Genialidad de José Antonio

Antonio Tovar

Arriba, 20 de noviembre de 1952


A lo largo de estos años, rodando por el mundo, he podido hablar con más de un emigrado de los de buena fe. Su reacción era de asombro, al ver cómo uno podía comprender sus razones, reconocérselas y... llevarle la contraria, sin dejar de comprenderlas y de reconocerlas.

Esto ha sido posible sólo porque ha existido José Antonio y su gente. Lo de "ni derechas ni izquierdas" es sencillamente genial, por debajo del tópico y de la repetición.

La superación de todos, los de uno como los del otro lado, sólo fue posible por una síntesis genial. Si la síntesis se pierde, los componentes aparecerán, primero sueltos y, después, se concentrarán unos a un lado y otros al otro, para terminar por entrar en colisión. Y esto si que lo tienen, por obligación, que ver las nuevas generaciones, y, si no se dejan llevar de la vanidad y el egoísmo más insensatos, procurarán actualizar de nuevo aquella síntesis, gracias a la cual pudimos luchar victoriosos nosotros y podemos todavía sonreírnos de los que miran atrás y no ven que hay que prepararse para el mundo durísimo que nos aguarda, a ellos como a nosotros y a nuestros hijos.