Teoría del Doncel

Enrique Pavón

Al final de la comida se acerca el camarero. Les dice que muchos muchachos quieren saludar al Jefe. Son muy pocos. Quince o veinte. Los únicos falangistas de Sigüenza. “Ya empezamos a ser conocidos”.

Luego pasean bajo la lluvia. Un camarada mantiene el paraguas abierto sobre la cabeza del Jefe. Son los días de la guerra de Etiopía. Comentan en broma: “Parece el Negus”. Entran en la Catedral. Rafael Sánchez Mazas ha inventado una teoría con el sepulcral doncel de alabastro, que lee su libro de piedra a la luz de las vidrieras.

El la amplía:

- El doncel fue un falangista del siglo XV. Un señorito que dejó de jugar a la pelota en las paredes del palacio de su pariente el obispo, para irse a la guerra de Granada y morir ahogado entre las huertas.

La Falange de Sigüenza llevará la imagen del doncel sobre su bandera.
Rafael añade: Se fue con los hombres del pueblo, con los toscos y sencillos guerreros que bajaban de Soria, todavía vestidos de lana. Vuelven en un vagón de tercera. Les despiden brazo en alto los falangistas de Sigüenza.