Yo tenía un camarada...
Ha muerto Jorge Sargatal Noguer

Fernando Gallego Barbosa


Con el alma dolorida escribo estas líneas de recuerdo y memoria del que fue para mí como un hermano mayor, un verdadero amigo y un auténtico camarada de nobles afanes e ideales compartidos durante toda nuestra larga vida.

Tenía 88 años – ocho más que yo – y le conocí en el colegio “La Salle” en el curso 1940-41. Gozaba, y ha mantenido hasta sus últimos días, de un carácter juvenil, alegre, activo y amable que pronto le llevó a organizar en Figueras las Falanges Juveniles de Franco.

En 1939, recién liberada la ciudad, ambos ingresamos – salvando la diferencia de edad – en las OO. JJ. Entonces, Jorge inició una buena labor de captación entre la juventud, con gran esfuerzo personal, sin medios económicos alguno, con orden, disciplina y buen estilo fue reuniendo un nutrido grupo, fundando la Centuria de Cadetes “Ampurdán”, a la vez que su hermano Enrique, más joven y fallecido prematuramente, mandaba la Centuria de Flechas “Carlos Godoy”, en memoria del Requeté caído heroicamente en la Batalla del Ebro. A esta unidad me incorporé yo a los doce años.

Mientras tanto, en 1943, acude al mítico y primer Campamento Nacional de Mandos “Sancho el Fuerte”, realizando por tierras castellano-navarras una impresionante marcha por etapas de la que se enorgullecía, siendo hasta ahora uno de los últimos supervivientes de aquel gran Campamento, allí obtuvo el Título Nacional de Jefe de Falange. Y al año siguiente, en 1944, aprueba el curso de Jefe de Centuria en el Campamento Nacional “Jaime I, el Conquistador” instalado en el Guinardó de Barcelona.

Sigue participando en las actividades de la época: Concentraciones (en la prisión de Alicante, donde fue asesinado José Antonio); Marchas por etapas (mandó la que recorrió toda la Costa Brava); Campamentos de verano (fue Jefe del provincial instalado en Olot, donde había nacido); Cursos de esquí y montaña (donde obtuvo el título de “Guía Montañero”); Campeonatos deportivos, etc…

En 1948, se le concede la Medalla de la “Orden Imperial del Yugo y las Flechas”. En 1950, es nombrado Delegado Comarcal del Ayuntamiento de Juventudes, y recibe la Medalla de Oro de la Constancia. Fue Concejal del Ayuntamiento de Figueras con los alcaldes Junyer y Guardiola, y se le otorga la Medalla de la “Orden de Cisneros”.

Fue el ejemplo de una generación que estuvo al servicio de los demás sin recibir nada a cambio, que reconstruyó a España para todos los españoles y sin rencores ni diferencias entre unos y otros, con el máximo sacrificio por los ideales que había elegido y de los que nunca jamás se apartó, ni en las circunstancias más adversas.

Últimamente me visitaba casi a diario, me comentaba las noticias y sobre todo los fallecimientos, pues yo era uno de los últimos amigos entrañables que le quedaban. El pasado 18 de julio asistimos en Gerona a una magistral lección histórico-política de Serrano de Quintana y a una comida de hermandad. En septiembre visitamos a Carlos Sureda, José Saura y Jaime Serrano, al que fue nuestro mejor Secretario Provincial de F. de J. en Gerona, Francisco Alcácer que con 97 años tiene una clara y privilegiada cabeza.

El 20 de noviembre último, no pudo asistir a la Misa que, juntos, veníamos convocando desde 1975, pero todos rezamos por él, por los enfermos y por tantos amigos y camaradas muertos en el transcurso del año.

El 12 de enero de 2013 le falló su gran corazón, arropado por una magnífica familia que siguió con lealtad filial su gran deseo: SER ENTERRADO CON SU CAMISA AZUL, las cinco rosas simbólicas de José Antonio, el Crucifijo y la bandera de España.

Cuando este año visitemos el Campamento Nacional de Covaleda (Soria) – que él conocía bien -, cantaremos en su honor nuestro hermoso himno y rezaremos una sentida oración por el alma del que fue en vida un hombre leal, con Fe inquebrantable en la defensa de los Valores y Principios de Dios y España. Nunca desertó de su ideología falangista.

Es una referencia para tenerlo ¡PRESENTE! En nuestra invocación y remembranza.