Diccionario de la Falange

F

 



 

fai

fernández almagro, melchor

falange española de las jons

fernández armesto, felipe

falange española

fernández canepa, heliodoro

falange en asturias

fernández-cuesta, raimundo

falange en cataluña

fernández-miranda, torcuato

falange española de las JONS

fernández de la mora, gonzalo

falange española tradicionalistas y de las JONS

F.E.S.

falange en Guipúzcoa

finá y escrivá de romaní, josé

falange de Marruecos

ferrary, alvaro

falange en Portugal

fines de la propiedad privada

falange y sus fases

fines propios de españa

falange y el alzamiento

flechas de la falange

falange en la guerra civil

fleta, miguel

falange y la derecha

fontana tarrast, josé maría

falange y la izquierda

formación del espíritu nacional

falange y el ejército

fórmica - corsi, mércedes

falange, proyección de la

"fotos"

falange, hora de la

fourier, carlos

falange, evolución

foyaca, carlos

falange esencial

foxá, agustín de

falange (nombre)

fracaso de una revolución

falanges juveniles de Franco

fraga iribarne, manuel

falange y tecnocracia

fragoso del toro, víctor

falsedades e infundios

franco bahamonde, francisco

familia

franco y falange

fanjul sedeño, juan manuel

franco, religisidad de

farias garcía, pedro

fraseología

fascio

frente de juventudes

fascismo

frente nacional

fascismo, el primer

frente popular

fascismo movimiento

frente del trabajo

fascismo y poder

fue

fascismo en francia

fuente, licinio de la

fascismo, la moda del

fuentes intelectuales

fascismo y falange

fuentes irurozqui

fea

fuero del trabajo

FE

fuertes, julio

fe

fueyo álvarez, jesús

felicidad

fusi, juan pablo

feminismo

futuro

feria del campo

sugerencias y colaboraciones: diccionario@plataforma2003.org

 

 

fai

 F.A.I. es la sigla de la Federación Anarquista Ibérica. Constituida en partido, jugó un importante papel en la Guerra Civil española. Ejerció una fuerte represión sobre la población civil y participó con sus milicias en las actuaciones bélicas. Se enfrentó al final de la contienda con el partido comunista, en disputas de poder. Dominó y absorbió a la CNT (Confederación Nacional de Trabajadores), la central sindical más potente de la España republicana, que llegó a contar con más de un millón doscientos mil  afiliados. Líderes de la coalición FAI-CNT fueron Ángel Pestaña, Juan López, Joan Peiró.  Buenaventura Durruti.... Los más radicales, como Federica Montseny,  Durruti y Garcia Oliver entre otros, quienes mantuvieron una actitud contraria a la supeditación política, que fue al final la que prevaleció. La división se manifiestó en sucesos como los  de la subversión y represión de Casas Viejas, la revolución de Asturias y la incorporación al Frente Popular.

Las milicias anarquistas custodiaron la cárcel de Alicante, y se opusieron radicalmente al canje de José Antonio y otras ofertas de liberación que se realizaron desde diversas instancias. Se habla de que ellos fueron los que se apresuraron a ejecutar la sentencia de muerte y solicitar después el “enterado” del Consejo de Ministros, lo que convirtió la ejecución en un asesinato.

En contra de su apoliticismo, la FAI – CNT, participó en el gobierno republicano y en el de la Generalidad de Cataluña. También participaron con sus milicias en los frentes de Cataluña y Aragón, donde realizaron ensayos de colectivizaciones. A partir de los años sesenta, regresaron del exilio algunos de sus dirigentes más cualificados, como Juan López (Ministro de Comercio en el gobierno de Largo Caballero), que colaboró activamente en la Organización Sindical Española, como profesor y asesor en el Instituto de Estudios Sindicales. Actualmente, se encuentran legalizadas como sindicatos revolucionarios dos ramas del movimiento anarquista, la CNT-AIT y la CGT. (Véase “Entorno político de la Falange”)

FALANGE ESPAÑOLA DE LAS JONS

La Falange surge en España como reacción contra una serie de factores que contribuyeron a radicalizar la decadencia nacional. Entre estos factores destacan los siguientes: la crisis económica internacional de 1929, el fracaso de la Dictadura de Primo de Rivera, de la Monarquía y de la misma República, la amenaza marxista, la debilidad del sistema liberal democrático, la crisis económica  y la irrupción de los fascismos.  Este paisaje político contribuyó a la alternativa que un grupo de intelectuales elaboró, desde posiciones tradicionales y revolucionarias netamente españolas en su esencia,  y que configuraron el nuevo movimiento: La Falange Española de las JONS, que  tomó parte del fondo doctrinal de  La Conquista del Estado, que lideró Ramiro Ledesma Ramos, y de las Juntas Castellanas de Ordenación Hispánica, de Onésimo Redondo Ortega, que fueron a fundirse en las JONS, a su vez fusionadas en 1934 con Falange Española.

Hay que señalar que la Falange consiguió la mayor movilización popular de la historia de España, lo que constituyó  la parte más importante y acaso decisiva de efectivos combatientes en el Alzamiento, muy por encima de las demás milicias (carlistas, monárquicas,  etc.) y de los efectivos militares iniciales. Sin esta contribución no hubiera sido posible la victoria del 1 de abril de 1939.

Falange Española

La Falange nace históricamente el día 29 de Octubre de 1933, en un acto celebrado en el Teatro de la Comedia de Madrid, en el que intervienen Alfonso  García Valdecasas, catedrático  de la Universidad Central; Julio Ruiz de Alda, piloto militar mundialmente famoso por su travesía aérea del Atlántico Sur con el “Plus Ultra” y José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, abogado, hijo del general Miguel Primo de Rivera. El acto atrajo la atención de numerosos simpatizantes de la Monarquía, de la Dictadura  y de los movimientos iniciáticos, tales   como las JONS, Albiñanistas, Derechas y otras fuerzas conservadoras. Nadie mejor que el profesor Adolfo Muños Alonso para explicar el significado de este nuevo movimiento.

“La Falange surgió en la mente de José Antonio, como una respuesta enérgica a la solicitación dolorosa de una España en situación dramática. José Antonio no acepta la situación que le es dada como un ingrediente de la perspectiva, sino que organiza su repertorio ideológico y sus normas de actuación desde el promontorio ideal de una axiología, extraña a la realidad sobre la que se dispone a operar

La Falange nació como un movimiento más ingenuo que ingenioso, más edificante que ortopédico, más vocacional que empírico, más luminoso e imaginativo que artificioso y maniobrero. No quiere que haya nada en la actuación que no responda a la inspiración de su ideario. Su acción diaria es previsible y adivinable siempre que quienes  la interpreten hayan leído la doctrina que la impulsa. No es un problema de soluciones concretas; es un sentido permanente ante la historia y ante la vida, con respuestas apremiadas por lo concreto y circunstancial. 

La Falange para José Antonio, su fundador, no es solo un grupo político, ni mucho menos “un grupo de políticos”. Si que es un movimiento político de base doctrinal claramente definida, estructuralista, revolucionaria, radicalizada y humanista, con estilo propio. Pero todos estos vocablos son expresión vana o equívoca si no se recrean a la luz del momento en que brota la intuición fundacional, y si no se desnudan de los ropajes con que los visten los doctrinarios o los partidos políticos al uso.

Falange, movimiento político, es un movimiento de raíces intelectuales, pero no precisamente “de intelectuales” Esta distinción es necesario que quede clara. José Antonio, intelectual irrenunciable, aborrece por serlo, del intelectual como profesión y del intelectual políticamente...” (...) “...porque sucede que los intelectuales, solitarios de profesión, fríos, inhospitalarios, insociables también se empeñan en cenáculos para verter los humores almacenados contra todo lo existente durante las horas de reclusión, despreciando – ellos si – cuanto ignoran.      

La Falange es un movimiento de rigor intelectual, de claridad luminosa en las raíces mentales de que  brota ¸ y de valor humano en  la savia con que se alimenta; es intelectual porque el motor de los actos futuros y de la conducta que acepta al nacer se inspira en una reconsideración intelectual de ideas y realidades previas a la acción, aceptadas  como criterios  irrenunciables y como normas supremas”.     (Adolfo Muñoz Alonso “Un pensador para un pueblo”, Ed. Almena, Madrid, 1969, pp 387 y sigs..)

Falange en Asturias

Asturias fue una de las primera regiones españoles donde se organizó la Falange en 1933, a raíz del acto del teatro  de la Comedia y la subsiguiente fundación de Falange Española como partido político. Prende la llama de la convocatoria principalmente en los universitarios, que libran numerosos encuentros al tratar de distribuir la prensa y los mensajes políticos. La vida inicialmente se desenvolvió en la clandestinidad, aunque ello no dificulta que la organización se vaya extendiendo por todo el territorio asturiano, destacando los núcleos fundadores de Oviedo, Gijón, Pravia e Infiesto. Una nutrida representación de falangistas asturianos asiste al acto celebrado en Valladolid con ocasión de la fusión de FE con las JONS. La actuación durante la revolución de Asturias probó  la capacidad de convocatoria y de lucha de los primeros grupos de la Falange, lo que le valió la concesión de la máxima condecoración falangista de las Palmas de Plata y Aspas Blancas, en camaradas de Oviedo, Gijón, Pravia y Moreda, de donde son los primeros caídos José Montes y Álvaro Germán. En la primavera de 1934 se había organizado el primer acto político en Luanco¸ en el que intervino una representación del SEU. La Falange colaboró con otras fuerzas políticas en un homenaje al Ejército. Al poco tiempo, visitó José Antonio la ciudad de Oviedo e intervino en un acto, así como Fernández Cuesta y Ruiz de Alda, en homenaje a  la Bandera de España, a la que por primera vez se la saluda con el brazo en alto. José Antonio visitó Oviedo y participó con Julio Ruiz de Alda para conocer el nivel de organización a la que se le dota de un fuerte impulso, abriendo su sede en la calle Campoamor de la capital.

Fue organizado el SEU y la Primera Línea y las primeras escuadras que se encargan de la distribución de la prensa, en especial “Arriba” y “Haz”, así como la distribución de la propaganda escrita y mural. En 1935, el SEU, con motivo del aniversario de la muerte de Matías Montero, se celebró un acto el los locales de la calle Campoamor, en el que se declaró la primera huelga universitaria por causa del indulto del dirigente socialista Ramón González Peña. Aparecen por primera vez  las camisas azules que visten los escuadristas, en un acto celebrado en Grado, con motivo de la constitución de las JONS. En el acto intervino Manuel Mateo. Inmediatamente se produjeron las primeras detenciones, entre ellas la del Jefe Provincial en Salas, que fue procesado junto con otros camaradas; un atentado a la sede de FE en la calle Campoamor se produjo el 12 de junio, que originó la muerte de los  militantes Moyano, Suárez y, posteriormente, Molina, Esto dio motivo a la detención de  los mandos de la Falange y varios seuistas. El centro clausurado. El juicio oral, por aplicación de la ley de Orden Publico, no tardó en celebrarse, José Antonio, al no poder desplazarse,  encargó a su pasante Sarrión la defensa de los detenidos. El Fiscal retiró la acusación una vez practicadas las pruebas propuestas por el abogado defensor.

Fue creado el Socorro Azul, que comienza a prestar ayuda a las viudas de los dos camaradas muertos por la explosión de la bomba y a la esposa e hijo del que había resultado gravemente herido. El 17 de Noviembre, 30 camaradas asisten en Madrid al acto del Cine Madrid que clausura el segundo Consejo Nacional. En ese mismo mes, el SEU de Oviedo, con motivo del asesinato en Sevilla del camarada Jerónimo Pérez de la Rosa, realiza la huelga con participación de todos los centros de la capital, con el lema “Alborada Universitaria”.

Con motivo de las elecciones de 1936 se celebran actos de propaganda en Llanera, Tudela de Veguín, Sariego, Pola de Siero, Trevías, Navia, Tapia de Casariego, Ribadesella y Llanes . La actuación de la Falange asturiana en la guerra fue ejemplar.     (Extracto de la Historia de la Falange Asturiana del “Libro del Falangista”, Jefatura Provincial de F.E.T. y d elas J.O.N.S de Asturias, 1956)

Falange en Cataluña

 El 28 de agosto de 1934 el Consejo Nacional de Falange Española de las JONS tiene ya dos representantes, consejeros por Cataluña; son Roberto Bassas Figa y Luys Santamarina. Las afiliaciones a Falange que consigue Luys  Santamarina en Cataluña son de distinto origen,  que sin embargo  coexisten a la perfección: intelectuales, por  un lado, desengañados obreros cenetistas y curtidos ex - legionarios, por otro. También se constituye una Sección Femenina que dirigirá Sabina González. Al principio son muy pocos los militantes de Falange en Cataluña; pero a partir del fracaso de la revolución socialista de Octubre de 1934 comienza a crecer el número y a perfeccionarse en organización.  (José Luis Gordillo “Luy Santamarina, notas de vida y obra”. Madrid, 2002. Editorial AM).

. . .

“La Falange se desarrolló muy bien. Vendíamos el semanario – primero “FE”, y después “Arriba” -, y llegamos a tener cerca de tres centurias de primera línea y muchos adheridos. La Universidad fue copada y conquistada después de la batalla del bar, donde se pegó de lo lindo y no quedó un cristal ni mueble sano. Mandábamos en la Facultad de Medicina; mi hermano Fernando era jefe del S.E.U. de Comercio, y nos ramificábamos por todas partes. José Antonio sentía y quería entrañablemente a nuestra tierra y venía a ella con frecuencia. Describí, años después en “Unidad”, de San Sebastián, su visita y conferencia en mayo de 1935. Jamás ocultó que él se había hecho hombre en Barcelona y que su preocupación social y conocimientos económicos eran de raíz barcelonesa. Sus años de vida catalana, alineados a su entronque andaluz, le permitieron, ya en Madrid, conocer y sentir a España como nadie. El fue el primer político español que comprendió y sintió a Cataluña en su más pura esencia, sin al bastardía de los republicanos e “intelectuales” que se acercaban tan sólo en busca de votos y aliados. Recordad, si no, los repulsivos halagos azañistas y comparadlos con el sincero y crudo espíritu anticatalán de “Veladas de Benicarló”. (...) Frente a las confusiones del centralismo absorbente y a las desviaciones del catalanismo indígena, reivindicamos nosotros el recto y unido camino para superar las dos viejas posturas, siguiendo la norma que nos trazara José Antonio. En sus viajes le gustaba el disfrute de unas horas libres para pasear por la vieja Barcelona, que conocía y amaba entrañablemente, recalando luego en una casona de la calle Ancha, donde vivían los Girona, viejos amigos suyos. (...) Por aquellos días recibí el nombramiento de jefe provincial de Tarragona, subordinado al jefe territorial, que lo era Roberto Basas. En Lérida, funcionaba un grupo autónomo que dirigía Valledor, cuñado del ingeniero Aurelio Sol. En Gerona iniciaban la lucha los grupos de estudiantes en vacaciones, y Rodríguez dirigía la organización. Antes de mi nombramiento había desempeñado ya el cargo de jefe regional de Prensa y Propaganda. Mi primera iniciativa fue la publicación de unas hojas, que yo mismo redacté, con arreglo a una técnica político-publicitaria que me dio luego muy buenos resultados. Las hojas se editaron en castellano y en catalán y produjeron estupor y desconcierto. Los de Tortosa nos rechazaron las escritas en catalán: no en balde Palau y Bau fueron los dos únicos diputados catalanes de las Constituyentes que no votaron el Estatuto.

He relatado mi iniciativa política con cierto detalle porque de forma parecida nos ocurrió a muchos que luego nos encontramos fundidos y con actuación paralela en FE de las JONS. En mi provincia me hallé a Enrique Gomis, en Selva del Campo, y a Paquita Magdaleno, en Reus. Era Gomis hombre luchador y trabajador, guarnicionero de oficio, entusiasta en extremo, y a él se debe gran parte de lo que hicimos. Se trabajó muchísimo, y en pocos meses tuvimos organización y militantes en Prades, Reus, Tarragona, Selva del Campo, Miravet, Tortosa, Viñols, Monrbrió, Gandesa, Alcover y hasta treinta pueblos y villas tarraconenses. En el otoño de 1935 les organicé un viaje de propaganda a Roberto Basas y Ribas en Lérida, Gandesa, Miravet, Reus y efectuamos una pequeña concentración en Selva del Campo. La juventud de la CEDA se nos pasó en masa. También venían a nuestra parte el Requeté joven y belicoso, descontentos de sus jefes. Asimismo daba frutos el trabajo cerca de la CNT,que con tanto entusiasmo y eficacia llevaba a cabo Luys Santa Marina. Fue una lástima que no hubiéramos tenido un año más de tiempo para la organización.

José Antonio se interesaba muchísimo por nuestros contactos con CNT. En uno de sus viajes mantuvimos una charla y celebramos una cena con un grupo de directivos. No llegamos a nada, pero simpatizamos mucho. Sólo el grupo de los hermanos Velasco estaba ya con nosotros. En cambio, el acercamiento con Pestaña fue un fracaso; nos recibió muy bien, manifestó estar dispuesto a todo, pero nos pidió dinero, y José Antonio ordenó romper toda relación.

En la aspereza de aquellos tiempos, sólo evoco con placer las noches de la tertulia del Lyon d’Or, que prolongábamos después con un resopón en “Los Caracoles” ,de la cale de Rescudillers. Era su animador Luys Santa Marina. Asistían José María de Cossío – en sus frecuentes viajes a Barcelona -, que entonces preparaba ya con tesón su obra monumental sobre los toros; Félix Ros, con el rigor intelectual de un griego, pero con aire y vida de Don Juan islámico; Martín de Riquer, en los estertores literarios de su fase catalanista; Javier de Salas, con cierto diletantismo que le hacia alternar la política, el amor y la Historia del Arte; el catedrático Calzada, que sería asesinado en Garraf; Guillermo Díaz-Plaja, con su perpetuo aire de la encuesta de “El Sol” a los jóvenes; Pepe Jurado, bellísima persona, pero entonces enamorado del Azaña intelectual; Luis Guarnier, alguna vez Samuel Ros, Santiago Santana, Agustín Loscertales. . . Alli supe de Basterra, el gran poeta, recitado por Cossío:

                         ¡Oh joven doloroso, joven triste,

                        que sufres como yo del mal de España

                        y que una negación honda en tu entraña

                        tienes clavada contra lo que existe!

                        Tu virgen corazón vibra de saña, de santa saña,

                        porque no tuviste lo que pidió tu amor cuando

                        de la Patria una idea y una hazaña,

                                                                                              (naciste.-

(José Maria Fontana, “Los catalanes en la guerra de España”, Ed. Samarán, Madrid, 1951, p. 11 y sigts.)

. . .

 “Recordaba a este hombre. Era un atleta corpulento y severo, con quien Blanca trabajaba, y que había logrado cimentarse una fama de cirujano labrada día a día en el quirófano y en el aula. Profesor de la Facultad de Medicina, tenía una cierta autoridad entre sus alumnos, los estudiantes.

El doctor Foz es amigo de José Antonio Primo de Rivera. Yo no sé si te lo puedo decir, pero es  de la Falange.

¿Es fascista?

Es de la Falange. Y... yo también lo soy.

Era la primera vez que Matía Palá oía hablar en serio de esta organización, que en Barcelona no tenia apenas importancia. Lo consideraba como un grupo más de benditos chiflados que gritan y se manifiestan, sobre todo en Madrid, donde con frecuencia provocaban escaramuzas sangrientas.

¿Y quién es el jefe?

José Antonio Primo de Rivera.

Ahora recordaba. En principio podía no ser más que  un deseo de guardar de la calumnia la memoria del viejo general; o de restaurar en un momento dado una dictadura semejante a la que, en definitiva, había dado indirectamente origen a la República.

¡Bah!... Eso no lo detienen los gritos de cuatro jovencitos.

Pero fue madurando en su interior la idea de conectarse con todos aquellos que presintieran, como él mismo, la vuelta trágica que pudieran tomar las cosas. Días después volvió a debatir este tema con ella.

José Antonio está actualmente en la cárcel. Le condenaron por tenencia ilícita de armas o algo así. Simplemente un pretexto. Pero le pediré unas letras para alguien de su proximidad; quizá Fernández Cuesta, Sánchez Mazas o Foxá. Hay que andar con mucho cuidado. No se pueden hacer las cosas a las claras.

Ahora Matías Palá llevaba entre sus papeles un mensaje para el propio José Antonio, aunque estuviera en la cárcel”. (Ignacio Agustí  “19 de Julio” Ed. Planeta, Barcelona, 1965).

Falange Española de las JONS

Falange Española y las J.O.N.S (Juntas de Ofensiva Nacionalsindicalista, creadas por Ramiro Ledesma Ramos y Onésimo Redondo Ortega) se fusionaron el 4 de Marzo de 1934, en un acto celebrado en el Teatro Calderón de la Barca de  Valladolid, en el que intervinieron, entre otros, José Antonio Primo de Rivera, Ramiro Ledesma y Onésimo Redondo, que sentaron las bases del nuevo movimiento articulado sobre los 27 Puntos de su Norma Programática (Veáse Norma Programática).

La Falange nace para devolver a España la Patria y la Justicia Social. Los españoles había olvidado la misión que España ha de cumplir en el mundo; y, claro está, al olvidarla y al no cumplirla, los españoles se separaron, de la misma manera que se separarían los componentes de un equipo de fútbol si, de repente, cada uno de ellos decidiera practicar un deporte distinto.

La Falange se encuentra con que no existe España. Y no existe España porque no hay unidad entre sus hombres, que se han dividido en partidos políticos. No hay unidad entre las clases de España, que estaban divididos en ricachones y mendigos. Y no había unidad entre las tierras de España, que estaban divididas en varios pedazos: Cataluña, Vascongadas, Galicia, etc., olvidando que  todas juntas forman España.

Pese a no existir, las derechas nos hablaban de España con la boca llena, porque España era para ellas lo físico: las tierras, haciendas, bosques, fábricas de su propiedad.

Las izquierdas, ante la España deshecha, reniegan de ella y no encuentran, ni buscan, manera de salvarla.

De ahí el ¡”Viva España”! de las derechas, de las que querían una España quieta, paralítica, momificada, sentada en el tiempo como en un sillón de ruedas. Una España que fuera viviendo, como hasta entonces, sin modificaciones, ni cambios de ninguna clase: en la que los pudieran seguir teniendo todos los derechos, todos los honores, todos los privilegios y especialmente todos los tesoros.

. . .

 “Las J.O.N.S aportan sus hombres duros, sus consignas magníficas, su emblema, su bandera y sus intelectuales, casi todos hombres de acción también; la fibra política  - su personalismo egolátrico no logra mermar su contextura, aun cuando le ciegue en momentos transcendentales – de Ledesma Ramos, el estilo originalísimo de Jiménez Caballero, la fuerte mística castellana y agraria de Onésimo Redondo y todas sus espléndidas gentes vallisoletanas -  los Bedoyas, los Girón, los Ercilla, los Chemary -; la juvenil primera cosecha gallega de Suevos, Canalejo, Bárcena, Castroviejo, etc,; la experiencia sindicalista de Basas, Sotomayor y Santamarina, etc., se suman a la personalidad egregia de José Antonio, al estilo bellísimo y ardoroso de Sánchez Mazas, Alfaro y Samuel Ros, al genio organizador y al prestigio de Julio Ruiz de Alda y al semillero magnifico del S.E.U. y los primeros falangistas para formar el mejor frente juvenil  que  España había conocido...” (Ximénez de Sandoval op. cit. p. 144)

 . . .

La fusión de F.E. y J.O.N.S. se acordó sobre los siguientes principios:

  1. Creación del movimiento político “Falange Española de las J.O.N.S.”

  2. Se considera imprescindible que el nuevo movimiento insista en forjarse una personalidad política que no se preste a confusionismo con los grupos derechistas.

  3. Encaje de las jerarquías de FE y JONS, recusación de los mandos del nuevo movimiento de los camaradas de 45 años.

  4. Afirmación nacional – sindicalista en un sentido de acción directa revolucionaria.

  5. El nuevo movimiento ha de ser organizado de modo preferente por los actuales jerarcas jonsistas en Galicia, Valladolid y Bilbao, y de acuerdo inmediato con los actuales organizaciones de FE de Barcelona, Valencia, Granada, Badajoz y sus zonas.

  6. El  emblema del nuevo movimiento ha de ser el de las Flechas y el Yugo jonsista y la bandera, la actual de las JONS, roja y negra.

  7. Elaboración de un programa concreto nacional-sindicalista donde aparezcan definidas y justificados los temas fundamentales del nuevo movimiento: Unidad, Acción Directa, Anti-marxismo y una línea económica revolucionaria que asegure la redención de la población obrera, campesina y de pequeños industriales (Madrid, 13.2.1934) Firmado, por FE: José Antonio Primo de Rivera; Por JONS: Ramiro Ledesma Ramos. (“La Nación”, XII- 2001)

. . .

“En realidad la Falange viene a ser, en la conciencia moral y espiritual de José Antonio, un intento de reconciliar a los españoles con España y a España con su destino. Si se la considera un partido político más, o un simple movimiento  apegado a verdades sectoriales, córrese el riesgo de mal interpretarla, pues el comportamiento político de la Falange demuestra su retracción a supeditar las ideas a determinados intereses partidarios o disimular el alcance de éstas en la alevosía del pacto electoral. No constituye prueba en contrario el que, debido a razones tácticas, se perciban en su organización medios y formas propias de los partidos políticos. La Falange no renunciaría a sus ideas, ni siquiera frente a la posibilidad de éxitos seguros,  porque la legitimidad de su origen y la justificación de su existencia radicaban en la prosecución de una empresa transpolítica”   (Vicente Gonzalo Massot ob.  cit.p. 150)

Falange Española Tradicionalista y de las JONS

Como resultado del Decreto de Unificación dictado por Francisco Franco el 19 de Abril de 1937, se fusionaban todas las fuerzas políticas que participaban en el Alzamiento Nacional, bajo la dirección del Caudillo. Desde aquel momento, puede decirse que Falange Española de las JONS dejó de existir como movimiento autónomo de actuación política, perviviendo sucesivamente fracciones disidentes y a veces clandestinas, algunas  de las cuales aun subsisten en posiciones puramente testimoniales, como FEI, FEA, FES, etc.

Falange de Guipuzcoa

“En el estudio de Ramón Gabarain se reúnen José Manuel Aizpurúa -¡Presente! -, Jesús Iturrino - ¡Presente!-, Zabala -¡Presente! – y Tormo. En la reunión se estudia la organización que se ha de dar a la Falange guipuzcoana, y de ella sale la relación de mandos. Prado será el Jefe; Secretario, Jesús Iturrino; Quintana será Jefe Local, y Zabala, Tesorero; los camaradas Puente y Tormo se ocuparán de organizar los Sindicatos. Aizpurúa seguirá siendo quien, en contacto, por su cargo de Consejero Nacional, con José Antonio,  transmitiese las órdenes del Jefe Nacional. Se busca un local para Centro y se escoge la casa de Garibay, 34, 4º.” (...) “Los tres hermanos Iturrino van cayendo por el alto delito de amar a su Patria  y de resistir con gallardía la suciedad de los nacionalistas y hacer frente a las pistolas del marxismo. Jesús era asesinado el 23 de julio, en el paseo de los Fueros, por la CNT. Su último gesto, que exasperó a los asesinos, fue decirles con frialdad:”El que me dé en el corazón que se quede con mi reloj”. Y un muchacho de diez y seis años, con la inconsciencia de su instinto deformado, fue el que primero apretó el gatillo de su pistola para asesinar a aquel buen hijo de España que era Jesús Iturrino. Mario estuvo en los cuarteles de Loyola hasta que estos se rindieron, Trasladado a Ondarreta, y el 30 de julio le asesinaban. A Augusto le sorprendió el  Movimiento en la cárcel, donde ingresó al presentarse por su hermano con motivo de los sucesos de Irún. Su gesto magnifico le entregó a la ferocidad de sus asesinos, que recurrieron para  matarle a una farsa cruel. El día 28 de julio, una hermana de Larrañaga, el Comisario de Guerra, se presentó uniformada con un mono en la celda de Augusto, diciéndole que como bastaba con sus hermanos para satisfacer la justicia del pueblo, él quedaba en libertad. Augusto salió de la cárcel con Prado -¡Presente! – y Etura - ¡Presente!-; pero la libertad que se le daba sólo era el pretexto para el asesinato, y, en efecto, a la mañana siguiente aparecía su cadáver cruelmente magullado en el cementerio.” (Gumersindo Montes Agudo “Vieja Guardia!”, Ed. Aguilar op. cit.p.78)

Falange de Marruecos

“Buen temple el de la Falange de Marruecos, esa Falange que por encargo de José Antonio comenzó a fundar Ramón Casaña y alrededor del cual se agruparon un puñado de hombres con ansias de justicia, avivada en el amor de una Patria que poco a poco dejaba de ser. El entusiasmo de Casaña reúne a su alrededor a un puñado de camaradas. Bernardo Bravo, Antonio Cuadrado, Francés -¡Presente!- Lopategui, Paco Bravo -¡Presente! -, Ayarza y otros cuantos camaradas, entre los que desatacaba el teniente Del Real, sostienen la tarea penosa de soportar las provocaciones marxistas, la lucha de calles que imponía el gesto bravucón de las juventudes comunistas. Pero nada detiene a los camaradas de Marruecos, y así un día Francés penetra en el Café de la Peña para gritar su ¡Arriba España! A los marxistas reunidos, y otro la bandera roja y negra del Nacionalsindicalismo ondea en el mismo campo donde los marxistas acudían a celebrar sus ejercicios, y así un día y otro la fe de nuestros camaradas sostenían  aquella lucha desigual.

Cuando esta próxima la fecha gloriosa del Alzamiento la Falange está ya en su puesto. El camarada Cuadrado actúa de enlace con el Comité Revolucionario, integrado por el teniente coronel Seguí -     ¡Presente! -, el teniente coronel Bartomeu, el teniente coronel Gazapo, los oficiales Zenón, Medrano, Solán, La Torre y Suárez - ¡Presente!- . Y es el mismo camarada Cuadrado quien, burlando la vigilancia de la policía que había decidido detener al Comité el día 17 de julio, cuando celebraba una reunión en la Comisión Geográfica, avisa  las fuerzas que desde Nador, Seganga y Tauima acuden a Melilla y contribuyen a la ocupación total de la ciudad. La noche del mismo día 17 el Ejército y la Falange incorporan Melilla al Movimiento. Después nuestros camaradas recorren los poblados cercanos, restableciendo en ellos el orden a costa de pasarse diez y siete días sin descansar”  (Gumersindo Montes Agudo “Vieja Guardia” Ed. Aguilar, Madrid, 1939.p. 67)

La Falange en Portugal

“Tanto en el régimen portugués de Oliveira Salazar como en el español de Franco han existido elementos e influencias fascistas. En Portugal existieron en los años 30 los grupos  de “camisas azules”, el Nacional Sindicalismo Portugués, dirigidos por Rolao Preto – que patrocinaba la anexión de Galicia al país lusitano – y que eran de tendencia claramente fascista. (...) Y la Falange, siendo un Partido complejo como la de su líder José Antonio, se definía “muchas veces” (sic) en términos fascistas, teniendo en su seno un grupo “netamente fascista” (sic) cual eran las JONS de Ramiro Ledesma Ramos. Sin embargo, quienes han estudiado el fascismo –mucho menos que quienes han escrito sobre este sistema – como es el caso de Stanley G. Payne, tras analizar el conjunto de caracteres que han definido al movimiento fascista ( o mejor dicho el conjunto de caracteres que han definido a los movimientos fascistas), llegan a la clara conclusión de que los regímenes de Franco y Oliveira nunca fueron fascistas, sino que pertenecieron a las corrientes corporativistas, de sustrato católico que proliferaron en el mundo  a principios de siglo, muchas de las cuales derivaron en lo que lo democrático era excepcional. A las que perteneció el canciller austriaco Dollfus, cuya falta de sintonía con los nazis lo demuestra definitivamente el dato de que fueron los nazis quienes lo asesinaron”. (J.M. Otero Novas, “Defensa de la nación española”. Ediciones Fénix. Madrid, 1998 p .331).

La Falange y sus fases.

“Desde 1939 en adelante, la posición de la Falange podría ser encuadrada en tres periodos: Progresión, Declaración y Recuperación. “Con aparente juego de palabras, se puede decir que la Falange, declina, profesamos y progresa declinando” (J. Georgel, ob. cit. p. 407)

En el primer periodo en la historia de la organización, tras la guerra civil, de 1939 a 1942, se subdivide en 2 fases: la primera, “positiva” comprende la reorganización del partido y su acelerada influencia en los asuntos del Estado desapareciendo entre 1936 y 1939; la segunda fase, “negativa”, se refiere a la sustitución del gobierno de segura fe falangista, en consecuencia del gradual cambio de la situación bélica internacional.

Esta fase, de 1939 a 1942, es la que se llama de la Progresión.

El segundo periodo va del 1942 al 1937; es el de la Decadencia, que comprende la disolución de su milicia (12-XII-1942), el fin de la hegemonía falangista en el campo de la prensa (un Decreto de 1945 separa del Movimiento la Vicesecretaria de Educación Popular), la gradual esclerosis de un aparato que poco a poco se burocratiza y pierde energía, iniciativa e impulso.

El tercer periodo, en el de la Recuperación, tras 1957, con el nombramiento de Solís Ruiz como Ministro Secretario General del Movimiento y Delegado Nacional de Sindicatos. El partido se reorganiza”. (Franceso Leoni, “La Spagna dopo Franco”. E. Universalli Cappelli, Bolonia, 1974, pág. 65).

La Falange y el Alzamiento

Desde la cárcel de Alicante, José Antonio pidió su opinión a la Junta Política sobre la conveniencia de la participación de la Falange en el Alzamiento. Se reunieron los miembros de la Junta Política presos en la cárcel Modelo de Madrid, bajo la presidencia de Julio Ruiz de Alda, pronunciándose dos posturas que se enviaron por carta a Alicante:

 .......................................................................................................................................

  • Una, encabezada por Julio Ruiz de Alda, que decía que todo, más o menos, se había escapado de las manos y que, a este respecto, se mandó a Alicante “una carta de un camarada que no menciona de gran importancia en la Falange, ya muerto, que opinaba que la Falange debía abstenerse de participar porque se consideraba que iba a ser totalmente mixtificada por el Movimiento.

  • Otras mantenida por Manuel Valdés, que partía del principio de que era necesario ir al Movimiento porque nuestras gentes, nuestra base, participáramos o no participáramos, iría de todas formas al Movimiento, empujada por una fuerza incontrolada, a la cual no podríamos ni debíamos oponernos; que no teníamos más remedio que participar para no defraudar a nuestra base y que como dirigentes, lo que teníamos que hacer era saber sostenerlos sobre la cresta de la ola del Movimiento que se avecinaba en España.

“Esto nos aporta datos significativos:

  • Falange tenía que ir al Alzamiento, buscando conseguir las mejores condiciones.

  • El Alzamiento podría desbordar a la Falange y neutralizarla, como así ocurría.

  • La militancia de base estaba ya muy influenciada por los elementos de la derecha reaccionaria, y estaba dispuesta a ir un Alzamiento sin importarles nada.

  • La derecha aprobaba esto, y usaba a la Falange como fuerza de choque, que era lo que vaticinaba. Y advertía José Antonio en la circular de 24 de julio” (M. Brants Reyes, “La  tercera Falange”. Ed. Reconquista, Madrid, 2005, pag. 45 –46)

El Manifiesto del 17 de julio de 1936 (O.C. pág. 973-974).

 -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Pieza única, que nos lleva a plantearnos una engorrosa pregunta: ¿Pensaba realmente José Antonio que tras el Alzamiento se iba a realizar esa gran revolución nacional? ¿Qué el Ejército iba a dejar a los civiles el plano político? ¿No previó que el Alzamiento no podía triunfar tal y como estaba planteado y que no podia “Estar a la cabeza en el instante decisivo? (Mensaje a la Primera Línea de la Falange de Madrid” (O.C. pag. 676).

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Lo cierto es que aquello acabó en una Patria para otro grupo de privilegiados; acabó siendo una sustitución de la izquierda por la derecha. El Ejército se empleó al servicio de un bando, y se dejó engatusar por él. (...) José Antonio se dio cuenta del error, de que la guerra tal y como estaba planteada, debía de evitarse, aunque, por desgracia, ya era demasiado tarde, a la vez que siguió vaticinando lo que iba a pasar ( y de hecho lo está pasando) a la Falange. Volvió a reafirmar todo lo dicho con respecto a las derechas y la Falange, sin saber que sus predicciones se van cumpliendo”. (M Brants Reyes,  ob cit. pág. 50).

Falange en la Guerra Civil

Falange crecía con rapidez. (...) Un crecimiento excesivo, por tanto, en vez de reforzar así partido lo debilitaba: los “camisas nuevas” sentía escasa simpatía por el radicalismo social de la Nueva España de José Antonio, mientras que a la mayoría de los generales les molestaba su violencia anárquica y su afán de poder. Con José Antonio en la cárcel, el partido  tras desintegrarse en agrupaciones regionales autónomas – las “taifas” – se sumó en violentas pugnas por la jefatura, que estuvieron a punto de destruirla por completo. Manuel Hedilla, que llegó a ser su jefe provisional, era un hombre honesto, de vida austera, había estudiado mecánica naval en la Escuela de Náutica. Más tarde organizó una empresa de transportes que se vio obligado a cerrar debido a la crisis económica de los años treinta. En el año 1936 era jefe de producción de la Vidriera Mecánica del Norte, importante factoría de Saint Gobain. Simbolizaba la aspiración del partido a convertirse en un movimiento nacionalista, cuyo problema capital había de ser el de allegar masas obreras cuyas simpatías tenían aseguradas los partidos proletarios, sin relación alguna con los grupos derechistas. Pero su jefatura fue combatida por los nuevos afiliados (...)La Falange no tuvo un poder político en consonancia con sus dilatas dimensiones y fue un fácil instrumento de la voluntad de Franco y de su empeño en crear un Estado de partido único en la España nacionalista”. (Raymond Carr, “España 1808 – 1975”, Ariel, Madrid, 2005, pag 645-646).

La Falange y la Derecha

Para contrarrestar la afiliación de la derecha, José Antonio dictó asimismo instrucciones tras las elecciones del 19 de febrero de 1936:

 --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

  1. A los que soliciten el ingreso en nuestras filas y se hallen en situación acomodada, se les debe exigir una cuota de incorporación no inferior a 15 pesetas.

  2. De  ninguna manera se conferirán puesto de mandos a los afiliados de nuevo ingreso, en tanto no lleven, por lo menos, cuatro meses en la Falange, y hayan acreditado suficientemente completa compenetración con su estilo de doctrina.

 --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La Falange y la Izquierda.

“En una circular  especial señaló José Antonio la actitud a mantener ante la izquierda, tras su triunfo en febrero de 1936:

 --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

  1. Los jefes Territoriales, Provinciales y Locales cuidarán de que por nada se adopte actitud alguna de hostilidad hacia el nuevo gobierno, ni de solidaridad con las fuerzas derechistas derrotadas...

  2. Nuestros militantes desoirán terminantemente todo requerimiento para tomar parte en conspiraciones, proyectos de golpe de Estado, alianzas de fuerzas de orden y demás cosas de analogía naturaleza.

  3. Se evitará todo incidente; para lo cual, nuestros militantes se abstendrán en estos días  de toda exhibición innecesaria. Ninguno deberá considerarse obligado a hacer frente a manifestaciones extremistas. Claro que si alguna de estos intentara el asalto de nuestros centros o la agresión a nuestros camaradas, unos y otros estarán en la obligación estricta de defenderse con la eficacia y energía que exige el honor de la Falange”.

 La Falange y el Ejército.

Vencedor indiscutible de la Guerra Civil, el Ejército gozaba de prestigio a nivel internacional. Los mandos se encontraban identificados con el régimen, por los privilegios adquiridos, a pesar de lo reducido del su sueldo. Se vanagloriaban de ser el soporte del nuevo Estado, y rechazaba a la Falange por sus pretensiones revolucionarias y de asumir la totalidad del poder político.

En rigor, la distancia entre la Falange y el Ejercito era abismal, no solamente en el orden ideológico; chocaba la fascinación fascista del falangismo con el conservadurismo militar. La Falange pretendía la revolución nacionalsindicalista; el Ejército se mantenía partidario de mantener la situación creada con la victoria del 1 de abril. También, la incompatibilidad se manifestaba a un nivel personal. Serrano Suñer era rechazado por la cúpula militar; y Varela era denostado por la Secretaria General en bloque, pues identificaban al bilaureado general como una mezcla de militar y tradicionalista. No había sintonía y eso se traducía en una incompatibilidad cerrada, que se manifestaba en todo momento, a pesar de los esfuerzos de Franco por armonizar ambos poderes.

Las fricciones se iniciaron al principio de la guerra, cuando la Falange quiso actuar en los frentes de forma autónoma, lo que impidió la autoridad militar, que se hizo con todo el poder, tanto en los frentes como en la retaguardia, manteniendo a la Falange como una fuerza auxiliar y doméstica. Eso se demuestra observando la  siguiente estadística: El elemento militar ocupo el 29 por 100 de los cargos del Régimen hasta 1943, y llego a copar  el 38 por 100 de los cien altos cargos ejecutivos de la propia Falange.

. . .

“Aparte del mismo Franco, el obstáculo más serio que se oponía a las ambiciones de los falangistas eran los militares. El servicio de inteligencia alemán informó que a mediados de enero de 1937 tres generales (el superactivo Aranda, y los mas conservadores García Escámez y García Valiño) habían protestado ante Franco de la corrupción y mala administración que permitían en medio de agudas escaseces económicas, corrupción y mala administración que, insistían, eran mas serias en la propia FET. Según parece - lo que se piensa fuese el motivo principal de la visita - también  pidieron con insistencia a Franco que actuara cuanto antes para llevar a cabo una restauración monárquica” .   Payne, ob. cit. p. 528).

Falange, proyección de la

“Dado que los monárquicos  ricos volvían la espalda al Movimiento, cuando este se negaba a servir a sus propósitos, y puesto que los trabajadores mostraban escasa inclinación por unirse a un intento de conquistar la fuerza moral del anarquismo y el descontento del proletariado para la España Grande de la historia, el núcleo del Movimiento continuó siendo la juventud universitaria y los focos provinciales aislados . De ahí su violencia romántica  y retórica, el suave matiz poético de su vocabulario político. Sus miembros se consideraban una elite, que trabajaban con propuestas escasas y con una prensa mal impresa  y en quiebra en favor de la regeneración nacional, como misioneros heroicos en camisa azul que predicaban su visión de una España sin pueblos dejados de las mano de Dios, con casas pobres, calles sucias y barrios sórdidos. “Os llamo al ascético trabajo de descubrir, bajo los escombros de una España odiosa, la llave enterrada de una España exigente y difícil”. Los discursos de José  Antonio resuenen con el lirismo patriótico de la generación del 98” (Raymond Carr, “España  1808 – 1975”, Ariel, Madrid, 2005, pag. 620)

Falange,hora de la

“La victoria del Frente Popular provocará una auténtica avalancha hacia la Falange, que perseguida por el Gobierno, desarticulada, con sus mandos en la cárcel, va a sentir gravitar sobre ella, la esperanza de unos sectores cada vez más radicalizados. Bastará que estalle la guerra para que la integren multitudes, sus símbolos se abren espontáneamente en los frentes de combate y su programa se incorpore al nuevo Estado, que encontrará sus máximas posibilidades de sugestión política. Parece llega la “Hora de la Falange”. Y si no fue así y los actores que a su tiempo analizaremos impidieron que el nuevo Estado  fuese hechura suya, y posiblemente ello resultó providencial cara a los acontecimientos internacionales cuyo desenlace conocemos hoy, la significación histórica de la Falange queda como algo impar en el dualismo dramático de las dos Españas.

. . .

“Por entonces, el periodista Ramón Blardony enviaba a Primo de Rivera, preso en Alicante, un cuestionario; le preguntaba en el por la importancia numérica de su partido, que José Antonio estimó en unos 150.000 afiliados y calculó entre 10. y 15.000 el número de jóvenes de Acción Popular  que se había pasado a Falange. “Solo ella – había escrito Primo de Rivera – en medio del achicamiento general, ha elevado el decoro    público de los españoles; y a Francisco Bravo, el 18 de mayor confió: “Ya verás que buena cosecha de camisas azules”. En su correspondencia son habituales las alusiones a “la difusión casi milagrosa del pensamiento de la Falange”, “única tabla de  asidero en el naufragio”, porque “sola la sangre fructifica”. Era la “Hora de la Falange”, porque era la hora en que se daba como definitivamente fracasada la colaboración con la República.

De la Falange y también, naturalmente de los monárquicos,  que desde el gran momento había sostenido  que la República estaba condenada a fracasar”. (José Maria García Escudero “Historia Política de las Dos Españas”, Editora Nacional. Madrid, 1975, pp.1306)

Falange, evolución

Han sido varios los autores que han explicado la evolución de Falange Española. Todos ellos han seguido opiniones bien diferenciadas, procedentes de posiciones personales adoptadas anticipadamente. Entre ellas, una de las más objetivas y serenas, ha sido la de Raymond Carr, que en su libro “España” resume así:

“Para los observadores del Régimen, además del Ejército, la Falange apareció durante mucho tiempo como pilar fundamental del Estado. Con la derrota del EJE, el Estado español unipartidista, totalitario e imperial de los sueños falangistas, se desvanecía. Su radicalismo populista se marchitó en la atmósfera conservadora de la España de la posguerra. El poeta Dionisio Ridruejo, el “Goebbels del partido”, se retiró al desierto político en 1942, Arrese fue el arquitecto de la Falange franquista “domesticada”, pero como “camisa vieja”, en 1956 hizo una tardía tentativa de revigorizar el movimiento. Sus planes fueron desbaratados por los clanes monárquicos. Ningún falangista logró hacerse con el ministerio clave, el de Finanzas, del cual dependía la puesta en marcha de su programa social, con el que confiaban en ganar la lealtad de las clases trabajadoras. Girón, “el viejo león” del franquismo, deploró la traición de la revolución falangista por las “fuerzas ocultas de una oligarquía antipatriótica, egoísta”.

“Con Solís, un andaluz exaltado pero pragmático, Delegado Nacional de Sindicatos en 1951, y ministro entre 1957 y 1969, la Falange se redujo a una “organización” separada dentro del mas amplio Movimiento: el movimiento fue definido como una”comunión” de todos los españoles que aceptaban la legitimidad del 18 de julio, un movimiento cuyas estructuras iban asando a manos de burócratas ambiciosos (Sic) interesados fundamentalmente en el control de los Sindicatos Oficiales, que seguían siendo la base del poder del Movimiento. La pertenencia al Movimiento se convirtió en un pase oficial antes que un signo de adhesión a una ideología. Su función llegó a ser negativa. Una resurrección del falangismo era un arma útil contra las ambiciones de monárquicos o tecnócratas(...) Solo los jóvenes rabiosos del Movimiento protestaron contra lo que consideraron una traición a todo aquello por lo que el fundador, José Antonio, había luchado.

Los verdaderos vencedores de la guerra civil no fueron los entusiastas de la Falange, que suspiraban por lo que se dio en llamar “la revolución pendiente”, cuyos restos eran las políticas laboral y de vivienda de Girón y Arrese, sino los elementos conservadores  representados por los monárquicos que apoyaban a Franco y los grupos de la Iglesia. Ambos sectores estaban decididos a resistir el avance de la Falange”.

Falange esencial

«La Falange es raíz esencial y parte constitutiva, integrada e integradora del Movimiento Nacional, forjado por Franco. La Falange no es un grupo en el interior del Movimiento. No lo es ni quiere serlo. Lo que permanece vivo, con vida actual y poderosa, plazca o no a algunos alérgicos, es el espíritu falangista, sabia viva y corriente sanguínea que alimenta y vivifica al Movimiento de Franco. No somos todo el Movimiento, sino una parte, una parte muy especial. No somos como un brazo que pueda ser amputado dejando el cuerpo con vida. Somos el sistema sanguíneo que es una parte y no el todo, pero un parte que si  fuese eliminada haría morir el todo. La Falange no es el Movimiento, pero el Movimiento no tendría sentido prescindiendo del espíritu falangista.” (Torcuato Fernández Miranda, Discurso pronunciado el 4 de marzo de 1970 en Valladolid, en la conmemoración de la fusión de FE y JONS).

 Falange (nombre)

“Según García Moral, la necesidad de un nombre surgió a raíz de la negativa de la mayoría de los firmantes del Manifiesto del Frente Español, partido sobre el que se iba a hacer una refundación, al uso de las siglas del mismo.

Siguiendo instrucciones de García Valdecasas, García Moral se fue a la Academia de Jurisprudencia y con el Diccionario de la Lengua, fue anotando todas las palabras que empezaban con F y E, y que tuvieran un inconfundible significado militar y españolista.

Una vez hecha y depurando la lisa, una tarde, a mediados de octubre, fue a comer a cada de Ruiz de Alda, en esta ya se encontraban Ramón Ayza, Rodríguez Tarduchy, Pelaez, Valdés y José Antonio, quien le fue inmediatamente presentado.

Ninguno de los nombres propuestos gustó a los presentes, excepto uno que llevaba fuera de lista, en reserva, que era “Falange Española”. Este nombre entusiasmó a todos los comensales y, para cerebrarlo, Ruiz de Alda sacó una buena botella de cognac francés, siendo la primera vez que se brindaba por la Falange” (García del Moral, “Como conocí a José Antonio”, en “J.A., fundador y primer jefe de la Falange, ¡Presente!”)

 . . .

“El término FALANGE aparece en Fourier en 1808 en el Discurso preliminar de la “Teoría des quatre mouvements...” (p. 78, en la edición de 1967,que es por la que la citamos) Se reitera al término  tres veces (pags. 129, 160 y 169; no en la 168, como, por errata, anota el índice). Vuelve a aparecer en la Nota A, de la edición de 1841 , titulada “Sobre las sextas progresivas o serie de grupos industriales” (p. 235 en la edición de 1967); en el “Aviso a los civilizados” (p. 320, 322 y 323). “LA PHALANGE”, como título  periódico fundado en 1836, fue idea de V. Considerant, discípulo fervoroso de Fourier. Muerto Fourier al año siguiente, el periódico siguió publicando los papeles inéditos que guardaran relacion con el “societarismo”. Por lo demás, poca vida tan antagónica y de estilo tan dispar como los de Fourier y José Antonio”. (A. Muñoz Alonso, p. 177, nota)

. . .

(El nombre de Falange tuvo un precedente clásico en la mitología griega. Cuenta que la diosa Aracne tenia un hermano llamado Falange. Mientras que aprendía con Palas Atenea las artes del tejido, Falange aprenda el arte de la guerra. Todo iba bien hasta que la diosa descubrio que entre los hermanos existía una relación impía e incestuosa, por lo que los castigo convirtiéndoles en animales.

Carlos Fourier, fundador del sistema social libertario, fundó una publicación en 1836, titulada “Falange o diario de la ciencia social”

En Mejico se publicó una revista por los años 1922 y 1923 con el titulo “La Falange”, que dirigió Jaime Torres Bodet, un escritor, que fue profesor de la Universidad Nacional y jefe del Departamento de Bibliotecas. Finalmente ocupó varios puestos diplomático en La Haya, Paris, Buenos Aires y Bruselas.

El cubano, Juan Marinello Vidaurreta, estudio derecho en la Universidad Central de Madrid. En 1923 fundó con Rubén Martínez Villena la Falange de Acción Cubana)

Falanges Juveniles de Franco

Las Falanges Juveniles de Franco (FF.JJ.) son unidades voluntarias de jóvenes hasta la mayoría de edad (entonces 21 años), que aceptan el compromiso de servir a la Falange y a España, mediante un proceso de formación y actividades que les capacita para la militancia política bajo la inspiración de la ideología de la Falange.

Surgieron tales unidades a continuación de la corta existencia de  las Falanges de Voluntarios, que se crearon a partir de la creación del Frente de Juventudes en 1940, y recogieron el legado de estilo, servicio y disciplina de los movimientos precedentes (Balilla, Legión Nacional de Flechas y Falanges Voluntarias), que actuaron desde 1936 a 1940, prestando importantes servicios de apoyo a los combatientes en el Alzamiento, animación de la retaguardia, misiones auxiliares a la defensa, etc.

Las Falanges Juveniles se planteaban como una selección de la juventud española, sin distinción de procedencia política, social, étnica, que perseguía un ideal de formación integral, espiritual y patriótica . se encuadraban en centurias, participaban en campamentos, realizaban cursos de mandos, marchas por etapas, intercambios, concentraciones, competiciones y fueron creando un largo patrimonio de cultura juvenil, que todavía se mantiene activo en su mayor parte.

Otro tanto, paralelamente, se producía en el seno de la Sección Femenina, a través de su Regiduría de la Juventud, que movilizo a miles de muchachas, a través de sus instructoras generales y sus servicios a la mujer en todos los campos. (Consultar el descriptor Sección Femenina)

 . . .

“El sector más amplio del Frente de Juventudes  eran las Falanges Juveniles de Franco, definidas por los artículos 13 y 14 de sus Estatutos generales como”Unidades voluntarias que dentro del Frente de Juventudes aspiran a lograr, por el ejercicio de las mayores virtudes de la raza, la primacía en todas las misiones falangistas” Aunque el objetivo oficial era que todos los jóvenes quedaron encuadrados en el Frente de Juventudes, las inversiones destinadas a la organización juvenil nunca fueron suficientes y el principio del voluntariado aseguró un alistamientos limitado.- Según sus propias estadísticas, las Falanges Juveniles en ningún momento, ni siquiera cuando estuvieron en su apogeo, movilizaron mas del 18 % de los varones y el 9 % de las féminas de España, comprendidos entre lo siete y dieciocho años ( error: los flechas eran miembros de las FF.J.J. entre los diez y los catorce años; los cadetes, entre 15 y 18 y los guías, entre 19 y 21, edad en la que pasaban a pertenecer al Movimiento). La afiliación continuó siendo voluntaria y sus miembros, principalmente, los hijos de ardientes partidarios de los nacionales, pero incluso muchos de ellos recibieron sólo un adiestramiento muy limitado” (Payne, ob. cit. pp. 492-493)

falange y tecnocracia

El 7 de julio de 1959, Sancho Dávila avisó al general Franco Salgado que Miguel y Pilar Primo de Rivera se aprestaban a presentar al Generalísimo un documento, en cuya confección habían intervenido también Ramón Serrano Suñer y en el que se contenían algunas demandas perentorias para evitar el desarrollo de una intriga. En primer lugar solicitaban el relevo del gobernador civil  de Sevilla, Hermenegildo Altozano, porque estaba haciendo propaganda monárquica, con olvido de las obligaciones que como jefe provincial del Movimiento le correspondían. Como prueba de la enemistas de Altozano presentaba el hecho de que hubiera prescindido del uniforme y del saludo falangista. El escrito acusaba también al gobierno de falta de criterio y señalaba de una manera especial a Carrero Blanco, Fermín Sanz Orrio y José Solís Ruiz, que debían ser inmediatamente relevados. Pero esta vez no se trataba de combatir a los “tecnócratas” sino a aquellas otras personas que, teniendo el deber de defender a Falange, no lo hacían. El documento identificaba plenamente el establecimiento de la Junta Política y de su poder, como en los viejos tiempos. Y por último se pedía una aclaración acerca de las circunstancias que aconsejaban la presencia en España de Don Juan Carlos, y de si ¿era o no Príncipe de Asturias?    

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

falsedades e infundios   

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

familia

En el pensamiento de José Antonio, la familia de todo hombre constituye la primera y esencial entidad natural de su convivencia. En la familia, encuentra el ser humano el fundamento y razón principal de su existencia. En ella se forja su destino personal, recibe el afecto, la educación, la estructura cultural primaria, la percepción de la realidad del mundo al que se incorpora, el ejemplo de sus progenitores, la solidaridad y competitividad de los hermanos, la orientación precisa de su desarrollo como persona, la necesaria equiparación de fuerzas y normas para caminar...De esta importancia, la familia es la primera de las unidades en que la Falange configura la participación de cada hombre en la sociedad y el Estado, junto con la que se articulan en el marco de convivencia vecina del municipio, y aquella que se forma con los demás hombres en el trabajo y la creación, a través de lo que se forma el sindicato o agrupación profesional. Para el fundador “nadie ha nacido nunca como miembro de un partido político; en cambio todos nacemos miembros de una familia; somos vecinos de un municipio, nos afanamos todos en el ejercicio de un trabajo”. Vivimos la vida en estas esferas primarias de la existencia que son el hogar, lo vecinal y la dimensión creadora. En ellas nacemos, crecemos, convivimos, y sentimos la palpitación que el hombre encuentra en una sociedad viva y progresiva. Para la Falange, construir la vida en común de los españoles en estos términos constituye, no una tarea económica, sino una alta tarea moral. Esto es lo que convierte a la vida humana una función digna, apretada y segura, y para ello en España nos encontramos en las mejores condiciones para lograrlo. España es la que menos padeció el rigor capitalista, es la nación que estuvo más atrasada en la cultura capitalista, y esto ha sido una de las grandes ventajas para realizar el salto adelante que España ha conseguido en el ultimo medio siglo.

José Antonio insistió constantemente clave de su doctrina, animando a entender que este era el punto de partida de la construcción revolucionaria que pretendió. La experiencia, sin embargo, no respondió a la esperanza despertada por su proclamación, salvo en parciales aunque  esclarecedoras aportaciones, como fueron la representación articulada en las instancias corporativas, parlamentarias e institucionales del Estado. Así surgió la democracia orgánica del Estado español, destruida por la transición política. El planteamiento inicial para José Antonio no murió en Alicante en 1936, queda tal como él lo explicó en estas palabras:   

« ¿Para qué necesitan los pueblos de esos intermediarios políticos? ¿Por qué cada hombre, para intervenir en la vida de su nación, ha de afiliarse a un partido político o votar las candidaturas de un partido político?

Todos nacemos en una familia.

Todos vivimos en un municipio.

Todos trabajamos en un oficio o profesión.

Pero nadie nace ni vive, naturalmente, en un partido político.

El partido político es una cosa artificial que nos une a gentes de otros municipios y de otros oficios con los que no tenemos nada en común, y nos separa de nuestros convecinos y de nuestros compañeros de trabajo, que es con quienes de veras convivimos.

Un Estado verdadero, como el que quiere la Falange Española, no estará asentada sobre la falsedad de los partidos políticos ni sobre el Parlamento que ellos engendran.

Estará asentado sobre las auténticas realidades vitales:

La Familia.

El Municipio.

El gremio o sindicato.

Así, el nuevo Estado habrá de reconocer la integridad de la familia, como unidad social, la autonomía del municipio como unidad territorial y el sindicato o gremio, la corporación, como bases auténticas de la organización total del Estado”. (O.C. pag. 89).

fanjul sedeño, juan manuel

Abogado, hijo del general Fanjul. En su carrera en la Universidad, formó parte del triunviro del SEU, con Valdés y Zaragoza. Tuvo bajo su mando a varias escuadras y centurias de universitarios y fue promotor de las milicias de la Falange, con las que organizó la famosa concentración de Cuatro Vientos, en Madrid.
Con Guitarte, Salazar, Gómez Acebo y otros participó frente a Valdés a favor de Guitarte. En el Alzamiento fueron ejecutados su padre y su hermano tras el asalto al cuartel de la Montaña, donde se hicieron fuerte el 18 de julio militares y falangistas.
Con FET ocupó la Vicesecretaria General del Movimiento, fue consejero nacional y terminada la contienda se orientó hacia posiciones monárquicas, solicitando con otros más la restauración a favor de la figura de Juan de Borbón. Entre 1067 y hasta 1971 fue procurador en Cortes por el Tercio Familiar y durante la y transición formó parte de la UCD de Adolfo Suárez, saliendo elegido diputado por Madrid. Fue designado senador real y más adelante Fiscal del Reino. Murió en 1989 en Madrid.

farias garcía, pedro

(1932) Catedrático de Universidad. Doctor en Derecho y en Ciencias Políticas. Procedente de las Falanges Juveniles y del SEU, desempeñó varios puestos en la Organización Sindical y en la Secretaria General del Movimiento. Es autor de diversas obras sobre Teoría del Estado y Derecho Político. Sobre José Antonio, señaló:

"Luz para mañana.- Cuando salgo de una expedición (¡y son tantas!) por el rigor del pensamiento de José Antonio, el "amor de la inteligencia" me aisla de la nostalgia. Y su voluntad de perfección "examina mi conciencia y la llena de luz para mañana. "José Antonio - ha dicho, no hace mucho, Ricardo de la Cierva - es una luz que viene cada vez más del futuro de España". (Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit.p.167 )

fascio

"Formar un fascio (el término significa literalmente en español haz, aunque de modo figurado puede traducirse como banda, unión, liga, etc.) había sido prácticamente normal entre varios sectores del radicalismo italiano desde 1870. Algunos fascios habían sido organizados por sindicatos, propietarios agrícolas de clase media, radicales o reformistas. Los más famosos fueron los "Fasci siciliani", la extensa federación de campesinos y otros miembros en Sicilia en los años 1895 -1896), que provocaron una revuelta, en la mayor parte de la isla, contra las condiciones políticas y económicas existentes. De este modo la nomenclatura adoptada por el nuevo Fascio Rivoluzionario fue práctica general entre la izquierda italiana" (...) "Fasci se deriva del latín fasces que originariamente se refería al haz de lictores (varas de las que sobresalían cabezas de hachas) que eran portadas por los jueces de la antigua Roma y que simbolizaban los valores de la justicia, de la unidad y de la soberanía de la república romana" (Payne, ob. cit. p. 13)

fascismo

Movimiento político y social fundado por Benito Mussolini, que al frente del mismo gobernó Italia desde octubre de 1922 a julio de 1943, y sucesivamente el territorio de la República Social Italiana (RSI) hasta abril de 1945.La actual ley constitucional italiana prohíbe y sanciona con severas penas la reconstitución del partido nacional fascista (PNF), así como la apología de los dirigentes del fascismo y de cuanto hicieron.
El Nacionalsindicalismo, desde su fundación, se opuso a identificarse como fascismo, aunque adoptara algunos de sus signos y símbolos, como hicieron en general todos los movimientos conservadores o de derechas de Europa, que lo adoptaron como elemento formal de lucha contra el avance del marxismo en todo el mundo. Hoy, la antitesis fascismo-antifascismo está superada, ya que nos encontramos en la fase histórica del posfascismo, una vez desaparecido el comunismo como expresión del fracaso doctrinal del marxismo-leninismo, del que sólo quedan restos a punto de ser amortizados por el devenir histórico.
Del fascismo, después de la preconcebida y parcial denigración y falsificación de la posguerra, hecha tal vez por quienes había sido sus seguidores y acríticos exaltadores, se están abriendo paso tanto en España como en otras partes, mediante análisis e interpretaciones más equilibradas y serenas, movidas también por el deseo de comprender qué fue en rigor el fascismo en la realidad histórica, cultural, política y social de Italia y Europa, y no solamente por el deseo de clarificar la imagen creada por la parcialidad. El fascismo, cuanto más sale de la pasión política y entra en la historia, tanto más devela su propia y verdadera esencia.
La historiografía sobre el fascismo, que también esta todavía en una fase preliminar de "adquisiciones continuas", está saliendo de las interpretaciones apodícticas y de las acusaciones demonológicas. Ha observado Nino Tripodi: "en los pasados años, tal vez hoy todavía, ha prevalecido y prevalece de frente al fascismo histórico, la que Renzo de Felice define "una mentalidad de intolerancia, de engaños ideológicos, de descalificaciones del adversario, para destruirlo". La cultura del antifascismo fue sorda a las advertencias de uno de los padres mas ilustres, Benedetto Croce, cuando escribió que, si hubiese estado resuelto a escribir la historia del fascismo, no habría nunca pintado "un cuadro todo negro, todo vergüenza y errores", sino que habría "resaltado al bien que, mucho o poco, hizo al mundo, y a sus buenas intenciones e intentos", haciendo de esa manera " justicia a aquellos que se adhirieron al nuevo régimen movidos no por bajos afectos, sino por sentimientos nobles y generosos".
Después de cincuenta y tantos años de aquel propósito, estudiosos italianos y extranjeros y hasta hombres de la parte antifascista trabajan para comprender el fascismo, como movimiento y como régimen. Se descubre así que el fascismo "le tocó el deber de hacer definitivamente operante el proceso de unificación de la nación que tenía lejanos orígenes en el Risorgimento italiano.
Fue el periódico "La Stampa", de Turín, a propósito de la exposición abierta en Venecia en Noviembre de 1979, sobre la imagen de un pueblo y organización del consenso en Italia en los años Treinta y Cuarenta, quien inició el discurso de revisión. El primero que reconoció que el fascismo, sobre todo en los años 29 al 36, fue sostenido por el consenso popular, ha sido Renzo De Felice. El comunista Améndola ha admitido tal consenso y ha fijado lo que a su juicio fue el "momento culminante", es decir, el 9 de Mayo de 1936, con la proclamación del Imperio. El filósofo Del Noce reivindica haber tenido hasta 1945 el coraje de escribir "que el fascismo había tenido el consenso de la mayoría de los italianos". Según el historiador D.M. Smith, el fascismo "fue un capítulo de la historia italiana aceptado por casi todos los italianos"; Renzo de Felice, por su parte, añade que "el fascismo fue un gran acontecimiento de la historia de Italia y no sólo de Italia, sino de Europa".
Se manifiesta así que el fascismo ha recogido ampliamente la cultura precedente y la que se desarrollaba fuera de su ámbito. El descubrimiento es del historiador comunista Isnenghi, quien se propuso estudiar analíticamente los nexos y los recuerdos, las formas de continuidad y de innovación entre la cultura del fascismo y circunstancias, no pudiéndose nunca entender el fascismo mismo como "tosca e inculta barbarie" por definición. Isnenghi destaca que el fascismo puede contar, en el vértice y en la base, sobre una "tasa de militancia y de participación ideológica más intensa y más extensa que cualquier otra experiencia de gobierno precedente en Italia".

Los estudios históricos de Domenico Settembrini rechazan con abundante documentación la apodíctica afirmación de que el fascismo haya sido "fanáticamente adversa al mejoramiento de la condición obrera", o servido - como se ha dicho - a los terratenientes y al gran capital. Giorgio Améndola considera como De Felice al destacar que fueron las "clases emergentes" las que sostuvieron el primer fascismo, de acuerdo con Gaetano Salvemini al testimoniar que lo fueron las clases empresariales, sino las clases medias que habían sido el elemento "característico y directivo" del escuadrismo fascista.
Estamos aquí en los inicios de la relectura y de la remeditación, que no supone necesariamente una revalorización, sino que son indispensables para prevenir una revisión, informada y racional interpretación

. . .
 

fascismo, el primer

Otra formación se presenta en la escena por primera vez en las elecciones italianas de 1919: el partido fascista, que obtuvo 400.000 votos y ningún diputado. El programa de 1919 es todavía un confuso revolutum de aspiraciones contradictorias, en las que se reconocen las matrices socialista y republicana, con ribetes de un exaltado nacionalismo. Aquí se encuentran todas las inquietudes de la anteguerra (la irracionalidad, el desprecio por la mediocridad burguesa, el hipernacionalismo, etc.), aunque no se concreten en un programa político concreto.
El jefe del gobierno Giolitti no conseguía vincular a ninguna de las fuerzas políticas de aquel momento a su actuación. En la última fase de su mandato, sus esfuerzos tienden a mantener a ultranza su ideario liberal, en un contexto en crisis como el que atravesaba Italia. Por eso asumió respecto al fascismo una posición, si no de benevolencia, si de tolerancia, creyendo así poder encauzar por vías legales al nuevo partido, como había conseguido anteriormente hacer con el socialismo.
En las elecciones de 1921, el partido fascista italiano consiguió treinta escaños, entre ellos el del propio Mussolini: el movimiento había ya superado el viejo izquierdismo del 1919 y alcanzado las posiciones que le definían: clases medias, agrarismo y gran industria.

. . .

He aquí los principios esenciales del fascismo, así como se deducen de la "Doctrina política y social del fascismo", propuesta por el estatuto del PNF (Partido nacional Fascista) y escrita por el mismo Benito Mussolini.

"El fascista acepta, ama la vida, ignora y considera vil el suicidio; comprende la vida como deber, elevación, conquista; la vida que debe ser alta y plena, vivida para sí, pero sobre todo para los demás, próximos y lejanos, presentes y futuros".

El fascismo "es la negación de la doctrina del socialismo llamado científico o marxiano; la doctrina del materialismo histórico, según la cual la historia de la civilización humana se explicaría solamente con la lucha de intereses entre los diversos grupos sociales y con el cambio de los medios e instrumentos de producción" (...) "El fascismo cree todavía y siempre en la santidad y en el heroísmo, o sea en los actos en los cuales ningún motivo económico, próximo o lejano, actúa". "Se niega la lucha de clases, que de esta concepción economicista de la historia es la natural consecuencia, y sobre todo se niega que la lucha de clases sea el agente preponderante de las transformaciones sociales".

"El fascismo niega que el número, por el simple hecho de ser número, pueda dirigir la sociedad humana; niega que este número pueda gobernar a través de una consulta periódica". "El fascismo rechaza en la democracia la absurda mentira convencional del igualitarismo político y el hábito de la irresponsabilidad colectiva y el mito de la felicidad y del progreso indefinido".

"De frente a la doctrina liberal, el fascismo mantiene una absoluta oposición, y en el campo de la política y en el de la economía"

"El fascismo, de los escombros de las doctrinas liberales, socialistas, democráticas, obtiene los elementos que tienen todavía un valor de vida".

"Signo principal de la doctrina fascista es la concepción del Estado, de su esencia, de sus deberes, de sus finalidades. Para el fascismo, el Estado es un absoluto, ante el cual individuos y grupos son lo relativo".

"El Estado así como el fascismo lo concibe y actúa es un hecho espiritual y moral, ya que concreta la organización política, jurídica, económica de la Nación, y tal organización es, en al surgir y al desarrollarse, una manifestación del espíritu". "el Estado no es solamente presente, sino también pasado y sobre todo futuro".

"Las formas en que los Estados se expresan cambiando, pero las necesidades permanecen". "El fascismo quiere el Estado fuerte, orgánico y al mismo tiempo apoyado sobre una amplia base popular". "El Estado fascista es una voluntad de potencia y de imperio".

. . .

"El fascismo no es una táctica, es una idea: la unidad. Frente al marxismo, que afirma como dogma la lucha de clases, y frente al liberalismo, que exige como mecánica la lucha de partidos, el fascismo sostiene que hay algo sobre los partidos y sobre las clases, algo de naturaleza permanente, trascendente, suprema: la unidad histórica llamada Patria." (O.C. pag. 43)

fascismo movimiento

Para Renzo de Felice (" Entrevista sobre el Fascismo ") " El fascismo - movimento es el " hilo rojo" que une marzo de 1919 a abril de 1945" (...) Por lo que se refiere al fascismo-movimiento hay fases, periodos, momentos, pues no son un "continuum", no obstante su diversificación" (...) "Es la vitalidad del fascismo, mientras el Fascismo partido ("il regime") es en cierto modo su negación".
"El fascismo - movimiento es el de la veleidad renovadora, la interpretación de ciertas exigencias, de ciertos estímulos, de ciertos motivos de renovación; es el del "revolucionarismo" que hay en el fascismo mismo, que tiende a construir algo de nuevo. Es un conjunto de elementos, sobre todo culturales, que son los del fascismo intransigente y "pre - marcha sobre Roma", pero son en algún modo algo de nuevo y de diverso (y de sucesivo) que constituye la autorrepresentación del fascismo proyectada en el futuro, más allá de los condicionamientos, de los "miedos", de las frustraciones impuestas por el régimen, más allá de la misma vida de Musssolini.

. . .

"Y bajo este perfil, esta es una componente esencial para entender el consenso; es la componente moral al lado de la material (la de la seguridad) ("El fascismo-régimen, en cambio, es la política de Mussolini, es el resultado de una política que - querida o no - tiene de fascismo solo la superestructura de un poder personal, de una dictadura, de una línea política que en muchos aspectos se hace cada vez más heredera de una tradición")
El discurso de la continuidad fractura que hoy viene hecho tan a menudo por la historia de Italia, en relación al prefascismo, al fascismo y al posfascismo, que se articula a través del discurso sobre el fascismo - régimen. Tiene una línea que constituye una fractura neta entre prefascismo y el fascismo. Y en este sentido el posfascismo es, por ciertos aspectos, continuidad del régimen, no del movimiento. No se si esto es un juego de palabras, pero no lo creo.

. . .

"El fascismo - movimiento ha sido la idealización, la veleidad de un cierto tipo de la clase media emergente..." (...) "... una clase media emergente, que tiende a realizar una propia política en primera persona." (...) "Digo emergente porque en general este discurso ha partido de un determinado punto: un desclasamiento de ciertas clases medias que se proletarizaron y que, para huir de este destino, se rebelaron. En suma, esquematizando, el fascismo de los desplazados, de los fracasados. No pongo en duda que haya casos distintos. El Fascismo - movimiento, en cambio, ha sido en gran parte la expresión de ciertas clases emergentes, es decir, de ciertas clases medias que buscaban participar y el poder político".
"Ampliando las filas, el fascismo se abrió indudablemente un poco a todas las clases sociales, pero su fuerza, tanto cuantitativamente como en particular por lo que concernía a los cuadros y los elementos mas activos política y militarmente, se caracterizó en sentido pequeño-burgués, dando a todo el movimiento el carácter de un fenómeno que tenia los aspectos de clase".

. . .
 

Esto explica, en mi opinión, su escasa penetración en las regiones más tradicionales, donde la pequeña burguesía no era moderna y, en tanto, estaba más integrada. Un carácter éste, que dio al Fascismo-movimiento la posibilidad de constituir el más importante punto de referencia y de atracción para los sectores de la pequeña burguesía que aspiraban a una propia participación y dirección de la vida social y en la política nacional, sectores que no reconocían a la clase dirigente tradicional y a la política, en especial ni la capacidad ni la legitimidad de gobernar, y sea confusamente contestaban también la posición social que ella representaba. Fue la Primera Guerra Mundial la que movilizó toda una parte de la sociedad italiana, que estaban hasta entonces aparte. Y a otra parte, movilizada por la guerra, y sin embargo excluida del poder efectivo, de la participación, que tendía luego, a través del fascismo, a reivindicar y adquirir estas funciones". (Renzo de Felice ob. cit.)

fascismo y poder

"Diría que el fascismo ha sido favorecido inconscientemente por casi todas las fuerzas políticas de tipo liberal-democrático, sobretodo en el sentido en absoluto de su propia conveniencia. Fue favorecido en el 1922 cuando llegó al gobierno, en la idea de que pudiese ser constitucionalizado haciéndole sitio en el gobierno. Nadie se había percibido de su carácter y de su profunda novedad respecto a las demás fuerzas políticas con las cuales convivió.
En el primer periodo, del 19 al 20, hasta después del "gran miedo" por la ocupación de las fábricas y los hechos del Palacio de Accursio y del Castello Estense, el fascismo no había sido tomado en consideración antes por ninguno y no había tenido ningún papel político de relieve, por su debilidad, su antigüedad y el extremismo subversivo de sus programas y de sus dirigentes".

. . .

"En la fase sucesiva, de finales del 19 a mitad del 22 ( al fracaso de la "huelga legalizada") las cosas cambiaron. Es indudable que en las zonas agrarias, especialmente allí donde las organizaciones obreras y el sistema asociativo era más fuerte, el fascismo tuvo el masivo apoyo y la ayuda económica de los agrarios. Mas este discurso, que vale para el campo, vale mucho menos para las ciudades y para el mundo económico industrial y financiero.
Aquí el fascismo encontró indudablemente sostenedores y ayudas, a veces muy consistentes. Pero diré, a título personal; se financiaban las escuadras para que "limpiaran" localmente el orden; pusieran en crisis las organizaciones sindicales rojas y blancas, impidieran las huelgas... Pero es no es un fenómeno general sino que es un fenómeno que se refiere esencialmente a los industriales pequeños y medios. Eran las pequeñas industrias, las que sufren mayores dificultades económicas, las que tienen menos reservas y menos capacidad de contratación, las que necesitaron cultivar al fascismo."

. . .

"Mucho menos lo hace la gran industria. Aunque también financiaron a los fascistas; hay pruebas. Pero no con fuertes sumas y, en todo caso, tienen todo el aire de subvenciones esporádicas y para evitar dificultades en las fábricas. El pequeño industrial quería ser apoyado y ayudado; el grande, sustancialmente, quería que ante todo los fascistas no dieran lugar a desordenes que agravasen las situaciones en las fábricas, y se contentaban restringiendo en alguna medida sus peticiones de ayuda económica.
En todo caso hay que excluir que las grandes fuerzas económicas hayan tendido a llevar al fascismo al poder. El fascismo para ellos era una guardia blanca que sin embargo resuelta su misión, debían volverse a casa, no asumir el poder. Diría que es difícil contestar que el mundo económico italiano en 1922 se comportó como el mundo político; pensó incluso insertar al fascismo en el gobierno para vaciarlo; no pensó desde luego en darle el poder en primera persona. También el mundo industrial en octubre de 1922, en soluciones con Giolitti, Orlando o, sobre todo, con Salandra, pero siempre en posición subordinada. Se llegó hasta esperar a formas de gobierno, con Mussolini como Ministro del Interior. Esto significaba que no sólo el fascismo debía ser constitucionalizado y "desvirilizado", sino que incluso que, si las escuadras provocaban desordenes, Mussolini mismo les debía meter en cintura. Lo que era una prueba de realismo y de ignorancia única, pero conforma que el mundo económico se comportó como el político, nutrió las mismas esperanzas y los mismos proyectos.
El verdadero nudo a desliar para entender cómo el fascismo ha llegado al poder, no es la posición del mundo económico, sino del de la masa del fascismo en el 21-22, tanto a niveles de adherentes como de opinión pública.
La verdadera fuerza que le llevó al poder era la autonomía de esos poderes establecidos". (Renzo de Felice, ob. cit.)


fascismo en francia

"Y esa corriente intelectual francesa, que genera una cierta ola de antisemitismo (recordemos el affaire Dreyfus), potenciado con el componente filosófico hegeliano divinizador del Estado, era lo que más tarde va haciendo surgir políticas fascistas en distintos países. Entre ellas, en la misma Francia, donde surgen múltiples e importantes movimientos "prefascistas". Algunos de derechas, como l'Action française, Le Faisceau, Les jeunesses patriotes y, singularmente, la Ligue des Croix-de-Feu. Pero en Francia, se cumple asimismo a la perfección una de las características más señaladas del fascismo, que es su odio y simultáneamente su paradójico proximidad al marxismo, de modo que los Partidos de la izquierda crean el "socialismo nacional", y Déat y Doriot, líderes de los dos más importantes partidos fascistas franceses eran anteriormente socialista o comunistas, como sus planas mayores y muchísimos de sus militantes. Igual que ocurre en Italia con Mussolini. Y aunque más tarde, personajes tan dispares como Mitterrand o Mounier tuvieron debilidades sucesivas por ambos tipos de totalitarismos. (J.M. Otero Novas. ob cit., p. 334)

. . .

"...Francia es sin duda y con todos los merecimientos el país de la libertad y del asilo político. Pero simultáneamente es la patria del fascismo, como fruto tardío de las acciones y reacciones de la Revolución de 1789. Si bien examinamos la historia de Francia, veremos que en siglo XIX fue una auténtica tormenta de ideas. Junto a las minorías revolucionarias exaltadas - el espíritu jacobino luego unido al socialista y marxista -, existió una base de población que aplaudía los avances, aunque quería compatibilizarlos con las ideas tradicionales; pero naturalmente ese espíritu predominante de prudencia, era aprovechado por el absolutismo del ancíen regime. que deseaba la pura vuelta atrás. Las tensiones estos tres polos, muy intensos los tres, provocan en el siglo XIX francés dos Imperios, cuatro familias reinantes, tres Revoluciones, dos Repúblicas y no pocas guerras fuera dentro y fuera de sus fronteras. 1830, 1848 y 1870 parecieron momentos en los que definitivamente había desaparecido el espíritu absolutistas de anciene regime, quedando el terreno libre para los jacobinos avanzados y los prudentes centristas. Pero no fue así. Cierto que el pensamiento absolutista se acabó quedando huerfano del ingrediente monárquico; pero era muy fuerte e incluso culto, y espoleado por el espíritu romántico de la época, propagó los viejos valores de la tierra, la lengua, la justicia, combinándolos con los de nación y progreso. Son primero los Barrés y, más tarde, quienes todavía reaccionando contra el término de la Revolución de 1789 y sus herederos vuelven por los fueros de la autoridad y la jerarquía, con espíritu nuevo, tenso, deliberadamente joven" (J.M. Otero Novas, ob. cit.p. 336 )

. . .

Vicente Cacho Viv, en "revisión de Eugenio D'Ors, Cuaderno Colina, Barcelona, 1997, sostiene también como Otero, que el fascismo doctrinal nació en Francia.

fascismo, la moda del

La moda del fascismo está en el ambiente, está en los escaparates de las librerías ("En torno al fascismo italiano", de Francisco Cambó; "Italia Fascista", de Joan Chabás; "La técnica del Golpe de Estado", de Curcio Malaparte; "Conversaciones con Musssolini", de Emil Ludwig;", de Gonzalo Blanco; "El Estado Corporativo", de Harold F. Goad; "Fundamentois Económicos del Fascismo", de Paul Einzig; Giorgio Alberto Chirico "Storia della rivoluzione fascista; Italo Balbo "La marcha sobre Roma"; Herman Finer "Mussolini's Italy";Pierre Drieu La Rochelle: "Socialismo fascista"; Otto Forst de Battaglia "Proceso de la dictadura"... Otro tanto se puede decir del arte, en el que dejó su influencia, especialmente en la arquitectura, escultura, pintura, la poesía, el teatro, la novela...Toda una cultura representó esta ideología en sus primeros años, que sólo la guerra mundial apagó en sus principales destellos y aportaciones.


fascismo y falange

Desde el principio de su historia, Falange Española negó que tuviera carácter fascista una doctrina reformadora, con una fuerte propuesta social y cristiana, netamente nacional española, conservadora de sus mejores esencias tradicionales e históricas y revalorizadora de la libertad en un marco de convivencia democrática auténtica, fuera de la concepción liberal-capitalista y de toda ideología socialista de matriz marxista. A este efecto, en diciembre de 1934, José Antonio redactó una nota para la prensa, en la que se afirmaba el carácter español de su ideología.

"La noticia de que José Antonio Primo de Rivera, jefe de Falange Española de las J.O.N.S se disponía a acudir a cierto Congreso Internacional fascista que está celebrándose en Montreux es totalmente falsa. El Jefe de la Falange fue requerido para asistir, pero rehusó terminantemente la invitación, por entender que el genuino carácter nacional del Movimiento que acaudilla repugna incluso la apariencia de una dirección internacional.
Por otra parte, la Falange Española de las JONS no es un movimiento fascista; tiene con el fascismo algunas coincidencias en puntos esenciales de valor universal, pero va perfilándose cada día con caracteres peculiares y está segura de encontrar precisamente por ese camino sus posibilidades más fecundas." (Nota publicada en la prensa española el 19 de Diciembre de 1934, redactada por el propio José Antonio)

. . .

"Nuestro movimiento... jamás se ha llamado fascista en el más olvidado párrafo del menos importante documento oficial ni en la más humilde hoja de propaganda" (O.C. Pag. 913)

. . . .

"Ha surgido una nueva entidad denominada Fascismo Español, que quiere especular también con el ambiente del momento. Falange Española de las J.O.N.S. quiere hacer constar que tampoco tiene nada que ver con este movimiento ni con los actos de propaganda que organiza" ("José Antonio íntimo", pag.287)

. . .

"Pero, sobre todo, una cosa es trascendental en los movimientos políticos para convertirse en objeto de la atención universal, y ésta la tuvo el fascismo en alto grado; el acierto de definición exacta con que expresar los males contemporáneos. Cuando el fascismo apareció, acertó a presentar un cuadro conceptual genialmente acorde en los sustancial con la realidad histórica. Los términos en que se debatían las pugnas políticas hacía tiempo que habían perdido vigencia. Eran tan solo un entramado bajo el cual rebullían las auténticas pugnas.
Probablemente, el fascismo, como todos los sucesos históricos fundamentales, entraña una magnitud de tal sentido, que se escapó incluso a sus mismos fundadores. Es muy posible que el fascismo simbolice no ya la ofensiva contra un régimen que a pasos agigantados caminaba hacia el comunismo, sino una voluntad latente e inexpresada todavía de ofensiva contra todo un modo de entender la existencia, creado por el pensamiento moderno, y que pudiéramos llamar "la vida como civilización"; en nombre de una actitud de tipo religioso que propugne "la vida como servicio". Pero lo cierto es que este acierto singular del fascismo lo convirtió desde su nacimiento en centro de gravedad de las pugnas políticas y, sobre todo, en punto de referencia en el conjunto político universal". (José Luis de Arrese "El Estado totalitario en el pensamiento de José Antonio" Ed. De la Vicesecretaria de Educación Popular" , Madrid, 1945)

. . .
 

"Le fascisme. C'est quoi le fascisme?... Una idee? Peut - etre mais surtout un etat d'esprit. Ou un style" (Alain de Benoist)

. . .

" Renzo De Felice, que ha dedicado buena parte de su vida a estudiar la personalidad de Benito Mussolini y la parábola histórica de su movimiento, ha precisado con argumentos definitivos las diferencias del fascismo italiano respecto de otras agrupaciones, partidos o movimientos - incluido, claro, Falange Española -, sin que por ello importa desentenderse de las analogías existentes entre ellos. En efecto, porque cuando se afirma el carácter nacional del fascismo, negando que sea o pueda ser mercancía de exportación, a nadie se le ocurre pensar en una realidad cerrada sobre sí misma, ajena por completo a las cosas de este mundo o en un fenómeno folklórico, aferrado con uñas y dientes a la tierra. Al reaccionar contra idénticos enemigos, necesariamente las afinidades debían existir no sólo en aspectos accidentales o secundarios, sino aspectos substanciales que justifican las palabras de José Antonio:"Dejemos que nos digan que imitamos a los fascistas. Después de todo, hay por debajo de las características locales, unas constantes que son patrimonio de todo el espíritu humano y que en todas partes son las mismas" (O.C. pag.195) (Vicente Gonzalo Massot ob. cit p.142.)

. . .

"Nolte cree que los orígenes del fascismo hay que ir a buscarlos a un triple fuente: los nacionalistas de Enrico Corredini, los legionarios de la expedición de D'Annunzio a Fiume y los marxistas, separados del partido socialista y agrupados en torno a Mussolini. "Estos tres grupos -añade el profesor alemán - dieron al fascismo los dirigentes, la ética y las ideas. El fascismo no puede comprenderse sin considerar el carácter del nacionalismo italiano, los acontecimientos de Fiume y la época socialista de Mussolini" (E.Nolte op, cit.) "Así, pues, la superposición de un motivo socialista a otro nacionalista deber ser el primer dato positivo a retener en la fenomenología del fascismo. Este, frente al socialismo proletario internacionalista, presenta su ideario como el de un "nacionalsocialismo" (Salvador de Brocá op. cit.)

. . .

"Yo he visto en el fascismo dos posibilidades según su dirección vital, que para precisar denomino fascismo positivo y fascismo negativo. Como el fascismo nació como un proceso reactivo dentro del espíritu de la revolución, en su origen tenia matices, varios perfectamente revolucionarios. Entiendo por fascismo progresivo aquel que separándose más del cauce materialista en que nació, se va espiritualizando progresivamente e identificando los principios en que inspira su ordenación política con los del derecho publico cristiano.
Fascismo regresivo es, naturalmente, el contrario, aquel en que va decreciendo su intensidad contrarrevolucionaria y extraviándose vuelve a la vuelta de un recodo a encontrarse en el punto de partida". (Marqués de la Eliseda "El sentido fascista del Movimiento Nacional", Santander, 1939)

. . .

"El Papa no ha condenado nunca al fascismo italiano. Ha llamado a Mussolini "hombre dado a Italia por la Providencia divina". Ha dado capellanes a todas las legiones de camisas negras. Ha celebrado los beneficios sociales y religiosos de la Iglesia, desde el crucifijo en las escuelas hasta la elevación moral de Italia en todos los aspectos de la vida. Pero el fascismo ha sido condenado como anticatólico en "El Heraldo" por el señorito Gil Robles, que estaba nervioso precisamente después de la emoción unánime producida ante los cristianos honores rendidos a uno de nuestros muertos. El señorito Gil Robles debe entender que los anatemas de la Santa Madre Iglesia no puede nunca venir tan bajos ni desde tan bajo lugar.
Entre "El Heraldo" y el "Acta Apostólica Sedis" hay poco más o menos la misma distancia que entre el anatema del señor Gil Robles y el anatema del vicario de Cristo". (Rafael Sánchez Mazas "Fundación, Hermandad y Destino". Ediciones del Movimiento, 1957)

. . .

"Nos dicen que somos imitadores. Onésimo Redondo ya ha contestado a esto. Nos dicen que somos imitadores porque este movimiento nuestro, este movimiento de vuelta hacia las entrañas genuinas de España, es un movimiento que se ha producido antes en otros sitios. Italia y Alemania, se han vuelto hacia sí mismas en una actitud de desesperación para los mitos con que trataron de esterilizarlas, pero porque Italia y Alemania se hayan vuelto hacia sí mismas y se hayan encontrado enteramente a sí mismas, ¿diremos que las imita España al buscarse a sí propia? Estos países dieron la vuelta sobre su propia autenticidad, y al hacerlo nosotros, también la autenticidad que encontraremos será la nuestra, no será la de Alemania ni la de Italia, y, por tanto, al reproducir lo hecho por los italianos o los alemanes seremos más españoles que lo hemos sido nunca". (O.C. pag. 194)

. . .

" Pero porque resulta que nosotros hemos venido a salir al mundo en ocasiones en que en el mundo prevalece el fascismo - y esto lo aseguro al señor Prieto que más nos perjudica que nos favorece - ; porque resulta que el fascismo tiene una serie de accidentes externos intercambiables, que no queremos para nada asumir; la gente, poro propicia a hacer distinciones delicadas, nos echa encima todos los atributos del fascismo, sin ver que nosotros sólo hemos asumido del fascismo, aquellas esencias de valor permanente que también habéis asumido vosotros, lo que llaman los hombres del bienio; porque lo que caracteriza al periodo de vuestro Gobierno es que, en vez de tomar la actitud liberal bobalicona de que al Estado le da todo lo mismo; vosotros tenéis un sentido del Estado que imponéis enérgicamente. Ese sentido del Estado, ese sentido de creer que el Estado tienen algo que hacer y algo que creer, es lo que tiene de contenido permanente el fascismo, y eso puede muy bien desligarse de todos los alifafes, de todos los accidentes y de todos las galanuras del fascismo, en el cual hay unos que me gustan y otros que no me gustan nada" (O.C. pag. 268)

. . .

"Confirmar el fascismo como "una política de guerra en todos sus aspectos y en todas sus formas, como quiere Ridruejo, puede ser una ambiciosa experiencia personal frustrada, pero no una definición analítica del fenómeno".
El fascismo de José Antonio fue una suposición levantada por Gil Robles, alimentado por Indalecio Prieto y exasperada por los iconoclastas del Estado" (A. M. Alonso. ob cit p. 102.)

. . .

"Acepto como innegables la forma y el estilo fascistas para reanimar el espíritu, y como inaplazables los principios y la urgencia de pregonarlos en una España sin fe, sin unidad, sin esperanza, sin alma y sin futuro, desencuadernada de Europa y hambrienta. Como no cabe dudar de que se pregunta: ¿Pero, por qué misterioso motivo se empeña él en decir que está en desacuerdo con nosotros? (A.M.Alonso. ob cit.p. 109)

. . .

"José Antonio comulga con el fascismo en su oposición frente al marxismo, como lucha de clases, y frente al liberalismo, como lucha de partidos, y coincide en afirmar, por encima de esa máxima pungente, la unidad permanente de la Patria.
José Antonio depura el fascismo al precisar que la Patria no se identifica en sinonimia conceptual con el Estado, sino que el Estado es el órgano del pensamiento nacional constante, del principio a todos.
José Antonio originaliza al fascismo cuando eleva a los sindicatos de trabajadores a la directa dignidad de órgano del Estado, apuntando la idea - no expresada en el fascismo - de un Estado sindicalista" (A. M. Alonso. ob cit.p. 105)

. . .

"Por obra de una taumaturgia endemonizada el vocablo fascismo se ha convertido en un dicterio, como el macho cabrío sobre el que derramen los sacerdotes de la nueva y de la vieja alianza política, la copa de los crímenes más nefandos y el ánfora de las injusticias y de las tiranías. Ser fascista es hoy una ignominia y declararse fascista una depravación moral y una provocación criminal. El término fascista no es un vocablo del diccionario de hombre libre, se interpreta como un grito salvaje en el Código de circulación". (A.M.Alonso. ob cit.)

. . .

"En el nombre proscrito del fascismo, José Antonio y su doctrina son hoy para muchos sangre quemada, cenizas aventadas por el soplo retórico de la democracia, blando y próspero para el imperialismo soviético" (A.M.A. ob cit p.93.)

. . .
 

"A José Antonio le han amarrado a la galera naufragado del fascismo. Los adversarios, los enemigos y algunos entusiastas le han clavado el epíteto de fascista en el tajamar de su pensamiento político como un mascaron de proa. Por su presunto fascismo, la doctrina, la actitud y la figura de José Antonio ha sido agredida, sumergida y enlutada". (A.M.A. ob cit.p.93)

. . .

"Pero la suerte está echada. Los "fascistas hinchados de viento" y los "madrugadores", muerto José Antonio, el 20 de noviembre de 1936, encontraron más rentable la facistización - ¡horrible vocablo! - del Movimiento nacionalsindicalista, obligando a las nuevas generaciones a vaticinar sobre la coyuntura de la Falange, maltratada y dispersa, si es que se avienen a la meditación bíblica que para su pueblo profetizó Ezequiel". (A.M.Alonso. ob cit.p.113)

. . .

"Su desgana por el epíteto "fascista", espetado a José Antonio, constituyó por los políticos socialmarxistas de la II República española, para los reaccionarios monárquicos y para los demócratas cristianos, un fácil y demagógico expediente de intimidación primero, y de acusación penal y política siempre. José Antonio no se amedrentó, denuncia la carga de falsedades y de incomprensión que arrastraban las acusaciones, pero no se responsabilizó con el fascismo, como fenómeno de importación, no prohijó para España motivación alguna que no fuera genuinamente española". (A.M.Alonso. ob citp. 109.)

. . .

"Al vocablo "fascista" le tiene en menos; el epíteto lo sufre por gallardía, para no dejarse intimidar por los que le lanzan como denuesto; al ritual y a las formalidades del fascismo no las considera necesarias y a veces le resultan impertinentes. Para José Antonio es circunstancial, ganga o externo en el fascismo la organización técnica corporativa, las camisas de uno y otro color, los desfiles, las estadísticas. El fascismo como promotor de un sentido del Estado, ese sentido de creer que el Estado tiene algo que hacer y algo en que creer, que es lo que caracteriza en esencial y profundidad al Movimiento, puede muy bien desligarse de todas los alifafes, de todos los accidentes y de todas las galanuras - dice José Antonio a Indalecio Prieto - en el cual hay unos que me gustan y otros que no me gustan nada" (A.M.Alonso. ob cit p.109.)

. . .
 

"Del fascismo no saben nada, ni se han preocupado por saberlo, los objetores. Actúan contra él como publicitarios políticos de ocasión, como demagogos. A falta de textos atractivos en su programa, arremeten contra el fascismo como recurso oratorio. Utilizan a la Patria como pavés y del catolicismo como catapulta. La verdad es que Gil Robles operó en su táctica oratoria como un escuadrista improvisado. Lo que importaba no era tanto desaconsejar una doctrina, por su peligrosidad dogmática, cuanto monopolizar personalmente la jefatura de la reacción española, empalideciendo personalmente el prestigio creciente de José Antonio. Si se me permite diré que Gil Robles quiere arrebatar a José Antonio la gracia del magisterio y del estilo, y no encuentra otros caminos que el de personalizar en si las virtudes descargando sobre José Antonio la extranjería de la doctrina" (A.M.Alonso. ob. cit.p.106)

. . .
 

Cuando José Antonio negaba tan rotundamente ser fascista, no estaba tratando de defenderse de una acusación, como si el fascismo le molestase. La palabra no había adquirido aún el tono peyorativo que tiene en nuestros días. Todo lo contrario: en los años del sorprendente desarrollo económico y político de Italia y del ascenso casi incontenible de Hitler hacia el poder, era tinte de honor para muchas personas compartir esos vientos nuevos. De modo que Ledesma Ramos, Onésimo Redondo y José Antonio querían decir que no pretendían copiar a nadie sino buscar para los tremendos problemas del momento, una solución que fuese realmente española. Las JONS y Falange Española pretendían buscar sus raíces en la Historia misma de España y en su contenido." (Luis Suárez Crónica de la S.F." , "Nueva Andadura, Madrid, 1992p. 21)

. . .
 

"El insulto más empleado en el vocabulario político mediático es sin ningún lugar a dudas el de fascista, sinónimo de fanático, mamporrero reaccionario y nervioso, encarnación del mal absoluto. Hace algunos años, el ensayista Claudio Quarrantoso publicó un divertido y edificante libro titulado "Tutti fascisti" (Roma, 1076), compuesto de un millar de citas de políticos, escritores y periodistas, de los sistemas, categorías sociales, política y religiosa, filosofías e ideas más diversas y contradictorios. Fascistas o protagonistas serían Platón, Alejandro el Grande, César, Dante, Nietszche, Napoleón, De Gaulle, Franco, Indira Gandhi, Mao, Marcuse, Trostky, Stalin, Tito, Solzhenitse, etc.
Fascistas serían o habría sido Cuba, URSS, Estados Unidos, Yugoslavia, Francia, Alemania, Chile, España, Portugal, Sudáfrica, Israel, etc."(Arnaud Imatz, ob cit.p. 214)

. . .

. . .

. . .
 

"La primera agrupación política fascista de España la creó Ramiro Ledesma Ramos, un universitario en paro que se había especializado en matemáticas y la filosofía. También en este caso (G. Caballero) la inspiración era primordialmente italiana, y su grupito recibió el nombre de Junta de Ofensiva Nacionalsindicalista (término bastante equivalente al de "Fasci Italiano de Combattimento") y su semanario "La conquista del Estado", el mismo título que el de una antigua publicación que había dirigido el importante escritor fascista Curcio Malaparte. Pero aunque Ledesma obtenía su inspiración de Italia (y también en parte de Alemania, lo que le llevó a peinarse algún tiempo como Hitler), pronto adquirió clara conciencia de la necesidad de evitar, o al menos evitar en apariencia de la imitación del fascismo italiano o de otros movimientos extranjeros". (Stanley G. Payne "co y José Antonio", Planeta, Barcelona,1997, pag 139)

....................................................................................................
 

fea

"En 1937 aparecieron una serie de octavillas que atacaban la captura de la Falange por el gobierno militar y que estaban firmadas por "Falange Española Auténtica (FEA)".Parecía claro que estas hojas estaban impresas en el extranjero, probablemente en Francia, y causaron poco efecto. Algunos rumores relacionaron la aparición de estas octavillas con Vicente Cadenas, el último delegado nacional de Prensa y Propaganda antes de la Unificación y que había huido a Francia después del 19 de abril. Más tarde Cadenas negó haber tenido nada que ver con la iniciativa y, por todo lo que el sabía, que existiera en aquel tiempo, una organización llamada FEA. También se sugirió que el folleto había sido concebido por Indalecio Prieto, aunque éste nunca reconoció posteriormente tal actividad. Habiendo fracasado en su propósito, las octavillas pronto desaparecieron, pero la FEA continuó siendo una preocupación para la jefatura de FET" (Payne, ob. cit. p. 395)

FE

Revista de información y pensamiento político de Falange Española. Inició su publicación el día 7 de diciembre de 1.933 y finalizó el 19 de julio de 1934. Pese a su corta existencia, "FE" fue una publicación que sirvió a dos fines: presentar al nuevo movimiento español y servir de revulsivo a la vida española. En el sumario del primer número, se atiende al primero de los objetivos, mediante la publicación de los Puntos Iniciales, declaración doctrinal de Falange Española. Sobre aspectos de la actualidad de entonces escriben Ruiz de Alda, Samuel Ros, Eugenio Montes, José Antonio, Jiménez Caballero, José Maria Alfaro, Simón Valdivieso, Victor D'Ors, etc. Se presentaba como un manifiesto frente la realidad de la II República al segundo año de su existencia, cuando ya se había empezado a desvanecer la fuerza de sus mitos.

. . .

fe

"Toda gran política se apoya en el alumbramiento de una gran fé. De cara hacia afueras -pueblo, historia... - la función del político es religiosa y poética. Los hilos de comunicación del conductor con su pueblo no son ya escuetamente mentales, sino poéticos y religiosos" (O.C. pag. 747.)

. . .

"De este modo, el socialismo encerró a los pueblos en una tremenda desesperación, que aumenta con la falta de amor y con la falta de sentimiento. Por otra parte, el liberalismo ha perdido la fe hasta en las ideas; para él todo es igual, y entonces Europa, desesperada, cuando cree llegados sus últimos momentos, se abraza a la fe; se da cuenta de que en el corazón hay amor, hay fraternidad, hay unión, y, como entonces, nosotros no podemos perder el tiempo y hemos de luchar para que España vuelva a recobrar su vida. Hay quienes suponen que el movimiento nuestro es un ataque; que luchamos porque la burguesía se encuentra en peligro y tenemos que defenderla; pero no, lo que queremos es que todos los del pueblo participemos de nuestra Patria grande, de nuestra Patria noble, de nuestra Patria única, y que con nuestro esfuerzo podamos sacarla a flote, corriendo todos la misma suerte, a semejanza de los que caminan en un barco, que, si este naufraga, pierden todos la vida, y si alguno consiguiese llegar a puerto seguro, todos llegarán con él a ese puerto seguro. A eso venimos nosotros. A devolveros la fe para esta empresa común en que todos somos lo mismo" (O.C. pag. 153)

. . .

"Nuestra Falange, portadora de la nueva fe, volverá a hacer de España una nación e implantará en ella la justicia social. Le dará pan y fe. El sustento digno y la alegría imperial" (O.C. pag. 237)

. . .

"España; he ahí lo prohibido. Aquí y ahora no hay nada que se considere más vituperable que el proclamar la fe resuelta en España. Si se levanta la voz claramente contra los manejos separatistas, se delinque. Si se rompe la cobarde conspiración de silencio que rodea a la insolencia de la Generalidad, se delinque. Si se mantiene vida una organización que predica la ambición histórica y una justicia social para España, se delinque. ¡Nadie hable a voces! Las voces molestan mucho a las juventudes (¿) de la C.E.D.A., todas tan modosas, tan cautas, tan hábiles y tan dispuestas a transigir en todo, por santo que sea, con tal que les dejen compartir el mando, tras la cortina, con el señor Salazar Alonso" (O.C. pag. 282)

. . .

"Habréis podido observar que en los actos públicos de propaganda política los oradores, por regla general, vienen a pedir algo, a hacer público promesas halagadoras o a excitar sus pasiones, nosotros, por el contrario, donde vamos en nuestra cruzada, sufriendo molestias, venciendo obstáculos y aun arrostrando peligros, sólo hablamos de nuestra fe en España, y su destino, y sólo aspiramos a infiltrar esa fe y esa creencia en quienes nos escuchan. Porque es triste y angustioso ver cómo los españoles consumen sus energías en luchar unos contra otros, pensando sólo en solventar entre sí odios y rencores, con olvido de España, a la que tratan de rendir y aniquilar." (O.C. pag. 289)

. . .

" He aquí, camaradas, cómo ahora más que nunca son necesarias las consignas de nuestra fe. Antes, todavía, la incomodidad ahuyentaba el sueño de España; ahora nada cierra el paso al sopor. Todos los gusanos se regodean por adelantado, con la esperanza de encontrar otra vez a España dormida para recorrerla, para recubrirla de baba, para devorarla al sol. Sea cada uno de vosotros un aguijón contra la somnolencia de los que os circundan. Esta común tarea de aguafiestas iluminados nos mantendrá unidos hasta que el otoño otra vez nos congregue junto a las hogueras conocidas. El otoño, que acaso traiga entre sus dulzuras la dulzura magnífica de combatir y morir por España" (O.C. pag. 619)

. . .

"Pero no basta la exclusión. Hay que proponerse, positivamente, una tarea. La de dar a España estas dos cosas perdidas: primera, una base material de existencia que eleve a los españoles al nivel de seres humanos; segunda, la fe en un destino nacional colectivo y la voluntad resuelta de resurgimiento. Estas dos cosas tienen que ser las que se impongan como tarea el grupo, el frente en línea de combate de nuestra generación. Y hace falta, para que nadie se llame a engaño, decir lo que contienen estas dos proposiciones terminantes" (O.C. pag. 715)

. . .

"Pues bien: ese gran movimiento nacional ya existe. Contra todas las persecuciones, contra todas las dificultades, bajo el silencio tramposo de la Prensa capitalista, ese movimiento ha penetrado ya en todos los pueblos de España y se extiende cada minuto. Su triunfo está próximo. Quizá algún escéptico sonría al leer esta frase; pero los escépticos, los cautos, se han equivocado siempre. Sólo la fe mueve montañas y la fe es un gran destino español, es el patrimonio de ese movimiento que os convoca a sus filas. Se llama Falange Española de las JONS". (O.C. pag 755)

. . .

" Frente al bloque de izquierdas, nosotros abogamos por un frente nacional, que cerrará implacable el paso a la revolución con barreras infranqueables a los flancos, pero que sabrá escaparse por arroba en aspiración imperial. No se ha hecho esto y hoy renacen las consignas de 1933. Y volverán a surgir en 1940, repitiéndosenos que se va a hundir la civilización cristiana. Pero para que no se hunda tenemos que poseer algo más que la consigna del miedo; una fe profunda en España. Frente a los gritos de abajo esto y abajo lo otro, hay que gritar: "¡Arriba España, una, grande y libre; por la Patria, el pan y la justicia!" (O.C. pag. 859)

. . .

" Mientras tantas hinchadas apariencias se hundieron al primer golpe de adversidad, la Falange, sin dinero y perseguida, es la única que mantiene su alegría de un resurgimiento de España y su duro frente contra asesinatos y tropelías". (O.C. pag. 912)

Estilo, Doctrina. Hombre.

felicidad

" La felicidad es como la gracia. En el fondo, la felicidad "es" la gracia. Y el sentido primitivo que acaso, cuando verdadero, fue un estado feliz, es como el estado de inocencia: no se recobra jamás una vez perdida. La gracia sí; pero por otro camino: por el de la penitencia, por el del rigor. Quien ha perdido una vez la gracia inocente no llega a encontrarla siendo "bueno", en el sentido literario y flojo de la palabra; bueno a la manera blanca, blanda, filantrópica, dulce, de la Sociedad Protectora de Animales o del Ejército de Salvación. Esta es una falsa, satánica manera de cubrir en falso, con piel cerrada en falso, mucha carne podrida de culpas. Se puede volver a la gracia por la limpieza enérgica, dura, sincera, dolorosa y dolorida de la penitencia" (O.C. pag. 128)

Doctrina. Estilo. Hombre. Fe.

. . .

feminismo

"Habéis querido, mujeres extremeñas, venir a acompañarnos en nuestra despedida. Y acaso no sabéis toda la profunda afinidad que hay entre la mujer y la Falange. Ningún otro partido podréis entender mejor, precisamente porque en la Falange no acostumbramos usar ni la galantería ni el feminismo.
La galantería no era otra cosa que una estafa para la mujer. Se la sobornaba con unos cuantos piropos, para arrinconarla en una privación de todas las consideraciones serias. Se la distraía con un jarabe de palabras, se la cultivaba una supuesta estúpida, para relegarla a un papel frívolo y decorativo. Nosotros sabemos hasta dónde cala la misión entrañable de la mujer, y nos guardaremos muy bien de tratarla nunca como tonta destinataria de piropos.
Tampoco somos feministas. No entendemos que la manera de respetar a la mujer consista en sustraerla a su magnifico destino y entregarla a funciones varoniles. A mi siempre me ha dado tristeza ver a la mujer en ejercicios de hombre, toda afanada y desquiciada en una rivalidad donde lleva - entre la morbosa complacencia de los competidores masculinos - todas las de perder. El verdadero feminismo no debiera consistir en querer para las mujeres las funciones que hoy se estiman superiores, sino en rodear cada vez de mayor dignidad humana y social a las funciones femeninas. (...) Ved, mujeres, cómo hemos hecho virtud capital de una virtud, la abnegación, que es, sobre todo, vuestra. Ojalá lleguemos en ella a tanta altura, ojalá lleguemos a ser en esto tan femenino, que algún día podáis de veras considerarnos ¡hombres!" (O.C. pag. 538/540)

Mujer. Sección Femenina.

feria del campo

Certamen anual monográfico sobre el campo español. El recinto de la Casa de Campo de Madrid fue el espacio seleccionado para levantar unos cien pabellones que erigieron las Cámaras Sindicales Agrarias de las cincuenta provincias españolas, con arreglo al estilo arquitectónico de cada una de ellas, lo que contribuyó al conocimiento de la realidad cultural, geográfica, económica y social de cada una de ellas. Se exhibían sus realizaciones, sus productos, sus avances. También se emplazaban pabellones especializados de industrias agrarias, y de naciones que concurrían cada año a la Feria Internacional.

" Para que este campo no pueda ser olvidado ha sido creada esta Feria Internacional, que ahora realiza la séptima de sus grandes demostraciones. España precisa, sin duda alguna de una creciente y moderna industrialización pero sin que el agro sea olvidado. Con esta Feria será imposible que las gentes de la gran ciudad olviden que el campo constituye el fundamento mismo de nuestra vida colectiva que, pese a tantas y magnificas transformaciones de las últimas décadas. España es campo y el campo es España.
La Feria Internacional, que ahora abre sus puertas, es una de las realidades de las cuales podemos sentirnos orgullosos. Casi un millón de metros cuadrados de superficie, once mil expositores y en su demostración anterior cuarto millones de visitantes, son una prueba de su importancia y del interés que en toda la nación ha provocado. Aquí se cuenta con pabellones de cuarenta naciones..." (J. Solís Ruiz, "Sindicalismo 67/68", Ediciones Populares, Madrid, 1969. p. 305-306)

Agrario. Reforma Agraria. Cultura.

fernández almagro, melchor

(1893 - 1968) Abogado, historiador y critico teatral. Nació en Granada donde inició su actividad literaria y profesional, colaborando en diversas publicaciones. Se afilió a Falange durante la guerra y en 1938 se vinculó al grupo de intelectuales que se congrega en torno a Serrano Suñer. Fue gobernador civil de Baleares y colaboró asiduamente en las publicaciones falangistas "Arriba", "Vértice", "Escorial", "El Español", ...Ingresó como crítico en ABC y, elegido Académico de la Historia, desempeño la jefatura de la Sección de Historia del Instituto de Estudios Políticos. Mas tarde abandonó sus posiciones políticas iniciales y se orientó hacia el servicio de la restauración monárquica. En 1951 ingresó en la Real Academia de la Lengua. Sus obras políticas mas destacadas fueron "Historia de la República Española" (Madrid, Biblioteca Nueva, 1940) y la "Historia Política de la España Contemporánea" (Alianza Editorial, Madrid, 1968)

fernández armesto, felipe

Periodista y escritor de Orense. Fue corresponsal de gran prestigio de "La Vanguardia" y de "YA" en Estados Unidos y Londres. Firmó con el seudónimo de "Augusto Assía" innumerables artículos y trabajos de la actualidad de su tiempo, en los que supo dotarles de gran penetración. Sobre José Antonio, afirmó:

"Confiaba en Prieto.- Se dice que queremos sacar a Primo de Rivera de su tumba en el Valle de los Caídos, otra vez, a la luz, por esos caminos. Mantenemos, empero, en las tinieblas cualquier cosa que haya podido hacer y que no vayan las gentes a enterarse de algo tan monstruoso como que Primo de Rivera confiaba, durante la guerra civil, en Prieto, y con Prieto había andado en malos pasos para formar un gobierno capaz de evitar la guerra civil que se venía encima. Y así no vamos de tumbo en tumbo, sin de tumba en tumba". (Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit. p. 170).. . .

fernández canepa, heliodoro

Médico, jefe del SEU de la Facultad de Medicina de la Universidad Central, consejero nacional de FE. Fue detenido durante la guerra y posteriormente liberado, lo que aprovechó para pasarse a zona nacional, donde fue designado Delegado Nacional del SEU. Fue Consejero Nacional de FE de las JONS. Cesado en 1939, fue reemplazado por Guitarte.

S.E.U. Dirigentes.

fernández cuesta, raimundo

(Madrid,1897 - Madrid, 1992) Secretario General del Movimiento, Ministro de Agricultura y de Justicia. Embajador de España. Notario y General Togado de la Armada. Hijo del medico de la familia Primo de Rivera, fue amigo personal de José Antonio desde la infancia, fue fundador de FE, de la que desempeñó la Secretaría General, Consejero Nacional y miembro de la Junta Política. Durante los días previos a la guerra, sufrió agresiones y violencias. Fue uno de los enviados por José Antonio a visitar al coronel Moscardó a Toledo, con el fin de proponerle la voluntad de Falange de iniciar desde la ciudad imperial el Alzamiento. En marzo de 1936 es detenido en Madrid, colaborando desde la cárcel en la revista "No importa", órgano clandestino de la Falange cautiva. Fue canjeado en 1937 por el político republicano Justino de Azcárate. y en 1938 fue nombrado Ministro de Agricultura y de nuevo se hace cargo de la Secretaria General de FET y de las JONS. Dimitió de sus cargos como protesta por la exclusión del núcleo directivo de la Falange del Gobierno formado por Serrano Suñer y fue nombrado legado a la toma de posesión de Pio XII en el Vaticano y más tarde embajador en Brasil. Sólo al caer Serrano Suñer regresa a España y es nombrado miembro de la Junta Política. En 1943 es nombrado embajador en Roma y en 1944, presidente del Consejo de Estado y posteriormente Ministro de Justicia. En 1948 vuelve como Secretario General, cargo en el que permanece hasta 1956 en que se produce los violentos acontecimientos de la Universidad de Madrid. Fue consejero nacional y procurador en Cortes hasta 1977. Fundó el Frente Nacional en 1975, nombre que cambió al año siguiente por el de Falange Española de las JONS, de la que secretario general hasta 1983. año en que se retiró a su actividad profesional como notario.
Entre sus innumerables obras figuran diversas colecciones de escritos y discursos y otras de carácter doctrinal como "El concepto falangista del Estado" (Estudios Políticos, Madrid, 1945) y "La Falange ante el momento político actual" (Tipografía S. Francisco, Murcia, 1949).

En su opinión, considera a José Antonio con estas palabras: "Rompió el nudo gordiano de la Revolución Francesa y del socialismo marxista.- Tengo por axiomática la realidad de la doctrina de la Falange, nacida de la mente de su fundador... Cuando aquella nació, las ideologías en pugna eran la que arrancaba de la Revolución Francesa y la que tenía su raíz en el socialismo marxista. Sus adeptos pertenecían a una u a otra de modo absoluto y total, se negaban mutuamente el pan y la sal y querían imponerlas sin consideración a las circunstancias históricas, sociológicas, cultura, desarrollo, economía o religión de cada pueblo. La clarividencia de José Antonio consistió en poner de relieve la parte de verdad o razón de cada una de ellas, romper el nudo gordiano de dicha pugna y encontrar la formula integradora de esas partes. Nadie en España, antes de José Antonio, le había conseguido ni siquiera intentado y, menos, exponerlo sistemáticamente.
¿Puede negarse que hoy día los españoles damos a los conceptos democracia, nación, estado, justicia social, libertad, dignidad del hombre, un significado por completo diferente al que les atribuíamos antes de José Antonio?
Naturalmente, también, que no llegó a desarrollar su doctrina por completo, primero y principal, en razón de la brevedad de su vida, que impidió diera a aquella una formulación detallada, segundo, porque más que esto último - como él mismo explicara - quería fijar en la mente y en el corazón de los españoles una serie de principios éticos, sociales, políticos, patrióticos, determinantes de las actitudes a adoptar ante la vida y su problemática." ("José Antonio a los XXXII de su muerte", en la revista "En pie", noviembre de 1969)

. . .

"En la cárcel.- José Antonio (en la cárcel) era un hombre muy organizado. Personalmente se dedicó a repasar el Bachillerato y a leer. Había comentado "la cárcel me vendrá muy bien… hasta ahora la vida me ha sido muy fácil". Leyó en esta época, así que yo recuerde, a Belloc, Alexis Carrel, Marañón, Spengler, Unamuno, Azorín… Tenía en su celda una Biblia, que leía con frecuencia. Y en cuanto a la organización de nuestra jornada, teníamos hora señaladas para estudio, lectura, formación política, gimnasia, fútbol… El "recreo" de presos lo invertíamos en juegos de mesa: las cartas y el ajedrez. Allí es donde prendí a jugar al ajedrez. José Antonio jugaba con su hermano Miguel o conmigo, con Julio, con Roberto Basas… A las doce de la noche, cada cual se retiraba a su celda. José Antonio seguía trabajando o leyendo hasta tarde. No era dormilón. Nos levantábamos a las siete de la mañana" (Pilar Urbano, "Ser o no ser ministro de Franco", entrevista con Fernández Cuesta en "La Actualidad Española" (revista), 21 de abril de 1975)

. . .

"Un crimen.- Encontrándome en la cárcel de Alacúas, de Valencia, en septiembre de 1937, fui llamado a la sala de comunicaciones pues había una persona que deseaba hablar conmigo.
Al otro lado de la reja estaba un hombre a quien no había visto en mi vida, quien me dijo que venía en nombre de Indalecio Prieto, en aquel momento ministro de Defensa de la República, a preguntarme si no tendría inconveniente en celebrar una entrevista, fuera de la cárcel. Le contesté afirmativamente y, en efecto, a los pocos días me condujo en el automóvil oficial del líder socialista, al chalet que habitaba en Bétera, pueblo vecino de Valencia.
Prieto me esperaba al final de la escalinata de entrada y me hizo pasar al despacho donde empezamos nuestra conversación, siendo sus primeras palabras para confirmarme el fusilamiento de José Antonio, cuya personalidad - me dijo - le había inspirado siempre gran simpatía, añadiendo que tal fusilamiento, al que se opuso, había sido no sólo un crimen sino una equivocación, y que se debía a la decisiva intervención de Largo Caballero, a quien califico con un adjetivo que, por respeto a su muerte, no reproduzco" ("Evocación y recuerdo sobre la muerte de José Antonio", en "El Alcázar" (diario), 20 de noviembre de 1980)

José Antonio. Historia. Dirigentes.


fernández carvajal, Rodrigo

(Gijón, 1924. Catedrático de Universidad. Rector de la Universidad de Valencia. Escritor, ensayista y autor de obras de su especialidad.

"Una lección para la juventud.- Vivimos, pues, en un tiempo distinto del de José Antonio, distinto en mucha parte porque él lo abonó con su muerte. Hoy hay en España un alarmante desconocimiento de este hecho elemental, e incluso, a veces, por parte de determinados grupos de integrismo delirante se llega a creer traición el contrastarlo; a creer traición tomar en cuenta el calendario y no fingir que, por un milagro, como el de José, se ha detenido el sol en el espacio. De José Antonio hemos aprendido que la política, para no irse al diablo, debe tener una estructura dogmática, pero no el luminoso sentido histórico con que él encarnó esta fe.
Y ocurre que todo el que quiera operar sobre la realidad colectiva - acertar con las palabras capaces de levantar en vilo a una generación - necesita ser alto más que un monótono afirmador de dogmas; necesita escrutar el horizonte de problemas propios de la hora e incluso sacarlos a la luz, si aun están latentes. El que no vea problemas escritos en las alas del tiempo - problemas personales, no solo obvias dificultades administrativas -será incapaz de dar soluciones movilizadotas. Esta es, junto a la afirmación de la estructura dogmática de la política, la otra lección que José Antonio nos da y que, urgentemente, debe aprender nuestra juventud. (Lecciones de José Antonio", en "Alcalá" (revista), Madrid, 25 de noviembre de 1954)

. . .

"Gallardía.- José Antonio, cuya figura resume muchos anhelos en parte cumplidos y en parte desazonadamente lejanos de la generación actual, tenia entre sus virtudes una singular especie de sal que mantiene en su punto a las restantes: la gallardía. Un gesto gallardo es el mejor indicio de que el organismo espiritual subyacente está en forma. Cuando a la gallardía se sobrepone la eficacia, o cuando se le empieza a considerar como virtud decorativa algo así como el equivalente de los ejercicios de canto y piano podemos estar seguros de quds se ha iniciado alguna gravísima descomposición". ("Gallardía", en "Alférez" (revista), agosto de 1947)

Estilo. Doctrina. José Antonio.

fernández cuesta, manuel

Toledo 1899 - 1945. Médico, escritor y periodista. Sobre la figura de José Antonio escribió:

"Tras los barrotes.- Te vi, José Antonio, tal día como hoy, hace de esto dos años. Y tras los barrotes de la Modelo madrileña. Ni una queja, ni un reproche, ni un agravio para nadie. Igual que en las horas más felices, te encontré aquel 19 de marzo. Ya eras carne presa y materia encarcelada; ya acorralado por la traición y las humanas incomprensiones, no podías tomar parte activa en las luchas del cotidiano quehacer, y, sin embargo, con tu espíritu firme y tus mandatos siempre inspirados en la razón de la justicia, con su arrogancia española y tu convencimiento en la victoria, nos guiabas desde la lóbrega estancia de aquella sala de visitas inolvidable para convertirnos en fieles depositarios de tu doctrina." ("José Antonio", en "Fotos" (revista), San Sebastián, marzo de 1938)

Estilo. José Antonio. Cárcel.

fernández miranda, torcuato

(1915- 1980) Catedrático de Derecho Político y Constitucional, nació en Gijón e n 1915. Rector de la Universidad de Oviedo. Fue sucesivamente desempeñando los cargos de Director General de Enseñanza Media, de Enseñanza Universitaria, de Promoción Social, Delegado nacional de Cultura y Formación del Movimiento y Ministro Secretario General del Movimiento, desde donde cerró el paso a las figuras de la Falange. Fernández de la Mora definió su política como "la monarquización de la Falange", mediante lo que se propuso con el nombre de un socialismo nacional. Alentó al grupo "orgánico" integrado por Adolfo Suárez, Rodolfo Martín Villa, Fernando Suárez, José Miguel Ortiz Bordás, Licinio de la Fuente, Juan José Rosón, Jaime Campmany, Gabriel Cisneros, Adriano Gómez Molina... quienes, en algunos casos, tuvieron gran futuro en la transición.

Fue Vicepresidente del gobierno en 1973 y a la muerte de Carrero, dimitió de sus cargos por diversas circunstancias. Hizo gala de una clarividencia política superior a todas las personalidades del régimen. Dio la fórmula para la transición política de un régimen a otro sin traumas, lo que favoreció la situación de paz en que se efectuó la instauración plena de la Monarquía en la persona de Juan Carlos I de Borbón. Se sumó a la apertura democrática y, tras el fallecimiento de Franco, sustituyó a Valcárcel en la Presidencia de las Cortes. Logró que la candidatura de Adolfo Suárez fuera designada presidente del gobierno y liderara la transición política. Presentó su dimisión tras su enfrentamiento con Suárez. Fue nombrado por el rey Duque de Fernández Miranda. Murió en Londres en 1980.

Escribió "¿Qué es hoy la Falange?" (Ed. Del Movimiento, Madrid, 1971) "La justificación del Estado" (Instituto de Estudios Políticos, Madrid, 1946), y numerosas obras de sus especialidad de Derecho Político.

Sobre José Antonio, Fernández Miranda, escribió:

"Un gran proyecto en marcha.- José Antonio, que maduró pronto para la vida y para la muerte, como una semilla, era un gran proyecto en marcha, era un puro avance. En su capacidad de proyectar y avanzar se basaron sus ideas de renovación humana, moral, social y política. El pensamiento de José Antonio no es para contemplarlo helado en el recuerdo, como una forma abstracta a¡e inmóvil, sino como una inacabable reflexión vital y actualizadora, como una corriente de existencia y de conciencia, como un impulso constante de modernidad.
Esencial es el conjunto de sus ideas penetrantes, de su doctrina conformadora y modeladora de la voluntad nacional, pero lo importante en él fue, y es, el ejemplo de su vida. Su vida fue la garantía y la condición de sus ideas, y su muerte, la prueba irrefutable de su verdad.
Nada más alejado de la formación moral e intelectual de José Antonio que el dogmatismo. Su obra y su vida es una fuente d pensamiento fresco, vivo, inteligente, actual; porque en su vida y en su obra hubo más de conciencia histórica que de terminología, hubo mas de nervio nacido de las entrañas de la tierra, que de mera actitud o gesto de líder circunstancial. Esa conciencia histórica sin a cual una nación se precipita sin remedio en el olvido de si misma. José Antonio, con ademán resuelto y juvenil, pero hondamente reflexivo, porque en él se conjugaban la acción y la razón de la acción, apareció en el caótico panorama de su tiempo respondiendo a exigencias e imperativos muy concretos y, por ello, sustanciales y permanentes. José Antonio no teorizó para la historia, no vivió ni murió para la historia sino que sus palabras, su vida y su muerte hicieron historia." ( Discurso inaugural del monumento a José Antonio, Guadalajara, 23 de junio de 1973)

Historia. Dirigentes. Movimiento.

fernández de la mora, gonzalo

Diplomático, ex ministro, filósofo y escritor. Autor de la importante obra de anticipación, como "El ocaso de las ideologías", participó activamente en la vida política española, en la que desempeñó la cartera de Obras Públicas y mantuvo una constante alerta sobre el panorama intelectual y cultural de su tiempo con comentarios agudos y críticos de oportunidad histórica. Fundó la revista "Razón Española", continuadora de la creada por Ramiro de Maeztu "Acción Española", para la defensa de los valores tradicionales y la cultura española. Sobre José Antonio, señaló:

"Nunca dejó de aspirar a ser uno de los mejores.- El claro aristocratismo externo de José Antonio Primo de Rivera no era un barniz superpuesto ni un hábito prestado, era el último reflejo de un señorío nuclear, era la consecuencia final de una actitud condicionante. A medida que se ahonda en su figura y se penetra en planos más profundos, la impresión se confirma abrumadoramente.
La prosa de José Antonio era ambiciosa y trabajada: un armazón sintáctico implacablemente correcto, un ritmo de marcha militar en el que a menudo sonaban rotundos endecasílabos, epítetos eficaces y sin gastar, y, de vez en cuando, la acrobacia de un tropo breve, brillante y refrenado. Su obra está sembrada de escapadas líricas: "A los pueblos no los han movido nunca más que los poetas". Por eso se rodeó de ellos en la hora fundacional: Foxá, Sánchez Mazas, Montes… Para encontrar un político español del siglo XX todavía mas voluntarioso en el estilo de José Antonio, hay que acudir a José Ortega y Gasset. Ninguno otro le aventaja.
Nunca dejó de aspirar a ser, por el origen y el ejercicio, uno de los mejores. Por eso pienso que el aristocratismo fue la nota dominante de su discutida y compleja figura" ("El aristocratismo de José Antonio", en "Informaciones", Madrid, 20 de noviembre de 1961)

José Antonio. Estilo. Dirigentes.

F.E.S.

"En 1963 nació una nueva organización falangista: el Frente de Estudiantes Sindicalistas (FES), cuyo objetivo fue "desenmascarar" al régimen de Franco. El mismo régimen que había traicionado, (Sic) bajo el señuelo de la defensa de lo espiritual, la revolución por la que tantos falangistas habían dado la vida en la guerra civil e incluso antes de la contienda.

Al grito de "Falange, si; Movimiento, no", los falangistas del FES se convirtieron en los aguafiestas iluminados de las conciencias tránsfugas de los que habían cambiado la camisa vieja por las chaquetas nueva. El objetivo del FES era explicar a los españoles que la Falange es un movimiento obrero, opuesto a la superestructura capitalista, encarnada en el franquismo, gritar a los cuatro vientos que no puede haber Patria sin justicia social, y luchar por la consecución de una Universidad Nacional y Popular, que fuera una institución viva al servicio de España y abrirla a todos nuestros compatriotas, sin distinción de clases. Para ello, los falangistas del FES estaban dispuestos a vestir la camisa azul a pesar del odio y la incomprensión.

La originalidad del FES como grupo falangista de oposición al régimen de Franco, estaba en su naturaleza radicalmente distinta a la de aquellos grupos que le precedieron. Estos grupos habían entrado en una contradicción al manifestar una actitud presuntamente opositora, mientras mantenían su vinculación con las organizaciones del Movimiento Nacional, el partido único del régimen.

El FES se proclamaba heredero de la Falange fundacional. Por dos razones: su continuidad en el tiempo (más de siete lustros de existencia) y por su fidelidad al pensamiento joseantoniano". (Síntesis en Internet de documentos de la web del F.E.S.)

Historia. Doctrina.

figueroa, agustín de

"Baile en palacio.- La Duquesa de Dúrcal ha quedado en recogerme para ir al baile de Palacio (…) Camino de Palacio, aún hemos de recoger a otro invitado. La persona que sube al coche luce gallardamente el uniforme de húsar. Todavía muy joven -está haciendo el servicio militar - representa aún menos edad de la que tiene. Se expresa con locuacidad y donaire. Sus ojos, de mirada levemente triste, reflejan viva inteligencia. La Duquesa de Dúrcal presenta al reciente llegado:
- José Antonio Primo de Rivera.
Durante gran parte de la noche, he conversado con Cristina de Arteaga, que acaba de publicar su libro de versos" "Sembrad". Nada hace prever su vocación religiosa, su total alejamiento de un mundo que parece atraerla.
El joven húsar se une a nosotros y me parece lleno de simpatía, pero su presencia me impide dialogar confidencialmente con la poetisa. Tal vez piensa que soy yo el que estorba. Más tarde he de pensar detenidamente en aquellos compañeros de una noche de fiesta, en su destino insospechado.
¿Hasta qué punto presentían sus futuros afanes, su ideal, su misión? Al verlos, jóvenes, risueños, despreocupados en la fiesta cortesana ¿quién hubiera vaticinado que ella fundaría conventos y él una apasionada doctrina decisiva en los destinos de su patria? ("Dentro y fuera de mi vida". Guadarrama. Madrid, 1955. pp. 158-161)

José Antonio. Falange. Historia.

finá y escrivá de romaní, josé

(1904 - 1995) Alcalde de Madrid. Embajador de España. Fundador de FE. Fue enlace en la preparación del Alzamiento del 18 de julio, donde realizó importantes operaciones. Salvó a numerosos falangistas en la zona republicana valiéndose de su condición de aforado parlamentario. Durante la guerra ganó por su valor la Medalla Militar Individual. Sobre José Antonio señaló:
"Nos dejó la fórmula más moderna de la revolución nacional.- Yo creo que, de todos los afectos de su vida, el mayor fue su amor filial. Era conmovedora la devoción con que guardaba el recuerdo de su padre. Y, sin embargo, por temperamento y por formación, estaba bien distante del bondadoso dictador que gobernó durante siete años a España. El golpe de Estado del general Primo de Rivera, aunque contemporáneo de Mussolini, corresponde históricamente al ciclo de los pronunciamientos del siglo XIX, mientras que José Antonio nos dejó la fórmula más moderna de la revolución de nuestra época" ("José Antonio y el Alzamiento", en "Arriba", Madrid, 20 de noviembre de 1956)

Historia. Dirigentes.

ferrary, alvaro


(1961-...) Profesor universitario, autor de "El franquismo: minorías y conflictos ideológicos" (1936 -1956 (1993)

"Profunda huella de Ortega.- Sin duda, José Antonio supo - y quiso - conciliar una terminología moderna, y de amplia difusión en los círculos más o menos intelectualizados de su tiempo, con un determinado talante de rebeldía y ruptura presente en la juventud, en aras de una empresa política ..., que dejaba en evidencia la profunda huella que en su fundador había dejado las lecciones de Ortega y Gasset sobre la capacidad de movilización de la palabra a través del mito o del ideal colectivo". ("El franquismo: minorías políticas y conflictos ideológicos", 1936-1956", 1993.)

fines de la propiedad privada

"El Estado reconocerá la propiedad privada como medio lícito para el cumplimiento de los fines individuales, familiares y sociales y la protegerá contra los abusos del gran capital financiero, de los especuladores y de los prestamistas " (Norma Prográmática, punto 13)

fines propios de España

"Luego España, que existe como realidad distinta y superior, ha de tener sus fines propios.

Son esos fines:

1º La permanencia en su unidad.
2º El resurgimiento de su vitalidad interna.
3º La participación, con su voz preeminente, en las empresas espirituales del mundo.
Para cumplir esos fines, España tropieza con un gran obstáculo: está divida:
1º Por los separatismos locales.
2º Por las pugnas entre los partidos políticos.
3º Por la lucha de clases. (Puntos iniciales, I España)

flechas de la Falange

"En vuestras ciudades de piedra y en vuestras ciudades de lona, en vuestras casas y en vuestros campamentos, vivís la hora más alta de la historia. Es vuestra hora, Flechas. La de la España otra vez redentora del mundo. La de la España límite.

En vuestras manos tenéis no ya sólo su destino, sino también el de Occidente todo. Otra vez sois la España fronteriza del romancero, otra vez la Cristiandad en campaña, Flechas de España.

Lo quiso Dios, no para imponéroslo, sino para que vosotros lo quisierais. Mejor aun, para que lo eligierais; porque El, camaradas, sabía lo que eligiríais.

Sabía que creíais en El y que aceptarías vuestro destino de hombres y que seríais capaces de todos los sacrificios. Sabía que la Cruz de los Caídos era Su Cruz y vuestra cruz; que junto a ella vivía el puro fuego de una nueva e incendiada Redención.

Camaradas:
Por la redención del mundo, digamos otra vez y para siempre:

Señor y Dios nuestro:
José Antonio esté contigo.
Nosotros queremos lograr aquí
la España difícil y erecta
que él ambicionó.
Nos guía el Caudillo.
Señor:
Protege su vida
y alienta nuestros esfuerzos
para que cumplamos
esta consigna suprema:
Por el Imperio hacia Ti.

(Ignacio B. Anzoategui "Manifiesto a la juventudes de España" Ediciones Flechas y Pelayos. San Sebastián,1948 p. 15)

Poesia. Frente de Juventudes. Flechas.

fleta, miguel

(1897 - 1938) Tenor español de fama universal. Estudió en Barcelona y en Italia. Debutó en Trieste en 1920, con la opera "Aida", de Verdi, y estreno "Turandot", de Puccini en la Scala de Milán, en 1926. Célebre mundialmente por sus calidades delicadísimas. Fue un activo militante de la Falange de la primera hora, consiguió popularizar su versión del "Cara al Sol", himno de la Falange.

Cultura. Cancionero. Música.

fontana tarrast, josé maría

Escritor catalán del grupo de la Falange que se concentra en Burgos en torno al semanario "Destino", en el que escribe una serie de escritores falangistas. Es autor de un libro importante como "Los catalanes en la guerra de España", que destaca la importante contribución de los catalanes en la contienda del lado nacional. Perteneció al grupo de Hedilla, junto con José Ramón Masoliver y fue fundador de "Destino". Consejero nacional, delegado nacional de propaganda y jefe provincial de Tarragona.

Publicó "Destino y Constitución en España" en 1940. Fue nombrado jefe provincial y gobernador civil en Granada y posteriormente jefe nacional del Sindicato Textil.

Cataluña. Falange en Barcelona. Guerra civil.

formación del espíritu nacional

"Se nos fomentaba una adhesión entusiasta al Régimen y a Franco, aparentemente sin fisuras, pero que vista desde la distancia, se comprueba que era la adhesión a una sola parte de aquel Régimen, conscientemente seleccionada; sin duda que aquellos religiosos aceptaban las "instrucciones" sucesivas del mando político; y por ello, en un tiempo inicial, izábamos banderas todas las mañanas cantando el "Cara al Sol" y con el brazo en alto; pero inmediatamente pasamos a efectuar el rito en posición de firmes y en silencio, escuchando el himno nacional; y cuando en 1956 abandoné el colegio, ya hacia algunos años que no se izaba la bandera.

En la asignatura de "Falange" (Sic), luego denominada "Formación del Espíritu Nacional" se nos hablaba con respeto del falangismo y se nos comentaban frases concretas de José Antonio como aquella de que "el hombre es portador de valores eternos" y "España es una unidad de destino en lo universal", pero a mi nunca me hicieron aprender los "Puntos" programáticos de la Falange, lo cual me colocaba en inferioridad de condiciones ante los amigos que iban a colegios públicos o privados seglares, que si se lo sabían, y me intrigaban con sus comentarios acerca del Punto Falangista sobre la "Revolución", que había ordenado Franco suprimir. Yo no leí nada de José Antonio hasta que en la etapa universitaria quise satisfacer mi curiosidad". (J.M.Otero Novas, "Defensa... pag. 357)

. . .

La Formación del Espíritu Nacional formó con la Religión Católica y la Educación Física del currículo escolar y universitario, hasta la transición política de 1978, suprimidas por el Ministro Cavero Arévalo, del gobierno de Adolfo Suárez. Como tal asignatura evolucionó como las demás materias a lo largo de cuarenta años. Destacados autores como Manuel Fraga Iribarne, Torcuato Fernández Miranda, Juan Velarde Fuertes. José María Mendoza Guinea, José María Sánchez Silva, Enrique Fuentes Quintana, Efrein Borrajo, etc. autores de los importantes textos de esta Formación del Espíritu Nacional, que dieron a esta asignatura un nivel escasamente frecuente en las demás materias de los numerosos planes de los planes de enseñanza primaria y media.

Educación, Política, Nacionalsindicalismo.

fórmica - corsi, mercedes

(Cádiz, 1918 - Madrid, 2001)Abogada, escritora, dirigente de F.E. y fundadora de la Sección Femenina y del SEU. Militante falangista, dirigió las revistas "Medina" y "Feria". Bajo el pseudónimo de Elena Puerto publicó gran número de obras literarias, de ensayo y de historia. Promovió en nombre de la Sección Femenina una campaña en defensa de los derechos de la mujer, denunciando la realidad de graves situaciones de marginación, que atrajo la simpatía y que dieron lugar a importantes reformas, como la de 88 artículos del Código Penal Española. Publicó "Falsas y verdaderas formas del feminismo" (Madrid, 1975). Entre sus obras sobresalen "A instancia de parte" (1955) y "Collar de ámbar" (1989)

. . .

Sobre José Antonio, escribió:
 

"En las semanas entre el 18 de Julio y finales de agosto, Falange abrió de par en par brazos y puertas, en un gesto mal entendido y peor utilizado. La ausencia de los mejores, la falta de sentido político de algunos permitió se infiltrasen en las filas del partido joseantoniano gentecillas a la deriva: "los que nunca se había metido en nada", los que se habían metido sin arriesgar el pellejo, tirando la piedra y escondiendo la mano, los que tenían mucho que ocultar, los saboteadores, de las ideas políticas contrarias. Esta leva corrompió la esencia de la Falange y los pocos idealistas que aún sobrevivían fueron arrollados". (Citado por Stanley G. Payne en "Franco y José Antonio", Planeta, Barcelona, 1997, pág. 336)

. . .

"La aparición de José Antonio en la vida política produjo el acuerdo tácito entre izquierdas y derechas para declararle la guerra a muerte. Con esta particularidad, en los ataque de las primeras latió un cierto respeto, no así en las segundas, que dieron suelta a su mal humor con fáciles ironías.

El hombre joven, inteligente, valeroso, fue temido, rechazado y ridiculizado por su propia clase social, que nunca le perdonó sus constantes referencias a la injusticia, al analfabetismo, la falta de cultura, las viviendas miserables, el hambre endémico de las zonas rurales, sin más recurso que el trabajo de temporada. La urgencia y necesidad de la reforma agraria., Confundir el pensamiento de José Antonio con los intereses de la extrema derecha es algo que llega a pudrir la sangre. Fue la extrema derecha quien le condenó a muerte civil, en espera de la muerte física, que a su juicio merecía". ("Visto y oído", pág. 131. Barcelona, 1982)

Mujer. Feminismo. Sección Femenina.

"fotos"

Revista de actualidad semanal, con preferencia de reportajes e información gráfica. "Fotos" nació en San Sebastián.

fourier, carlos

"Fourier es un caso curioso de socialismo místico. Es el profeta de la nueva sociedad. Con alusiones constantes al orden natural y al desarrollo de la humanidad, Fourier considera la civilización capitalista como un alto en la etapa del progreso que ha cumplido su ciclo y que esta necesitando con urgencia y drasticidad una nueva forma de organización. La nueva organización social recibe el hombre de Falansterio. Más tarde preferirá el nombre de FALANGE. En cada falange . como empresa onmicomprensiva - las personas que la integran armonizan sus intereses personal, suavizan sus inclinaciones y participan de los bienes materiales y de educación en comunión. Los uniarcas electivos de cada falange se someten al monarca que rige la organización total. Fourier no pone especial empeño en el "comunismo" de cada falange, sino que respeta las formas variables de estructura formal interna en relación con la propiedad privada y con la familia.
Fourier es aceptado por el marxismo como debelador del capitalismo y de sus mecanismos sociales. Notan en él la ausencia del principio canónico del determinismo histórico de base materialista contra el capitalismo. (...) "En realidad - escribe Fourier - el Derecho es ilusorio cuando no lo puedes ejercer". ( A. M. Alonso, o. cit. p. 175-176)

Fuentes. Intelectuales. Historia.

foyaca, carlos

(1908) Periodista, escritor y poeta. Nació en Cuba. Tras el alzamiento, colaboro en el diario "Arriba España", de Pamplona; "Jerarquía", etc. Participó en la "Corona de sonetos en honor de José Antonio". Trabajo en el diario "Pueblo" del que llegó a ser director.

"Nadie pinte ni estampe su figura."

"Parábola cumplida en desafío
logro del ser en el espacio inerte,
dejas tu voz cautiva de la muerte
para el himno triunfal de mi albedrío.
Quiere pica amarras el navío
que airada playa de esperanza advierte
y hacer, fiesta del rumbo, que se alerte
mi charca pestilente en ágil río.
Nadie pinte ni estampe su figura
ni quiera el verso fiel alzar su grito
ni la pluma cincele piedra dura
no del bronce rotundo necesito;
Me basta con un lienzo de infinito
y en el cielo una luz de desventura.

(Citado por Aguinaga y G. Navarro op. cit.)

foxá, agustín de

(1903 - 1959) Diplomático y académico. Fundador de Falange española, participó en la redacción de la letra del himno de F.E. "Cara al Sol". Escribió "Madrid de corte a checa", obra calificada como la mejor novela sobre la guerra de España. Escritor de raza, sirvió en la ofensiva cultural y literaria, desmontando los mitos de la oposición política, tanto fuera como dentro de España. Desempeñó importantes responsabilidades diplomáticas en el exterior.

Sobre José Antonio dejó estas palabras:

"Tenía horror a lo romántico.- Tenía una enorme tristeza en la mirada. Se veía que iba a morir. De los primeros recuerdos que tengo de él es volviendo de Segovia, de noche. Conducía José Antonio. Había visto el Alcázar bajo la luna. Parecía una imitación de Gustavo Doré. Me dijo: "No hay que dejarse vencer. Esto nos lleva el corazón, pero hay que estar con lo clásico". Tenía horror a lo romántico". ("La saga de los Foxá", en "La Actualidad española", Madrid, 4 de agosto de 1975)

. . .

Y Juan Simón le llamaban cuando en la Primera Línea de la Falange, se dieron a morir, seducidos por las abstracciones poéticas de la "suprema realidad" y de la "unidad de destino".
Madrid del 34, conquista de Luis Robles, al fin ganado para formar en las Escuadras, la star bajo la chaqueta, el vino fuerte de los tiroteos y poner en pie la canción que le dijo cien veces Chano, escolta, junto a Agustín Aznar, a la puerta de Or Kompon:

"Volverán banderas victoriosas
al paso alegre de la paz..."

Aquella gente, increíble, de Or y de la Ballena...

Rafael Sánchez Mazas, ojos parapetados en cristales de culo de vaso, fabuloso y cursilón. Jacinto Miquelarena, tan tocado en el ala del humor negro que se resolverá tirándose a la via del metro, en Londres, según dicen, después de recibir una carta de Calvo, el de la necrofagia chilena. Agustín de Foxá, todavía con la frente virgen, sucias las solapas de whisky y de ceniza. Ridruejo, retozón y menudo como un niño que, en cuanto los Reyes Magos no dejan más que caramelos adulterados, se irá a los rumbos de otras veletas. Alfaro, solemnísimo, sensual y petulante, como un cardenal renacentista, manoteos a los que falta la toga - con flecos de oro de Jiménez Caballero - hacia sus idus de marzo...

-Prepárate Luis. Esta noche toca reventar el estreno del Beatriz.

Los disparos entre sombras y, luego, asegurar la coartada paseando por la acera roja de la Puerta del Sol.

- Se ven otras caras - decía Foxá, como de costumbre al borde del infarto -, otras personas. Los obreros ya se atreven a llegar al centro y estacionarse frente al bar Flor..." (Miguel Barrios. "Al paso alegre de la paz". Ed. Planeta. Barcelona, 1975, p.24 )

Poesía. Intelectuales. Cara al Sol.

foxá, Jaime de

(Madrid, 1900 - Toledo, 1976) Ingeniero de Montes. Escritor y conferenciante. Sobre José Antonio, dijo:

"Su mejor discurso.- Para una minoría de rebeldes, para un grupo de ilusionados impacientes habló José Antonio aquel 29 de octubre. Ni aduló a los que le oían ni fustigó al enemigo ausente; se limitó, con el clasicismo de un arquitecto, la claridad de un ingeniero y el aire de un poeta - a exponer un sistema: a llamar por menos nombres a las cosas, a encauzar por ardientes canales la desparramada inquietud que la España del 33 sentía encenderse en sus entrañas. José Antonio apenas dijo nada más: las palabras de la Comedia hasta el gris doloroso del amanecer de Alicante donde él abrió el azul de su mejor discurso…" ("29 de Octubre", en "Fotos" (revista) Madrid, 7 de noviembre de 1942)

fracaso de una revolución

"Viene después un capítulo oscuro. Un escritor nuestro lo llamó "La locura de José Antonio". Se trata del intento de revolución tramado en 1935. Algún día se historiará debidamente. Por lo que ahora se sabe, de haberse llevado a cabo hubiera fracasado. Esto se lo reprocha a José Antonio, embarazarse en una aventura condenada al fracaso. Pero ¿efectivamente hubiera sido así? Y de fracasar, ¿no sería bastante para conmover y despertar a los españoles, evitando los males que vinieron detrás? No puede prejuzgarse, ni conviene echar adivinaciones sobre un suceso pasado..., que no llegó a pasar. Lo que si importa esclarecer es que el haberlo proyectado no merma la grandeza política de nuestro primer jefe" (Gonzalo Torrente Ballester, Prólogo a la 3ª edición de la "Antología de José Antonio". Ediciones FE, Madrid, 1942)

fraga iribarne, manuel

(Villalba, Lugo, 1922- ) Estudió en Santiago y Madrid Derecho y Ciencias Políticas y Económicas. Obtuvo las cátedras de Derecho político de la Universidad de Valencia y en 1953, la de Teoría del Estado y Derecho Constitucional de la Universidad de Madrid. Por oposición aprobó las oposiciones para oficial letrado de las Cortes Españolas y el ingreso en la Escuela Diplomática. Falangista desde su juventud, prestó importantes servicios al régimen. Fue Subdirector del Seminario de Estudios Hispanoamericanos Contemporáneos, director de cursos para estudiantes norteamericanos, secretario General del Instituto de Cultura Hispánica y del Ministerio de Educación. Consejero Nacional del Movimiento, Procurador en Cortes, Director del Instituto de Estudios Políticos, Miembro del Consejo de Estado, Miembro de la Junta Política, Delegado Nacional de Organizaciones del Movimiento y Ministro de Información y Turismo. Tras cesar en el Gobierno, fue nombrado embajador de España en Londres desde 1973 a 1975. En el primer gobierno de la Monarquía, fue nombrado Vicepresidente del Gobierno y Ministro de Gobernación. Organizó el partido Alianza Popular, por el que fue elegido diputado por Madrid. En las elecciones de 1986 obtuvo con su formación política un rotundo éxito, por lo que se erigió en virtual jefe de la oposición parlamentaria. En 1999 obtuvo con su partido la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas de Galicia, de la que ha sido varias veces reelegido hasta el año 2005, año en que cesó al ser reemplazado por una coalición de izquierdas, que superó los resultados obtenidos por el PP.
Miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, desde 1961, es autor de un centenar de obras sobre historia de la diplomacia internacional, de la sociología política, destacando sus obras sobre la política española.

Dirigentes. Prensa. Intelectuales.

fragoso del toro, jesús

(Valladolid, 1919 - Madrid, 2003) Escritor y periodista. De José Antonio dejó escrito:

"Lo vi en todo y en todos.- La Vieja Guardia de Valladolid hizo el relevo en Ocaña. Sobre nuestros hombros se clavaron las andas que portaban el cuerpo de José Antonio camino de El Escorial desde la tierra levantina de Alicante. Era de noche e hicimos la etapa bajo las estrellas. Primero, con la luz de la amanecida, después, con el sol del día abierto, el final.
Aquella fue la última vez que "ví" a José Antonio. Sí, porque lo ví en la presa del anda sobre mi hombro dolorido, y en las estrellas, y en el sol recién salido. Y lo ví en los caminos y en las gentes, en el ritmo de los pasos de los viejos escuadristas y en los ojos llorosos de las mujeres campesinas y en los rostros curtidos de los pastores y los hombres d la tierra. Y lo ví en los jóvenes y en los niños. Lo ví en aquel grito infantil desde una ventana de una casa humilde de Ocaña, que rompió el silencio para chillar :" ¡Sal, madre, que pasa José Antonio!". Lo ví en el cielo y en los surcos, en el frío y en la fatiga, en el dolor y en la esperanza. Lo ví en todo y en todos. Y lo ví, íntimamente, emocionadamente, en mi propio corazón". ("Cinco veces!, en "José Antonio 1903-1953) Publicaciones del Semanario "Juventud", Madrid, 1953)

Prensa. José Antonio. Juventudes.

fragoso del toro, víctor

De la Vieja Guardia de Valladolid. Fundador y Consejero Nacional del S.E.U. Jefe del Distrito Universitario de Valladolid, Desempeñó puestos destacados en la Falange de Valladolid, fue gobernador civil y jefe provincial del Movimiento en Palencia, Logroño y Huesca. Escribió la memorable obra "La España de ayer", un manual de la historia española del siglo XX, interpretada desde la óptica de un intelectual falangista. En la última época de su vida activa, dirigió la editorial Doncel. Creo en su etapa de dirigente juvenil un modelo de formación y actividad para la juventud falangista que fue seguido en toda España. Fue el inspirador de la creación de las "Escuadras Voluntarias de Onésimo Redondo" (EVOR) entre la juventud universitaria, que fue el germen de la posterior aparición de las Falanges Universitarias.

. . .

"El decoro de morir por una idea.- Por aquellos días se supo la noticia de que nos individuos desconocidos habían profanado las tumbas de ,los capitanes Galán y García Hernández, sublevados en Jaca, en diciembre de 1930, contra la Monarquía. Al tener conocimiento de ello, José Antonio publicó la siguiente nota en "Arriba":

"La Falange Española de las J.O.N.S. (…) no quiere demorar su repulsión hacia los cobardes autores de semejante acto. Quien demostrara su aquiescencia para tan macabra villanía no tendría asegurada ni por unos instantes su permanencia en la Falange Española de las J.O.N.S., porque en sus filas se conoce muy bien el decoro de morir por una idea".
Ante esta postura noble y generosa de José Antonio, no faltaron comentarios estúpidos y venenosos de los enemigos de la Falange, tanto de izquierdas como de derechas. Alguno de esos últimos llegó a preguntar con imbécil ironía si los capitanes de Jaca eran también Caídos de la Falange. Cuando lo supo José Antonio, comentó: "Como los dos dieron su sangre en Africa, se levantaron contra un régimen caduco, alzando una bandera revolucionaria, aunque equivocada, y supieron morir sin temblar ante el piquete, bien lo hubiera podido ser. Desde luego, mejor que quienes no respetan al enemigo muerto, aun llamándose cristianos, ni estiman ese decoro de morir por una idea, pues sus ideas de vida facilona desprecian la belleza de morir como ellos murieron y se muere en la Falange, pecho a las balas, a la intemperie, sin embozos, ni mantas, ni botellas de agua caliente para los pies". ("La España de ayer. Revolución de octubre, 2º. Doncel. Madrid, 1973. p. 206
)

Juventudes. Historia. Frente de Juventudes. SEU.

franco bahamonde, francisco

(El Ferrol, 1892 - Madrid, 1975) Jefe del Estado español 1936 - 1975 y Jefe Nacional de FET y de las JONS 1937-1975. En 1907 ingresó en la Academia de Infantería de Toledo de la que salió como segundo teniente tres años después, siendo nombrado para varios destinos en África, donde destacó por su valor en acciones de guerra y consiguió una sucesiva serie de ascensos por méritos de guerra. Fue con Millán Astray fundador de a Legión de la que mandó la primera bandera. Fue el general más joven de Europa, pasó a desempeñar la dirección de la Academia General de Zaragoza y al proclamarse la República se le destinó como gobernador militar de Baleares y en 1934, fue nombrado General de División y Jefe del Estado Mayor Central. Contribuyó a sofocar la revolución de Asturias, declarada por la coalición de izquierdas, dispuestas a dar un golpe de Estado contra la República e implantar un régimen pro-soviético en España.
General del Ejército, inició desde Canarias el Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936 anticipándose a un nuevo intento del bloque del Frente Popular (coalición de socialistas, comunistas y anarquistas) para derribar al Gobierno. De este movimiento fue proclamado jefe del Estado el 1 de Octubre de ese año. Desempeñó la Jefatura del Estado y del Movimiento hasta su muerte el 20 de Noviembre de 1975. Su ejecutoria política ha sido objeto de una fuerte polémica que aún perdura, que servirá en un futuro próximo para situarle objetivamente en una posición justa. Fue el español más querido y admirado para unos, y más odiado y temido para otros. Puede decirse que bajo su dirección España alcanzó un gran desarrollo económico, social y cultural, situándole entre los doce países más avanzados del mundo, y fue autor de la conversión del proletariado desesperado de España en una poderosa clase media. El veredicto de la historia sobre Francisco Franco está todavía pendiente.

Sus relaciones con la Falange se inician a través de los contactos con José Antonio: "En la proximidad de las elecciones de 1936, José Antonio consigue por medio de su gran amigo Serrano Suñer una entrevista con el general Franco, todavía jefe del Estado Mayor Central. Serrano es diputado de la CEDA y cuñado de Franco. El jefe de la Falange le expone a Franco la necesidad de adelantarse al triunfo de la revolución marxista por medio de la insurrección militar, "de una operación quirúrgica preventiva y de la constitución de un gobierno nacional que, con ciertos poderes autoritarios, cortarán la marcha hacia la revolución y la guerra civil que, a su juicio, se haría inevitable si, como él profetizaba, perdían las elecciones las derechas e incluso si las ganaban". Según el propio Ramón Serrano "fue una entrevista pesada y para mi incómoda. Franco estuvo evasivo, divagatorio y todavía cauteloso". José Antonio quedó muy decepcionado. Entre los dos interlocutores no ha habido afinidad" (Ramón Serrano Suñer, op, cit. p. 167) José Antonio dirigió una carta explicándole su interpretación de la realidad política española creada por la voluntad revolucionaria de la izquierda española (Veáse el epígrafe "Carta a un militar español"), que no obtuvo respuesta. Tras la guerra civil, Franco se constituye en jefe del Estado, Generalísimo de los Ejércitos y Jefe Nacional de FET y de las JONS (partido unificado por su decisión en 1937), se atribuyó personalmente la victoria de 1939, postergando a las fuerzas que contribuyeron, bajo su dirección, al triunfo nacional. Durante la historia del régimen político, que se instaura a través de las Leyes Fundamentales del Reino, Franco consolida el sistema instaurado y tras la penurias y amenazas de la posguerra y el cerco internacional que impone la ONU en 1945, consiguió un fuerte avance económico y social, que hizo posible la preparación de España para su integración en la actual Unión Europea, que se efectúa durante la transición democrática.

. . .

Como hombre, Franco fue afortunado tanto en la guerra como en la paz. Durante los duros combates que tuvo que sufrir en Marruecos, Franco escapó siempre de ser herido de gravedad y pudo, en cambio, alcanzar victorias que le valieron ascensos continuados hasta llegar al generalato. Como político fue proclamado Jefe de Estado por sus compañeros de armas, conscientes de su capacidad y valor. Fue capaz de conseguir las adhesiones de las fuerzas combatientes y de sus dirigentes, atraerse apoyos internacionales directos como los que le prestaron Italia, Alemania, Portugal, Irlanda…, e indirectos, buena parte de los países americanos y otros países como Filipinas, Marruecos, etc. Desde un primer momento tuvo la colaboración de la Iglesia, en especial tras la cruel persecución que costó la vida a 13 obispos, mas 8.000 sacerdotes, frailes, monjas y seminaristas y decenas de católicos. Supo neutralizar las presiones del Eje para entrar en la Segunda Guerra Mundial y saldar muchos compromisos con los aliados en la posguerra. Sorteo las dificultades interpuestas por un exilio militantes que no cejó de hostilizar la paz de España. Eludió la restauración monárquica, la oposición desencadenada en el interior por las fuerzas marxistas y apaciguó las impaciencias de los partidos del Movimiento. Desarrollo al país hasta un punto desconocido en la Historia y creo una clase media poderosa. Pudo morir en paz, rodeado de un pueblo que le amaba - o le temía - y dejó como herencia un proyecto de futuro que perdura sin graves problemas hasta hoy. El saldo de su gestión esta reconocido como muy positivo.

En el año 2005, "el derribo, con cobarde nocturnidad de la estatua de Franco, no es en modo alguno un episodio intrascendente. Es todo un escándalo emblemático, una acción torticera y malévola. Muchos españoles, entre los cuales yo me encuentro, estimábamos que la transición había cubierto una etapa de la vida española en la cual la mirada hacia el porvenir dejaba atrás las contiendas del pasado. ya no es así. me considero un superviviente de una de las etapas a mi juicio mas fértiles de la historia española. no hice la guerra en razón de mi edad, pero contribuí con mi esfuerzo a que una España marginada y deshecha pudiera reencontrarse con su destino. estos ideales los transmití a los que fueron mis camaradas, mis compañeros, muchos de los cuales ya no viven. nunca creí que los embalses del odio pudieran estar tan repletos. hoy los vemos rebosantes y el odio es siempre una pasión aniquilante y devastadora.
Volver a resucitar otra vez las dos Españas no es solamente una desdicha, es un acto de barbarie histórica. Las estatuas son el testimonio de una época, que queramos o no, están inscritas en la historia. Para unos con gloria, para otros posiblemente con sentimientos contrarios, pero los hechos no se pueden arrancar de raíz. No se puede prescindir en modo alguno con descalificaciones, manipulaciones y con el cultivo sistemático de la mentira, la historia de España." (José Utrera Molina, en "La Razón", 19.3.05, p.30).

Historia. Alzamiento. Franco y Falange.

franco y falange

"Al igual que muchos generales, Barroso se mostraba muy alarmado por el hecho de que Franco, que sin duda estaba al corriente de la existencia de una conspiración monárquica en ciernes, en un discurso pronunciado en Sevilla, el primer de mayo de 1956, hubiese declarado: "La Falange puede vivir sin la monarquía; ¡ah!, la que no podría vivir seria ninguna monarquía sin la Falange!" (Franco "Discursos" (1955-1959).

. . .
 

La Falange, sin embargo, aun mantenía una posición importante en los gabinetes de Franco. Fuera del gobierno, la Falange tenía una base de poder sustancial y lucrativa. Controlaba una enorme cadena de prensa a nivel nacional y provincial, el sistema sindical del Estado y ejercía una terrible influencia a través de organizaciones de masas, el Frente de Juventudes y la Sección Femenina" (Paul Preston, "La política de la venganza", Península, 2004. p.33)

. . .

"Franco había conseguido, después de algún tiempo de intentarlo en vano, incorporar a su séquito una parte de la aristocracia, por la simple atracción que el poder ejerce sobre la clase privilegiada en cualquier situación, más la corrupción sistemática que ejerció el general sobre la parte que se aproximó a El Pardo. Así, entre quienes le invitaba a sus cacerías, se fue tejiendo una mezcla de aristócratas de pocos escrúpulos y gentes de negocios que buscaban el provecho personal. En otros estratos de moral cívica más sedimentada y una larga historia liberal, a los falangistas e incluso a la aristocracia que pululaba en torno a Franco, no se los veía con buenos ojos. Se los interpretaba como gentes de poco valer, corrompidos, y se les toleraba con disgusto y con un desprecio interno que se transparentaba y se ocultaba con modales corteses y, a veces, exageradamente simpáticos". (Tierno Galvan, ob. cit. 97)

. . .

"Examinando su obra política, creo que nunca Franco sintió entusiasmo por Falange, ni tampoco por el pensamiento hegeliano, que probablemente sólo conoció por referencias superficiales.
Pero en todo caso la evolución del franquismo al menos desde la crisis de Gobierno que aprovecho para apartar a su cuñado Serrano Suñer, fue la congelación progresiva de los factores falangistas - fascistas del Régimen-. No es que eliminara de su sistema a las personas de procedencia "azul", pues Franco representa a lo largo de 40 años de poder un curioso ejemplo de fidelidad a los orígenes, repartiendo carteras ministeriales en función de las cuotas originarias de participación en su Alzamiento. Pero sin embargo, es evidente que los "azules" de su Gobierno, cada vez más desconectados de cualquier aparato u organización realmente falangistas, pues Franco se preocupó de ir reconvirtiendo poco a poco el pensamiento joseantoniano, desde el falangismo originario, más o menos fascista, hasta el franquismo final, a través de la técnica intermedia del llamado "Movimiento Nacional", "comunión" de los españoles en los ideales de la Cruzada, como decía la fórmula oficial". (J.M.Otero Novas, ob cit. Pag 359).

. . .

"El régimen de Franco, a partir de 1945, evolucionó, lenta pero regularmente, en una dirección más moderada, despojándose de ciertos adornos fascistas de sus primeros años. En este proceso se convirtió en un ejemplo sobresaliente de un tipo de sistema político - autoritario y derechista, pero no totalitario -, distinto a la vez del fascismo, del comunismo y de la democracia parlamentaria". (Stanley G. Payne, Introducción a Juan J. Linz "Una teoría del régimen autoritario...", pag 205).

Según Ramón Garriga, Maquiavelo y su libro "El príncipe", anotado por Napoleón, fue el inspirador de la política que Franco aplicó a lo largo de su vida. Tuvo influencia, en líneas generales, como pauta de su arte de gobernar, aunque siempre combinado con el influjo que, de una parte, tuvo la historia reciente vivida por Franco y el inevitable impacto que tuvo que producirle el pensamiento falangista, sobre el que nunca fue reticente a lo largo de su vida. Tampoco parece exacta la observación de Julián Marías ("España inteligible", p. 374) de que el régimen de Franco consistió en un poder absolutamente personal, que no tenia limites y que carecía de un proyecto o programa. Franco no utilizó ese poder salvo en dos o tres ocasiones, que están localizadas. Dejó que funcionarán sus gobiernos. Si hubo un proyecto, como fue el Plan de Estabilización, que se mantuvo hasta el final de su mandato. No fue, como afirma Fusi ("Franco…", pag. 74) un ideólogo ni tenía un pensamiento político propio. Eso ocurre con la mayor parte de los gobernantes e incluso de los estadistas. Fue un político de soluciones concretas, afrontó los problemas de fondo de la sociedad deprimida: Grandes planes de Colonización, Red Hidráulica, Siderurgia…, en el orden económico; Vivienda, Ordenanzas Laborales, Universidades…, en el orden social; neutralidad internacional, proyección hispánica …., El embajador Carlton J.H. Hayes, dijo que "era un soldado profesional llegado casualmente a la política, sin compromiso con ninguna ideología. Detestaba al comunismo, pero su oposición se motivaba no en el fascismo extranjero sino en el patriotismo y la tradición".
Muy agudo, el historiador Luis Suárez, sin duda alguna el mejor conocedor del pensamiento y la figura de Franco, señalo un perfil importante de su personalidad:

"La oposición interior y exterior procuró desde 1939, y todavía lo procura, buscar argumentos que le permitieran presentar a Franco como un obstáculo para la Iglesia y para el catolicismo. Lo fue para el triunfo de esa versión especifica, maritainiana, del catolicismo que se inserta en la tradición francesa del "mínimo religioso" y que desemboca en el progresismo" (L. Suárez," F. Franco", T.II, 1984, pag. 395)

Hubo opiniones para todo respecto a Franco. Lo que es discutible o acaso es verdad es que Franco no preparar al pueblo para el "posfranquismo". Cuesta mucho trabajo que alguien piense que las cosas pueden sucederle sin alterarse. El hizo lo que le pareció más prudente para cualquier eventualidad, como fue la propuesta a las Cortes del sucesor a Juan Carlos de Borbón. Que la elección fuera un acierto o un error, por el momento ello es hasta ahora sólo discutible.

. . .

"En el Valle de los Caídos.- "Queridos Pilar y Miguel: Terminada la grandiosa Basílica del Valle De los Caídos, levantada para acoger a los héroes y mártires de nuestra Cruzada, se nos ofrece como lugar más adecuado para que en ella reciban sepultura los restos de vuestro hermano José Antonio, en el lugar preferente que le corresponde entre nuestros Gloriosos Caídos.
Aunque su señera y trascendente figura pertenece ya a la Historia y al Movimiento, al que tan generosamente se entregó, siendo sus dos hermanos sus más inmediatos allegados, es natural que seáis vosotros los que deis vuestra conformidad para el traslado de los restos, que reposarán allí en la misma forma y disposición que hasta hoy han tenido en el Monasterio del Escorial".

(Carta a Pilar y Miguel Primo de Rivera, Madrid, 7 de mayo de 1959, recogida por E. Aguinaga y G. Navarro, ob. cit. p. 185)

. . .

Un suceso negro vino a reflejar un cierto estado de opinión entre las juventudes falangistas más radicalizadas, que fueron siempre las Falanges Universitarias de Madrid. Fueron ellos los que protagonizaron un suceso, como el que sigue:

"¡Franco: eres un traidor!". Este fue el grito. Resonó como un pistoletazo en el recinto de la basílica del Valle de los Caídos el día 20 de noviembre de 1960. La hostia consagrada tembló en manos del celebrante. Era el momento justo de la elevación. Con aquella extraña liturgia a lo Tamayo propia del mal gusto derechista, en el momento de la elevación se apagaban las luchas y sólo quedaba un foco que iluminaba, ésta es la verdad, el Cristo que presidía el altar. Por los altavoces interiores sonaban unas campanadas lúgubres, fúnebres. Franco estaba en el sillón que ocupaba siempre en la basílica. Uniformes negros, de estirpe mussoliniana, en todos los asistentes de relevancia. Uniformes negros, de fascistas, en Herrero Tejedor, en Martín Villa, en todos. Era la misa funeral por el alma de José Antonio Primo de Rivera, que se celebraba todos los 20 de noviembre, casi como una coartada, casi como una violación, como una depredación anual. Era la misa de todos los años a la que el Gobierno presidido por el Generalísimo, asistía con monotonía, los curas con indiferencia, la clases política sin el menor interés y los jóvenes falangistas con irritación de gentes robadas, desposeídas. Era la fiesta negra de todos los años; la que cerraba, como dijera Agustín del Río Cisneros "el ciclo corto de la pasión falangista." El ciclo que se abría el 29 de octubre con el acto del teatro de la Comedia y se cerraba el 20 de noviembre. Se había apagado la luz y el foco iluminaba el gran crucifijo. Comenzaban a sonar las campanadas de la muerte.
Fue en ese momento cuando gritó el chaval, el muchacho limpio y herido en su decencia proletaria, en su honor de revolucionario maltrecho. "Franco: eres un traidor". Esto es lo que dijo. El silencio aumentó en muchos grados, si cabe. Se hizo más denso, más agudo, mas grasiento de miedo. Personalmente, he creído siempre que fue la mirada de Franco la que evitó que la Hostia temblara con exceso en las manos del cura. Acabó el acto de la elevación y se encendieron las luces. Entonces vimos cómo, desde el altar mayor, avanzaban hacia la parte de atrás de la basílica dos hombres que lucían el uniforme de la Casa Militar de S.E.. Se habían cerrado las puertas. Los miembros de la Guardia de Franco que cubrían el pasillo central del templo miraban como perdigueros hacia las agrupaciones en que se dividían los asistentes. Entonces el chico salió: "He sido yo". Lo sacaron sin demasiada violencia. Era Director General de Seguridad Carlos Arias Navarro. Lo llevaron a su presencia al muchacho: "¿Por qué has dicho eso?". "Porque yo no vivo del Régimen, como usted". Se lo llevaron. Cumplió doce años de trabajos forzados en una prisión del Sahara, y posteriormente fue internado en un psiquiátrico. Fue indultado y reincorporado a su escalafón del Magisterio años después.

. . .

"Dos rasgos esenciales se nos muestra inalterables (en la personalidad de Franco): la afirmación de los principios del catolicismo y la voluntad de que la restauración de la autoridad se sometiera a la Monarquía que él presentaba como una reinstauración y no como un simple restablecimiento. De estas decisiones, el Jefe del Estado - ésta fue su magistratura política, siendo lo del Caudillo un mero calificativo - extrajo también tres negativas absolutas: Hacia la democracia de partidos, hacia el comunismo y hacia la Masonería. Son tres constantes en la conducta política de Franco, las cuales pueden ayudarnos a comprender los juicios radicalmente3 negativos, que se formulan acerca de su persona y de su obra. El historiador debe registrarlos con absoluta objetividad. Cualquiera que sea el juicio que en cada lector merezca es preciso insistir: sin tenerlos en mente resulta imposible comprender la trayectoria de estos años". (Luis Suárez, "Franco", Rialp, Madrid, 2005, p. 2).

. . .

"Si Franco hubiese sido un fascista, como se empeñan todavía en describirle sus enemigos, hubiera tomado sin duda el camino cómodo, dejándose arrastrar por las corrientes totalitarias para subirse al carro que todo el mundo calificaba de vencedor. Hizo exactamente lo contrario. Extremó la prudencia en sus contactos con los países amigos. Otorgó a sus partidarios algunos excesos retóricos, como aquel delicioso galimatías de definir al Estado como "instrumento totalitario al servicio de la integridad patria y sindical"(Sic). Pero en tales declaraciones meditadas y en las decisiones política, cuando buscaba la justicia social, su pensamiento se transparentaba con claridad y descubría las verdaderas raíces. Al referirse al Fuero del Trabajo, al subsidio familiar y al régimen de pagas extraordinarias que debía favorecer las vacaciones familiares, empleó tres conceptos fundamentales: tradición católica, justicia social y alto sentimiento humano", que no tienen nada de fascista, pero que coinciden con la doctrina de José Antonio" (Luis Suárez, ob. cit. p. 118).

. . .

"Franco trataba de estimular la incorporación de nuevos militantes porque no deseaba que la Falange se convirtiese en una oligarquía de "camisas viejas". En cierta ocasión dijo a Hedilla que también él se había encargado una camisa azul, lo cual no podía significar otra cosa que haber llegado a la decisión de que también Falange tenia que incorporarse al Movimiento de fuerzas políticas nacionales, entre las que no había distinción posible. A esta decisión - que tendríamos que fechar en marzo o abril de 1037 - es a la que Brian Crozier proyectó denominar "segundo golpe de Estado". Hay en el término, grato a los enemigos de Franco, un error, pues no se trataba de arrebatar a Falange una posición política que poseyera, sino, al contrario, de convertirla en columna vertebral de un Movimiento que naciera, pura y simplemente, de un alzamiento militar. La declaración postrera de José Antonio ante el tribunal popular lo explica meridianamente: él no había dado orden a la Falange de sumarse al Movimiento porque, según alegó, ignoraba su gestación.
Franco, colocado en la Jefatura del Estado por delegación de los generales, no era falangista, no podía serlo: tuvo, sin embargo, el valor y la decisión de convocar a Falange para que desempeñase el protagonismo del Movimiento Nacional, asumiendo además su Jefatura. La mayor parte de los generales, en el fondo, le reprochaban esta medida" (Luis Suárez, "ob cit. p. 72-73).

. . .

"...lo que más apreciaba Franco de la Falange era a sus voluntarios militares, cuya milicia cubría los vacíos del frente inactivo, ayudaba a la policía de la retaguardia y también formaba batallones de fuerzas combatientes."(...)"En el mes de octubre, todos los falangistas voluntarios totalizaba mas de 35.000, lo que venía a ser, al menos, el 55 % de todos los elementos voluntarios presentes en las fuerzas de Franco, y su número siguió creciendo rápidamente." (Payne, ob.cit. p. 383-384).

franco, religiosidad de

"Franco fue un hombre que expresó siempre públicamente su fe católica y que , en sus relaciones humanas, trato de acomodarse a ellas: el resultado fue ante todo la moderación de su conducta. Se acomodó sumisamente a las directrices de la Iglesia, incluso cuando algunos sectores de eclesiásticos parecían mostrarse sus enemigos. No desmayó nunca en el combate contra los que la Iglesia declaraba adversarios, sin tener en cuenta las ventajas que para su gobierno y para las relaciones de España con el exterior hubieran proporcionado determinadas concesiones. Deseando - y conviniéndole mucho

- una ley de libertad religiosa, atemperó sus decisiones a este respecto a lo que fueron deseos y normas de la Santa Sede.

Tuvo en sus manos noticias y documentos que comprometían gravemente a personas eclesiásticas y nunca las empleó; silencio, reserva, conservación de la dignidad de dichas personas, le parecían natural consecuencia de su calidad de hijo de la Iglesia.

En síntesis debemos decir que Franco asumió deliberadamente la actitud de un gobernante católico de acuerdo con lo que, en su mente, constituía la tradición española; firme en la sumisión a la doctrina, pero independiente en lo que, sin rozarla, constituía opciones temporales, creyó que, de este modo, estaba sirviendo a la Iglesia. Esto es la significación que hemos de atribuir a la ceremonia de entrega en depósito de su espada, la que simbólicamente usara para conseguir la victoria, al primado de España, cumbre de la jerarquía eclesiástica. Sucedió el 20 de abril de 1939, al día siguiente de que se celebrara en Madrid un gran desfile -primero de la Victoria - en el que pasaron 120.000 combatientes con sus armas". (Luis Suárez, ob. cit. p. 118-119)

Alzamiento, Movimiento, Unificación, Sucesión, Monarquía.

fraseología

Como consecuencia del clima de guerra y de posguerra, no pocas de las frases de José Antonio se manipularon para exaltar su figura y extender a las masas su pensamiento. Muchas de ellas, por su repetición, casi siempre desafortunada, se convirtieron en tópicos, como por ejemplo "Por el Imperio hacia Dios", que según Serrano no era de José Antonio, sino del comandante Torres, antiguo ayudante de Franco. Ocurre lo mismo con la de "mitad monje y mitad soldado", que jamás se pronunció, según Gómez Molina. La locución "Por Dios, España y su Revolución Nacional - Sindicalista", fue posterior a José Antonio, procede de FET y de las JONS. En el Fuero del Trabajo se insertan siete frases de José Antonio, sin citarle. "España es una unidad de destino en lo universal", "... la comunidad se funda en el hombre como "portador de valores eternos"; "El Estado proclamara el respeto a la dignidad, la integridad y la libertad de la persona"; "... a través de la familia, el municipio y el sindicato"; "... la Patria, el Pan y la Justicia"; " ...la unidad, libertad y grandeza de España". (Selección y comentario en A. Gómez Molina, ob. cit p. 327.)

frente de juventudes

En 1939, el SEU organizó un mitin político que cerró su Secretario General, Enrique Sotomayor Gippini, con un discurso en el que rindió un emotivo homenaje a las cualidades políticas y humanas de la juventud combatiente en la recién terminada guerra civil, y basándose en ellas propugnó la creación de un Frente de Juventudes que integrara a todos los ya excombatientes, y a sus hermanos menores, en la revolucionaria tarea de dar para siempre a los españoles Patria, Justicia y Pan. No prosperó la iniciativa de Sotomayor, pero su idea de unir a los jóvenes en una organización, y el nombre de Frente de Juventudes, si llegaron a Franco, quien las utilizó no para crear una vanguardia política revolucionaria, sino para transformar la ya existente O.J. en una nueva institución educativa y formativa, capaz de infundir a los niños y adolescentes españoles la alegría y el orgullo de serlo, y el espíritu del movimiento ganador de la guerra y del Estado que ese movimiento inspiraba." (Antonio Castro Villacañas "El legado de Franco", Fundación Nacional Francisco Franco, Madrid, 1997, p.658)

Mediante la ley del 6 de Diciembre de 1940, se creó el Frente de Juventudes y lo integró en el Movimiento Nacional. Fue declarado por Francisco Franco: "La obra predilecta del Régimen". (Véase el descriptor "juventud"). . .

"Al Frente de Juventudes correspondieron dos tareas. La primera en estimación e importancia consistió en la formación de sus afiliados para llegar a ser miembros del Partido. En segundo lugar, le competía irradiar la acción necesaria para que todos los jóvenes de España fueran iniciados en las consignas políticas del Movimiento. A este fin, el Estado debía asegurar al Frente de Juventudes los medios para ejercer la necesaria influencia en las instituciones de enseñanza, oficial y privada, así como en los centros de trabajo" (Preámbulo de la Ley del 6 de Diciembre de 1940)
José Antonio Elola Olaso fue el delegado nacional del Frente de Juventudes, institución que extendió a toda la nación la importante tarea de la formación de varias generaciones de españoles. Alguien escribió al respecto: "En mi tiempo de juventudes... todos los jóvenes éramos, por vía oficial y estadística, unánimemente católicos y mayoritariamente falangistas. Entre otras razones porque otra cosa ni existía ni se permitía. (...) De alguna manera, en el estilo personal, en la manera de ser, conservan todos, a pesar de la dispersión, la misma huella común de la que fue uno tan alta escuela de hombres de bien, en el plano moral, como lo fuera, a su pesar, de confusión en el plano político"

. . .

El precedente de la organización juvenil de la Falange fueron las unidades de Balillas, llamadas así a imitación de la organización juvenil italiana. Fueron auxiliares de los militantes tanto en sus actuaciones políticas como bélicas y prestaron grandes servicios, como se recuerda en las hazañas del flecha de Teruel, los flechas navales del "Baleares", los de el Alcázar de Toledo... Enseguida surgió en la zona nacional, la llamada Legión Nacional de Flechas, que dio paso a la Organización Juvenil (O.J.), dentro de la organización del Partido, como una Delegación Nacional mas. Una vez creado el Frente de Juventudes en diciembre de 1949, se estableció la creación de las Falanges de Voluntarios y de un modo inmediato las Falanges Juveniles de Franco, que desembocó en 1960 en la Organización Juvenil Española (OJ.E.), que aun pervive.

. . .

Los 12 puntos del Frente de Juventudes son los fundamentos de la formación ética y política que se impartió:

1º. La fe cristiana es el fundamento de mis actos.
2º Sabemos que España es la Patria más hermosa que se peude tener.
3º La Falange que fundó José Antonio es la Guardia de España y formar en ella es mi afán supremo.
4º El Caudillo es mi jefe, le querré y le obedeceré siempre.
5º Amamos las genuinas tradiciones de nuestra Patria, sustancia de nuestro porvenir imperial.
6º Nadie es pequeño en el deber de la Patria.
7º Vivimos en el conocimiento y afición a los campesino, de lo que huele y sabe a tierra madre.
8º La vida es milicia. Mi fe, mi tesón y disciplina hasrán a España Una, Grande y Libre.
9º Ser nacionalsindicalista significa no tener contemplaciones con privilegios injustos. Luchamos por la Patria, el Pan y la Justicia.
10º Para servir a España mi cuerpo ha de ser fuerte y mi alma sana.
11º Cada día ha de alcanzar una meta más alta. El que no supera en el servicio a España, desciende.
12º Por tierra, mar y aire, nosotros haremos el Imperio.

. . .

"La Ley del 6 de diciembre de 1940 transformó la Organización Juvenil de la Falange en el Frente de Juventudes de FET y de las JONS, por la que quedaban encuadrados todos los jóvenes desde los siete años hasta su entrada en filas. El jefe de la Organización Juvenil, Sancho Dávila, fue sustituido por José Antonio Elola Olaso, como Delegado Nacional del Frente de Juventudes" ("Escorial" (II-1941. Pág. 251. "Hechos de la Falange").

. . .

"Elola Olaso y sus camaradas a sus órdenes darían una peculiar orientación a la formación política de los afiliados al Frente de Juventudes, en línea - posiblemente- con lo que recuerda José Utrera Molina" ("Sin cambiar...", pag. 36)
"Los que militábamos en el F. de J. sentíamos la frustración republicana y entendíamos el 14 de abril como una ocasión histórica malograda. No teníamos la menor simpatía por la monarquía liberal, parlamentaria y borbónica. Soñábamos, en definitiva, con un nuevo Estado, popular, integrador y dinámico, con un audaz sentido de la libertad. Teníamos fe y creíamos por ello en el milagro" (Utrera) (Citado por G. Redondo, ob cit. Pag 364)


. . .

"Una de las características definitorias del Frente de Juventudes fue la universalidad de su militancia. Hablando en rigor fue la primera vez que la juventud española se sintió real y auténticamente nacionalizada. Tanto antes como después, la juventud era convocada por sectores, parcialmente, bien desde las instancias confesionales (Acción Católica, Congregaciones Marianas, J.O.C., etc.), bien desde plataformas de clase (Asociaciones de alumnos de este o aquel centro), bien desde convocatorias estrictamente políticas (Juventudes Socialistas, Juventudes Monárquicas, Carlistas...) El Frente de Juventudes fue el primer ensayo, y hay que decir que exitoso, de una convocatoria estrictamente nacional a la juventud. Naturalmente que desde una ideología previa, pero desde una ideología previa en la que, prácticamente, cabía todo el mundo. Uno se ha encontrado innumerables veces, en las filas del Frente de Juventudes, con hijos de quienes combatieran en su día en el bando republicano. Y no ha habido nunca el menor problema. Ello fue así porque en el Frente de Juventudes se trataba de superar la escisión perenne entre las dos Españas". (José Luis Alcocer, "Radiografía de un fraude", Planeta. Barcelona, 1978, p. 66)

. . .

"Era muy difícil escuchar en el Frente de Juventudes la palabra "Movimiento Nacional". Allí se habló siempre de la Falange, y todos identificábamos, sin más, nuestra militancia juvenil con la doctrina falangista. Las alusiones a la Tradición, por ejemplo, eran simplemente eso: alusiones corteses. Resultaba muy natural que fuese así, puesto que del conglomerado ideológico asumido por el Movimiento sólo los planteamientos falangistas tenían garra seductora sobre las juventudes. El Frente de Juventudes fue pues falangista, sin disputa. Y fue, por tanto, el único trasunto de continuidad de la Falange Española a partir de la guerra civil. Eso es algo que está muy claro." (J.L. Alcocer. ob. cit. pa. 58)

frente nacional

Gil Robles, al cesar como Ministro de la Guerra, piensa en formar un frente nacional contrarrevolucionario, mediante la convergencia de las fuerzas conservadoras. Calvo Sotelo coincide con la idea y precisa que este Bloque Nacional - así se llamaría - es el que ya forman los monárquicos. Considera que deberá coincidir con la propuesta de Gil Robles, sin que éste ostente hegemonía alguna, pues no le concede el menor crédito de confianza, aunque reconozca su capacidad como organizador y dirigente. Por su parte, José Antonio interviene en la cuestión, señalando dos consideraciones, declaradas con anterioridad: "La próxima lucha no se planteará alrededor de los valores caducos de derecha o izquierda; se planteará entre el frente asiático, torvo, amenazador, de la revolución rusa en su traducción española y el Frente Nacional de la generación de nuestra línea de combate. En otro orden, la Falange considera funesto que se transmute la idea del Frente Nacional en una resurrección de la ya conocida y arrumbada "unión de derechas". Y continua que el sentido del Frente Nacional es la de la lucha "para la conservación de las esencias patrias y por la elevación de las bases materiales de la vida popular, con sacrificio de privilegios y ventajas por parte de quienes lo propugnan". "Si no es así, será una nueva máscara con la que pretenda encubrirse otra vez un sindicato de intereses que, por ser de partido, no son, aunque se llamen así, nacionales" (O.C. pag 861)

frente popular

Agrupación de fuerzas de la izquierda, de inspiración revolucionaria, que se organizó para intervenir en las elecciones generales de Febrero de 1936, frente al Frente Nacional, oponente de derechos de aquel, dirigido por Gil Robles, líder de la CEDA.

Para ciertos comentaristas, el F.P. reunía a los partidos revolucionarios, pequeño-burgueses y campesinos. Sobre una apariencia democrática, sus métodos tal como se manifestaron en el proceso electoral fueron de marcada matriz violenta y stalinista. El control de la organización fue asumida por el partido comunista. En España supuso la abolición de la libertad de prensa, de asociación y el comienzo de las primeras manifestaciones revolucionarias de corte comunista, que precipitó el clima de violencia total que llevó a España a la guerra civil más sangrienta de su historia. (Véase la sección "Entorno político de la Falange")

. . .

El 15 de enero de 1936 se publica el manifiesto del Frente Popular, que representa el programa común de una coalición de la izquierda republicana, socialistas y comunistas. La CNT-FAI se propone apoyar con sus votos este programa. Un programa inicialmente muy divergente, lo que hace suponer que el pacto es puramente estratégico, que los republicanos de izquierda inspiran para conseguir el apoyo de los partidos obreros. La coalición- afirman - está abierto a todos los republicanos y trabajadores. Basa su principal objetivo en el retorno al primer bienio, sin considerar que sus metas fueron amortizadas por el fracaso o por el egoísmo de las organizaciones mas radicales. Promete la amnistía para cuantos fueron condenados por la Revolución de Asturias.

. . .

"Si se lee el programa del Frente Popular triunfante se verá que, en lo económico, es de un conservatismo feroz. Sus principios son capitalistas a rajatabla. Así, el Gobierno no anuncia la sustitución del régimen capitalista por otro régimen, total, orgánico, como sería el socialista o el sindicalista. Conserva el capitalismo, pero se entretiene en echarle arena en los cojinetes, a ver si lo estropea. Con lo cual, no habrá una economía revolucionaria, probablemente mejor que la que existe, ni siquiera la que existe se tendrá en pie; habrá, simplemente, un caos económico". (O.C., pag. 905).

. . .

" Las elecciones de 1936 se desarrollaron en un clima de desorden y de terror. "E un colegio electoral de Gijón, el primer elector, al hacer su papeleta de voto, gritó: "¡Pichalatu!". Pichilatu fue uno de los fusilados por su actividad durante la revolución de octubre. La sede electoral no opuso resistencia alguna y el presidente de la mesa pronunció la palabra del ritual: "Votó". Y como este votaron todos los muertos de la revolución". (C. Martín. " Franco soldat et chef d'Etat ".Paris, p. 211).

Entorno político. Elecciones. Democracia.

frente del trabajo

"...Dionisio Ridruejo propuso a "la superioridad" la creación de un "Frente del Trabajo". Las ruinas causadas por la contienda eran cuantiosas; las tareas necesarias para poner a punto la agricultura y la industria del país, innumerables. ¿Por qué no se iniciaba la urgente reconstrucción de España por combatientes de los dos bandos? Los hombres a quienes separó al guerra, podrían comenzar a unirse merced al trabajo cuya meta por añadidura, no era sino el bien e todos". (Pedro Laín
Entralgo, ob. cit. p. 276).

Justicia Social. Juventudes. Sindicatos.

fue

Federación Universitaria Española, de inspiración izquierdista, dominó la Universidad española, sosteniendo enfrentamientos constantes con los sindicatos católicos y muy especialmente con el SEU, Sindicato Español universitario, de matriz falangista.

.. .. .. .. ..

"En la FUE de Madrid la situación estaba muy tensa al principio de curso. En todas las asociaciones profesionales había una minoría organizada de falangistas, y aunque ninguno de nuestros dirigentes destacados fue ganado por ellos. Hubo conversiones inesperadas. De repente nos encontramos enfrentados con muchos de nuestros antiguos compañeros" ( Manuel Taüeña op. cit.)

Universidad. SEU. Violencia.

fuente, licinio de la

Ministro de Trabajo y Vicepresidente del Gobierno. Estudió Derecho en la Universidad Central de Madrid. Abogado del Estado. Fue Gobernador Civil de Cáceres, Presidente del Instituto Nacional de Previsión y Ministro de Trabajo, ocupando la Vicepresidencia del Gobierno para Asuntos Sociales. Realizó una importantísima obra de carácter social al frente de su Departamento, secundando y ampliando la gigantesca obra realizada por su predecesor José Antonio Girón de Velasco.
Entre las realizaciones que impulso bajo su dirección el Departamento de Trabajo el I Plan gerontológico Nacional, el Decreto de Equiparación de la Mujer en materia de salarios, así como mejora general de la situación laboral y la seguridad social del servicio doméstico, los trabajadores autónomos, los artistas, los escritores, el clero...Al finalizar su gestión, casi el 90 por 100 de los españoles estaban acogidos a la Seguridad Social.

Designado Vicepresidente del Gobierno para Asuntos Sociales, participó en la comisión aperturista del Movimiento. Presentó el proyecto de Decreto regulando el derecho de huelga, que no fue aceptado, por lo que dimitió, quedando como Procurador en Cortes.. En la transición entró con Fraga en Alianza Popular y salió elegido por la provincia de Toledo. No se presentó a las elecciones del 79 por desacuerdo con el proyecto de Constitución y se retiro de la política activa.
Publicó un libro "Valió la pena" (EDAF, 1998) Ha sido fundador de "Plataforma 2003". De José Antonio, subrayó:

"Leal a su pensamiento.- Aspiró a un Estado en el que la justicia sea la regla de oro de la convivencia. Creó que el hombre es portador de valores eternos. Deseó un hombre libre en una sociedad libre y aspiró al ejercicio de la libertad en todas sus formas de participación, mediante los cauces orgánicos y políticos que la propia sociedad responsable se otorgue. En este sentido, el desarrollo económico parece más claramente cada día que debe ser, ante todo, una fórmula pacífica de revolución social. Soy falangista, leal al pensamiento joseantoniano". ("Equipo Mundo. "Los 90 ministros de Franco", Dopesa. Barcelona, 1970. p. 475)

Justicia Social. Trabajo. Nacional - Sindicalismo

fuentes intelectuales

Independientemente de la influencia que en José Antonio, como en todos los fundadores tuvieron los pensadores de los movimientos políticos del momento, como Nietzsche, Hegel, Sorel, Spengler, Maeztu, Menéndez Pelayo, Mussolini, etc., la ascendencia intelectual de José Antonio llega a conformarse luego de una larga y no acabada decantación en donde se percibe la influencia de Ortega y Maeztu, de Stamler y Santo Tomás, de Kelsen y D'Ors, de Mussolini y Laski, de Duguit y Spengler. De la mano de estos pensadores, sin excluir a Carlos Marx, construye José Antonio el nunca terminado armazón teorético de la Falange, sin rendirles pleitesía ni subsumir su especulación en la de aquellos, por muy valiosos que pudiesen ser sus aportes intelectuales" (Vicente Gonzalo Massot, ob. cit.)

. . .

Junto a todas aquellas influencias, en el núcleo de la ideología nacionalsindicalista, encontraremos, decisivamente, la conformación de un sistema, sin duda incompleto, aunque firme, cuya paternidad está en el pensamiento político de Santo Tomás de Aquino, en la teoría orgánica de la sociedad que Hegel recogiera y en la corrección al liberalismo russeauniano. Ninguno de los fundadores del movimiento falangista, ni aun el menos próximo, relativamente, a la Iglesia Católica, como era Ledesma Ramos, pensó jamás en sustituir el credo religioso del pueblo por un credo político totalitario, como pretendieron, en mayor o menor grado, las ideologías extremistas de la derecha, como los nacionalsocialistas, o de la izquierda, como los marxistas-leninistas.

. . .

"El movimiento falangista tuvo cuatro fuentes ideológicas:

1. La reivindicación de la izquierda y el sentido espiritualista y los valores cristianos.
2. La reivindicación del movimiento izquierdista radical, de extrema violencia y aplauso por lo nuevo, en Ramiro y Cabalero.
3. La innovación.
4. Aluvión fanático y conservador" (Broçá, ob cit. Pag. 37)

. . .

"Principales pensadores que dejaron huella en el pensamiento de la Falange: Kant, Marx, Bergson, Maurrás, Swtammler, Sorel, Kelsen, Keyserling, Lenin, Costa, Vázquez de Mella, Spengler, San Agustín, Santo Tomás de Aquino, Adam Smith y Unamuno.

Y muy directamente, Ortega y la Generación del 98.

"Lo cierto es que José Antonio trató de unir la doctrina de Cristo - curiosamente huyendo de toda identificación clerical - con alguna parte del programa marxista referente al capitalismo y a la justicia social" (Alvaro Delgado, "Arrese...", pag. 37)

Doctrina. Intelectuales. Falange Española

fuentes irurozqui

(Marbella, Málaga, 1904 - Madrid, 1980. Economista. Técnico Comercial del Estado. Vicesecretario Nacional de Ordenación Económica de la Organización Sindical Española. Escritor y comentarista económico del diario "Arriba". Embajador en El Salvador. Sobre José Antonio escribió:

"Los héroes han de morir jóvenes.- ¿Concibe alguien a José Antonio enfundado en al levita y con la barba cuadra de cualquier político histórico?¿Cabe en él el lacio mostacho blanco, el artritismo, el andar vacilante y torpe, la vista cansada o la bufanda para abrigar su cuello de doce lustros a la salida de una partida de julepe?
Existe, no cabe duda un signo fatalista, un simbolismo trascendental en la vida y en los quehaceres, en las ideas y en los caminos que siguen los hombres. Pero hay sobre todo, y siempre cuando de José Antonio se habla es válida, una afirmación de tan auténtica realidad que constituye aforismo y axioma. Los hombres pueden vivir más o menos años, pero los héroes han de morir jóvenes". ( En el sesenta aniversario de José Antonio" , en "Arriba" (diario), Madrid, 24 de abril de 1963)

José Antonio. Juventud. Política.

fuero del trabajo

La primera norma importante del franquismo, todavía durante la guerra, es el Fuero del Trabajo de 9 de marzo de 1938. Veamos como comienza el Preámbulo del mismo:
"Renovando la tradición católica de la justicia social y alto sentido humano que informó nuestra legislación del Imperio, el Estado Nacional, en cuanto instrumento totalitario al servicio de la integridad patria, y sindicalista en cuanto representa una reacción contra el capitalismo liberal y el materialismo marxista, emprende la tarea de realizar - con aire militar, constructivo y gravemente religioso - la Revolución..."

Leyes Fundamentales. Constitución. Derecho.

fuertes, julio

(Yecla, Murcia, 1901 - 1971) Periodista, profesor y ensayista. Sobre José Antonio dejó las siguientes reflexiones:

"Los ataques se envolvían en elogios a su talento.- Durante el fugaz periodo en que José Antonio estuvo entregado a la política, atareado en la fundación de la Falange, no hubo un solo enemigo capaz de arrojar sobre él la más leve mácula.
Todo lo más, un cero de egoísta silencio señalaba su presencia impar. A veces, arrastrados por su prestigio, por algo indefinible que se desprendía de su personalidad única, los ataques del enemigo se envolvían en elogios a su talento y hasta a su prestancia física.
En las páginas de algunos diarios marxistas, y firmados por las plumas más revolucionarias, aparecieron comentarios a sus discursos en el Parlamento, reveladores del influjo que ejercía sobre todos. "¡Es lástima - venía decir plañideramente una pitonisa del proletariado - que este hombre no sea nuestro!". Pensaba en el gran negocio que podía hacer sumando a su causa una figura como la de José Antonio., Porque de lo que de verdad se deja arrastrar sin reserva el corazón humano es por la pureza, la honestidad, la honradez, la inteligencia y la bondad, cosas todas que rebosaban torrencialmente de José Antonio" ( "La amarga y eterna verdad", en "Arriba" (diario), Madrid, 19 de noviembre de 1944)

"Afición al periodismo.- (José Antonio) había descubierto en sí una extraordinaria afición al periodismo y no se sustraía a cuantos trabajos se realizan en un periódico: él escribía, titulaba, marcaba la composición de originales e intervenía activamente en la composición, sin disminuir jamás su autoridad o la función de cada uno, sin despertar la menor suspicacia, porque todo lo hacia en humilde ademán de modesto colaborador, como consultando de paso si lo que se le acababa de ocurrir no sería un tremendo disparate". ("Arriba" (diario), Madrid, 30 de marzo de 1957)

José Antonio. Prensa. Servicio.

fueyo alvarez, jesús

(1922-1993) Catedrático, Letrado del Consejo de Estado y escritor, pensador e intelectual falangista, fue Presidente del Instituto de Estudios Políticos, donde realizó una ingente labor de polarización del pensamiento, desde la editorial y las revistas de Estudios Políticos, Económicos, Internacionales, Administrativos y Sociales, que concitaron en este foco de trabajo y elaboración doctrinal a las primeras figuras de la intelectualidad española. Adscribió al Instituto a un nutrido grupo de intelectuales, formó a varias promociones de corresponsales del Instituto y congregó a un grupo de jóvenes universitarios como colaboradores (José Maria Adán, Baldomero Palomares, Carlos Campoy, Pedro Farias, José Salazar Belmar, Manuel Rodríguez, ...)Escribió una obra esencial "El retorno de los Budas", una lectura global del panorama intelectual de su tiempo. Obra que pasó desapercibida para la critica, orientada desde las terminales del PCE, en contra de las tesis y posiciones de la Falange.

.. .. .. .. ..

Sobre José Antonio y su pensamiento, Jesús Fueyo afirmó:

"Pensamiento sólido, pero meramente incoado.- He escrito más de una vez que el pensamiento de José Antonio estaba sólido, pero meramente incoado. Ni la brevedad de la vida, ni la explosión de las circunstancias, ni la" torre de marfil" que se había prohibido a sí mismo, sabiendo que era el placentero exilio interior de los intelectuales de las décadas tormentosas, le permitieron componer un libro sistemático y total "un libro formidablemente grueso..., pero tan grueso como interesante", según decía de "el Capital", de Marx.

Pero en la historia de las ideas políticas se registra mucho pensamiento incoado, inacabado, que, sin embargo, prueba la riqueza de sus posibilidades por la potencialidad de la crítica. Y esto creo que valer para el pensamiento textual de José Antonio, que, por otra parte, progresa, en cuanto al desarrollo dialéctico, de modo importante, desde el discurso fundacional de la Falange a sus últimos textos, ya al mismo borde de la tragedia, en los que la crítica, como basamento necesario de una obra de creación, aparece resuelta de un modo sistemático. La lectura de estos textos, sin ánimo de utilización instrumental, me parece importante, ahora, medio siglo más tarde y quizá por el argumento de ese medio siglo, para medir bien los tiempos del destino de España". ("El pensamiento y la crítica", en "ABC" (diario), Madrid, 20 de noviembre de 1986)

"Visión certera de una nueva barbarie.- En el pensamiento de los grandes maestros de la concepción española del mundo, hay un acorde común: la idea profunda de la vocación de España por el mensaje y el servicio a la Humanidad. Desde Joaquín Costa, hasta José Antonio, que, con visión certera de una nueva barbarie, convocó a toda una generación heroica, en cuyo vórtice ya estamos, porque veía en el hombre español y en la entidad perenne de España una voluntad mística pero racional y disciplinada para superar esa crisis" (Discurso de toma de posesión de la Presidencia del Instituto de Estudios Políticos. Madrid, 3 de abril de 1974)

"Vocación de verdad.- El día que alguien acometa la empresa, tan tentadora para la inteligencia joven, de explorar la incoada metafísica política de José Antonio y de inscribir su pensamiento en las coordenadas intelectuales de su época, el mágico secreto de su lírica, se descubrirá como lo que es en verdad: la voluntad de estilo en función de la vocación de verdad. El gran preludio del pensamiento joseantoniano se articula sobre la crisis trágica de la verdad como categoría del orden político y como pauta del repertorio de actitudes ideológicas" ("José Antonio y el sentido de la Historia", capítulo XIII del libro "La Época insegura". Ediciones Europa, 1962)

Intelectuales. José Antonio. Pensamiento.

fusi, juan pablo

(San Sebastián, 1945) Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad. Escritor. Sobre José Antonio escribió en su biografía de "Franco" (Ediciones El País", Madrid, 1985, p. 175)

"No se entendió con Franco.- Franco no llegó a entenderse con José Antonio Primote Rivera, el líder de la Falange, e partido de "la revolución nacionalsindicalistas", versión española del fascismo (Sic). Franco llegó a creer en la Falange - lo dijo en 1942 - pero aquello no era sino gratitud por la lealtad que siempre le guardaron las masas falangistas. Pero no creía en un Estado falangista ni permitió que la Falange controlara el Estado"

(No se entiende esta y otras muchas afirmaciones de Juan Pablo Fusi, quien además de ilustre historiador es un pensador agudo y objetivo, sobre a lo que creyó Franco en cuanto al "Estado falangista", si se considera que Franco articuló "su Estado" sobre el esquema orgánico: familia, municipio y sindicato, al que dio carta de naturaleza y amplio crédito para perfeccionar la estructura del sistema. En cuanto a que no permitió que la Falange controlara al Estado, nunca fue este el objetivo de la Falange ni de sus dirigentes. Lo que la Falange persiguió es que se implantara un sistema de justicia social - empleo, participación, escuela, sanidad, vivienda… - y un respeto a la dignidad, libertad e integridad del hombre, como eje de toda política nacional. A esto, sólo a esto, se llamó una Revolución Nacionalsindicalista, fuera quien fuera quien la hiciera.)

futuro

"No se ha consolidado en cosa duradera, pero ha calado tan hondo en la conciencia del pueblo. Así Miguel Primo de Rivera y Urquijo ha podido escribir con verdad no inspirada por el calor de la sangre, sino exigido por la auscultación sociológica, que la Falange, el espíritu de José Antonio, la levadura de las verdades fundamentales, está en el pueblo, está en la conciencia popular, ha calado en el subsuelo social de España de una manera profunda y estremecedora". (A.M. Alonso, ob. cit. p. 409 (Nota)

. . .

"Falange Española, si se consolida en cosa duradera, le permitirá esperar a su fundador, urgido por la muerte, que todos percibieran el dolor de que se hubiera vertido tanta sangre. Fundaba su esperanza en que el derramamiento se produce por no haber abierto a Falange Española una brecha de serena atención entre la saña de un lado y la antipatía de otro. La originalidad de Falange Española reside en la clarividencia y en la sinceridad con que se enfrenta con el futuro de España y de los españoles en una situación en que todo era posible: la simonía política de unos, el egoísmo capitalista de otros, el apatridismo de algunos y la marxistización de muchos. Un ideario como el de la Falange Española, de alta temperatura política, y con gracia, estilo y entraña inimitables, que no sólo compromete una manera de pensar, sino que exige una manera de ser, es de presumir que obtenga un refrendo con la muerte de su fundador a trallazos de balas. Lo que no sabían los jueces era que la muerte de José Antonio retrasaba el proceso revolucionario de la causa que ellos defendían, en lo que tenía de socialmente justa" (A. M.Alonso. ob. cit. p. 406)

Pensamiento. Historia. Falange Española