáneos suyos.

El "monarquismo" de José Antonio era de raíz intelectual tan solo. El apreciaba en la monarquía de los Reyes Católicos y de los Austrias la capacidad para fecundar una idea de alcance ecuménico, lanzándola al combés. Estaba, pues, limitado por un lado, sólo a esa época histórica y, por el otro, a su carácter instrumental. Agotada la misión y agotado también el instrumento, quedaban de la monarquía recuerdos ilustres. La monarquía había cumplido su ciclo y era inútil todo intento de insuflarle a una realidad pasada, ya muerta, -con todo lo triste que hubiera sido su defunción - nuevos bríos. La monarquía había caído cuando ya no le quedaba vitalidad alguna, de donde empeñarse en rescatarla suponía un esfuerzo baldío" (Vicente Gonzalo Massot ob. cit.45-46)

. . .

"Dos significaciones originarias alcanza en su simbolismo la fecha del 14 de abril: la caída de su rito del simulacro de una monarquía, simulacro sin sustancia monárquica sin poder, cáscara muerta, sin capacidad de futuro, desprendida del árbol fecundo de la historia de España, fenecida gloriosamente como institución, irrecobrable, como son irrecobrables las cosas que han cumplido en la vida del ciclo de su edad, por miles que sean las motivos sentimentales de afecto, de emoción o de respeto, y el reencuentro del pueblo español con la vieja nostalgia de su revolución pendiente, revolución necesaria, largamente anhelada y que se resume en la devolución de un espíritu nacional colectivo y en la implantación de una base material, humana, de convivencia entre los españoles. Falange Española acepta la promesa, el ímpetu y la geometría del 14 de abril como conclusión de un capítulo de la historia patria y como instante propicio para uno nuevo y grande. La II República española llegaba por el amargo camino de la crítica. Frente a esa ruina, a esa decadencia de nuestra España física, el camino de la crítica era el único patriotismo que Falange compartió con los hombres del 14 de abril" (Adolfo Muñoz Alonso " Un pensador para un pueblo". Editorial Almena, Madrid, 1969 p. 399)

. . .

"El 14 de abril de 1931 - hay que reconocerlo, en verdad - no fue derribada la Monarquía española. La Monarquía española había sido el instrumento histórico de ejecución de uno de los más grandes sentidos universales. Había fundado y sostenido un Imperio, y lo había fundado y sostenido, cabalmente, por lo que constituía su fundamental virtud; por representar la unidad de mando. Sin la unidad de mando no se va a parte alguna. Pero la Monarquía dejó de ser unidad de mando hacia bastante tiempo: en Felipe III, el rey ya no mandaba; el rey seguía siendo el signo aparente, mas el ejercicio del Poder decayó en manos de validos, en manos de ministros: de Lerma, de Olivares, de Aranda, de Godoy. Cuando llega Carlos VI la Monarquía, que empezó en los campamentos, se ha recluido en las Cortes; el pueblo español, que exige a sus santos patrones que le traigan la lluvia cuando hace falta, y si no se la traen los vuelve de espaldas en el altar, el pueblo español, repito, no entendía este simulacro de la Monarquía sin Poder; por eso el 14 de abril de 1831 aquel simulacro cayó de su sitio sin que entrase en lucha siquiera un piquete de alabarderos." (O.C. pag. 558)

. . .

" Franco hizo gala entonces de una gran habilidad: sin discutir a Mola, dejó a las institución monárquica por encima de la guerra apta de esta suerte para superar los enfrentamientos fratricidas e idónea para una restauración instauración que él veía domo única salida del nuevo Estado que entonces comenzaba a forjarse en los campos de batalla" (L. L. Rodó "La larga marcha hacia la Monarquía. Barcelona, 1977, pag. 20).

. . .

"De hecho, Franco habló por primera vez públicamente de la posibilidad de volver al régimen monárquico en julio de 1937. A finales de 1936, lo único que se propone - según todos las pruebas - era la restauración del orden público republicano" (G. Redondo, "Cultura...", p. 31.)

. . .

"En consecuencia, (Franco) se reunió con Don Juan de Borbón en la finca del Conde de Ruiseñada en Extemadura el 30 de diciembre de 1954. No hizo concesiones sobre la restauración, pero su gesto aplacó momentáneamente a los monárquicos. Poco después, en entrevistas publicadas en "Arriba" los días 23 y 27 de enero de 1955, Franco habló de su sucesor y declaró que debía ser alguien "completamente" identificado con el Movimiento. Al cabo de seis meses, Don Juan declaró que las monarquía siempre había estado "de acuerdo con el espíritu del Movimiento y de la Falange" (Javier Tusell, "Oposición", pág. 237).

. . .

"En 1956, Ruiseñada coordinó los intentos monárquicos de frustrar los planes de Ministro Secretario General de Falange, José Luis de Arrese, para bloquear una restauración monárquica y perpetuar el dominio falangista sobre el régimen. Juan Bautista Sánchez - capitán general de Cataluña - movilizó el apoyo de los otros capitanes generales en contra del plan de Arrese. Aunque eran amigos personales, las actividades de Juan Bautista Sánchez provocaron cierta tensión entre él y el ex - Ministro Secretario, el austero general filofalangista Agustín Muñoz Grande. Este seguía proclamando su admiración por Hitler y tenía sus propios planes para convertirse en caudillo de un régimen falangista". (Pedro Sainz Rodríguez "Un reinado en la sombra", Barcelona, 1981, p. 163)(Luis Suárez, "Franco", Vol. V. Pp. 153-266) (Franco Salgado Araujo "Mis conversaciones con Franco", Ed. Planeta. Pp. 77-128)

. . .

"La primera chispa de agitación falangista se apagó (enfrentamiento del 8 de febrero en el acto en honor de Matías Montero), pero quedaron algunos rescoldos. A principios de marzo de 1955 un grupo de falangistas y de miembros del SEU trató de promover, por las líneas internas de su partido, un documento que reclamase la destitución de Fernández Cuesta y que rechazara al mismo tiempo la línea monárquica que estaba tomando al Régimen, pero éste la rechazó. El escrito se había entregado sin firmas. Se dijo, en la reunión de la Junta, que Franco era el único y verdadero jefe y que nadie iría contra él. Se estaba repartiendo en la Universidad un panfleto, con alabanzas a la política del sector Laín Entralgo, y críticas muy duras contra el S.E.U.; no aparecía nada claro el origen, pero entre los firmantes se hallaba un apellido que sonaba como ilustre en los fastos de la Falange: Miguel Sánchez Mazas. Era ya la voz de la joven generación que se presentaría a si misma como decepcionada y que, en el pasquín, exclamaba que se abandonasen de una vez las consignas; curiosamente, insertaba a continuación dos que la izquierda estaba poniendo en circulación con insistencia; no el pacto concordatario con la Iglesia, y no a los acuerdos militares con Estados Unidos". (Luis Suárez, ob. cit. pag. 462-463).

montaner, carlos
(1943) Escritor cubano.

Sobre José Antonio señaló:

"En el ideario americano.- Cuando Fidel Castro llegó al poder, en enero de 1959, no tenía entre sus planes convertirse en un satélite de Moscú, sino en la cabeza de una Latinoamérica antiyanqui, contraria a las multinacionales y adversaria del gran capital. El papel que se había reservado tenía facetas de Sandino, de Getulio Vargas, de Luis Carlos Prestres, de Antonio Guiteras, de Perón, de Pancho Villa, de Emiliano Zapata, de Albizu Campos y - secretamente - de José Antonio Primo de Rivera.

El origen de esta espantosa amalgama ideológica hay que fijarlo en los años 1942 y 43, en el Colegio Belén, cuando Fidel - entonces un joven estudiante de Bachillerato - cayó bajo la influencia del jesuita Alberto de Castro, un carismático falangista imbuido del antiyanquismo nacionalista, muy en boga en la España de aquel entonces. Alberto de Castro fundó en Belén una sociedad semi-secreta y elitista llamada "Convivio", para adiestrar a los jóvenes con madera de líderes. En el 43, ya "formados", hizo suscribir a los doce miembros de "Convivio" un ideario del mas puro estilo "joseantoniano", en el que prometían luchar porque una Iberoamérica grande y unida le disputara a los pérfidos anglosajones el control y el destino del Nuevo Mundo.

Poco después del juramento, una madrugada de marzo del 43, Fidel Castro, el más inquieto de los miembros de "Convivio", llamó a su director espiritual y lo sorprendió con una pregunta poco usual en un muchacho de diecisiete años.

- Bien, padre, ya sé todo lo que "Convivio" me podía enseñar. Ahora dígame, paso a paso, lo que debo hacer para llegar a ser presidente de Cuba y poner todo esto en práctica" ( Aguinaga y G. Navarro op. cit p. 327).

montañismo

El montañismo contribuyó - en mayor medida que otros deportes - a la formación espiritual y física de la juventud de la posguerra. El mito de la montaña mantuvo la iconografía del heroísmo y la moral del esfuerzo derivada de la mística combatiente de la guerra. El deporte de la travesía, la escalada, el esquí, la competición y la victoria en un medio símbolo del limite imposible de la resistencia y la superación, para el temple del espíritu y la renovación de la voluntad por alcanzar el límite, se convirtió en una actividad preferente de buena parte de la juventud española, que alentó el Frente de Juventudes. Derivada de los modelos clásicos que adoptaron los colegios británicos y nórdicos, que consideraban a la montaña como el lugar ideal de la confrontación con la naturaleza, según las pautas del idealismo romántico y del espíritu explorativo de la época, la nueva formación adoptó la practica de este deporte. Tuvo precedentes en España en la organización de Boys Scouts y, durante la guerra, en las unidades alpinas que, en ambas zonas, se organizaron para combatir en los sistemas montañosos. En Madrid, la mítica Centuria de Montañeros del Frente de Juventudes aportó gran parte de la leyenda que este deporte fue generando a lo largo de los años del régimen.

montero díaz, santiago

(1911 - 1985) Catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela, nació en el Ferrol, su infancia la paso en Cuba. En 1922 regresó a España y estudia Filosofía y Letras obteniendo Premio Extraordinario en 1929, y en la que nada más acabar la carrera, obtiene una plaza de profesor adjunto. Hace el Doctorado en Madrid, gana las oposiciones de Archiveros . Su entrada en política es en el partido comunista. Polemiza con Ramiro Ledesma en las páginas de "La Conquista del Estado". Publica un trabajo sobre "Fascismo" en el que califica a los jonsistas como "jóvenes de talento" y "fascistas platónicos".

Viaja a Alemania, donde conoce el nacionalsocialismo, que le impacta profundamente. A su regreso se hace jonsista y empieza a colaborar en la revista "JONS". Funda en Santiago el periódico "Unidad",que se convierte en un bastión frente al separatismo de ORGA. Se opone a la fusión con Falange, por considerarla reaccionaria, pero al consumarse la fusión se da de baja de JONS, aunque reafirma su fe nacionalsindicalista.. Gana la cátedra de Historia Medieval en la Universidad de Murcia. El Alzamiento le sorprende en Madrid y se refugia en la embajada de Cuba y después en la de Chile, donde permanece hasta finales de 1937.Pasa a zona nacional, regresando a la política activa con el grupo de Ridruejo. Fue delegado de Propaganda de Ocupación y Avance, se incorpora a la Bandera móvil de Aragón con el grado de jefe de Centuria. Terminada la guerra, se incorpora a la Universidad, trasladándose a la Universidad de Madrid y más tarde a Santiago. Su evolución posterior hacia posiciones liberales, no merman el prestigio alcanzado entre los militantes de la Falange, que han respetado su figura hasta el último momento con gran admiración. Fue una de las inteligencias más preclaras de la Falange.

. . .

"Montero Díaz comenzó a publicar en Galicia un periódico "Unidad", al objeto de obstruir el Estatuto autonómico que preparaba la confabulación gallega separatista - caciquil. Esa campaña, proseguida en discursos y conferencias, puso a Montero en plena movilización política, convirtiéndose pronto en el adalid de la juventud gallega patriota y nacional-sindicalista. Entonces ingresó en las JONS y el Triunvirato Ejecutivo Central puso en sus manos la organización entera de Galicia. (Ramiro Ledesma Ramos, Ob. cit. p.116)

Unidad. Revolución. Intelectuales.

montes, eugenio

(1897 -1982) Escritor y académico. Nació en Bande (Orense) Periodista, catedrático, académico y escritor brillante, perteneció a la generación fundadora de la Falange. Adscrito al galleguismo literario, escribió poemas en catalán, gallego y castellano. Fue reconocido como una de las figuras más destacadas del ultraismo. Compartió la vanguardia española con Dalí, Guillermo de Torre, García Lorca, Gerardo Diego… Colabora en la revista "Cervantes". Obtiene la cátedra de Literatura del Instituto de Cádiz. Viaja a París, presenta la película de Buñuel en el Paraninfo de Madrid. Publica unos libros en gallego "Hálalas" (1921) "Estética de la muñeira" (Orense. Nos.1922) "O vello mariñeiro toma o sol, e outros cantos" (Ferrol, Celtiga,1922) "Versos a tres cás o neto" ( La Coruña. Nós, 1930)

Durante la Republica ejerció la corresponsalía en Berlín y Roma, escribe en "Acción Española" y "La Epoca". En 1933 toma contacto con José Antonio Primo de Rivera y con Ramiro Ledesma, participa en la tertulia del Café del Norte, y en la "Ballena Alegre", así como en la redacción de la revista FE. La Falange le tributa un homenaje en el Café San Isidro de Madrid co0mo depedida de su marcha a Alemania.

Tras el Alzamiento interviene en intentos para evitar la ejecución de José Antonio, pide ayuda a la princesa Bibesco, hija del ex - premier británico Asquith, que es amiga personal de Azaña, sin resultado alguno. Otras, cerca de Chapaprieta, Sánchez Román y Santiago Alba, que tratan de influir en León Blum, sin resultado alguno.

Una vez en España, Franco le nombra vocal de Cultura en la Junta Técnica de Estado. Colabora en la prensa falangista, consejero nacional, participa en la "Corona de sonetos en honor a José Antonio" e ingresa en Real Academia Española. Fue director del Instituto de España en Lisboa y Roma, y autor del argumento de la película "Surcos", que dirige Nieves Conde. García Serrano recoge una frase con la que Montes respondió a Ridruejo cuando éste dijo que "se había equivocado de bando en la guerra": "Yo no me equivoqué. Yo elegí bien. Para esas equivocaciones, cuando se ha enviado hombres a la muerte, no hay mas que dos salidas: o el suicidio, si se es hombre de honor, o la Trapa, si se es hombre de fe." Montes falleció en 1982.

Sus principales obras son "La hora de la unidad" (Aldecoa, Burgos, 1937); "El viajero y su sombra" Cultura Española, Madrid, 1940); "Federico ll de Sicilia y Alfonso X de Castilla" (Aguirre, Madrid, 1943) "Melodía italiana", Afrodisio Aguado, Madrid 1949); "Elegías europeas" Afrodisio Aguado, Madrid, 1949) "La estrella y la estela", Ediciones del Movimiento, Madrid, 1953) "Discurso de la catolicidad española" (1954) "Tres contos" (Madrid, 1980)

De José Antonio señaló:

"Nunca será ceniza.- Los puntos, los programas, las situaciones pasan: la Falange queda. Las dificultades son alimento de su llama, materia para su ardor poético. Nunca José Antonio, cifra ardiente de una ensoñada España, será ceniza, porque ha trascendido a una arquetípica actitud de lo humano" ("Nunca José Antonio será ceniza", en "Arriba" (diario), Madrid, 1 de octubre de 1945).

. . .

José Antonio, en el homenaje que se rindió a Montes el 24 de febrero de 1934, dijo: "Esta es nuestra Falange; esta mañana, predicando en lo campos de Castilla; ahora, contigo en la mesa, hermano Eugenio Montes. Eso es nuestra Falange; la que integra una intelectualidad que vivió sin entraña, perdida en un esteticismo estéril, con una tierra entrañable a la que se quiso privar de toda existencia de estilo. Así sabemos fundir el sentido eterno de la tierra castellana con la exactitud difícil de un filósofo y de un poeta, si es que el ser filósofo y el ser poeta son cosas distintas. (...) Este es el sentido de nuestro banquete; tú, Eugenio Montes, maestro en cosas difíciles, recobrar para lo intelectual la función de servicio de artesanía, y nosotros luchamos porque entendemos lo que quieres decirnos. Ahora te vas a Roma. Cuando vuelvas, te prometo que volverás a partir con nosotros el pan sobre estos mismos manteles del café de San Isidro". (O.c. pag. 417)

. . .

" El homenaje de la Falange a Eugenio Montes da pie a Ramiro para atacar a Montes y a José Antonio. En el número 5 de la "Patria Libre" del 16 de marzo de 1935, Ramiro tacha de derechista a José Antonio, que se proclama nacionalsindicalista y presenta en un homenaje a Eugenio Montes como teórico y creador de su doctrina. "¡Con que Montes es un tremendo revolucionario!¡¡¡Un nacionalsindicalista!!! (...) ¿Qué comedia o que farsa, organizó, por tanto Primo de Rivera, presentando a Montes como un nacional-sindicalista terrible y haciendo desfilar ante él los pocos camaradas sinceros nacionalsindicalistas que quedan (...) Y es que Primo de Rivera, que después de nuestra ruptura debió lógicamente marcharse a su bufete (...) es ahora en la política española una contradicción viviente, una pura farsa, una comedia" (A. G. Molina, ob cit. 128.)

Estilo, Historia, Cultura.


mora y maura, marichu
(1907 - 2001)

Periodista, pionera de la moda en España. Nieta de Antonio Maura. Tras el Alzamiento, se le nombra Secretaria Nacional de la Sección Femenina. Posteriormente se hizo cargo de la Regiduría de Prensa y Propaganda. Funda y dirige la revista "Y".Más tarde, la revista "Ventanal". Colaboró habitualmente en el diario Madrid y en las revistas "La Actualidad Española" y "Semana". Es la madre del conocido director de cine Jaime Chávarri. Murió en el año 2001.

Escribió "La venganza del mar" ( Hymas, Madrid, 1939) "El pájaro de las siete cabezas y otros cuentos" (Revista de Occidente, Madrid 1940, y la "Condesa de Buretyo" (Editora Nacional, Madrid 1945)


Sección Femenina, Historia, Prensa.

moral nacional y moral cristiana

"El falangista se siente moralmente obligado, con aquella moral nacional de que al comienzo se habla, a la ley o a la empresa que su Estado declarare obra de España, en cuanto por su virtud se alcanza la grandeza de la patria o se camina hacia ella, y con la moral religiosa, no sólo porque a través de ese Estado se hacen visibles los inefables destinos providenciales de la Patria, sino porque esa ley o esa empresa servirán, a la corta o a la larga, para incorporar el sentido católico a la reconstrucción nacional y harán que la grandeza nacional sea también grandeza cristiana. El católico español no falangista, si es que cabe, en cuanto el Estado sea verdaderamente el de la Falange - se sentirá, a su vez, obligado - o deberá sentirse, y con entusiasmo - por las mismas razones. Lo nacional y lo religioso, siendo por naturaleza realidades ónticamente diferentes - una atañe a lo mudable en el tiempo, la otra a lo sobrenatural y eterno - encuentran así armónico enlace y no desgarrada tensión en los senos del hombre singular y viviente, dentro de los cuales se cumple por rara maravilla esa permanente tangencia entre el tiempo y la eternidad que es la vida humana. En el hombre; el cual es así, a la vez,, mero hombre en la esfera de la razón, cristiano en la de la fe y español en la del temperamento y de la historia". (Pedro Laín Entralgo "Los valores morales del nacionalsindicalismo". Editora Nacional. Madrid, 1941p.95).

. . .

"La doctrina política de José Antonio emana, en gran medida, de los principios filosóficos del cristianismo, que le inspiran la reflexión inicial: la persona humana concebida como un absoluto no reemplazable, inserta en el mundo a través de estructuras naturales de la vida social y que le sugieren una crítica espiritual y moral de la sociedad más profunda y más radical que la simple critica materialista. Los valores cristianos han conservado su trascendencia por los siglos de los siglos y ningún orden concreto los puede poner en peligro. El sentido que el hombre imprime a la Historia carece de significado si no es en la medida que sirve para realizar los valores intangibles del cristianismo. Sigfredo Hillers de Luque no duda en escribir: "La energía potencial de José Antonio sólo puede explicarse en toda su enorme dimensión cuando conectamos con la red de alto voltaje que proviene de una única central: la teología católica" ("Ética y estilo falangistas", Madrid, 1974) La deliberada voluntad de José Antonio es cimentar todo sus sistema político en el hombre, o mas concretamente, en la integridad de la persona humana. Todo su sistema se apoya en la consideración del hombre como portador de valores eternos. Valores que son la dignidad, la integridad, la libertad y que alcanzan su plenitud cuando el hombre realiza totalmente su función social. Se propone contribuir a llevar a cabo la tarea secular que consiste en incorporar los valores morales eternos en el doble orden político y social. La visión del "hombre portador de valores eternos" no es en él solamente un punto de vista religioso o filosófico, sino que corresponde a una intención política. Para José Antonio, la libertad es una realidad que emerge de lo mas profundo del ser humano (A.M.A. ob cit.) Sólo puede existir el hombre libre porque éste es portador de un alma. (Arnaud Imatz ob. Cit.p. 272)

Estilo, Doctrina, Historia.

morales delgado, gustavo
(1959)

Ex - Jefe Nacional de F.E. de las J.O.N.S en una de las fases de la transición política. Sobre José Antonio indicó:

" Sindicalismo total.- Falange asume el sindicalismo, forma no estatista de socialización, armonizando sociedad política con sociedad civil, primado de la segunda sobre la primera; pero no de lo privado contra lo público. El objetivo de la Falange, en palabras de su jefe, era: Donde Falange lograra más pronto avivar las corrientes de simpatía es en las filas del viejo sindicalismo revolucionario español".

José Antonio va mucho más allá y no se conforma con sentar en la misma mesa a trabajadores y propietarios del capital, como hicieron los presuntos sindicatos verticales, entre los cuarenta y los sesenta. Atribuye, como es sabido y olvidado, la propiedad de los medios de producción a los trabajadores encuadrados en los sindicatos que también tienen un lugar en el presente hostil. "Los sindicatos son el instrumento de ataque y defensa del proletariado en tanto no concluya la lucha de clases".¿Lenin? ¿Sorel? ¿Pestaña? No, ni siquiera Ramiro, son palabras de José Antonio, poco dado a hablar a la ligera: "Falange tiende al sindicalismo total; esto es, a que la plusvalía de la producción quede enteramente en poder del sindicato, vertical, de productores, al que su propia fuerza económica procuraría el crédito necesario para producir, sin necesidad de alquilarlo - caro - a la Banca".

El pan es el grito de los trabajadores. José Antonio se manifestaba irritado ante la miseria y entendía que "quienes carecen de pan no pueden comprender la patria". Sin vida no hay derechos. Sin condiciones materiales suficientes, no hay filosofía. La riqueza tiene como primer destino mejorar las condiciones de vida de los demás, no sacrificar a los más para el lujo y regalo de los menos. Y la famosa y amputada frase de la dialéctica de los puños y las pistolas, la acción directa de Sorel y del Sindicalismo revolucionario, queda para cuando se ofende a la justicia o a la patria, que no para trapisondas en los bares ni frivolidades entre las amigas". (Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit.p.332-333).

Falange, Sindicalismo, Historia.

moreno, alfonso

Escritor y poeta, formó parte de la promoción literaria de la posguerra. En el homenaje a José Antonio, escribió el siguiente poema:

Todo amenaza en ti, cándidamente,
por la obra del amor que se hizo espada
desposando una muerte tan lograda
que busca el mar memoria de la fuente.

Ala fuiste de amor, ala ferviente
de cuanto da visión a la mirada,
y España, en tu voz sola sustentada,
ama la luz que en la pupila siente.

¡Ay de la luz cegada por la brisa
del mar, en la llanura redentora
donde la paz se salva del olvido;

burlada está la muerte, que ya avisa
tu postrera actitud de aquella aurora
los hombros en la arena y no vencido!

(De "La Corona de sonetos a José Antonio". Fuerza Nueva Editorial, Granada, 1975)

moreno herrera, francisco.

Marqués de la Eliseda y Grande de España, terrateniente, ingresó en Falange tras las elecciones de noviembre en las que salió diputado por la CEDA. Fue detenido el 10 de julio de 1934 con José Antonio y otros sesenta y cuatro falangistas en el registro de la sede en Marqués de Riscal, 16, acusados de "reunión ilegal". Alegando la inmunidad parlamentaria, es puesto en libertad pocas horas después. Eliseda se da de baja de Falange alegando una inventada acatolicidad de FE, según el articulo 25 de la Norma Programática, lo que desmiente José Antonio. Pierde así Falange uno de los soportes económicos más importantes para a su funcionamiento. Trató además de desahuciar a Falange del palacete de Marqués de Riscal, 16, de su propiedad. Posteriormente publica un libro titulado "Fascismo, Catolicismo, Monarquía" (San Sebastián, 1935) y se integra en el Bloque Nacional de Calvo Sotelo. Durante la guerra reingresó en Falange y publicó "El sentido fascista del Movimiento Nacional" (Santander, 1939). Fue consejero nacional de FET, si bien pronto retorna a la afiliación monárquica de la que procede. Fue miembro del consejo privado del Conde de Barcelona.

. . .

Nota publicada en la prensa por el Marqués de la Eliseda: "Francisco Moreno y Herrera... ha visto con grandísima pesadumbre que en el nuevo programa doctrina..., se adopta una actitud laica ante el hecho religioso y de subordinación de los intereses de la Iglesia a los del Estado. Con ser esto a juicio del que suscribe una posición doctrina insostenible, llega al colmo su tristeza cuando ve que el espíritu que informa el artículo 25 del programa es francamente herético, y recuerdo que, por motivos semejantes fue condenado el movimiento Action Française. Por ello, el que suscribe, con pena hondísima pero cumpliendo su deber de católico, se ve obligado a apartarse del movimiento de FE de las JONS."

mortes alfonso, vicente
(1921 - 1991)

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y ex Ministro de la Vivienda. Perteneció al Frente de Juventudes, del que fue becario "Alejandro Salazar", militó en el SEU, y realizó una importante obra al frente de su Departamento en política urbanística y de vivienda, impulsando la promoción como no se había realizando nunca en España.
Sobre José Antonio, escribió:

"Asumo su herencia doctrinal.- El trabajo, para mi, es el mayor título de honor y grandeza. Soy partidario de una profunda reforma de las estructuras económicas, encaminada a una mayor justicia social, participación popular e igualdad de oportunidades. Asumo la herencia doctrinal de José Antonio Primo de Rivera en la forma de plantear el problema de España y en todas aquellas soluciones que siguen siendo válidas en la década de los 70.

Consecuentemente estoy comprometido con la libertad, con la continuidad, con la paz y la convivencia entre los hombres y las tierras de España. No me asusta la socialización, cuando las circunstancias sociales la hacen necesaria y creo que deben abrirse cada vez más amplios cauces a la participación y a la presencia del pueblo en todos los escalones de la vida política." (Equipo Mundo, "Los ministros de Franco", Dopesa. Barcelona, 1970. p. 495).

moscardó, josé

(1878 - 1956) General español, héroe de El Alcázar, primer Delegado nacional de Educación Física y Deporte. Coronel director de la Escuela de Gimnasia de Toledo cuando se produjo el Alzamiento, se refugio en el Alcázar con guardias civiles, cadetes y falangistas y resistió los duros combates de las milicias y el ejército republicano durante 72 días, hasta que fue liberado por las fuerzas nacionales el 27 de septiembre. Su hijo Luis fue fusilado por no ceder Moscardó la rendición. La gesta del Alcázar se inscribe entre las páginas más brillantes de la historia de España, por la que obtuvo la Cruz Laureada de San Fernando, la máxima condecoración militar española y el título de conde del Alcázar de Toledo. Tras la guerra combatió en diversos frentes y se ocupó de diversas funciones como la jefatura nacional de las milicias de FET y la Delegación Nacional de Deportes.

Ejército, Guerra, Deporte.

mota, castillo de la

El castillo de la Mota reconstruido en el siglo XV sobre los cimientos de otro anterior, se situaba en una posición elevada sobre la ciudad de Medina del Campo, provincia de Valladolid, y abrió sus puertas en 1942, como Escuela Mayor de Mandos "José Antonio". Era difícil que su abolengo como hogar espiritual e histórico de la SF pudiera ser superado por otro lugar. Estaba emplazado en el corazón de Castilla, una localidad reconquistada de manos de los moros por un compañero del Cid. En 1475 había sido donado a Isabel, que seguidamente ordenó su restauración y ampliación. El castillo había vivido su apogeo en el Siglo de Oro español, cuando se convirtió (al menos en la memoria folklórica de la SF) en una de las residencias favoritas de la reina.

Acogió a las primeras estudiantes en mayo de 1942, y a juzgar por los manuales del profesorado, los pequeños detalles de su funcionamiento cambiaron escasamente a lo largo de los veinte años siguientes. Al convertirse en foco cultural de la localidad de Medina del Campo y luego de recepción para invitados de la SF y el gobierno central desempeñó una función pública importante.

La Mota fue también modelo para otras instituciones de formación creadas por la SF en los primeros años de la década de los cuarenta. Los nombres de heroínas de guerras proclamados en los Consejos Nacionales y los de las mujeres constituidas en paradigmas favoritos se utilizaron como denominación titular de los campamentos de verano. El nombre de máxima importancia - José Antonio - había sido ya tomado por La Mota. El segundo - el de Isabel - fue adoptado pronto para la segunda academia nacional. La Escuela Nacional de Instructoras "Isabel la Católica" se abrió en Madrid en 1942, poco después de La Mota; su primer emplazamiento formaba parte del palacio de El Pardo y en 1951 se trasladó a su sede permanente de Las Navas del Marqués en las afueras de Madrid.

mourlane michelena, pedro
(1888 - 1955) escritor y periodista.

"El don del gusto.- La elocución en José Antonio, tallada diamantinamente, se atuvo a formas regulares de las que comunican firmeza al pensamiento. No fue la suya, eso no, la brevedad lapidaria que se recrea en sí misma y se engríe con la inscripción o el aforismo. El don de dones en José Antonio fue su entereza de príncipe y otro don, ese saber disuelto en la sangre antigua, al que llamamos gusto".

. . .

"Cambiaba el aire.- José Antonio es como un príncipe de la inteligencia del gusto y, sobre todo, del comportamiento. Hablaba como escribía con prodigiosa claridad y seguro de que proponía a los suyos peleas nobles y una gran misión. Digo siempre de él que cambiaba el aire alrededor, privilegio otorgado a poquísimos seres. José Antonio cambió el aire no sólo de Madrid y de su provincia, no sólo el de España, no sólo el que respiran las juventudes más allá de las fronteras, sino además el aire de su época. Todos nos preguntábamos: ¿cómo siendo tan joven reunía dones tan dorados de madurez y meditación?" ((Entrevista en "Juventud" (semanario), Madrid, 8 de diciembre de 1949)

movimiento

Ley de Principios del Movimiento, promulgada el 17 de mayo de 1958, por Francisco Franco ante el pleno de las Cortes. En el texto se deefinía al Movimiento como comunión de todos los españolas en los ideales que dieron vida a la Cruzada:

  1. España es una unidad de destino en lo universal. El servicio a la unidad, grandeza y libertad de .la Patria es deber sagrado y tarea colectiva de todos los españoles.
  2. La nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia nacional, que inspirará su legislación.
    III
  3. España, raíz de una gran familia de pueblos con los que se siente indisolublemente hermano, aspira a la instauración de la justicia y de la paz entre las naciones.
  4. La unidad entre los hombres y las tierras de España es intangible. La integridad de la Patria y su independencia son exigencia suprema de la comunidad nacional. Los Ejércitos de España, garantía de su seguridad y expresión de las virtudes heroicas de nuestro pueblo, debieron poseer la fortaleza necesaria para el mejor servicio de la Patria.
  5. Las comunidad nacional se funda en el hombre como portador de valores eternos; pero los intereses individuales y colectivos han de estar subordinados siempre al bien común de la Nación, constituida por las generaciones pasadas, presentes y futuras. La ley ampara por igual el derecho de todos los españoles.
  6. Las entidades naturales de la vida social, familia, municipio y sindicato, son estructuras básicas de la comunidad nacional. Las instituciones y corporaciones de otro carácter que satisfagan exigencias sociales de interés general, deberán ser amparadas para que puedan participar eficazmente en el perfeccionamiento de los fines de la comunidad nacional.
  7. El pueblo español, unido en un orden de Derecho, informado por los postulados de autoridad, libertad y servicio, constituye el Estado nacional. Su forma política es, dentro de sus principios inmutables del Movimiento Nacional y de cuanto determinen la Ley de Sucesión y las demás Leyes Fundamentales, la Monarquia tradicional, católica, social y representativa
  8. El pueblo español, unido en un orden político es principio básico de nuestras instituciones públicas. La participación del pueblo en las tareas legislativas y en las demás funciones de interés general se llevará a cabo a través de la familia, el municipio, el sindicato y demás entidades con representación orgánica que a este fin reconozcan las leyes. Toda organización política de cualquier índole, al margen de este sistema representativo, será considerado ilegal. Todos los españoles tendrán acceso a los cargos y funciones públicas, según su mérito y capacidad.
  9. Todos los españoles tienen derecho a una justicia independiente, que será gratuita para aquellos que carezcan de medios económicos, a una educación general y profesional, que nunca podrá dejar de recibirse por falta de medios materiales; a los beneficios de la asistencia y seguridad social, y a una equitativa distribución de la renta nacional y de las cargas fiscales. El ideal cristiano de la justicia social, reflejada en el Fuero del Trabajo inspirará la política y las leyes.
  10. Se reconoce al trabajo, como el origen de jerarquía, deber y honor de los españoles, y a la propiedad privada en todas sus formas como derecho condicionado a su función social. La iniciativa privada, fundamento de la actividad económica, deberá ser estimulada y, en su caso, suplida por la acción del Estado.
  11. Las empresa, asociación de hombres y medios ordenados a la producción, constituye una comunidad de intereses y una unidad de propósitos. Las relaciones entre los elementos de aquella deben basarse en la justicia y en la recíproca lealtad, y los valores económicos será subordinados a los de orden humano y social.
  12. El Estado procurará, por todos los medios a su alcance, perfeccionar física y moral de los españoles y asegurarles los más dignas condiciones de trabajo, impulsar el progreso económico de la Nación, con la mejora de la agricultura, la multiplicación de las obras en regadío y la reforma social del campo; orientar el más justo empleo y distribución del crédito público; salvaguardar y fomentar la prospección y explotación de las riquezas mineras, intensificar el proceso de industrialización, patrocinar la investigación científica y favorecer las actividades marítimas, respondiendo a la extensión de nuestra población marinera y a nuestra ejecutoria naval.

. . .

"Rodrigo Fernández de Carvajal, en 1969, y Antonio Garrigues y Díaz Cañabate, en 1972, coincidieron en señalar que los Principios no se diferenciaban, en su estructura, de aquellos principios axiomáticos que las Constituciones modernas más famosas, y en primer término la de Estados Unidos, señalan como fundamentos de la sociedad y del Estado. Puede decirse que se trata de una Constitución en el sentido primero y más restrictivo, por tanto, que se trata de declarar lo que es la Nación y no lo que se pretende que llegue a ser; las cosas que deben respetarse y promoverse, pero el modo como debía ser hecho". (Luis Suárez, ob. cit. p. 527).

. . .

"...La Falange fue definida para gloria y desdoro, gracia y vituperio, como un movimiento, "casi podríamos decir un antipartido". Buena parte de las adhesiones que hubo de recoger en su desigual derrotero y de la repulsa con la cual enfrentaron a la Falange sus enemigos, cifrase en la sustancia doctrinal y el estilo, no de un partido sino de un movimiento político. ¿Cuestión de términos? Pues no. El ingrediente que a la Falange le confiere su origen y desenvolvimiento movimientista no acepta ser reducido a la simple categoría de accidente. Si explícitamente José Antonio lo definió de esta manera, empleando, contra lo más íntimo y acendrado de sus preferencias, la palabra anti, es porque la categoría del movimiento tenia la suficiente especificidad como para demostrar, de manera inequívoca, su razón autónoma de ser" (...) "De cara a la historia, la Falange aparece reivindicando el carácter de movimiento nacional contrario a todo partido. Si damos en la tarea de definirla citando las palabras de su fundador en el Teatro de la Comedia, notaremos, sin dificultad, que desde el punto de vista teórico se pueden enunciar sus características claras y distintas apelando a la significación del movimiento y del partido como categorías de la ciencia y de la realidad políticas. Es que Falange se nos presenta, casi indistintamente, como un movimiento o un antipartido; de donde sin violar, pues, la coherencia lógica del análisis, nos podemos acercar por uno u otro lado" (Vicente Gonzalo Massot ob. cit.p.152 y sg.).

. . .

"El pueblo así entendido no es un órgano del Estado, sino el Estado mismo en su plasmación temporal, para su plena actuación histórica. Constituye lo que puede denominarse Movimiento, o sea el Estado como totalidad orgánica, dinámica: que a diferencia del movimiento físico, que busca la línea de menor resistencia, este Movimiento político anhela vencer las resistencias máximas.(...) Entonces surge, como en Alemania, Italia y España, la idea del partido como organización del Movimiento, como una masa activa, con unos principios de pensamiento y acción, una disciplina y un jefe. Este Movimiento es, pues, una especial concreción del pueblo político entero del Estado, como sociedad política y se relaciona con la naturaleza misma del Estado, en la plenitud de su esencia, como la sociedad entera, políticamente en movimiento, para altos ideales; (...) este Movimiento puede ser organizado concretamente, como ha sucedido en los Estados citados, en forma de partido único que en rigor no es un partido, sino la plena organización del Movimiento como conjunto de los órganos generales del Estado en pleno dinamismo fecundo." (Luis del Valle. "El Estado nación". Pag 247).

Doctrina, Falange, Historia.

movimiento nacional

Eugenio Montes fue el autor de la palabra Movimiento. "La inventé yo - escribió - pero no como sustitutivo de la Falange, sino en otro sentido. Yo me decía, y me digo, que el Estado, por su propia naturaleza, representa la estabilidad. La Falange debía representar la dinamicidad, el movimiento, para que de la patria viva, del pueblo, ascendiese la sangre fecunda del Estado, y a la vez hacer populares los fines estatales. Un día vi la palabra Movimiento encarnada en un Organismo y que el nombre de la Falange desaparecía, desapareciendo también oficialmente la expresión Tradicionalista y de las JONS. En cualquier caso, la denominación Movimiento es más correcta que la denominación de partido único, a todas luces contradictoria e impropia".

. . .

Denominación que se le dio a FET y de las JONS a medida que fue disolviéndose la esencia inicial de la Falange durante el régimen del general Francisco Franco.

. . .

Reorganización del Movimiento Nacional, por Decreto de 31. VIII. 1939, recogido en el Boletín Oficial del Estado, editado en Burgos:

Art. 1. Falange Española Tradicionalista y de las JONS, es el movimiento militante inspirador y base del Estado español, que, en comunicación de voluntades y creencias, asume la tarea de devolver a España el sentido profundo de su indestructible unidad de destino y la fe resuelta de su misión católica e imperial, como protagonista de las Historia, de establecer un régimen de economía superadora de los intereses del individuo, de grupo y de clase, para la multiplicación de los bienes al servicio del poder del Estado, de la justicia social y de la libertad cristiana de la persona.

Falange Española Tradicionalista y de las JONS es la disciplina por la que el pueblo, unido y en orden, asciende al estado y el Estado infunde al pueblo las virtudes de servicio, hermandad y jerarquía. Y para el logro de todos estos fines, con la fundación heroica del estado, integra en una sola fuerza a la Comunión Tradicionalista, garantía de la continuidad histórica, y la Falange Española de las JONS, vocación, forma y estilo de la Revolución Nacional.

FET y de las JONS se constituyen en guardia permanente de los valores eternos de la Patria, virilmente defendidos en tres guerras civiles, exaltados con voz y con sangre el veintinueve de octubre de mil novecientos treinta y tres por la nueva generación, y definitivamente rescatados en la coyuntura histórica del diecisiete de julio de mil novecientos treinta y seis por el Ejército y el pueblo hecho milicias".

movimiento- organización

a) Los afiliados; b) las Falanges locales; c) las Jefaturas Provinciales; 4) Las Inspecciones regionales; 5) Servicios; 6) Milicias y Sindicatos; 7) Inspecciones Nacionales; 8) Delegados Nacionales; 9) Secretaria General del Movimiento; 10) Junta Política; 11) Presidente de la Junta Política; 12) Consejo Nacional) 13) El Caudillo o Jefe Nacional del Movimiento.

Servicios: Exterior, Educación Nacional, Prensa y Propaganda, Sección Femenina, Obras Sociales, Sindicatos, Organización Juvenil, Organizaciones de Excombatientes, Organización de excautivos; Justicia y Derecho, Comunicaciones y Transportes, Tesorería y Administración, Información e Investigación.

"Los colaboradores de José Luis de Arrese debieron reventar de satisfacción cuando oyeron a Franco decir:"Se hace necesario que el Consejo Nacional recobre la virtualidad que, en las tareas políticas, le corresponde por ser el órgano superior jerárquico del Movimiento, y el llamado a velar por la pureza de la organización y la continuidad de la doctrina". (Pensamiento político, (1) p. 252) Tenemos que insistir en la precisión con que en este caso se utilizan las palabras: crear, adaptar, dar vida a la doctrina, no significa en modo alguno convirtiese en órgano de poder; así podría decirse lo contrario. El Generalísimo nunca había admitido que su Régimen evolucionase hacia un totalitarismo de partido, y no iba a hacerlo ahora. En el discurso ante el Consejo Nacional el 17 de julio de 1956, insistió en que el régimen era sustancialmente una democracia orgánica, cuyos elementos constitutivos no podían ser los partidos - tampoco lógicamente un solo partido sino los órganos que confirman la sociedad, y repitió: familia, municipio, sindicato. De modo que de lo que se trataba era de redactar las leyes que garantizasen su funcionamiento.

El Movimiento, del que el Consejo era la expresión máxima, podía inyectar vida por medio de una doctrina permanente enriquecida y renovada, pero no era su función sustituir al legislativo y al ejecutivo" (Luis Suárez, ob. cit. p. 487).

movimiento - partido

"Caben en el Movimiento actitudes opuestas, y de hecho existen; son posibles los cambios de táctica que los acontecimientos aconsejen, y así fue desde el primer día fundamental, sin que por eso se trate de un conglomerado sin forma, de una concentración de partidos o de un bloque gubernamental cualquiera, pues las discrepancias terminarían donde empezasen las verdades eternas de Dios, la suprema conveniencia de la patria o las promesas irrenunciables de una justicia social. Pero fuera de ahí todo puede se revisado; más, debe ser revisado, ¡o es que se rinde homenaje a la doctrina joseantoniana petrificándola!" (David Jato Miranda, "Arriba", 3-XI- 1944)

. . .

Una de las cosas más dramáticas que se han producido durante los últimos años, ha sido la serie de debates en torno a la reglamentación del Estatuto del Movimiento. Ahí hubo una serie de hombres inteligentes, , patriotas indiscutibles, que quisieron buscarle una salida al Movimiento hacia la democracia. Sin embargo, la empresa ha demostrado ser algo así como la cuadratura del círculo. La palabra Movimiento es posterior a la guerra. Fue una palabra inventada para sustituir a la palabra "pronunciamiento", y para irle quitando más tarde su sabor totalitario al partido único. Así se creó el Movimiento, en la definición del cual entraron también algunos ingredientes tradicionalistas, responsables sin duda, de la palabra "comunión" a que usted alude". (J.M. de Areilza, "Conversaciones en Madrid", con Salvador Paniker, Ed. Planeta, 1969, pag. 297).

movimiento, disolución

El 1 de abril de 1977 se publicó la orden de disolución del Movimiento. Fueron transferidos sus servicios, su burocracia y sus competencias a la Administración del Estado. Algunas de sus aportaciones fueron destruidas o quemadas, como buena parte de los fondos editoriales (entre ellos la última edición de las Obras Completas. de José Antonio Primo de Rivera y numerosas publicaciones "comprometedoras" a la nueva situación de Ediciones del Movimiento, Doncel, Almena, Publicaciones Sindicales...) Otros bienes fueron sacados a subasta, como sus periódicos. Las emisoras - tres grandes cadenas - (REM, Azul, Sindical...) fueron, una vez depuradas, incorporadas a Radio Nacional de España. El patrimonio inmobiliario (Casas de la Falange, Sindicales, de la Juventud, Residencias, Viviendas, Centros de Formación Profesional, Ciudades de Verano, Colegios Mayores y Menores, Campamentos, Estadios, Albergues, Escuelas...) fue absorbido por el del Estado. Su misma historia fue cancelada de los anales de la memoria colectiva. El edificio central de la calle de Alcalá, 42, se convirtió en la Secretaria de Turismo, y fueron retiradas las cinco flechas de su fachada. Las organizaciones - las que subsistieron - hubieron de buscar cobijo, sin subvención alguna, en otros parajes. Fue decretado el silencio, que desde entonces se englobó en el término "dictadura" a todos los efectos. Quedó suprimida la educación política, religiosa y física en todos los centros de enseñanza. Se creó con todo ello un nuevo exilio político para media España, esta vez en el interior. No se disolvía el Movimiento, se mutilaba una parte esencial de España dejándola a la deriva. Todo aquello fue dispuesto por el segundo gobierno de la Monarquía, presidido por Adolfo Suárez, con la activa complicidad de su Ministro Secretario General, Ignacio García. Ninguno de los dos, según parece, eran marxistas.

muelas, federico

Nació en Cuenca en 1910, Licenciado en Derecho y en Farmacia. Escritor y poeta. Fundó "El Bergantín", revista literaria, y el teatro de guiñol "La cometa". Colaboró en "La Gaceta Literaria", "Escorial", "Vértice", etc. Fue Premio Larragoiti de poesía, en 1959 por su libro "Apenas esto". Premio Nacional de Literatura por su libro de poemas "Rodando en tu silencio". Obtuvo también los premios "Doncel" y "Jauja" de cuentos. Falleció en Madrid, en 1994. Sus obras en poesía son: "Apenas esto" (Madrid, 1959), "Rodando en tu silencio" (Los pliegos del cordel, Madrid, 1864), "Los villancicos de mi catedral" (Cuenca, 1962) y "Cuenca en volandas" (Cuenca, 1968)

"En prosa: "Sorpresa de España" (Emiliano Aguado, Madrid, 1962), "El niño que tiene un libro verde" (Editorial Gerper, Valladolid, 1967), etc.

mujer, promoción de la

La Sección Femenina de Falange emprendió una intensa batalla en las Cortes a favor de la promoción de la mujer, que consiguió importantes avances en las Leyes Fundamentales, reformas en el Código Civil, la Ley de Derechos Políticos Profesionales y de Trabajo de la mujer, otros decretos y disposiciones. El impulso fue decisivo por la voluntad desplegada por Mercedes Formica, fundadora de Falange Española y del SEU, con José Antonio.

municipio

El municipio es una institución del Derecho Romano, que regulaba las ciudades libres que disponían de un sistema propio de autogobierno con leyes propias. Esta institución se extendió por todo el imperio, y básicamente todavía se mantiene, en muchos países, con el perfil con que fue dotado en su fundación. También se entiende por municipio el conjunto de habitantes de un mismo territorio, que se rigen por un ayuntamiento. Se aplica asimismo este término al mismo Ayuntamiento, que es la entidad que gobierna el Municipio, y al mismo término municipal.

Originariamente, el municipio es el sistemas más natural de agrupación y convivencia de una comunidad humana, lo que representa, la unidad básica del Estado que se encuentra poblada por: una población, formada por los residentes que viven de un modo permanente o transeúnte, que son aquellos que viven provisionalmente un tiempo limitado en el municipio ; un territorio o término municipal, que según la dimensión del mismo, se divide en distritos y estos, en barrios, una organización administrativa, según las características del sistema político de cada país.

En la Norma Programática, Punto 6, se determina: "Nuestro Estado será un instrumento totalitario al servicio de la integridad patria. Todos los españoles participarán en él a través de su función familiar, municipal y sindical." En la configuración del Estado, a través de las Leyes Fundamentales, se articuló la participación en todas las instituciones públicas de la representación municipal.

Participación. Democracia Orgánica.

muñoz alonso, adolfo
(1915 - 1974)

Filósofo y Rector de la Universidad Complutense, Nació en Peñafiel (Valladolid). Realizó estudios de Teología y Filosofía en Roma, donde le sorprende el Alzamiento. Obtiene el doctorado en Teología en 1937, y en 1941, el de Filosofía por la Universidad de Murcia. Fue consejero nacional y procurador en Cortes, Director General de Prensa, Delegado nacional del Profesorado y Presidente del Instituto de Estudios Sindicales. En 1944 consiguió por oposición la cátedra de Historia de la Filosofía de la Universidad de Murcia, en 1956 la de Valencia y en 1961, la de Madrid, de la que fue Rector. Falleció en Santander dirigiendo un curso en la Universidad de Verano "Menéndez Pelayo" en el verano de 1973.

Maestro de universitarios e intelectuales falangistas, entre sus múltiples distinciones internacionales figuran la Presidente del Instituto Internacional de Estudios Europeos "Antonio Rosmini", de Bolzano, Italia, "Doctor honoris causa" por las Universidades de Santiago de Chile, profesor extraordinario por la Universidad Católica de La Plata, miembro honorario del Consejo Investigador de la Universidad de Monterrey (Méjico), y Presidente de la Sociedad Iberoamericana de Filosofía. Entre sus principales obras, destaca como primera obra del pensamiento joseantoniano, entrevistó a través de su vertiente intelectual la de "Un pensador para un pueblo (Almena, Madrid, 1969), sin duda el primer texto-guía de la doctrina y el pensamiento de José Antonio y del núcleo intelectual fundador de la Falange. A su interpretación se remite buena parte de cuanto se ha escrito sobre el nacionalsindicalismo y las cuestiones mas polémicas que sobre su desarrollo se han plateado por tantos apresurados comentadores de circunstancias.
Aparte de sus obras sobre su especialidad y teológicas, escribió otras de fuerte impacto político como "La huelga. Cara y Cruz" Ediciones 99, Madrid 1974) en colaboración con Enrique Tierno Galván, "Meditaciones sobre Europa" (Europa, Madrid, 1962) "La persona humana: aspectos filosófico, social y religioso" (Luis Vives, Zaragoza, 1962) "El Magisterio como forma de vida" (La Escuela, Madrid, 1963) "La cloaca de la Historia" (Euroamérica, Madrid 1957) , etc.

Filósofo y pensador de la Falange, a él pertenece la más depurada y ortodoxa interpretación intelectual de la doctrina y el pensamiento falangista, qué dejo plasmada en su extensa obra periodística y editorial, especialmente en su monumental "Un pensador para un pueblo", editada por la Sección Femenina tras declarar desierto un concurso de tesis sobre este tema sobre el pensamiento de José Antonio, entendido como una propuesta intelectual de síntesis para la regeneración auténtica de España.

Sobre José Antonio, se manifestó del siguiente modo:

"Hombre de espíritu.- Mi origen es falangista por un contacto más espiritual que político con José Antonio. Y José Antonio, si se me permite la comparación, igual que San Agustín, para mi no es un filósofo, sino un hombre de espíritu que hace filosofía. José Antonio fue un hombre fenomenal, impresionante, que además hizo política. Entonces toda la fascinación de la doctrina de José Antonio no es sólo, exclusivamente o restrictivamente, por su idea política sino por algo que era independiente de su propia política. El quiso, en un momento dado, crear un sistema que abarcara un espectro mucho más amplio del que la política da de sí. Dicho de otra forma; quiso transformar el concepto mismo de política. No le dejaron, no sé si porque los demás se opusieron por su mediocridad o porque la política es una dimensión del hombre, pero no es la que puede agotar en si mismo, al aglutinar en ella cualquier posibilidad humana." (Aguinaga y G. Navarro op.cit.p. 336).

. . .

"Un filósofo de talla, Adolfo Muñoz Alonso, comenzó a preparar inmediatamente una exégesis del pensamiento de José Antonio, singularmente aguda, que se publicó más tarde, bajo el titulo "Un pensador para un pueblo" - ¿hasta que punto se había buscado la relación con el drama de Esquilache presentado por Buero Vallejo como "Un soñador para un pueblo"? - y que revelaba las profundas raíces cristianas del pensamiento del fundador de la Falange. Una de las previsiones era crear una vasta asociación familiar que cubriese el otro flanco de representación en manos de las Cortes, el de los cabezas de familia que iban a ser elegidos en sufragio universal directo" (Luis Suárez, ob. cit. p. 837).


"Vallisoletano de origen, vivía en la contradicción barroca, quizá por su juventud pasada en los seminarios católicos, ya que a punto estuvo de ordenarse. Hizo muy buena amistad conmigo, que había tenido su inicio años anteriores, como quizá tenga que contar en el transcurso de este libro. Muñoz era amigo de don Andrés Sobejano y también de Iranzo, aunque basculaba y cambiaba según sus humores. Yo le consideraba un ejemplo excelente de una persona en el fondo buenas, alterada por las circunstancias y por las sorprendente y para mi incomprensible lucha que en torno al poder o algunos escalones del poder sostenía contra otras tendencias dentro del Régimen. Yo le he oído hablar mal del Opus, alabar al Opus, defender a Falange, criticas a Falange. Cuando hablaba conmigo y en confianza, se burlaba de todo, pero en la vida práctica le era necesario defender una u otra posición, según los casos".(...) "En Murcia quedaba una notabilísima personalidad de la que ya he hecho mención y a la que creo que debo dedicar algunos párrafos, por ser personaje que ha intervenido en la vida política española en los últimos años y por su propia excepcionalidad en cuanto persona. Me refiero a Adolfo Muñoz Alonso. Ya he dicho que le había conocido cuando fui a acabar la carrera de Filosofía en aquella Universidad (Murcia), aunque en estos "cabos sueltos", a veces no sé muy bien lo que he dicho, pero si sé lo que no he dicho. No quiero sacar a hora a Muñoz del ambiente en que le conocí como catedrático. Lo era de Filosofía y Letras y, concretísimamente, de Filosofía.

Persona en grado sumo contradictoria, que encajaba en el ambiente murciano en cuanto el barroco en Murcia había renacido con el transcurso del tiempo, acabando, por yuxtaposición, en el orden vital y en el intelectual, a la capa ligera de ilustración que en su tiempo había. Adolfo era el arquetipo de lo murciano, en cuanto urbe, porque era el arquetipo del hombre barroco. Muy amigo de don Andrés Sobejano, se diferenciaba de él en algo de suma importancia, que venia a colocarlos en los dos meridianos distintos de la esfera barroca. En el caso de don Andrés, el optimismo y la vitalidad predominaban y, en los trances más amargos, le sostenía una fuerza que la hacía sobreponerse a cualquier pena o dolor e interpretar la pena o el dolor profundo como un accidente de la propia vitalidad. Muñoz Alonso era hombre torturado, poseído por el pesimismo, que tendía a ver las cosas siempre con amargura, extremadamente suspicaz y predispuesto a ver en el otro un enemigo real o latente. Con un fondo innegable de bondad, luchaba consigo mismo por el temor de dejarse arrastrar por ella, quizá convencido de que en el mundo la bondad es una flaqueza que de una manera u otra hay que evitar, si se quiere subsistir. El espíritu barroco de Muños Alonso le hacia ser extremadamente crítico de las conductas católicas. Nunca se sabía con rigor en qué posición real estaba. A veces me lo pregunté sin llegar nunca al fondo de la cuestión, porque tampoco era justo decir que viviese en el egoísmo absoluto. No seria cierto. Muchas veces sus propias actitudes exageradas iban en contra de sus intereses. Representaba en el gran teatro del mundo, y triste es que ni él mismo en ocasiones supiera lo que representaba. Al menos, tal es mi idea, luchaba continuamente por saber qué tenía que hacer o representar y cuál era su norte, y no lo encontró durante muchos años. A esto había contribuido su propia vida, que no había sido agradable. Su primera y larga educación en el seminario, y la guerra con sus consecuencias, el marcaron. Puede considerársele como un arquetipo de los accidentes espirituales de la guerra civil española: religiosos católicos, franquistas, triunfadores y, sin embargo, insatisfechos.

Muñoz siempre fue buen amigo mío aunque no faltaban ocasiones en que estuvo enfadado, más que nada, por la razón psicológica de creerse menos estimado de lo que merecía o de supuestas tergiversaciones de sus opiniones o ideas. Pero siempre se mantuvo como un amigo y siempre me trató como tal.
Ejercía influencia activa en la política aunque desde la penumbra; nunca fue una persona que ocupase los primeros puestos de la escena. Sin embargo, en el seno del Movimiento, en el que se mantuvo trató a muchos personajes. Su actitud, casi permanente, en contra del Opus Dei cuando esta entidad creció, le situó bajo la proyección de la luz azul. Se le interpretó como un falangista acérrimo y, sobre todo, como devoto admirador de Franco. (...) "Adolfo estuvo bajo la protección del general Franco respecto del cual, en el fondo de su alma, mantuvo siempre, quizá a pesar suyo, un principio de admiración y obediencias. Acabó por ser una personalidad para todos enigmática y para todos clara. Enigmática por sus contradicciones, y clara, porque se suponía que sus contradicciones podían resolverse en cualquier momento en el sentido contrario a lo que había dicho, había insinuado o había expresado con claridad, porque de todo había en él y todo era objeto de contradicción.

Como he dicho, Muñoz fue un arquetipo respecto de muchos de sus contemporáneo, por cuya razón tanto me extiendo al hablar de él; gentes absolutamente contradictorias consigo mismas pero no con la sociedad ni con las instituciones. Así como don Andrés Sobejano era un ejemplo de contradicción barroca porque las sobrellevaba sin que le produjera tormento, integrándolas en su personalidad, Muñoz Alonso sufría y no acababa de rebasar el proceso de sus propias contradicciones. Me entretuvo, repito, en la descripción de su personalidad que, a mi juicio, es conveniente encontrar y expresar los modelos para poder entender, desde una perspectiva antropológica, la situación de aquel periodo. En los macroperiodos, como otras veces he dicho, es adecuado el análisis del mercado para explicar las relaciones personales. Y colectivas, pero en los microperiodos conviene utilizar el criterio antropológico.

He de insistir que Muñoz Alonso se portó conmigo muy bien en dos ocasiones muy difíciles; en el año 59, cuando me juzgaron, y en el 65, cuando me expulsaron de la cátedra. En los dos casos estuvo, incondicionalmente, a mi lado, por razones de simpatía que a veces también, y contradictoriamente, provocaban actitudes de ira e incluso de amenaza, pero que se resolvieron siempre en el favor y la ayuda porque a estas personalidades contradictorias lo único que queda para asirse a algo fijo, en el proceso de la convivencia, es disponer de quien poder contemplar como un punto inmóvil en el centro de tanta variación." (Tierno Galván, ob. cit.p.163 y sg.)

Falange, Doctrina, Intelectuales.

muñoz grandes, agustín

Capitán General del Ejército Español, Vicepresidente del Gobierno, Ministro del Ejército, Ministro Secretario General de FET y de las JONS, General de la División Azul de Voluntarios en Rusia, nació en Madrid en 1896. Estudió en la Academia de Infantería de Toledo; fue destinado a Marruecos para organizar las tropas regulares del protectorado. Tomó parte activa en el desembarco de Alhucemas y otras acciones como el desembarcó de las tropas españolas en Gomara. Por meritos de guerra asciende sucesivamente desempeñando responsabilidades cada vez mas comprometidas.

Inclinado hacia los ideales republicanos, recibió con alegría la llegada de la II República Española, que le encomendó la creación de la Guardia de Asalto, dirigió a ésta contra las manifestaciones revolucionarias de 1934 en Madrid. Como coronel vuelve a Marruecos como titular de la Delegación de Asuntos Indígenas de la Alta Comisaría de España e interventor general en el RIF. Dimite de sus cargos por su rechazo a las medidas del Gobierno sobre los desórdenes públicos. Ingreso en la UME, fue enlace con la Falange a través de oficiales falangistas Ponce de León, García Vinuesa y otros, lo que le lleva a relacionarse con la Falange de José Antonio, lo que le valió ser considerado como "militar falangista".

Logro evitar la pena de muerte a que le condenó la república por conspiración al Alzamiento. Consiguió fugarse del hospital en el que estaba internado y pasar a la zona nacional, donde se le encomienda el mando de una brigada de Navarra, con la que interviene en Santander y Asturias. En 1938 al mando de la 61 División participa en el frente de Aragón y de Levante y en 1938, ya como General de División con el Cuerpo de Ejército de Urgel, consigue romper el frente del Alto Aragón y llegar con sus tropas a la frontera francesa por Cataluña.

Terminada la guerra, tras su paso por la Secretaria General del Movimiento, es destinado como general en jefe de la 22ª División y gobernador civil del campo de Gibraltar. En 1941 es nombrado jefe de las División Azul, donde consigue la Cruz de Hierro de primera y segunda clase. Una vez en España es ascendido a teniente general y recibe la Palma de Plata de la Falange.

Ocupó posteriores cargos y tras la guerra, fue reclamado por el Tribunal de Nuremberg para ser juzgado, pero Franco desoyó la solicitud. Murió en 1970.

Ejército, Falange, Historia

murmuración

Las normas de estilo fueron muy estrictas en la primitiva Falange, a la que se quería dotar de una aristocracia de la nobleza personal, caracterizada por la voluntad de servicio, el espíritu de sacrificio, la hermandad, la austeridad, etc... y en este sentido se fustigaba las desviaciones de la conducta que minarán la grandeza moral de pertenencia .

"La vida es milicia. La Falange es milicia. Y una de las primeras renuncias que lo militar exige, es la renuncia a la murmuración. Los soldados no murmuran. Los falangistas no murmuran. La murmuración es el desagüe, casi siempre cobarde, de una energía insuficiente parea cumplir en silencio con el deber.

Aquellos de los nuestros que no se sientan con fuerza para sobreponerse en jueces de honor de sí mismos y expulsarse de la Falange, por indignos de pertenecer a ella." (José Antonio "FE",enero de 1934)

Código del militante, Juramento, Estilo.

murillo, manuel

(1936) Secretario General del Partido Socialista Federal. Sobre la figura de José Antonio declaró:

"Su muerte cambió profundamente la historia de España.- La muerte de José Antonio cambió profundamente la historia de España. Con José Antonio desaparece, en mi opinión, la España con preocupación social y revolucionaria fuera de las ideas socialistas, y se vuelve a la España del capitalismo y de la aristocracia, que hoy tiene fuerte entronque con la banca y las compañías eléctricas.

La idea social en José Antonio es diferente que la que tenían Hitler y Mussolini. Lo que pudiéramos llamar el socialismo de José Antonio es totalmente diferente, repito, al que tenían los dictadores derrotados. En España no existen movimientos políticos autónomos. Hemos perdido la soberanía nacional. El modelo político para la Europa del sur fue diseñado por el Pentágono." (Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit.P. 339)

José Antonio, Socialismo, Justicia Social.

mussolini, benito

"Yo he visto de cerca de Mussolini, una tarde de octubre de 1933, en el Palacio de Venecia, en Roma. Aquella entrevista me hizo entrever mejor el fascismo de Italia que la lectura de muchos libros.

Eras las seis y media de la tarde. No había en el Palacio Venecia el menor asomo de ajetreo. A la puerta, dos milicianos y un portero pacífico. Se dijera que el penetrar en el Palacio donde trabaja Mussolini es más fácil que tener acceso a cualquier Gobierno Civil. Apenas enseñé al portero el oficio donde se me citaba, me hizo llegar por anchas escaleras silenciosas - a la antesala de Mussolini. Tres o cuatro minutos después se abrió la puerta. Mussolini trabaja en un salón inmenso, de mármol, sin muebles apenas. Allá, en una esquina, al otro extremo de la puerta de entrada, estaba tras de su mesa de trabajo. Se le veía de lejos, solo en la inmensidad del salón. Con saludo romano y una sonrisa abierta me invito a que me acercara. Avancé no sé cuanto rato. Y, sentados los dos, el Duce empezó su coloquio conmigo (...) Pero el Duce del Palacio de Venecia era otro distinto: con plata en el pelo; con aire sutil de cansancio, con cierto pulcro descuido en su ropa civil. No era el jefe de las arengas, sino el de la maravillosa serenidad. Hablaba lentamente, articulando todas las sílabas. Tuvo que dar una orden por teléfono, y la dio en el tono más tranquilo, sin poner en la voz el menor asomo autoritario. A veces, cuando alguna de mis palabras le sorprendía, echaba la cabeza atrás, abría los ojos desmesuradamente y, por un instante, mostraba, rodeados de blanco, sus pupilas oscuras. Otras veces sonreía con calma. Era notable su actitud de escuchar.

Hablamos cosa de media hora. Luego me acompañó hasta la puerta a través del inmenso salón., No era de gran estatura; ya no tiene, si alguna vez la tuvo, la erguida apostura de un jefe de milicias; antes bien, su espalda empieza a curvarse ligeramente. Al llegar los dos a la puerta, me dijo con una calma paternal, sin sombra de énfasis:

"Le deseo las mejores cosas para usted y para España."

Luego se volvió hacia su mesa, despacio, a reanudar la tarea en silencio. Eras las siete de la tarde. Roma, acabadas las faenas del día, se derramaba por las calles bajo la tibia noche. El Coso era todo movimiento y charla, como la calle de Alcalá hacia esas horas. La gente entraba en los cafés y en los cinematógrafos. Se dijera que sólo el Duce permanecía, laborioso, junto a su lámpara, en el rincón de una inmensa sala vacía, velando por su pueblo, por Italia, a la que escuchaba palpitar desde allí como a una hija pequeña..." (O.C. pag. 53/55).

. . .

En su viaje a Italia, José Antonio se entrevisto con varios jerarcas italianos y obtiene una ayuda regular del Gobierno italiano de 50.000 liras mensuales, que el propio José Antonio recogerá, irregularmente, la Embajada de Italia e París, del agregado de prensa, Amedeo Landini. Esta ayuda durara nueve meses, hasta enero de 1936 (desde ese mes Roma reducirá la cantidad a la mitad, por causa de restricciones presupuestarias). Por su situación personal, José Antonio recogió esta cantidad hasta diciembre de 1935. (Ángel Viñas, "La Alemania nazi y el 18 de julio", Alianza, 1977) Esta afirmación fue sistemáticamente negada por Pilar Primo de Rivera, Fernández Cuesta y Serrano Suñer ("La clave", RTVE, Noviembre 1.980) (Consultar la revista "La Nación").

. . .

"Mussolini ha cambiado su anterior entendimiento de la singularidad italiana del fascismo y, ahora, está por "un fascismo universal". De ahí su orden de ayuda a algunos fascistas europeos como el líder fascista francés Marcel Bucard y el líder de la Unión Británica de Fascistas, sir Oswald Mosley. Este recibe entre 1933 y 1934, subrepeticiamente, 60.000 libras esterlinas" (Nichols Mosley "Rules of de game. Beyond the pale", Pimlico, London, 1998, P. 46).

Sobre José Antonio, Benito Mussolini dijo:

"José Antonio es uno de los espíritus más bellos que jamás he conocido" (Recogido por Giorgio Almirante en su libro "José Antonio Primo de Rivera". P. 123).